El Decálogo de Eliminación de la Hepatitis C aterriza en los hospitales catalanes

El Decálogo de Eliminación de la Hepatitis C aterriza en los hospitales catalanes

En muchos hospitales de Cataluña ya se están aplicando las pautas marcadas por el Decálogo de Eliminación de la Hepatitis C para mejorar el abordaje de las personas con la enfermedad y avanzar en el objetivo de eliminación de la hepatitis C.

«Una parte importante de los casos no diagnosticados de hepatitis C se encuentran en poblaciones vulnerables. Sólo trabajando de forma transversal en grupos multidisciplinares de profesionales de diferentes ámbitos podremos llegar a estos pacientes». Es una de las principales conclusiones alcanzadas por los profesionales participantes en el simposio «Objetivo 2030: Hacia la excelencia en la eliminación de la Hepatitis C», organizado por AbbVie en el marco del XXXII Congreso de la Sociedad Catalana de Digestología.

Durante la reunión se han definido una serie de estrategias de actuación para poder identificar el máximo posible de casos de hepatitis C ocultos en diferentes poblaciones de riesgo. Estas estrategias están plasmadas en el Decálogo de Eliminación de la Hepatitis C, un documento que intenta definir los criterios que deben cumplir los hospitales para alcanzar la eliminación de la enfermedad.

«El decálogo nos permite contar con una serie de premisas para conocer qué estamos haciendo bien y qué aspectos tenemos que cambiar o mejorar. El decálogo es un excelente instrumento para llegar a alcanzar un equilibrio en la forma de trabajar entre las diferentes Unidades de Hepatología de Cataluña en la atención a este problema de salud pública», explica el doctor Joan Carles Quer Boniquetjefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitari Joan XXIII de Tarragona.

Según datos del año 2019, la incidencia de hepatitis C en Cataluña es de 0,47 casos por cada 100.000 habitantes. «Al tratarse de una infección silente y poco sintomática en el momento del contagio, debemos tomar estos resultados con cautela y pensar en que la incidencia puede ser superior», advierte el doctor Quer. En cuanto a la prevalencia de infección crónica por virus Cse estima que en Cataluña es del 0,43%. Sin embargo, como explica el doctor, «es importante aclarar que estos datos de incidencia y prevalencia pueden variar según los colectivos estudiados. El grupo de mayor riesgo corresponde a aquellos individuos que tienen o han tenido contacto con drogas, tanto por vía endovenosa como nasal, en los que la prevalencia es significativamente más elevada. Por este motivo, una gran parte de las estrategias definidas en el decálogo se dirigen a facilitar la detección de casos en estos colectivos».

La hepatitis crónica por virus C se puede considerar actualmente como un problema de salud pública. «Al tratarse de una infección que frecuentemente cursa de forma asintomática en el momento del contagio y que tiene una gran tendencia a evolucionar a la cronicidad, hemos tenido que realizar enormes esfuerzos para diseñar estrategias de búsqueda de casos ocultos entre la población», asegura el doctor Joan Carles Quer. Como explican los expertos, la disponibilidad de tratamientos eficaces y sin efectos adversos relevantes ha permitido tratar y curar a más de 30.000 pacientes en Cataluña, pero, «a pesar de ello se calcula que pueden existir todavía muchos casos por diagnosticar, especialmente en determinados grupos de población en los que la prevalencia de la infección es más elevada y su accesibilidad al sistema sanitario es dificultosa».

En este contexto, el doctor Quer asegura que, en Tarragona, en el ámbito de referencia del Hospital Joan XXIII, «llevamos unos cuantos años trabajando en diferentes estrategias para mejorar la detección y tratar el máximo número de pacientes, con excelentes resultados. Gran parte de estas estrategias son de carácter multidisciplinar, es decir, se están llevando a cabo con la colaboración de nuestra Unidad de Hepatología, el laboratorio de Análisis Clínicos, la Unidad de Farmacia, profesionales de Atención Primaria, profesionales de la Unidad de Drogodependencias y también del Centro Ambulatorio de Atención Psiquiátrica de nuestra ciudad».

Por último, el doctor insta a todos los agentes involucrados en el abordaje de la hepatitis C a trabajar de manera conjunta para seguir avanzando en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes con la enfermedad, especialmente aquellos de grupos vulnerables. Además, hace hincapié en que «cualquier ciudadano debería realizarse, al menos una vez en la vida, un test serológico para descartar esta infección», concluye.

 

Fuente: immedicohospitalario.es

Los expertos inciden en la necesidad de seguir investigando las hepatitis virales

Los expertos inciden en la necesidad de seguir investigando las hepatitis virales

Se han analizado los éxitos conseguidos con la hepatitis C y los retos a abordar en las variantes B y D.

Las enfermedades hepáticas siguen siendo un problema de salud a nivel global, por lo que es importante seguir trabajando para impulsar estrategias de eliminación de las hepatitis virales en España. Por ello, el simposio “Poniendo el foco en las hepatitis virales”, organizado por Gilead Sciences en el marco del XXXII Congreso de la Societat Catalana de Digestología, ha puesto el foto en este reto, así como en las líneas estratéginas necesarias siguiendo los objetivos relacionados con este tema marcados por la OMS para 2030.

Un encuentro moderado por el Dr. Francisco José Martínez Cerezo, del Hospital Universitario Sant Joan de Reus, y en el que, en una primera mesa redonda, se han analizado distintas “Historias de éxito en la eliminación de la hepatitis C” de la mano de la Dra. Laisy Zacarias, del Hospital del Vendrell, y la Dra. Patricia Huelin, del Hospital Universitario Arnau de Vilanova, en Lleida. España está a la cabeza dentro del mundo industrializado en la consecución de la eliminación de las hepatitis virales marcado para 2030, pero se debe seguir trabajando en este campo. Por eso, en esta sesión se ha recordado la importancia del diagnóstico precoz de la infección por hepatitis C (VHC) y el beneficio que supone, tanto desde el punto de vista del paciente como de la salud pública, para reducir el riesgo de contagio, romper la cadena de transmisión y disminuir las tasas de mortalidad que aún existen asociadas a este virus.

Como explica el Dr. Martínez Cerezo, “se deben simplificar los circuitos de diagnóstico y derivación al especialista, llevar a cabo programas de búsqueda de pacientes perdidos en el sistema para identificar a los que ya están diagnosticados pero no han recibido tratamiento, y cribar a los pacientes con riesgo; sin olvidar el desarrollo de campañas divulgativas y de educación sanitaria dirigidas a poblaciones vulnerables y fuera de los circuitos sanitarios convencionales”. En la actualidad, continúa existiendo un número elevado de ciudadanos no diagnosticados que desconocen ser portadores de la enfermedad. Sólo en nuestro país, en torno al 25-45% de las personas infectadas, no saben que lo están.

En una segunda mesa llamada “Piensa en D, cuando veas B”, y en la que han intervenido el Dr. Juan Carlos Hurtado y el Dr. Xavier Forns, ambos del Hospital Clinic de Barcelona, se ha recordado que la hepatitis D (VHD), al igual que el resto de las hepatitis virales, tiene un elevado impacto en la salud global, tanto por su gravedad como por el número de afectados. Actualmente, existen entre 15 y 20 millones de personas infectadas en el mundo. En este sentido, el Dr. Forns explica que “es la más grave y la de peor pronóstico”. Es la de más rápida progresión entre las hepatitis, incrementando 2-3 veces el riesgo de complicaciones hepáticas y mortalidad, afectando, además, a pacientes jóvenes que sufren un deterioro rápido de su salud y de su calidad de vida. Su severidad e infradiagnóstico deberían impulsar a que se realice su screening en todos los pacientes que tienen el VHB, como recomiendan las guías nacionales y europeas.

“El tratamiento de las hepatitis virales, a pesar del éxito de curación logrado en el caso de la hepatitis C, tiene ante sí numerosos retos. Queda mucho por hacer y por investigar en el caso de la hepatitis B y de la D, ya que van de la mano. Alcanzar el éxito en el tratamiento, a pesar del tiempo que se lleva investigando, está siendo complicado, ya que es un virus cuyo ciclo vital es muy complejo y que es capaz de provocar reactivaciones y burlas a nuestras defensas, manteniéndose en nuestro organismo durante años”, explica el Dr. Forns.

Según ha señalado el moderador de la jornada, el Dr. Martínez Cerezo, “en hepatitis virales quedan temas por resolver. Si bien disponemos de tratamientos eficaces que consiguen curar la infección por el virus de la hepatitis C, esto no es así en el caso de la hepatitis B, en el cual el tratamiento consigue controlar, pero no eliminar el virus”.

En el caso de la hepatitis delta, nos encontramos ante una enfermedad rara cuya prevalencia en España se estima en torno al 5% de los pacientes infectados por el VHB y para la que, hasta ahora, no existe ningún tratamiento aprobado para esta enfermedad. Al igual que en la hepatitis C, todos los pacientes con hepatitis delta se podrían beneficiar del tratamiento, siendo los pacientes con bajo grado de fibrosis los que más pueden notar un tratamiento que limite su progresión.

Impulsando la formación para la eliminación de las hepatitis virales

Gilead ha impulsado este simposio en el marco del XXXII Congreso de la Societat Catalana de Digestologia como muestra de su compromiso con los profesionales sanitarios implicados en el abordaje de las enfermedades hepáticas crónicas, así como con los pacientes de estas patologías. Este tipo de acciones informativas y formativas son parte de la identidad y la responsabilidad de Gilead por seguir avanzando en la resolución de las necesidades médicas de las personas con enfermedades hepáticas.

Muestra de esto es la quinta edición de sus Becas Gilead para Proyectos de Microeliminación en Hepatitis Cde la que se ha fallado ya la resolución y que presentaba en esta convocatoria como novedad la inclusión de un fondo adicional para Proyectos de Epidemiología en Hepatitis D con una dotación total de 350.000 euros – 300.000 para hepatitis C (VHC) y 50.000 para proyectos de epidemiología en hepatitis D (VHD)­ –con un máximo de 30.000 euros por proyecto. Por su parte, en la celebración de la VIII y IX edición de las Becas Gilead a la Investigación Biomédica, la compañía reconocía a seis proyectos en el área de las hepatitis virales.

 

Fuente: consalud.es

Analizan la utilidad de prednisona frente a budesonida en hepatitis autoinmune

Analizan la utilidad de prednisona frente a budesonida en hepatitis autoinmune

Una investigación colaborativa en toda España ha comparado la eficacia y seguridad de la budesonida respecto a la prednisona como fármacos de primera línea en el tratamiento de la hepatitis autoinmune (HAI).

La hepatitis autoinmune es una enfermedad hepática necro-inflamatoria poco frecuente, que afecta predominantemente a mujeres y que tiene dos picos de incidencia: en la adolescencia y entre 40-60 años. Un tercio de los pacientes no presentan síntomas, aunque un elevado nivel de transaminasas puede iniciar el camino a su difícil diagnóstico.

El tratamiento de primera línea para la remisión de la HAI se basa en la administración de fármacos inmunosupresores. Las guías clínicas recomiendan un uso indistinto de budesonida o prednisona; sin embargo, en la práctica clínica el uso de la budesonida es llamativamente escaso.

Este nuevo estudio retrospectivo incluyó 381 pacientes recién diagnosticados de hepatitis autoinmune, 105 pacientes tratados con budesonida como fármaco de primera línea y 276 pacientes tratados con prednisona.

La tasa de respuesta bioquímica (BR) fue significativamente superior en los pacientes tratados con prednisona (87% frente al 49%), con lo que estos últimos tenían una probabilidad más baja de alcanzar la remisión bioquímica.

La media de tiempo hasta la respuesta bioquímica fue de 3,1 meses en los pacientes tratados con budesonida y de 4,9 meses en los que recibieron prednisona. Sin embargo, se identificó que en pacientes con transaminasas.

El estudio revela que el uso de budesonida como tratamiento de primera línea es bajo y generalmente se prescribe a pacientes con una percepción de menor actividad de la enfermedad. El estudio concluye, a la vista de los resultados, que la budesonida fue inferior a la prednisona como fármaco de primera línea, si bien se asoció con el desarrollo de menos efectos secundarios clínicamente relevantes.

“Los resultados de este estudio tienen una gran relevancia y aplicabilidad clínica, permitiendo ayudar a los diferentes hepatólogos/as en la toma de decisiones a la hora de tratar una enfermedad tan compleja como la hepatitis autoinmune”, ha comentado Álvaro Díaz-González, hepatólogo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander y uno de los coordinadores de la investigación.

En el desarrollo de esta investigación, también coordinada por la doctora Maria Carlota Londoño, del Hospital Clínic de Barcelona, han participado especialistas de 22 hospitales españoles y pertenecientes al Registro ColHai de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), que se creó en 2016 para conocer el alcance de las enfermedades autoinmunes y colestásicas en España. El registro ColHai de la AEEH realiza una importante labor investigadora y ha presentado diversos trabajos de impacto relacionados con esta patología.

“Es muy importante realizar estudios colaborativos en enfermedades raras como la hepatitis autoinmune. Solo así podemos generar la información necesaria para determinar cuál es la mejor opción terapéutica y establecer recomendaciones para individualizar el tratamiento de la hepatitis autoinmune según las características de cada paciente”, ha concluido Londoño.

 

Fuente: infosalus.com

Doctor Fuentes: “En nuestro país hay una tasa muy elevada de enfermedad hepática metabólica”

Doctor Fuentes: “En nuestro país hay una tasa muy elevada de enfermedad hepática metabólica”

El doctor Javier Fuentes, médico especialista en aparato digestivo, se acaba de incorporar al equipo médico de la Clínica HLA Montpellier.

El correcto funcionamiento del sistema digestivo tiene un gran impacto en el bienestar integral, tanto físico como emocional. En este sentido, la salud digestiva influye en la prevención de enfermedades, en las defensas, en el comportamiento, en las emociones y está relacionada con la calidad de vida. Se estima que cuatro de los ocho tipos de cánceres más diagnosticados en el mundo son del aparato digestivo: colorrectal (10%), próstata (6,7%), estómago (5,6%) e hígado (4,7%).

El doctor Javier Fuentes, médico especialista en aparato digestivo, explica las patologías más habituales relacionadas con esta especialidad e incide en la importancia de modificar y evitar los factores de riesgo, junto a la detección temprana y el tratamiento para reducir la mortalidad de los cánceres.

¿Cuáles son las patologías más habituales con las que se encuentra y qué intervenciones realiza habitualmente en su especialidad?

La patología más frecuente son los trastornos funcionales digestivos que incluyen tanto a la dispepsia funcional como al síndrome de intestino irritable. Son cuadros clínicos que afectan a la calidad de vida y para el diagnóstico, en muchas ocasiones es necesario realizar pruebas que descarten patología orgánica. Otros cuadros clínicos cuya incidencia y prevalencia van en aumento son la enfermedad inflamatoria intestinal y la enfermedad hepática metabólica o “hígado graso”. También estamos viendo un notable incremento de patología biliar (litiasis y sus complicaciones) y pancreática (pancreatitis y cáncer). Tampoco debemos olvidar el papel de la especialidad en la prevención del cáncer colorrectal.

En cuanto a las intervenciones que realizamos en la especialidad, en primer lugar, están los estudios endoscópicos siendo las más habituales la gastroscopia y la colonoscopia, tanto diagnósticas como terapéuticas, y también otras más complejas como el abordaje de la vía biliar o la ecografía endoscópica. También necesitamos estudios analíticos y de imagen de calidad (ecografía, TC, resonancia magnética).

¿Qué síntomas o signos de alarma manifiestan los tumores en el hígado?

Son tumores que en la mayoría de las ocasiones no producen síntomas por lo que el diagnóstico se hace en estadios avanzados. Si sabemos que hay una enfermedad hepática crónica se puede hacer una detección precoz con un control periódico y adecuado. Por ello es importante también el diagnóstico de estas patologías, haciendo un estudio adecuado de toda “elevación de transaminasas” para determinar si hay riesgo de cáncer y planificar el seguimiento.

¿Influyen los hábitos de vida y alimenticios en el desarrollo de este tipo de cáncer?

Por supuesto. Pensemos que una de las causas más habituales de enfermedad hepática es la derivada del consumo de alcohol que puede conducir a la aparición de cirrosis. Pero en nuestro entorno de país desarrollado hay una tasa muy elevada de enfermedad hepática metabólica que está asociada a obesidad y patologías tan prevalentes como la diabetes; en ambos casos la dieta inadecuada juega un papel crítico y, si además se añade consumo de alcohol y tabaco, estamos ante la “tormenta perfecta”. El daño hepático es progresivo si no se corrigen estos factores y el riesgo de cáncer hepático es elevado.

¿Cuáles son los procedimientos diagnósticos más habituales en las patologías relacionadas con su especialidad?

Los procedimientos más habituales son las endoscopias, fundamentalmente gastroscopia y colonoscopia, así como pruebas de imagen como la ecografía y el TC.

¿Cómo han avanzado la tecnología y la investigación en su especialidad y cómo han beneficiado al paciente?

Los avances y los beneficios son muchos y no es fácil seleccionar los más relevantes. En relación con el confort del paciente destacaría la realización de las pruebas endoscópicas con sedación. En relación con la endoscopia, el desarrollo de la ecoendoscopia, la cápsula endoscópica y la incorporación en un futuro de la inteligencia artificial, aumentarán la calidad de las exploraciones permitiendo diagnósticos más exactos y precoces. En el ámbito de los tratamientos, los fármacos “biológicos” para la enfermedad inflamatoria intestinal y la inmunoterapia para el tratamiento del cáncer son avances muy relevantes. Pero quizá, uno de los cambios más significativos es algo que ya hemos vivido y que casi hemos olvidado, y ha sido la posibilidad de curar la hepatitis C, siendo España uno de los países que primero alcanzará el objetivo de la eliminación que la OMS estableció para 2030.

¿Qué ventajas aporta la endoscopia en la patología hepato-bilio-pancreática?

La endoscopia es un apoyo importante tanto para diagnóstico como para el tratamiento en la patología biliopancreática. La colangiografía endoscópica tiene un papel relevante para el tratamiento de las litiasis de colédoco (extracción) y de las estenosis de vía biliar (dilatación y colocación de prótesis). La ecoendoscopia es una exploración a la que se recurre con frecuencia para el diagnóstico de lesiones pancreáticas y para estadificar adecuadamente tumores del área pancreatobiliar.

Doctor, usted posee dentro de su especialidad una gran formación en el área de patología hepática, con especial interés en las hepatitis víricas, cirrosis hepática, hipertensión portal y oncología hepática. ¿Qué complejidad y riesgos podemos encontrar en estas patologías?

El espectro de enfermedades hepáticas es amplio y variado; la gravedad de las mismas también es muy variable, asociando en muchas ocasiones daño en otros órganos. Por ello considero básico tener una formación específica en Hepatología para el manejo de estas patologías y evitar la progresión y complicaciones que un diagnóstico tardío o un tratamiento inadecuado pueden tener. Los pacientes muchas veces no tienen ningún síntoma y el debut de la enfermedad es ya en fase de cirrosis con complicaciones que conllevan mortalidad elevada, por lo que la experiencia en el abordaje de las mismas permitirá reducir la mortalidad.

Lleva mucho tiempo vinculado al Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Háblenos de su experiencia en este hospital.

Efectivamente, mi desarrollo profesional se ha llevado a cabo en este hospital, tanto en la formación especializada como en mi trabajo como especialista. He podido ver todo tipo de patologías en el área de Aparato Digestivo y, en consecuencia, adquirir experiencia.

Ahora acaba de incorporarse al equipo médico de la Clínica HLA Montpellier. ¿Qué espera de su trabajo en este centro?

Todo nuevo proyecto personal y profesional se afronta con ilusión. Espero poder aportar mi granito de arena para cubrir las necesidades de asistencia de los pacientes con patología digestiva y considero que mi formación como hepatólogo es un plus adicional a las prestaciones que actualmente tiene la Clínica HLA Montpellier, centro que además goza de gran prestigio dentro y fuera de nuestra Comunidad.

 

Fuente: heraldo.es

Jaume Padrós: “Los próximos dos o tres años serán muy duros para el sistema sanitario”

Jaume Padrós: “Los próximos dos o tres años serán muy duros para el sistema sanitario”

Introducción ASSCAT

Nuestra felicitación, ánimos y total apoyo a todo el colectivo médico y personal sanitario público del Estado, ante sus reivindicaciones y manifestaciones. Estamos con ellos, demandando soluciones que les afectan, tanto a ellos como a cada uno de nosotros como usuarios del sistema. En ASSCAT, como asociación de pacientes, y haciéndonos eco de lo que dice el presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, el Dr. Jaume Padrós, en la siguiente entrevista, creemos necesario visualizar los problemas y proponer soluciones. Por ello, nos sumamos a las palabras y reivindicaciones del Dr. Padrós y pedimos a los responsables públicos que empiecen a pasar a la acción: ideas propuestas llevadas a término. De nada sirve decir y no hacer.

Pere Santamaría, voluntario, paciente experto y miembro del Grupo de Trabajo de ASSCAT

Entrevista al presidente del Colegio de Médicos de Barcelona sobre la situación del sistema de salud catalán, coincidiendo con la huelga de médicos de esta semana.

El miércoles y el jueves de la semana que viene hay prevista una huelga de médicos convocada por el sindicato Médicos de Cataluña. Piden medidas contundentes y concretas para resolver, entre otras, la crisis de profesionales médicos que sufre el sistema sanitario público: los problemas de sobrecarga asistencial y la falta de personal que afectan tanto a los sanitarios como a los usuarios, que se encuentran en listas de espera largas y algunos servicios saturados.

Jaume Padrós, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, dice que esta huelga es un termómetro del malestar de los profesionales y que, además de la falta de recursos, es necesario reivindicar una reforma profunda del sistema de salud catalán.

¿Qué destacaría como objetivo importante de la huelga de médicos de estos días?

Las movilizaciones y la huelga son un termómetro del malestar. Se ha de hacer entender a la población y a los políticos en qué situación estamos. Es una huelga que convocan los médicos y a la que se añaden otros colectivos. Ya veremos qué pasará y si finalmente hay un acuerdo. Más allá de si la huelga se hace o no, la cuestión más importante es el problema de fondo. Por un lado, necesitamos recursos, pero también necesitamos transformar el modelo, porque es muy rígido. Daba muy buena respuesta a las necesidades de la población catalana de finales del siglo XX y primeros del XXI, pero ahora no.

¿A qué se refiere?

Se ha demostrado que el sistema sanitario de los países occidentales que tienden a la universalidad es el servicio público más bien valorado, aquello que preserva y protege más bien a los vulnerables. Paradójicamente, el sistema es víctima del éxito de las políticas de salud de décadas anteriores. Ahora tenemos una población más envejecida, con comorbilidades, con cronicidad… Y con más déficits en su entorno. Personas que se ponen enfermas y nadie las puede cuidar porque toda la familia trabaja. También se ha detectado que la pobreza es una de las causas del aumento de ingresos hospitalarios y la presión en urgencias. Anteriormente, hemos puesto mucho el acento en los hospitales, pero se ha de reforzar la atención primaria no sanitaria, que es la que se ha recortado más.

La huelga también pone el foco en la falta de médicos, además de la planificación.

Hay una no-planificación en recursos humanos en los sistemas sanitarios, también presente en otros países. Aquí se da la paradoja de que la formación es una de las mejores del mundo, pero una vez estás en ella. el criterio de acceso hace que no escojamos ni el nombre ni el perfil de médicos que necesitamos. En 2022, más del 50% de los nuevos colegiados han sido extranjeros extracomunitarios que no han pasado por este sistema de formación y que no tienen el título de especialista. No es verdad que los médicos de aquí se vayan al extranjero, lo que pasa es que vienen muchos de fuera. Y lo que hacemos, éticamente, es un disparate, descapitalizamos países que los necesitan y acaban siendo mano de obra que consolida la precariedad. Y está el tema de la competencia lingüística. Los colegios profesionales, por ley, no tenemos la capacidad para evaluar esta competencia.

Habla de la necesidad de cambios en la formación.

Escogemos gente sólo mirando la nota académica, aunque hay centenares de estudiantes que querrían hacer Medicina, pero no pueden. En cambio, importamos médicos. En este momento, de cada cuatro médicos que se colegian, sólo uno es catalán. Esto es una paradoja. El distrito universitario único hace que tres cuartas partes de los estudiantes de la Universidad de Lleida y de la Universidad Rovira i Virgili sepan desde el minuto cero que no se quedarán en Cataluña. Invertimos en formación a profesionales que no se quedarán. En el caso de Lleida, en Aragón, en el caso de la Rovira i Virgili, en Valencia. Esto hace que haya comunidades autónomas que no inviertan en universidades y facultades.

Ha hablado de la necesidad de un cambio de modelo. ¿Qué sería necesario?

También necesitamos flexibilizar el marco normativo y de funcionamiento y organización del sistema sanitario. Cuando se suprimió el marco normativo con el estado de alarma, el nivel de flexibilidad y colaboración profesional fue altísimo. Tuvieron que saltarse las normas burocráticas, porque con el marco normativo no hubiésemos podido dar respuesta. Pero la Atención Primaria ha vuelto al tedio de la norma, que desgasta, encorseta a los equipos y las posibilidades que se adapten a las necesidades.

¿Qué significa este encorsetamiento?

La mayoría de los médicos de la Atención Primaria dedican una tercera parte de su tiempo a tareas que no aportan valor y que no son sanitarias, tareas burocráticas o emisión de justificantes de ausencia. Muchas veces, el sistema sanitario acaba siendo el cajón de sastre de otras insuficiencias de la sociedad. También hay ciudadanos que utilizan mal los servicios de urgencias, para obtener resultados inmediatos. Hay mucha gente que confunde la accesibilidad con la inmediatez. Los modelos sanitarios universitarios, gratuitos, con una equidad y accesibilidad totales, convierten al sistema sanitario en una especie de barra libre donde todo aquel que tiene algún malestar se acaba medicalizando. Si esto no lo reconducimos un poco, pensando en quien más lo necesita, a ser resolutivos, habrá muchos ciudadanos que optarán por contratar pólizas privadas.

Estas contrataciones han aumentado los últimos años.

Ministerio y consejería deberían decir alguna cosa. Porque no lo son únicamente de la pública, sino también de la privada. Y la privada en este momento es un mercado de Calaf. Al lado de compañías y pólizas serias, que siempre han convivido con la pública – en nuestro país hay mucha tradición de ciudadanos con doble cobertura- hay una oferta de pólizas basura en que se engaña al ciudadano y le dicen que obtendrá algunas cosas que en la pública no obtendrá, pero en realidad hay mucha letra pequeña.

¿Hay alguna medida concreta que sería necesario tomar?

Necesitamos transformar el modelo sanitario de acuerdo con el documento de la comisión de expertos con los que estuvieron de acuerdo los principales partidos y ERC, Junts y PSC llevaban en el programa electoral de las últimas elecciones. Es un programa de treinta medidas, una hoja de ruta para la próxima década que podría servir para el conjunto del Estado español. Hay consensos amplios, pero falta determinación para hacerlo. Ahora, vamos tarde. Preveo que los próximos dos o tres años serán muy duros. Las cosas pueden empeorar, pero si se toman decisiones ahora se podrían encarar de otra manera.

El Colegio de Médicos dice que 2025 será un año crítico. ¿Qué implicarán, estos años duros de los que habla?

No tenemos médicos. Se tendrán que reordenar servicios, algunos no tiene sentido mantenerlos. Esto se tendrá que hacer según la seguridad clínica y la calidad asistencial. No podemos tener de todo en todas partes, y algunos se tendrán que concentrar. Al mismo tiempo, se ha reforzar la Atención Primaria. En Cataluña y el Estado español tenemos un modelo de Atención Primaria que no es homologable organizativamente en Europa. Tenemos unos profesionales magníficamente formados, pero con unos equipos que están bajo una norma que los anquilosa mucho.

¿Algún modelo a seguir?

Un modelo similar al de Dinamarca, en el que los equipos de Atención Primaria son sociedades cooperativas de profesionales que autogestionan su trabajo y disfrutan de autonomía de funcionamiento según las variables y necesidades. Esto mejora no sólo los ítems de salud, accesibilidad y atención, sino también el grado de satisfacción profesional. El malestar de los profesionales es que tienen poco control sobre su trabajo y que aquello que les llega de demanda a veces no tiene nada que ver con el hecho de ser médico o enfermera. El tema es complejo. Algunas cosas las ha de coger la consejería, otras las patronales, y muchas las ha de coger el ministerio o la interterritorial.

¿La situación será más crítica en alguna especialidad concreta?

Nos faltan algunas especialidades, pero es que en este momento necesitamos médicos de familia. Hay CAPs donde faltan médicos y no los pueden suplir porque no los hay. Por eso he pedido a todos los partidos que dejen de utilizar el tema sanitario desde un punto de vista electoralista. Cuando piden que se abra un hospital o un CAP, crean un malestar en los equipos, porque no hay médicos.

Está el ejemplo del hospital satélite del Moisès Broggi, que está vacío por la falta de personal.

Ésta es la realidad que hemos de enfrentar, y se ha de explicar. Los médicos no están, no se fabrican, pasa aquí y casi en toda Europa, con el agravante de que aquí no se ha planificado nunca nada. Esto tiene que ver con la falta de planificación y con el hecho de que el sistema sanitario soporta una presión de demandas que no tienen nada que ver con el sistema sanitario, pero que generan malestar, y por eso la gente va. Pero aquí la cosa no es que vengan muchos pacientes, sino cómo organizas la asistencia. Si tienes autonomía de gestión y control de tu agenda, te organizas, pero ahora el marco normativo encorseta.

 

Fuente: vilaweb.cat

El café podría reducir la gravedad del hígado graso no alcohólico en diabéticos tipo 2

El café podría reducir la gravedad del hígado graso no alcohólico en diabéticos tipo 2

Un estudio de la Universidad de Coimbra (Portugal) ha revelado que la cafeína, los polifenoles y otros productos naturales presentes en el café pueden ayudar a reducir la gravedad de la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA) en personas con sobrepeso y diabetes de tipo 2 (DMT2).

El hígado graso no alcohólico es un término colectivo para los trastornos hepáticos causados por una acumulación de grasa en el hígado. Pueden provocar fibrosis hepática, que puede progresar a cirrosis (cicatrización del hígado) y cáncer de hígado. La EHGNA no es consecuencia del consumo excesivo de alcohol, sino de un estilo de vida poco saludable, con poco ejercicio y una dieta hipercalórica.

Los participantes en el estudio con un mayor consumo de café tenían hígados más sanos. Aquellos con niveles más altos de cafeína tenían menos probabilidades de sufrir fibrosis hepática, mientras que los niveles más altos de componentes del café sin cafeína se asociaron significativamente con puntuaciones reducidas del índice de hígado graso.

El efecto del café

El estudio, publicado en la revista científica Nutrients, sugiere que, en los pacientes con diabetes tipo 2 y sobrepeso, un mayor consumo de café se asocia a una enfermedad del hígado graso no alcohólico menos grave. Los investigadores encuestaron a 156 participantes de mediana edad con obesidad límite sobre su consumo de café, de los cuales 98 padecían diabetes tipo 2 y proporcionaron muestras de orina de 24 horas.

Se utilizaron para medir la cafeína y los metabolitos distintos de la cafeína, es decir, los productos naturales de la descomposición del café por el organismo. Esta metodología sigue un cambio reciente hacia el análisis de la orina en lugar del consumo autodeclarado, para obtener datos cuantitativos más definidos sobre la ingesta de café.

La ingesta de cafeína se asocia a una disminución de la fibrosis hepática en la EHGNA y otras enfermedades hepáticas crónicas. Se ha sugerido que otros componentes del café, incluidos los polifenoles, reducen el estrés oxidativo en el hígado, reduciendo a su vez el riesgo de fibrosis y mejorando la homeostasis de la glucosa tanto en sujetos sanos como con sobrepeso. Todos estos factores también pueden aliviar la gravedad de la diabetes tipo 2.

Café y cambios de dieta

Debido a los cambios en la dieta y el estilo de vida modernos, se está produciendo un aumento de las tasas de obesidad y de la incidencia tanto de la diabetes tipo 2 como de la enfermedad del hígado graso no alcohólico, que en última instancia pueden convertirse en afecciones más graves e irreversibles, lo que supone una carga para los sistemas sanitarios.

“Nuestra investigación es la primera en observar que las cantidades acumuladas más elevadas de metabolitos con y sin cafeína en la orina se asocian a una menor gravedad de la EHGNA en personas con sobrepeso y diabetes tipo 2”, ha comentado el autor principal del estudio, el doctor John Griffith Jones, investigador principal del Centro de Neurociencia y Biología Celular de la Universidad de Coimbra.

 

Fuente: theobjective.com