El hígado

Ene 10, 2020

INTRODUCCIÓN

El hígado es la más voluminosa de las vísceras de nuestro organismo y uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. Se sitúa en la parte superior derecha de la cavidad abdominal y su peso en una persona adulta suele ser de 1.400 a 1.500 gramos.

Morfología y funciones del hígado

 

 

Se divide morfológicamente en dos lóbulos (derecho e izquierdo) por el ligamento falciforme.

En su cara inferior derecha se encuentra la vesícula biliar, destinada a recibir y almacenar la bilis producida por el hígado para ayudar en la digestión.

Histológicamente, el hígado está constituido principalmente por dos tipos de células: los hepatocitos y las células de Kupffer, las cuales se disponen de una forma particular junto con el sistema arterial y venoso constituyendo el “ácido hepático”, que representa la unidad estructural y funcional de la fisiología hepática.

Los hepatocitos realizan todas las funciones clásicas del hígado (síntesis, metabolización, etc.), mientras que las células de Kupffer tienen una función inmunológica y de defensa.

 

 

 

 

Las tareas básicas del hígado son:

Almacenar vitaminas, minerales, hierro y azúcares que nuestro organismo necesita para funcionar correctamente.

Procesar los alimentos y convertirlos en sustancias y energía que son esenciales para nuestra correcta nutrición y para realizar nuestras actividades diarias.

Descomponer las sustancias químicas que entran o se producen en nuestro organismo y son perjudiciales.

Producir proteínas esenciales que nos ayudan a combatir infecciones y a coagular la sangre. Controlar los niveles de hormonas y sustancias químicas que circulan en nuestro torrente sanguíneo.

Limpiar el cuerpo de toxinas (como el alcohol) y de bacterias.

 

 

El hígado puede realizar sus tareas porque millones de células trabajan en equipo constantemente. Todo lo que entra en el cuerpo se digiere en el estómago y en los intestinos.

Estas materias absorbidas pasan a la sangre y luego a la “fábrica” del hígado donde sus células las degradan y purifican, sintetizando productos necesarios y desechando los productos nocivos.

Un órgano tan básico se ve sometido a muchas situaciones perjudiciales que generan problemas de distinta índole, siendo la más grave la enfermedad hepática avanzada producida por diversas causas y que impide que este órgano tan importante realice sus funciones. Una dificultad para la detección de la enfermedad hepática es que en la mayoría de casos es asintomática y no se manifiestan síntomas del fallo hepático hasta que la enfermedad está avanzada.

 

 

 

 

Si clicáis en este enlace podréis leer un artículo sobre la anatomía hepática del hígado sano y la anatomía del hígado con cirrosis hepática: Anatomía del Hígado.

Para saber más sobré qué sucede cuando el hígado falla: El Hígado en el Paciente Séptico.

Si clicáis en la imagen veréis una presentación en PowerPoint sobre la fisiología hepática:

 

10/01/2020

Info de contacto

Pere Vergés 1, piso 8, desp 11, Hotel d’Entitats La Pau,    08020 - Barcelona

}

L-J de 09:00-13:30h.

933 145 209 - 615 052 266

Envíanos un mensaje