Hepatitis B

Aspectos a tener en cuenta para optimizar la calidad de vida durante el tratamiento

Iniciar un tratamiento farmacológico contra el virus de la Hepatitis B no es una decisión fácil ni por parte del hepatólogo ni por parte del paciente, sobre todo porque esta decisión condicionará algunos aspectos de la vida cotidiana y puede ser que sea de por vida.

Los efectos secundarios son fáciles de llevar, pero no es un tratamiento de corta duración como el de la hepatitis C y por tanto requiere un estado de alerta permanente en la toma diaria de la medicación.

Es básico que el paciente comience el tratamiento anti-VBH convencido e informado de que es lo mejor para su salud y afrontarlo así con un estado de ánimo lo suficientemente optimista. Es importante mantener una alimentación adecuada y una vida activa, aunque evitando el estrés. Sugerimos hablar con los profesionales que hacen el seguimiento del tratamiento sobre una dieta saludable personalizada (es importante mantenerse en el peso ideal) o sobre actividades físicas adecuadas. La actividad física ayuda a disminuir el estrés y a nivel del hígado a disminuir la inflamación y a eliminar toxinas.

Es importante seguir una dieta saludable ya que el hígado procesa todo lo que comemos y bebemos. Es aconsejable realizar 5 comidas al día para tener niveles estables de glucosa en sangre.

 

Evitar los llamados “tratamientos naturales” o a base de hierbas, por ejemplo, si contienen hierba de San Juan (hipérico), ya que su consumo puede alterar la efectividad de los fármacos. Es muy importante consultar al equipo médico que realiza el seguimiento sobre otros productos o fármacos que se puedan tomar o que estén prohibidos, se reciba o no la medicación para la hepatitis B.

07/06/2018

Info de contacto

Pere Vergés 1, piso 8, desp 11, Hotel d’Entitats La Pau,    08020 - Barcelona

}

L-J de 09:00-13:30h.

933 145 209 - 615 052 266

Envíanos un mensaje