Vall d’Hebron duplica el número de trasplantes pediátricos de hígado

Vall d’Hebron duplica el número de trasplantes pediátricos de hígado

La implementación del protocolo de trasplante split, que consiste en dividir el hígado del donante en dos partes para obtener dos injertos para dos receptores, hace posible dejar la lista de trasplante hepático pediátrico a cero por primera vez en 36 años.

El equipo de trasplante hepático pediátrico ha pasado de realizar una media de 12 trasplantes por año a 20 el 2020 y este año podría llegar a hacer 24.

Por primera vez en 36 años, la lista de pacientes pediátricos del Hospital Universitari Vall d’Hebron que esperan un trasplante de hígado se ha quedado a cero. Lo ha hecho en tres ocasiones, en menos de 90 días, durante las primeras semanas de este año. “Esto no quiere decir que no haya candidatos, sino que hemos podido intervenir todos los pacientes que teníamos en nuestra lista de espera del Programa de trasplante hepático infantil, único en Cataluña y uno de los cinco vigentes en el Estado”, explica el Dr. Ramón Charco, jefe del Servicio de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplantes del Hospital Universitari Vall d’Hebron.

Los primeros tres meses de 2021, la Unidad de Trasplante Hepático ha hecho diez trasplantes pediátricos. Entre 2010 y junio de 2018, se trasplantaba una media de doce pacientes al año. Pero en los últimos tiempos se han agilizado los procesos gracias sobre todo a la implementación del programa de split, que consiste en dividir el hígado del donante en dos partes para obtener dos injertos para dos receptores.

Durante el periodo que va de julio de 2018 a marzo de 2021, se han trasplantado una media de 20 pacientes cada año. Esto ha tenido una repercusión en la lista de espera, que se ha reducido de 119 días a 36 días de media y en momentos puntuales ha llegado a cero. “Llegar a cero es un hito histórico. Siempre hay pacientes que por peso o por grupo sanguíneo son más difíciles de trasplantar. Ahora ya volvemos a tener tres candidatos. Si seguimos el ritmo de intervenciones con el que hemos empezado 2021, a finales de año podríamos llegar a hacer 24 trasplantes”, destaca el Dr. Ramón Charco. Otros factores que han contribuido a agilizar los trasplantes son la nueva regulación estatal para los donantes de hígado, que desde el 2018 permite ofrecer a un paciente pediátrico el hígado de un donante menor de 35 años, y la experiencia del equipo del Hospital Universitari Vall d’Hebron.

“El split, que en inglés quiere decir ‘partición’, consiste en dividir el hígado del donante en dos partes para obtener dos injertos completamente funcionales para dos receptores”, explica el Dr. Jesús Quintero, responsable de la Unidad de Hepatología y Trasplante Hepático Pediátrico de Vall d’Hebron. “El hígado se puede dividir en dos partes, por ejemplo, el lóbulo izquierdo y el lóbulo derecho, y cada una de las partes puede funcionar independientemente para un trasplante”, destaca. “Se trata de un procedimiento técnicamente complejo, porque las venas y arterias se tienen que repartir entre las dos mitades, y funcionar a la perfección”, añade el Dr. Ernest Hidalgo, jefe de Sección de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplantes.

La figura del Dr. Ernest Hidalgo tiene un papel destacado en la implementación del nuevo protocolo de split en Vall d’Hebron y el Estado. Desarrolló parte de su carrera profesional en Gran Bretaña, donde esta técnica estaba más extendida, y al reincorporarse en el Hospital Universitari Vall d’Hebron ayudó a implementar el nuevo protocolo de split que se utiliza como referente en el Estado, para agilizar los trasplantes pediátricos.

Pioneros en el Estado en trasplantes hepáticos pediátricos

Los más de 35 años de experiencia acumulados desde que se llevó a cabo el primer trasplante hepático a un niño, en 1985, hacen que Vall d’Hebron cuente con profesionales con mucha pericia en este campo: anestesia, medicina intensiva, radiología, gastroenterología, hepatología, enfermería… “La tasa de supervivencia es de más de un 90% entre cinco y seis años después del trasplante”, apunta el Dr. Ramón Charco.

El trasplante que dejó la lista de espera a cero por segunda vez en 90 días fue especialmente complejo. “Se movilizaron 40 profesionales un domingo de casa al hospital. Esto no funciona sólo con capacidad técnica y pericia, se necesita un equipo comprometido y que tenga buena sintonía”, explica el Dr. Ernest Hidalgo.

Se tenían que hacer tres intervenciones: extraer el órgano del donante, dividir el hígado con la técnica de split y proceder a hacer el trasplante a dos receptores: un paciente de menos de un año y un adolescente. “Los dos casos tenían su complejidad, el primero porque el paciente era muy pequeño y la intervención requiere mucha precisión. Y el segundo porque se trataba de un retrasplante”, describe el Dr. Ernest Hidalgo. Es la primera vez que en Cataluña se hace un retrasplante con la técnica de split a un paciente pediátrico que anteriormente ya había recibido un hígado con este mismo procedimiento.

El Dr. Jesús Quintero añade que el porcentaje de donantes reducidos o splits ha pasado de representar un 14% al 63%. Esto se traduce en el hecho de que la necesidad de trasplantes con donante vivo (padre o madre) ha disminuido significativamente. Ha pasado de un 38% a un 8%.

El Programa de trasplante hepático infantil de Vall d’Hebron

Vall d’Hebron es un centro de referencia a nivel estatal en trasplante hepático infantil y el único centro que tiene cinco programas de trasplante pediátricos: corazón, hígado, pulmón, riñón y progenitores hematopoyéticos.

En el año 1985 se realizó en Vall d’Hebron el primer trasplante hepático pediátrico del Estado, poniendo en marcha así el Programa de trasplante hepático infantil. Vall d’Hebron también ha sido pionero en el Estado al realizar el primer split en 1992 para receptores adulto e infantil, y al reducir un hígado para implantar en un paciente. Otro hito importante fue en 2002 cuando se realizó un split hepático con donante y receptores infantiles.

El Hospital Universitari Vall d’Hebron es el segundo centro del Estado en número de trasplantes hepáticos infantiles. Hay que destacar que la mortalidad en lista de espera es cero y que habitualmente los niños que se trasplantan no necesitan un segundo trasplante urgente por fallo del primer injerto.

El trasplante split se ha potenciado gracias al acuerdo de la Comisión Asesora de Trasplante Hepático de la OCATT (Organización Catalana de Trasplantes).

 

Fuente: vallhebron.com

3 preguntas para la Dra. Núria Fabrellas: “Los pacientes deben participar en la investigación”

3 preguntas para la Dra. Núria Fabrellas: “Los pacientes deben participar en la investigación”

La Dra. Núria Fabrellas es Profesora de Enfermería en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Barcelona (UB). Es autora de numerosos artículos científicos centrados principalmente en las nuevas tecnologías y la enfermería en Atención Primaria, el manejo de la enfermería de enfermedades crónicas en Atención Primaria y el manejo de la enfermería de las enfermedades hepáticas crónicas.

También participa en muchos proyectos médicos y científicos: LiverScreen y LIVERHOPE, FisPlat y MICROB-PREDICT. Todos los proyectos en los que la ELPA (European Liver Patients’ Association) también participa.

Dr. Fabrellas, ¿puede explicarnos qué significa estar involucrado en muchos proyectos médicos y científicos con diferentes socios de diferentes países y campos de experiencia?

Para mí, como enfermera, participar en un proyecto médico científico es muy importante porque puedo ayudar a dar mi punto de vista de enfermería. Por lo general, la visión de enfermería está más cerca de los pacientes porque las enfermeras identifican y protegen sus necesidades. La filosofía de la enfermería es respetar la dignidad humana.

Las enfermeras tienden a integrar datos objetivos con una experiencia subjetiva de los pacientes. Podemos decir que intentamos combinar la investigación cualitativa y cuantitativa. Este punto de vista asegura brindar la mejor atención a todos en función de las necesidades del paciente.

Está trabajando activamente en la Unidad de Hígado del Hospital Clínic de Barcelona. ¿Qué importancia tiene el tratamiento de los pacientes hepáticos en equipo y cuál es el papel que pueden desempeñar las enfermeras?

Todos los pacientes necesitan ser manejados por diferentes profesionales de la salud para cubrir todos los aspectos del tratamiento. La atención de enfermería proporciona coordinación de la atención, apoyo y orientación al paciente durante la fase inicial del tratamiento etiológico y el seguimiento. Además, los cuidados de enfermería forman parte de los cuidados para el manejo y seguimiento de las comorbilidades. Las enfermeras desempeñan un papel fundamental en la atención de los pacientes con cirrosis al cerrar las brechas entre los médicos y las familias y entre la atención primaria y la atención hospitalaria.

La educación sanitaria sobre la enfermedad es fundamental para los pacientes y los cuidadores; esta educación generalmente la realizan las enfermeras.

En el marco de los proyectos LiverScreen y LIVERHOPE, surgió el interés por evaluar el estigma en sujetos con enfermedades hepáticas. ¿Por qué es crucial la investigación sobre el estigma específicamente en las enfermedades crónicas?

Las personas con enfermedades del hígado generalmente tienen que lidiar con la enfermedad y el estigma. El estigma se debe a los estereotipos y prejuicios de pensamiento. La estigmatización impacta de manera negativa las reacciones emocionales y la mala calidad de vida. Además, perjudica la autoestima y el bienestar psicológico.

Entonces, esta es la razón por la que se creó Stigma Research. ¿Por qué debería participar una asociación de pacientes?

En la investigación, las personas y los pacientes deben participar en ella ya que los resultados pueden mejorar su enfermedad y su vida. Hablar sobre el estigma y la investigación puede amplificarse para devolver su identidad social devaluada. La investigación médica ayudará a erradicar el estigma y mejorar el tratamiento no farmacológico.

 

Fuente: ELPA Newsletter

Noticia traducida por ASSCAT

España tiene un déficit de 120.000 enfermeras

España tiene un déficit de 120.000 enfermeras

Cataluña, lejos de la ratio de la UE: sólo en Barcelona provincia la plantilla debería crecer un 43%.

Faltan enfermeras. Médicos también, pero más enfermeras. Ha sido un comentario repetido en el último año en el sistema sanitario. La COVID ha revalorizado el papel de la enfermería, máxime ahora que lidera la vacunación. Por eso, el sector cree que es hora de hacerse valer. Se ha evidenciado la necesidad de más profesionales. En Catalunya deberían trabajar 17.300 más, un 36% más, para alcanzar la ratio de Navarra, de 8,6 enfermeras por cada mil habitantes, la más alta de España. Para llegar a la ratio media de la Unión Europea (de 9,5), el aumento debería ser de 24.000 plazas, según estimaciones colegiales.

Paola Galbany, presidenta del Col·legi d’Infermeres de Barce­lona (COIB), se conformaría con la ratio navarra. La catalana es de 6,2 enfermeras por mil habitantes; de 6,6 en Barcelona provincia, donde están el 78% de las 48.300 enfermeras catalanas en activo. Sólo aquí el aumento debería ser del 43% (16.000 enfermeras) para acercarse a la ratio europea. El sindicato CSIF estimó ayer que en toda España faltarían 120.000 enfermeras y 45.000 auxiliares para equipararse a ratios europeas. Las ­ratios no existen porque sí; se ha estudiado que a más enfermeras, mejor asistencia y menor mortalidad, dijo Galbany.

Con la COVID ha aumentado la contratación. Casi no hay paro. El mes pasado solo había 300 co­legiadas del COIB sin empleo, ­admitió la presidenta. Pero su­brayó que esos contratos deberán consolidarse. Y ni la excepcional demanda por la epidemia ha acabado con la eventualidad, que duplica la que hay entre los médicos, ni con los bajos salarios. “Las enfermeras no podemos trabajar como temporeros, sólo en verano y Navidad”, criticó Galbany.

Glòria Jodar, responsable de desarrollo profesional en el COIB, explicó que no se trata solo de reivindicar ratios, sino de analizar cuántas enfermeras más hay que contratar en cada lugar, según las necesidades poblacionales, y actuar. También recordó que hace años que  tienen titulación de graduadas, pero cobran como diplomadas. Y que tienen pocas opciones de promoción, de ascenso, de carrera profesional.

Los peores salarios se pagan en las residencias y centros sociosanitarios, por donde hay que empezar la mejora, según Galbany. Explicó que no hay datos, pero muchas enfermeras, cuando llevan unos 10 años de ejercicio, se sienten quemadas y, sobre todo, al querer ser madres (más del 80% son mujeres), las hay que abandonan la profesión por las dificultades para conciliar vida laboral y familiar.

Otras se van a países que ofrecen condiciones mejores. Entre el 2011 y el 2015, solo el COIB tramitó 1.300 expedientes de emigración (otras se van por su cuenta). Pese a la mayor demanda, el año pasado se fueron 139, más que las 115 del 2019.

Galbany ve difícil recuperar a las que se han ido, pero sí piensa que se podrían re­incorporar muchas de las enfermeras que han dejado la profesión si ésta tuviera más incentivos. Tanto ella como Jodar pidieron más contratos en la sanidad pú­blica (aún arrastraba los recortes de plazas de la crisis económica cuando la arrasó la COVID) y me­jores condiciones de trabajo. También, participar en los núcleos de decisión y planificación. La enfermería dice que es quien más conoce a los pacientes y se siente valorada por la ciudadanía, pero no por las administraciones.

Como apunta Olaiz San Martín, enfermera de la UCI del Hospital del Mar, “la epidemia debe cambiar las condiciones de la profesión: ahora que todo el mundo ha visto que hacemos un enorme esfuerzo, eso merece por lo menos contratos estables y mejores condiciones, nos las hemos currado a base de turnos dobles”.

Galbany recordó que con la COVID se decidió ampliar las plazas universitarias, “pero se debía haber hecho hace al menos cuatro años, así ahora no estaríamos con esta falta de enfermeras”, afirmó. El sindicato Satse reclama, por ejemplo, no sólo más plazas en los centros sanitarios, también enfermeras en los centros educativos y hasta en los aeropuertos y en los vuelos de larga duración.

La epidemia ha vuelto la pro­fesión todavía más estresante. El 2020 crecieron un 56% las consultas al programa de salud mental y adicciones del COIB respecto al 2019, hubo 2.812 visitas. También aumentaron un 187% las consultas al colegio, el 77% relacionadas con la COVID, desde para ofrecerse a ayudar voluntariamente hasta quejas sobre los equipos de protección contra el virus, los EPI.

 

Fuente: lavanguardia.com

La SEPD y Janssen se unen para promover el programa docente en gastroenterología y hepatología

La SEPD y Janssen se unen para promover el programa docente en gastroenterología y hepatología

El objetivo es desarrollar metodologías docentes que generen espacios de formación más allá de las rotaciones y aquellas que no pueden trabajarse en la relación directa médico-paciente.

El presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), Javier Crespo, y el director general de Janssen España, Luis Díaz-Rubio, han firmado un acuerdo para el desarrollo del programa docente académico en gastroenterología y hepatología que da respuesta a la necesidad de una formación integral y homogénea de los futuros especialistas en Aparato Digestivo.

Dicha alianza contribuirá a la excelencia de la especialidad aportando valor y conocimiento específico y transversal con el objetivo de seguir mejorando la formación en la especialidad de Gastroenterología y Hepatología.

Este programa está dirigido a todos los residentes de la especialidad de aparato digestivo y a todos los especialistas en digestivo que deseen una actualización sobre una o más áreas de conocimiento, señalan. “La formación recibida será trascendental a la hora de tomar decisiones clínicas”, explica Javier Crespo, presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD).

Objetivos

Además de liderar una formación de calidad a partir de un modelo basado en el aprendizaje virtual, el objetivo principal es desarrollar metodologías docentes que generen espacios de formación más allá de las rotaciones para que los residentes se entrenen y formen en aquellas competencias que por su complejidad no pueden trabajarse en la relación directa médico-paciente.

Proponer un sistema de evaluación basado en competencias que contemple la evaluación formativa, la evaluación final y la acreditación para que la formación se entienda como un proceso de mejora continua.

Todo ello, sin olvidar el manejo de las nuevas tecnologías de la información y comunicación para hacer frente a las situaciones profesionales, de formación y de investigación que demanda la sociedad actual.

Ambos presidentes han coincidido en que no existe en la actualidad un programa de este tipo para residentes en Aparato Digestivo y este proyecto va a suponer un marco de referencia para la formación médica dentro de la especialidad.

Desde la sociedad científica indican que, en los últimos años, se ha producido una gran innovación médica que refuerza la necesidad de una formación actualizada: los tratamientos de última generación frente a la hepatitis C, los  programas de prevención del cáncer, las evidencias de la implicación de determinados alimentos en la génesis y evolución de muchas enfermedades, el desarrollo de nuevas herramientas que permiten comprender el microbioma e identificarlo como un “nuevo órgano”, la  enfermedad hepática por depósito de grasa (un nuevo desafío de salud) en el que una  aproximación multidisciplinar liderada por los hepatólogos será clave en el control de la enfermedad, o los extraordinarios avances en el campo de los trasplantes de órganos sólidos, son sólo algunas de las razones científicas que justifican esta innovación.

Un acuerdo para liderar la formación

Pero además de la innovación médica, en los últimos tiempos se ha producido una auténtica revolución en el diagnóstico relacionados con la especialidad del Aparato Digestivo: avances  disruptivos en el campo de la endoscopia diagnóstica y terapéutica; ecoendoscopia diagnóstica y terapéutica, ecografía diagnóstica e intervencionista o exploraciones funcionales del tubo  digestivo. Esta especialidad “comparte con naturalidad la parte cognitiva con la instrumental”, señalan las partes firmantes.

Además, hacen hincapié en la investigación de excelencia en enfermedades hepáticas y digestivas, de carácter preferentemente traslacional y que facilita la obtención de resultados transferibles a la práctica clínica y a aplicaciones biotecnológicas.

El compromiso de Janssen es esponsorizar el programa docente académico de gastroenterología y hepatología, cuyo objetivo es liderar una formación de calidad para el residente a partir de un  modelo basado en el aprendizaje virtual que redunde en la mejor atención al paciente.

En esta línea, Luis Díaz-Rubio señala que “en Janssen creemos firmemente que, para trabajar en pro de los pacientes, es necesario establecer puentes con los profesionales sanitarios e instituciones, a través de colaboraciones sólidas”. “Queremos ser un socio estratégico de la SEPD contribuyendo a la excelencia de la especialidad, y apoyando a los especialistas en aparato digestivo en su formación continuada para seguir desarrollando las competencias necesarias que les permitan afrontar los desafíos que plantean las enfermedades digestivas en un entorno cambiante”, añade.

José Luis Calleja, uno de los directores del programa refuerza esta idea apuntando que “nuestra especialidad de Gastroenterología y Hepatología es una de las más innovadoras y desafiantes en la medicina, como lo demuestran múltiples líneas de evidencia que se han producido en los últimos años”.

 

Fuente: gacetamedica.com

Desarrollan análisis LAMP para diagnosticar los niveles altos de ADN del VHB

Desarrollan análisis LAMP para diagnosticar los niveles altos de ADN del VHB

En todo el mundo, 257 millones de personas están infectadas crónicamente con el virus de la hepatitis B (VHB) y 887.000 mueren anualmente de cirrosis o cáncer de hígado.

Dado que más del 95% de las personas infectadas con el VHB viven en países de ingresos bajos y medios y sólo el 12-25% de las personas infectadas son elegibles para la terapia anti-VHB.

El ensayo de amplificación isotérmica mediada por bucle (LAMP) es una prueba de ácido nucleico (NAT) que utiliza ADN polimerasa con una alta actividad de desplazamiento de hebra de ciclo automático y seis cebadores especialmente diseñados. LAMP tiene las siguientes características que permiten su uso como una prueba rápida, confiable y económica en el punto de atención en los países con ingresos bajos y medios con una alta eficiencia de amplificación que permite la detección rápida de ácidos nucleicos.

Un gran equipo de científicos médicos asociados con el Instituto Pasteur (París, Francia), diseñó conjuntos de cebadores pangenotípicos en regiones conservadas del gen del VHB. La exactitud de LAMP para identificar pacientes altamente virémicos se evaluó en 400 y 550 personas infectadas por el VHB en Francia y Senegal, respectivamente. La validación analítica se realizó utilizando una LAMP turbidimétrica en tiempo real (Loopamp LA-500, Eiken Chemical, Japón). Las cargas virales se cuantificaron mediante una PCR en tiempo real AMPLIX (Biosynex, Illkirch-Graffenstaden France).

El equipo informó que sus cebadores detectaron con éxito ocho genotipos / subgenotipos principales del VHB (A1/2/3/B/C/D/E/F) con un límite de detección que oscilaba entre 40 y 400 UI/mL. En Francia, el área bajo la curva de características operativas del receptor (AUROC), la sensibilidad y la especificidad de la extracción basada en perlas y la LAMP turbidimétrica en tiempo real fueron 0,95, 91,1% y 86,0%, respectivamente, para diagnosticar el ADN del VHB ≥ 20.000 UI/mL; y 0,98, 98,0% y 94,6% para ≥200.000 UI/mL.

El rendimiento no varió según los genotipos virales. En Senegal, mediante un método adaptado al campo, extracción por hervido y centrifugado sin reactivos y detección de fluorescencia de punto final económica, el AUROC, la sensibilidad y la especificidad fueron 0,95, 98,7% y 91,5%, respectivamente, para diagnosticar el ADN del VHB ≥200.000 UI/mL. El ensayo no se adaptó para discriminar la viremia de bajo nivel.

Los autores concluyeron que habían desarrollado una alternativa simple, rápida (60 minutos) y económica (8 dólares / análisis) a la PCR para diagnosticar una viremia alta ≥200.000 UI/mL. La prueba VHB-LAMP puede contribuir a eliminar la transmisión materno-infantil del VHB mediante la identificación de mujeres embarazadas de alto riesgo elegibles para la profilaxis antiviral en países con recursos limitados. El estudio fue publicado el 7 de abril de 2021 en la revista Clinical Microbiology and Infection.

 

Fuente: labmedica.com

Dos expertos de Galicia y Castilla y León, unidos contra la Hepatitis C: “El diagnóstico temprano es fundamental”

Dos expertos de Galicia y Castilla y León, unidos contra la Hepatitis C: “El diagnóstico temprano es fundamental”

La experta Gloria Sánchez argumenta que “en Castilla y León se ha hecho un gran trabajo en búsqueda activa de pacientes diagnosticados, pero no controlados en unidades especializadas”.

Dos expertos en eliminación de Hepatitis C en España han puesto en común mecanismos que mejor resultado están obteniendo en la lucha contra la Hepatitis C en Galicia y Castilla y León.

Se trata de Juan Turnes, Jefe de Servicio de Enfermedades Digestivas del Complejo Hospitalario Universitario de Pontevedra y de Gloria Sánchez Antolín, Directora Técnica de Hospitales y Programación Asistencial en Gerencia Regional de Salud Castilla y León. Además, también participaron Carmen Durán y Carmen Pacheco, directoras generales de Salud Pública de Galicia y Castilla y León, respectivamente.

La búsqueda de soluciones innovadoras y eficaces, aseguran, es clave para mantener la posición de liderazgo en que nos encontramos y cumplir con los objetivos de eliminación fijados por la Organización Mundial de la Salud, a pesar del contexto de pandemia actual.

En 2016, la OMS fijó el objetivo de eliminar la hepatitis C en 2030. En 2019, se estimó que España estaba en condiciones de eliminar la infección en 2023 y, un año después, irrumpió la pandemia de la COVID-19, originando nuevos retos en la lucha contra la enfermedad, cuya superación permitirá a España mantenerse a la “cabeza mundial de su eliminación”dar cumplimiento a los objetivos fijados. En este sentido, la búsqueda e identificación de soluciones innovadoras y eficaces a los retos presentes es el principal objetivo de este primer Taller Interautonómico sobre estrategia de eliminación en Hepatitis C, que cuenta con la colaboración de Gilead Sciences.

Por ello, resulta fundamental el diagnóstico temprano de la población infectada y no tratada, que se encuentra fundamentalmente en poblaciones vulnerables, y la búsqueda activa y correcto manejo terapéutico de los pacientes ya diagnosticados que, sin embargo, no están recibiendo el tratamiento.

Tratamientos antivirales

Así, es necesario acudir proactivamente a las poblaciones más afectadas y adaptarse a sus características propias (estrategias de microeliminación), apoyar iniciativas innovadoras basadas en la digitalización, y promover la coordinación entre especialidades y niveles de atención, que facilite la administración ágil y adecuada del tratamiento.

Juan Turnes ha explicado cómo “la eliminación de la hepatitis C en Galicia es posible, y sus efectos positivos a nivel poblacional son ya evidentes. Estos resultados son fruto de una combinación de acceso a tratamientos antivirales y programas innovadores de diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

Por su parte, Gloria Sánchez Antolín ha referido que “en Castilla y León se ha hecho un gran trabajo en búsqueda activa de pacientes diagnosticados, pero no controlados en unidades especializadas. Debemos avanzar en el cribado de pacientes con factores de riesgo”.

 

Fuente: leonoticias.com