Mantienen ‘vivos’ hígados humanos hasta una semana fuera del cuerpo

Mantienen ‘vivos’ hígados humanos hasta una semana fuera del cuerpo

Seis de cada diez hígados humanos de baja calidad, rechazados para el trasplante, fueron recuperados tras una semana.

Investigadores del Hospital Universitario de Zúrich, ETH Zúrich, Wyss Zúrich y la Universidad de Zúrich, en Suiza, han desarrollado una máquina que repara hígados humanos dañados y los mantiene vivos fuera del cuerpo durante una semana, según publican en la revista científica Nature Biotechnology.

Hasta ahora, los hígados podían mantenerse de forma segura fuera del cuerpo durante unas pocas horas. Con esta nueva tecnología de perfusión, los hígados, e incluso hígados dañados, ahora pueden mantenerse vivos fuera del cuerpo durante una semana completa.

Este es un avance importante en la medicina de trasplantes, que puede aumentar la cantidad de órganos disponibles para trasplantes y salvar a pacientes con enfermedad hepática grave o cáncer, ya que hígados lesionados de personas fallecidas, inicialmente no aptos para su uso en trasplantes, pueden recuperar la función completa mientras se perfunden en la nueva máquina durante varios días.

La base de esta tecnología es un sistema de perfusión complejo, que imita la mayoría de las funciones corporales centrales cercanas a la fisiología.

“El éxito de este sistema de perfusión único, desarrollado durante un período de cuatro años por un grupo de cirujanos, biólogos e ingenieros, allana el camino para muchas aplicaciones nuevas en trasplantes y medicamentos contra el cáncer que ayudan a los pacientes sin injertos de hígado disponibles”, explica el profesor Pierre-Alain Clavien, presidente del Departamento de Cirugía y Trasplante del Hospital Universitario de Zúrich (USZ).

Cuando el proyecto comenzó en 2015, los hígados sólo podían mantenerse en la máquina durante 12 horas. La perfusión exitosa de siete días de hígados de baja calidad ahora permite una amplia gama de estrategias, por ejemplo, reparación de lesiones preexistentes, limpieza de depósitos de grasa en el hígado o incluso regeneración de hígados parciales.

El proyecto Liver4Life se desarrolló bajo el paraguas del Instituto Wyss Zúrich, que reunió los conocimientos técnicos altamente especializados y el conocimiento biomédico de expertos del Hospital Universitario de Zúrich (USZ), ETH Zúrich y la Universidad de Zúrich (UZH).

Labor de médicos e ingenieros

“El mayor desafío en la fase inicial de nuestro proyecto fue encontrar un lenguaje común que permitiera la comunicación entre los médicos e ingenieros”, explica Philipp Rudolf von Rohr, profesor de ingeniería de procesos en ETH Zurich y colíder con el profesor Clavien del estudio.

El estudio muestra que seis de cada diez hígados humanos de baja calidad perfundidos, rechazados para el trasplante por todos los centros en Europa, recuperaron a su plena función tras una semana de perfusión en la máquina.

El siguiente paso será usar estos órganos para el trasplante. La tecnología propuesta abre un gran camino para muchas aplicaciones que ofrecen una nueva vida para muchos pacientes con enfermedad hepática o cáncer en etapa terminal.

 

Fuente: redaccionmedica.com

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Un programa de detección de hepatitis C trabajará con 1.600 personas vulnerables en Málaga

Un programa de detección de hepatitis C trabajará con 1.600 personas vulnerables en Málaga

El proyecto está liderado por profesionales del Hospital Clínico junto con el Centro Provincial de Drogodependencia de Málaga y el centro de acogida de Cruz Roja, y tendrá una duración de dos años.

Un equipo multidisciplinar del Clínico pondrá en marcha a partir de febrero un proyecto para diagnosticar y eliminar la hepatitis C entre la población más vulnerable de Málaga. A través de una sola gota de sangre y un protocolo de actuación que sintetiza en una consulta todos los pasos a seguir, se estima que en los próximos meses hasta 1.600 personas se sometan al cribado pertinente para comprobar si son portadores del virus.

Al frente de este programa está la especialista en aparato digestivo del Clínico, Miren García, quien trabajará en este proyecto los próximos dos años gracias a una beca obtenida por Gilead, una compañía de investigación biofarmacéutica. En el programa participarán cinco facultativos del aparato digestivo, dos especialistas en microbiología y colaborarán el Centro Provincial de Drogodependencia de Málaga y el centro de acogida de Cruz Roja, que facilitarán a los especialistas los usuarios que deberán someterse a las pruebas.

La hepatitis C es una infección crónica que se adquiere por vía sanguínea y produce inflamación crónica del hígado que con los años puede derivar en cirrosis o cáncer de hígado. Sin embargo, la doctora García aseguró que uno de los principales problemas es que suele ser asintomática hasta llegado a un estado muy avanzado. Se estima que en España haya 22.000 personas con hepatitis C que no sepan que tienen el virus.

A pesar de tener cura y un tratamiento sencillo que se basa en la toma de pastillas durante un tiempo establecido, siempre que no haya ido a más el virus, la coordinadora del proyecto asegura que la hepatitis C está asociada a diversas enfermedades fuera del hígado e incrementa el riesgo de padecer diabetes, enfermedades vasculares o linfomas, además de estar ligado a la depresión, la ansiedad o el cansancio.

“En España la población con mayor prevalencia es la que es mayor de 50 años, ya que antiguamente se realizaban transfusiones o pinchazos sin agujas desechables y pueden portar la enfermedad”, matizó. Sin embargo, el proyecto está enfocado en la población más vulnerable y para ello cuentan con la colaboración del Centro de Drogodependencia y el de acogida de Cruz Roja. “Son pacientes con características determinadas y les cuesta llegar al diagnóstico. Nosotros queremos facilitarlo”, sentenció.

En la actualidad, esta población tendría que ser vista primero por el médico del centro al que acude, concretar una visita con el médico de familia, pasar por el hospital y después por la consulta del especialista e incluso regresar para conocer el estado del virus, si ha dado positivo, poner tratamiento y realizar revisiones. Unas seis consultas esparcidas en el tiempo que este perfil de paciente no suelen cumplir y quedan en el limbo.

El proyecto de la doctora Miren García propone que el enfermero acuda al centro, una vez reclutado un número determinado de usuarios por parte de los centros con los que colaboran, y con un solo pinchazo se estudie en el hospital si el virus está presente o no. En caso afirmativo, se cita al paciente un solo día en el centro hospitalario, donde se le realizan todas las pruebas diagnósticas pertinentes para conocer el estado de la enfermedad y posibles daños fuera del hígado y sale de la consulta con el tratamiento ya puesto en marcha. “Con este proyecto de microeliminación acortamos tiempo, visitas y recursos, sentenció la doctora. Los problemas asociados que haya podido desarrollar, tendrán que tratarlos.

El 40% de los afectados no sabe cómo cogió el virus

Entre la población diagnosticada y tratada por hepatitis C, el 40% desconoce dónde pudo infectarse, según informó la doctora Miren García. Y es que, a pesar de ser una enfermedad que se adquiere por vía sanguínea, entre los afectados no sólo se encuentran las personas con drogodependencia. La falta de material desechable en décadas pasadas está detrás de la expansión de esta enfermedad que concentra su grueso en la población de más de 50 años.

Desde que se puso en marcha el plan nacional contra la hepatitis C en 2015 hasta julio de 2019, más de 132.000 personas han sido tratadas con una tasa de curación que supera el 95%. Con estos datos sobre la mesa, se estima que hasta el 0,4% de la población tenga este virus y muchos de ellos viven ajeno a ello. Por ello, a nivel nacional diversos grupos trabajan en proyectos de microeliminación de esta enfermedad que hoy en día cuenta con unos antivirales de muy fácil toma y sin apenas efectos secundarios, frente a otras terapias más antiguas. La especialista Miren García aseguró que los dos tratamientos posibles se basan en una pastilla al día durante doce semanas o tres pastillas diarias entre ocho o doce semana, en función de las características de la enfermedad.

Algunas comunidades están más avanzadas como es el caso de Cantabria que cuenta con un programa de cribado. A este proyecto que inician los profesionales del Clínico en febrero se suman otras iniciativas como impartir charlas en Atención Primaria para recordar factores de riesgo y cómo actuar. Los internos en prisiones, drogodependientes, familiares de afectados o hijos de madre con la enfermedad, son población susceptible de las pruebas de hepatitis C. También buscan por cuenta propia a aquellos pacientes que están en el limbo y que no han llegado a su consulta para realizar las pruebas necesarias e ir tratando a la población que desconoce que tiene el virus.

 

Fuente: laopiniondemalaga.es

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

La actividad física puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer

La actividad física puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer

Caminar a paso ligero o subir las escaleras ayudan a hacer el mínimo de actividad requerida para reducir el riesgo de desarrollar un tumor de colon, mama, endometrio, riñón, hígado, mieloma o linfoma de Hodgkin.

El cáncer es una de las principales causas de enfermedad y muerte en los países desarrollados. En 2018, más de 18 millones de personas en todo el mundo estaban afectadas por un tumor, una cifra que escalará hasta los 29,5 millones en 2040. En España, más de 277.000 personas recibieron el diagnóstico de cáncer en 2019. Estos datos justifican el interés por encontrar estrategias preventivas eficaces.

Uno de los mejores aliados es la actividad física, y así lo han demostrado diferentes estudios. El portal de información al paciente Cancer.net (de la Sociedad Americana de Oncología Médica) recoge que la actividad física está asociada con un menor riesgo de desarrollar, entre otros, un tumor de colon y de mama. La cuestión es qué y cuánto ejercicio hay que hacer para obtener ese beneficio. Además, ¿todos los cánceres responden de igual manera a la actividad física?

Estas incógnitas son las que ha pretendido resolver un equipo internacional de investigadores de algunas de las instituciones más prestigiosas, como los institutos nacionales del Cáncer y de Envejecimiento de Estados Unidos; el Instituto Karolinska (Suecia) o la Universidad de Melbourne (Australia). Para ello, han examinado los resultados de más de 750.000 personas, sometidas a un seguimiento de más de 10 años, incluidas en 5 cohortes estadounidenses, 3 europeas y una australiana correspondientes a diferentes estudios.

Conocer las respuestas es muy importante para, justifican los autores, establecer unas recomendaciones de actividad física durante el tiempo libre (es decir, que no se corresponde a un entrenamiento deportivo) orientadas a reducir el riesgo de desarrollar cáncer.

Los investigadores, que han publicado su trabajo en el ‘Journal of Clinical Oncology’, se centraron en 15 tipos de cáncer y encontraron que en siete de ellos, la reducción del riesgo asociado al ejercicio era particularmente importante (disminuciones del 6% al 27%). Los mejores resultados se obtuvieron para los tumores de colon (reducción entre el 8% y el 14%); mama (6% al 10%), endometrio (10%-18%), riñón (11%-17%), mieloma (14%-19%), hígado (18%-27%) y linfoma no Hodgkin (11%-18%).

Dosis mínima de actividad

La ‘dosis’ de ejercicio media de corte fue de 2,5 horas semanales de actividad física de intensidad moderada (por ejemplo, caminar a buen paso), que es la mínima recomendada por los expertos en actividad física (el valor medio de las personas estudiadas fue ligeramente superior). A partir de ese valor de corte, los científicos comprobaron que niveles más altos de actividad se asociaron con un menor riesgo de cáncer de mama, colon, endometrio, esófago y cáncer de cabeza y cuello. Por el contrario, más actividad no se tradujo en menos riesgo de cáncer de riñón y gástrico y de hígado.

Más intensidad de actividad se tradujo en un riesgo más bajo de cáncer de colon en hombres (en mujeres la relación no fue tan fuerte) y de linfoma de Hodgkin en mujeres.

Este trabajo pone de manifiesto que la relación dosis-respuesta es patente solamente en unos tipos de cáncer mientras que en otros, como el de riñón o hígado, hacer más actividad del mínimo recomendado no consigue mayor protección.

También es relevante la diferencia de respuesta a la actividad física de los diferentes tumores, lo que, según los científicos, puede reflejar diferencias importantes en los mecanismos biológicos subyacentes para distintos tipos de cáncer. Por ejemplo, “los mecanismos principales propuestos para explicar las asociaciones con el cáncer de mama son los factores circulantes (hormonas esteroides sexuales, insulina, biomarcadores inflamatorios) que pueden impactar menos sobre la tumorogénesis en respuesta al ejercicio”.

Miguel Ángel Seguí, del grupo de trabajo de ejercicio y cáncer de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), confirma la diversidad de mecanismos que subyacen en la relación entre el cáncer y la actividad física, pero concede una relevancia especial al impacto sobre la obesidad y, precisamente, “son los tumores más vinculados a la obesidad (endometrio, mama, colon, etc.) los que registran una reducción más relevante del riesgo”.

En el hígado, el ejercicio tiene un efecto directo sobre la glucosa, el glucógeno y el metabolismo de los lípidos y puede reducir el riesgo o revertir la enfermedad del hígado graso no alcohólico, un factor de riesgo emergente para el cáncer hepático.

Sin miedo a la ‘sobredosis’

Alejandro Lucía, investigador de la Universidad Europea, coincide con Seguí en que el beneficio de la actividad física sobre el cáncer obedece a diferentes razones y admite que “queda un mundo por descubrir en este campo”. Tras esta puntualización describe: “El ejercicio hace más fuerte al sistema inmune contra el cáncer. Las células que mejor responden al ejercicio son las ‘natural killer’ (un tipo de linfocitos), que bajo los efectos de la actividad física se dirigen a los tumores y los infiltran”. A la vez, durante el ejercicio, “los músculos liberan a la sangre mioquinas, unas sustancias que tienen un cierto efecto antitumoral”.

Pero los efectos de la actividad física no se manifiestan de forma inmediata, sino que lo hacen después de unas horas, cuando esas mioquinas se han liberado y también se ha liberado adrenalina, que tiene un efecto antitumoral en cáncer de mama.

En lo que al riesgo de cáncer y actividad física se refiere, este investigador defiende el cuanto más mejor, y en el caso de que no sea así (como sugiere el artículo del ‘Journal of Clinical Oncology’), “el ejercicio no acarrea ningún daño. Un fármaco, en exceso, puede ser perjudicial pero un exceso de actividad física, lo peor que puede tener es que no sea más beneficioso”.

“Lo que es malo para el organismo es el estrés crónico asociado a no hacer nada de ejercicio, y la repetición de episodios agudos de estrés con ejercicio es lo más saludable porque conduce al cuerpo a adaptarse”, insiste Lucía.

Especialmente importante es el efecto antiinflamatorio del ejercicio, derivado de las mioquinas. “Muchos tipos de tumores (y otras enfermedades crónicas) se deben a un estado de inflamación sistémica crónica, y en esta línea, el ejercicio es uno de los principales antiinflamatorios que existen”.

Alejandro Lucía, que es catedrático de Fisiología del Ejercicio, dice que “vivir sin hacer ejercicio es vivir en contra de nuestra biología”.

El experto reitera que como poco hay que hacer 2,5 horas semanales de actividad moderada, pero “ir subiendo poco a poco es muy positivo”.

Andar a buen ritmo, dejar a un lado el ascensor o las escaleras mecánicas son recomendaciones sencillas para moverse más y alejar el riesgo de cáncer. Lucía no tiene ninguna duda de que “la actividad física es un estilo de vida”.

Un metanálisis realizado por el equipo de Alejandro Lucía, y publicado en la revista ‘Mayo Clinic Proceedings’, encontró que los atletas de élite tienen un 40% menos de riesgo de muerte por cáncer. “Esto avala el efecto dosis-respuesta de la actividad física frente al cáncer”.

Seguí destaca que “este es el último trabajo de muchos que confirman la relación positiva entre actividad física y cáncer”, y aunque comparte con los autores del estudio la idea de que a partir de un nivel de actividad física no se obtiene un ‘plus’ de beneficio en reducción del riesgo de desarrollar cáncer, sí enfatiza que lo importante de cara a rebajar el riesgo es “la dosis de actividad acumulada a lo largo de la vida”.

Concienciar de la trascendencia de esta relación es una prioridad para la SEOM, y en las próximas semanas hará públicas las nuevas guías de ejercicio y cáncer dirigidas a la población general y a los oncólogos.

 

Fuente: elconfidencial.com

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Campaña de concienciación sobre el cáncer en el aparato digestivo

Campaña de concienciación sobre el cáncer en el aparato digestivo

La Fundación Española de Aparato Digestivo (FEAD) lidera en España esta campaña de salud pública y al hilo de esta iniciativa, pone en marcha una campaña en colaboración con Laboratorios Vilardell Cuídatex5 con el objetivo de concienciación de los cánceres del aparato digestivo ahondando en la importancia del diagnóstico precoz y la prevención.

Globalmente, el cáncer es la segunda causa principal de muerte con un estimado de 18 millones casos de cáncer en todo el mundo.

  • De esos casos, 4 de los 7 cánceres más comunes son del sistema digestivo.
  • Modificar o evitar los factores de riesgo clave, la detección temprana y el tratamiento pueden reducir el número de muertes causadas por el cáncer. De ahí la importancia de aumentar la concienciación.

Por este motivo, la FEAD colabora con Vilardell en la concienciación de los cánceres del Aparato Digestivo poniendo en marcha la campaña Cuídatex5.

Datos generales del cáncer en aparato digestivo

Globalmente, el cáncer es una de las principales causas de morbimortalidad, con 18 millones casos de cáncer diagnosticados en todo el mundo y aproximadamente 9,6 millones de muertes relacionadas con tumores en el año 2018, según datos proporcionados por la OMS.

Los tumores responsables del mayor número de fallecimientos a nivel mundial fueron el cáncer de pulmón (18,4% del total de muertes por cáncer), el cáncer colorrectal (9,2%), el cáncer de estómago (8,2%) y el cáncer de hígado (8,2%), es decir, 4 de los 7 cánceres más comunes en dichas muertes son del sistema digestivo.

Tumores o cánceres digestivos

El aparato digestivo está formado por el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso, el hígado y el páncreas.

Tipos de cánceres digestivos:

  • Cáncer de esófago.
  • Cáncer gástrico o de estómago.
  • Cáncer colorrectal.
  • Cáncer de hígado.
  • Cáncer de páncreas.

Datos de incidencia y mortalidad

Según la SEOM, la estimación del número de nuevos casos de cáncer del tubo digestivo que se diagnosticará en España para el año 2019 es la siguiente: esófago 2.353, estómago 7.865, cáncer colorrectal 44.937, hígado 6.499 y páncreas 8.169.

El fallecimiento por tumores digestivos en España para 2017 según el Instituto Nacional de Estadística sigue la siguiente distribución: esófago 1.850, estómago 5.154, cáncer colorrectal 15.410, hígado 5.192 y páncreas 6.818.

En números absolutos, España es uno de los países europeos en los que se diagnostican más tumores y en los que fallecen un mayor número de personas por cáncer. Sin embargo, puesto que contamos con una de las mayores esperanzas de vida del mundo, si comparamos la incidencia y mortalidad ajustadas por edad, la incidencia y la mortalidad en Europa se homogenizan.

Medidas preventivas

Cuando hablamos de prevención del cáncer, podemos referirnos fundamentalmente a dos aspectos. Uno de ellos es la prevención primaria, que consiste en reducir la incidencia de la enfermedad a través de evitar la exposición a determinados factores causales cuya presencia es necesaria o favorece la aparición de la enfermedad oncológica. Sin embargo, la prevención secundaria trata de detectar lo antes posible los tumores en personas sanas para que, a través de una intervención apropiada en esta fase precoz, se pueda modificar la historia natural de la enfermedad.

Modificar o evitar los factores de riesgo clave, la detección temprana y el tratamiento pueden reducir el número de muertes.

Medidas preventivas contra el cáncer en el Aparato Digestivo

  1. Evitar el consumo de tabaco. Además, si se deja de fumar, el aumento en el riesgo del cáncer inducido por fumar desaparece. La ventaja es evidente en el plazo de 5 años y es más marcado con el paso del tiempo.
  2. Evitar la obesidad: Hay una asociación elevada entre ser obeso y el riesgo de adenocarcinoma de esófago inferior y del cardias gástrico; con un incremento de alrededor del doble en individuos con un IMC >25 kg/m2. El riesgo del cáncer de colon aumenta de forma lineal con el incremento en el IMC entre 23 y 30 kg/m2. Un IMC 30 kg/m2 aumenta el riesgo un 50-100% frente a los individuos con un IMC <23 kg/m2. La asociación parece ser mayor en hombres que en mujeres.
  3. Es importante realizar ejercicio físico diariamente. Muchos estudios han examinado la relación entre la actividad física y el riesgo de desarrollar cáncer. Hay evidencia consistente sobre que la actividad física regular está asociada con una reducción en el riesgo del cáncer de colon. Parece que el efecto protector aumenta con los niveles de actividad física.
  4. Es conveniente consumir diariamente verduras y frutas. Se debe:

a) Limitar el consumo de aquellos alimentos que contienen grasa de origen animal (a excepción del pescado), de productos lácteos y otros derivados de las grasas (particularmente los ácidos grasos saturados).

b) Limitar los alimentos hipercalóricos (ricos en azúcar o grasa) y evite las bebidas azucaradas.

c) Evitar la carne procesada; limitar el consumo de carne roja y de alimentos con mucha sal. Una serie de estudios epidemiológicos indican un efecto protector de consumos elevados de frutas y verduras sobre el riesgo de una gran variedad de cánceres, en particular esófago, estómago, colon, recto y páncreas. Los cereales con alto contenido en fibra se han asociado a un riesgo más bajo de cáncer colorrectal y de otros tumores del tracto digestivo en algunos estudios europeos.

  1. Moderar el consumo de alcohol. Existen evidencias epidemiológicas de que el consumo de alcohol aumenta el riesgo del carcinoma de células escamosas del esófago. Hay una clara evidencia de que el riesgo del cáncer de esófago se reduce un 60% a los 10 años o más después de dejar de beber.

Beber alcohol también se asocia fuertemente al riesgo de cáncer primario de hígado; el mecanismo responsable puede ser principalmente a través del desarrollo de cirrosis hepática.

Un riesgo elevado de cáncer colorrectal ha sido observado en muchos estudios epidemiológicos, en los cuales parece apreciarse una correlación lineal con la cantidad de alcohol consumida.

Una dieta pobre en frutas y verduras, típica de grandes bebedores, es probable que también desempeñe un papel importante.

  1. A partir de los 50 años los hombres y las mujeres se pueden beneficiar de participar en el cribado del cáncer colorrectal. Existe evidencia de que el cribado del cáncer colorrectal en población de riesgo medio (individuos de edad ≥ 50 años sin otros factores de riesgo para desarrollar cáncer colorrectal), con prueba de sangre oculta en heces anual o bienal o colonoscopia cada 10 años, disminuye la incidencia y la mortalidad por esta neoplasia.
  2. Es recomendable vacunarse frente al virus de la hepatitis B. La infección crónica por el virus de la hepatitis B (VHB) y virus de la hepatitis C (VHC) explican la mayoría de los cánceres hepáticos. Existe una vacuna eficaz frente al virus de la hepatitis B y sería recomendable realizar una vacunación universal. Debe vacunarse a los niños recién nacidos dentro de las primeras 24 horas de nacer, según recomienda la OMS. Aunque la infección con VHB en personas adultas jóvenes (típicamente a través de relaciones sexuales o de agujas contaminadas) conlleva un riesgo mucho más bajo de hepatitis crónica y cáncer hepático que la infección en el nacimiento o durante niñez, con frecuencia suelen conducir a una hepatitis aguda.

Cáncer gástrico o de estómago

El cáncer gástrico corresponde al 3,2% de todas las neoplasias que se diagnostican en todo el mundo, con una incidencia anual de cerca de 7.865 casos (4.863 varones y 3.002 mujeres) y una mortalidad de 5.154 pacientes. Esta menor incidencia de este tumor en España contrasta con el número de diagnósticos a nivel mundial, con cerca de 572.032 pacientes.

Cáncer de hígado (hepático)

El carcinoma hepatocelular (CHC) o hepatocarcinoma (HCC) representa el 90% de los canceres hepáticos.

  • Anualmente se diagnostican en España 6.499 nuevos casos y 850.000 casos en todo el mundo.
  • Es el 6º cáncer más común de manera global.
  • Es la segunda causa de muerte relacionada con cáncer a nivel global, produciendo alrededor de 800.000 muertes anuales.
  • Su incidencia actualmente se encuentra en aumento, fundamentalmente debido a un aumento del hígado graso no alcohólico.
  • El 75% de los casos de carcinoma hepatocelular son varones. La mayoría de los casos se diagnostica por encima de los 45 años.
  • Las áreas de mayor incidencia de este tumor, son Asia y África Subsahariana debido a una mayor prevalencia de hepatitis B en este entorno. En Norteamérica, Japón o Europa la causa más importante de carcinoma hepatocelular hasta la actualidad es la infección por el virus de la hepatitis C.

 

Fuente: saluddigestivo.es

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

La Hepatitis B Foundation planea una reunión de desarrollo de medicamentos centrada en el paciente dirigida a la hepatitis B crónica en junio de 2020

La Hepatitis B Foundation planea una reunión de desarrollo de medicamentos centrada en el paciente dirigida a la hepatitis B crónica en junio de 2020

La Hepatitis B Foundation ha anunciado que la Federación de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, en sus siglas en inglés) ha aprobado la organización de una reunión de Desarrollo de Medicamentos Centrados en el Paciente (PFDD, en sus siglas en inglés) el 9 de junio de 2020, que se centrará en la infección crónica por hepatitis B (CHB).

La reunión tendrá una duración de un día y se celebrará en Rockville, donde se invitará a pacientes y partes interesadas clave a reunirse para debates altamente interactivos.

“El objetivo principal de las reuniones de PFDD es escuchar directamente a los pacientes acerca de sus perspectivas sobre la vida con una enfermedad y sus experiencias con los tratamientos, para mejorar el desarrollo de nuevos medicamentos en la línea de investigación”, afirmó Chari Cohen, vicepresidente de la Hepatitis B Foundation. La perspectiva del paciente es fundamental para ayudar a la FDA a comprender el contexto en el que se toman las decisiones regulatorias para los nuevos medicamentos. Esta información puede informar las decisiones y la supervisión de la FDA tanto durante el desarrollo de medicamentos como durante la revisión de una aplicación de marketing.

La reunión PFDD de la Hepatitis B Foundation ayudará a dar a la FDA y a otras partes interesadas clave, incluidos los desarrolladores de medicamentos, proveedores de atención médica y socios federales, una oportunidad importante para escuchar directamente de los pacientes, sus familias y los defensores de los pacientes los síntomas que más les importan, el impacto de la enfermedad en su vida diaria y sus experiencias con los tratamientos disponibles actualmente.

Hay una tremenda necesidad de una reunión centrada en el paciente según Timothy Block, cofundador y presidente de la Hepatitis B Foundation. “Actualmente, existen tratamientos antivirales aprobados por la FDA que ayudan a suprimir la replicación del virus de la hepatitis B y a controlar la infección crónica, pero existen muchos desafíos con el tratamiento actual: no es una cura, una vez que las personas comienzan el tratamiento, deben tomarlo durante muchos años (a menudo de por vida), no todos son elegibles para el tratamiento, y el tratamiento actual no elimina el riesgo de progresión a cirrosis y cáncer de hígado”.

“Tenemos una comprensión limitada del amplio impacto de la hepatitis B crónica en las personas afectadas”, añadió el Dr. Cohen. “Muchos aspectos de la enfermedad, incluidas las experiencias de vivir y recibir tratamiento para la infección crónica por hepatitis B, no han sido capturados formalmente en ensayos clínicos o estudios de salud pública”.

Con un mayor enfoque a nivel nacional en la eliminación de la hepatitis B y muchos medicamentos potenciales contra la hepatitis B que se mueven a través de la de investigación. Ésta es una oportunidad ideal para integrar la voz del paciente en el proceso. La participación sistemática del paciente y la documentación de las experiencias, deseos, necesidades y retos del paciente pueden garantizar que las estrategias actuales y futuras para mejorar los resultados de salud satisfagan mejor las necesidades de los pacientes y tengan el mayor impacto.

La reunión de Desarrollo de Medicamentos Centrados en el Paciente, dirigida externamente por la Hepatitis B Foundation, ayudará a garantizar que al incorporar resultados centrados en el paciente, la participación en futuros ensayos clínicos también aumentará, lo cual es un paso crítico para que las nuevas terapias contra la hepatitis B sean aprobadas por la FDA y aceleren la misión de la Hepatitis B Foundation para hacer historia de la hepatitis B.

Sobre la Hepatitis B Foundation

La Hepatitis B Foundation es la principal organización sin fines de lucro del país dedicada exclusivamente a encontrar una curación para la hepatitis B y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas en todo el mundo a través de la investigación, la educación y la defensa de los pacientes.

 

Fuente: hepb.org

Noticia traducida por ASSCAT

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Alarma médica en Florida: Más de 3.000 casos de hepatitis A en 2019

Alarma médica en Florida: Más de 3.000 casos de hepatitis A en 2019

Más de 3.000 pacientes infectados con el virus de la hepatitis A se reportan en el estado de Florida al finalizar 2019, una cifra seis veces superior al registro del año precedente.

Según informó el Departamento de Salud de Florida, hasta el día de Navidad se habían registrado 3.327 casos.

Las alarmas del sistema sanitario de Florida han saltado, ya que entre 2014 y 2018 los registros de infección de este virus hepático se limitaban a 1.175 pacientes.

Este virus es considerado altamente infeccioso y se transmite a través del agua y los alimentos contaminados, así como por el contacto con personas y objetos infectados. Es uno entre varios tipos de hepatitis virales y produce inflamación del hígado y dificultades en su funcionamiento.

De acuerdo con investigaciones de la célebre Clínica Mayo, los casos leves de hepatitis A no requieren tratamiento y evolucionan con un período determinado de reposo absoluto. La mayor parte de los pacientes logran recuperarse sin daño hepático permanente.

Los signos y síntomas de la Hepatitis A suelen manifestarse semanas después de haber resultado infectado y entre ellos se citan: fatiga repentina, náuseas y vómitos, dolor o molestias abdominales, especialmente en el lado superior derecho, debajo de las costillas inferiores; evacuaciones de coloración arcillosa, pérdida de apetito, fiebre baja, orina oscura, dolor en las articulaciones, ictericia o coloración amarillenta de la piel y del blanco de los ojos, y picazón intensa.

Estos síntomas pueden ser relativamente leves y desaparecer en unas pocas semanas. No obstante, en ocasiones la infección por hepatitis A produce una enfermedad grave que dura meses.

Como medidas de prevención se recomienda practicar una buena higiene, incluido lavarse las manos con frecuencia, que es una de las mejores maneras de protegerse contra la hepatitis A.

También existen vacunas, por lo que es importante consultar a los profesionales para anticiparse a este virus.

 

Fuente: cibercuba.com

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR