El silenciamiento terapéutico de una proteína reduce la posibilidad de fallo hepático de donantes mayores en trasplantes

El silenciamiento terapéutico de una proteína reduce la posibilidad de fallo hepático de donantes mayores en trasplantes

Un estudio de investigadores españoles ha caracterizado los efectos del silenciamiento de la proteína MCJ en modelos preclínicos de isquemia y reperfusión y regeneración hepática.

El trabajo se ha centrado en animales comprometidos metabólicamente, con hígado graso y envejecimiento, tal y como ocurre, hoy en día, en la clínica del trasplante hepático. Así han observado que el silenciamiento terapéutico de esta proteína podría reducir la posibilidad de fallo hepático de donantes mayores en trasplantes.

El trasplante de hígado es el único tratamiento curativo para la insuficiencia hepática aguda y la enfermedad hepática terminal. Dado que su principal limitación es la escasez de órganos disponibles, en las últimas décadas se ha realizado un esfuerzo importante para ampliar los criterios para el uso de órganos, incluyendo aquellos procedentes de donantes de edad avanzada o de fallecimientos por muerte cardíaca.

Además, también se han puesto en marcha estrategias destinadas a mejorar la calidad de estos órganos y a reducir el riesgo de su mal funcionamiento tras el trasplante. Sin embargo, a medida que la esperanza de vida y la prevalencia de la obesidad y la enfermedad del hígado graso no alcohólico (HGNA) han aumentado rápidamente en la población general, también se ha incrementado la incidencia de donantes con hígados esteatósicos. La relación entre este tipo de donantes y los resultados del trasplante hepático se ha asociado con una mayor tasa de disfunción temprana del órgano.

El trabajo, liderado por el laboratorio de Liver Disease coordinado por Malu Martínez Chantar (CIC bioGUNE y CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD), muestra que, en general, el silenciamiento especifico de MCJ en el hepatocito aumenta la producción de ATP y, por lo tanto, evita el característico agotamiento mitocondrial.

De esta manera, se mejora el deterioro de la regeneración y se reduce la susceptibilidad a la isquemia de los órganos “marginales” (hígados esteatósicos o procedentes de donantes de edaddes muy avanzadas), haciéndolos aptos para la cirugía hepática y el trasplante de hígado, asegura la doctora Martínez Chantar.

“Esta molécula abre una ventana terapéutica aun sin explorar para su uso en el trasplante hepático”, comenta Naroa Goikoetxea-Usandizaga, investigadora del laboratorio Liver Disease en CIC bioGUNE y primer firmante de este trabajo.

Fuente: infosalus.com

Expertos afirman que la Atención Primaria es clave en las estrategias de cribado para la prevención de la hepatitis C

Expertos afirman que la Atención Primaria es clave en las estrategias de cribado para la prevención de la hepatitis C

Uno de los principales retos en la eliminación de la hepatitis C es incidir en la importancia del papel de los especialistas de Atención Primaria para lograr poner en marcha más programas de cribado efectivos, conseguir más diagnósticos en fase inicial y tratar a tiempo a cada una de las personas infectadas, según han concluido expertos en el ‘Seminario práctico: ¿Quieres formar parte de la eliminación de la Hepatitis C en España? Experiencias de Búsqueda de pacientes VHC+ en Atención Primaria’.

En el encuentro, organizado por Gilead Sciences en el marco del 43º Congreso Nacional de SEMERGEN, se ha recordado que, en España, desde la implantación del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C, se ha conseguido tratar a más de 148.000 pacientes y se estima que 76.000 continúan aun sin tratamiento y con la infección por el virus activa.

Para la doctora Noelia Fontanillas, moderadora de este encuentro y coordinadora del grupo de trabajo de Digestivo de SEMERGEN, “contar con la implicación y los recursos de los profesionales de Atención Primaria es clave si queremos tener estrategias de cribado activas que nos puedan ayudar a localizar pacientes con factores de riesgo, pacientes que aunque estén curados continúan con prácticas de riesgo y a aquellos con un resultado positivo que no han sido tratados”, ha recalcado.

Para conseguirlo, ha añadido, “debemos implementar proyectos de cribado poblacional que nos ayuden a identificar pacientes en edades de riesgo como el que ha comenzado a realizar Cantabria en su estrategia para la eliminación de la Hepatitis C”.

En este sentido, los expertos han hablado durante la sesión de la microeliminación como un área estratégica para contribuir a la eliminación del virus de la hepatitis C de cara a los objetivos del año 2030 y de la relevancia de poner en marcha proyectos que faciliten a los profesionales y al Sistema Nacional de Salud (SNS) la identificación de las personas que, a pesar de tener un diagnóstico previo, no han sido tratadas.

Según el doctor Francisco Javier Atienza, médico en el Centro de Salud El Porvenir (DS Sevilla), “para frenar los casos y detectar a los no tratados tenemos que apoyarnos en nuevos recursos. Por ejemplo, en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla hemos conseguido cruzar las bases de datos poblacionales de los pacientes de la zona con la base de datos de pacientes tratados de hepatitis C en ese hospital. Esto ha permitido identificar a cerca de 200 pacientes susceptibles de ser tratados”.

“Nuestro trabajo continúa con la captación activa de estos pacientes por su médico de atención primaria, la confirmación de su no tratamiento y la oferta de tratamiento antiviral mediante derivación a las consultas de hepatología del hospital a través de un sistema de consulta virtual”, ha añadido.

Además, se han puesto sobre la mesa otros temas relevantes como lo es la importancia de hacer un esfuerzo especial en la educación sanitaria informando para prevenir la trasmisión de las hepatitis víricas. Tal y como ha explicado el Alfonso Barquilla, médico de familia en el Centro de Salud Trujillo de Cáceres, “tenemos que anticiparnos y trabajar mucho en temas de concienciación para que la sociedad esté bien informada y para poder prevenir las prácticas de riesgo”.

Por último, estos profesionales han subrayado que la prescripción de antivirales de acción directa (AADs) debe seguir siendo una prioridad para mejorar la calidad de vida de las personas con estas hepatitis C. Estos tratamientos han demostrado su efectividad y reducen el impacto de la infección crónica por hepatitis en el Sistema Nacional de Salud (SNS) al evitar el 82% muertes por causa hepática y lograr una minoración del 89% de las cirrosis descompensadas, del 77% de los carcinomas hepatocelulares y del 84% de los trasplantes hepáticos.

 

Fuente: diariosigloxxi.com

Hepatitis B: la historia milenaria de un virus que nos conecta con las infecciones del presente

Hepatitis B: la historia milenaria de un virus que nos conecta con las infecciones del presente

El estudio de la evolución del virus de la hepatitis B desde la Prehistoria revela las rutas de diseminación y los cambios en la diversidad viral.

El virus de la hepatitis B (VHB) es un importante problema de salud en todo el mundo y causa cerca de un millón de muertes al año. Recientes estudios de ADN antiguo han demostrado que ha estado infectando a los humanos durante milenios, pero su diversidad y rutas de dispersión en el pasado siguen siendo en gran medida desconocidas.

Un nuevo trabajo realizado por investigadores de todo el mundo, liderado por el Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia Humana y con participación española, ha rastreado la evolución del virus de la hepatitis B desde la prehistoria hasta el presente y revela rutas de diseminación y cambios en la diversidad viral. El artículo, publicado en la revista Science, ha examinado los genomas del virus de 137 individuos eurasiáticos nativos americanos datados entre hace 10.500 y 400 años. Y los resultados reflejan las conocidas migraciones humanas y los acontecimientos demográficos, así como patrones inesperados y conexiones con el presente.

“Esta investigación pone de relieve una realidad muchas veces ignorada pero obvia: que los virus han estado vinculados al ser humano desde tiempos prehistóricos, resalta Domingo Carlos Salazar, licenciado en Medicina e Historia e investigador del Departamento de Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua de la Universidad de Valencia (UV).

En este sentido, explica Salazar, “si el SARS-COV-2 ha podido poner en jaque a las sociedades humanas en todo el mundo durante el siglo XXI, solo podemos empezar a imaginar cómo las enfermedades víricas influyeron en la vida en tiempos prehistóricos”. En su opinión, “los historiadores y arqueólogos deben empezar a considerar más la influencia de virus y otros agentes hasta ahora invisibles en el registro arqueológico a la hora de reconstruir estilos de vida pasados”.

Para Gabriel GarcíaMari Paz de Miguel Alejandro Romero, investigadores participantes en el estudio desde el Instituto Universitario de Investigación en Arqueología y Patrimonio Histórico (INAPH) de la Universidad de Alicante (UA), “la reconstrucción de una gran proporción del genoma del VHB a partir de restos humanos arqueológicos de diferentes épocas ha permitido explorar con detalle la dinámica temporal y diversidad genética de los linajes antiguos del virus, aportando nuevos datos paleovirológicos que permiten comprender su evolución”.

Muestras de yacimientos alicantinos

Para llevar a cabo este estudio, se han analizado el mayor conjunto de datos de genomas virales de Europa, Asia y América. “Las únicas muestras del arco mediterráneo incluidas en este estudio corresponden a los yacimientos alicantinos de la Cueva de las Lechuzas y el Peñón de la Zorra, ambos en Villena, cuyas dataciones corresponden al periodo Calcolítico y Edad del Bronce. Individuos de estos sitios han contribuido a establecer el linaje del VHB propio del Neolítico-Edad de Bronce, así como su desaparición al final del segundo milenio con una evolución de los genotipos A y D”, explican los investigadores de la UA. En este sentido, apuntan, “la recuperación de genomas antiguos del VHB a partir de tejidos esqueléticos posibilita la apertura de futuros estudios para la reconstrucción de la diversidad viral, así como comprender la historia humana y sus enfermedades”.

Las cepas actuales del VHB se clasifican en nueve genotipos, dos de los cuales se encuentran predominantemente en poblaciones de ascendencia nativa americana.

El estudio proporciona una fuerte evidencia de que estas cepas descienden de un linaje del VHB que divergió hacia el final del Pleistoceno y fue llevado por algunos de los primeros habitantes de las Américas.

“Nuestros datos sugieren que todos los genotipos conocidos del VHB descienden de una cepa que estaba infectando a los antepasados de los primeros estadounidenses y sus parientes euroasiáticos más cercanos en el momento en que estas poblaciones divergieron”, según Denise Kühnert investigadora del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana (Alemania) y una de las autoras principales del artículo.

El estudio también demuestra que el virus estaba presente en amplias zonas de Europa hace ya 10.000 años, antes de que se extendiera la agricultura en el continente. “Se cree que muchos patógenos humanos surgieron tras la introducción de la agricultura, pero el VHB ya afectaba claramente a las poblaciones prehistóricas de cazadores-recolectores”, afirma el también líder del estudio, Johannes Krause director del Departamento de Arqueogenética del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (Alemania) y codirector del estudio.

Tras la transición neolítica en Europa, las cepas del VHB que portaban los cazadores-recolectores fueron sustituidas por nuevas cepas que probablemente propagaron los primeros agricultores del continente, reflejando la gran afluencia genética asociada a la expansión de los grupos agrícolas en la región. Estos nuevos linajes virales siguieron prevaleciendo en toda Eurasia occidental durante cerca de 4.000 años. El dominio de estas cepas perduró hasta la expansión de los pastores esteparios occidentales hace unos 5.000 años, lo que alteró drásticamente el perfil genético de los europeos, pero sorprendentemente no se asoció a la propagación de nuevas variantes del VHB.

Reaparición del VHB prehistórico

Uno de los hallazgos más sorprendentes del estudio es una disminución repentina de la diversidad del VHB en el oeste de Eurasia durante la segunda mitad del segundo milenio a.E., una época de grandes cambios culturales, incluido el colapso de las grandes sociedades estatales de la Edad del Bronce en la región del Mediterráneo oriental.

“Esto podría indicar cambios importantes en la dinámica epidemiológica en una región muy grande durante este período, pero necesitaremos más investigación para comprender qué sucedió”, dice Arthur Kocher, autor principal e investigador del grupo y del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana (Alemania).

Todas las cepas antiguas del VHB recuperadas en el oeste de Eurasia después de este período pertenecían a nuevos linajes virales que aún prevalecen en la región en la actualidad. Sin embargo, parece que una variante relacionada con la diversidad prehistórica anterior de la región ha persistido hasta el presente. Esta variante se ha convertido en un genotipo raro que parece haber surgido recientemente durante la pandemia del VIH, por razones que aún no se conocen.

Según apunta Salazar, “no es algo habitual en este campo”, remarcando que “aunque a nivel sanitario inmediato no hay repercusión, ya que hay que lidiar con el virus sea la cepa que sea, ver cómo prehistóricas aparentemente desaparecidas de VHB reaparecen ahora junto al VIH, puede ser relevante para considerar reapariciones de otras cepas raras de virus emergentes”.

A raíz de esta investigación y resultados, concluye Salazar, “se hace casi necesario investigar la presencia y evolución desde la Prehistoria hasta nuestros días de otros virus que siguen hoy infectando y matando a los seres humanos”. Además, poder correlacionar virus y sus cepas con los grandes eventos de nuestro pasado podría arrojar nueva luz sobre el porqué somos lo que somos. “Como dicen algunos virólogos: somos virus andantes”, recuerda.

 

Fuente: diariomedico.com

Octubre es el mes del cáncer de hígado: Únete

Octubre es el mes del cáncer de hígado: Únete

El mes de octubre, a nivel internacional, es el mes del cáncer de hígado.

Una oportunidad para dar a conocer esta enfermedad, cada vez mas frecuente, con una elevada mortalidad y un importante componente de estigma social que compromete las medidas encaminadas a reducir su incidencia, promover el diagnóstico precoz y dar acceso a tratamientos eficaces para las personas afectadas en España.

La AEEH se une a otras sociedades científicas y de pacientes para contribuir durante este mes a concienciar a la población, profesionales sanitarios y, especialmente, las administraciones sanitarias sobre la relevancia de esta enfermedad y las numerosas necesidades no cubiertas.

España es un referente mundial en investigación en esta grave enfermedad, hemos marcado la pauta para diagnosticar, evaluar la severidad de la enfermedad y decidir cuál es el mejor tratamiento para nuestros pacientes. Sin embargo, nos estamos quedando atrás como país en cuento a ofrecer a las personas afectadas los mejores tratamientos disponibles, muchos de ellos con una evidencia científica generada en buena parte desde nuestro propio país.

Por estos motivos, y muchos más, queremos aprovechar este mes de octubre para difundir la importancia de este cáncer y qué podemos hacer todos para mejorar la vida de nuestros pacientes y reducir los nuevos casos de esta enfermedad. Para ello hemos lanzado una campaña de información dirigida a la población general así como para el personal sanitario.

 

Fuente: ww2.aeeh.es

Investigadores subrayan la importancia de la medicina personalizada en pacientes con enfermedad hepática metabólica

Investigadores subrayan la importancia de la medicina personalizada en pacientes con enfermedad hepática metabólica

Investigadores del CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) han descubierto, tras cinco años de seguimiento a pacientes con la enfermedad hepática metabólica, la importancia de la medicina personalizada.

El estudio nacional y multicéntrico, publicado en la revista Liver International, ha sido liderado por Javier Ampuero y Manuel Romero Gómez, responsables del grupo SeLiver, perteneciente al Área de Enfermedades Hepáticas, Digestivas e Inflamatorias del Instituto de Biomedicina de Sevilla y médicos del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

El estudio ha sido desarrollado en el entorno del Registro HEPAmet, e incluyó a casi 2.000 pacientes con diagnóstico histológico de esteatosis hepática metabólica (EHmet) y se ha descrito que las características histológicas que definen la esteatohepatitis disminuyen en presencia de enfermedad hepática avanzada.

“Nuestros hallazgos ponen de manifiesto que existen pacientes que no se incluyen en ensayos clínicos y por tanto no reciben una terapia que podría beneficiarles, debido a que, a pesar de seguir teniendo la enfermedad hepática, han perdido algún elemento histológico habitual en el diagnóstico”, concluye Ampuero.

Además, aquellos pacientes con esteatohepatitis con y sin actividad inflamatoria presentaron características clínicas y un pronóstico muy similar, con unas tasas de progresión a cirrosis superiores a aquellos pacientes con esteatosis simple.

Este proyecto colaborativo, llevado a cabo entre más de 30 hospitales españoles y 13 investigadores pertenecientes a grupos CIBEREHD, pone de manifiesto la importancia de la medicina personalizada y de la evaluación individual de los pacientes de manera previa a su inclusión en terapias experimentales.

La enfermedad por hígado graso no alcohólico, recientemente renombrado como esteatosis hepática metabólica (EHmet), es una de las hepatopatías con mayor prevalencia a nivel mundial, y actualmente es la tercera indicación de trasplante hepático.

Su diagnóstico se realiza mediante biopsia hepática, y los pacientes se clasifican en esteatosis simple, inicialmente benigna, y esteatohepatitis no alcohólica (NASH, en inglés), que presenta un componente inflamatorio y puede ir asociada a diferentes estados de fibrosis que pueden desembocar en cirrosis y cáncer hepático.

 

Fuente: infosalus.com

“Los pacientes crónicos se han quedado fuera del sistema: debemos ir a buscarlos”

“Los pacientes crónicos se han quedado fuera del sistema: debemos ir a buscarlos”

La directora del Servei Català de la Salut (CatSalut), Gemma Craywinckel, aborda en El Periódico la problemática de las listas de espera.

Gemma Craywinckel, exdirectora-gerente del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, es desde mayo la directora del Servei Català de la Salut (CatSalut).

¿Cómo valora Salut la situación de las listas de espera ahora mismo? 

Están mejorando, claramente. Estamos prácticamente en niveles de 2019. Por tanto, desde el punto de vista de la recuperación de actividad y aligeramiento de las listas de espera, estamos bastante contentos, tanto en lo referente a las pruebas diagnósticas, como a las consultas externas y a las operaciones quirúrgicas. Pero lo que más nos preocupa y donde ponemos todos nuestros esfuerzos es en facilitar la accesibilidad y el retorno de los pacientes al sistema. Es donde ponemos todo el énfasis.

Metges de Catalunya dice que, si las listas de espera están en niveles de 2019, es porque hay un infradiagnóstico. ¿Es así? 

Sí. Bueno, Metges de Catalunya tiene una parte de razón, no toda la razón. Somos conscientes de que, aunque la capacidad del sistema para hacer cosas ya está en niveles de 2019, la accesibilidad al mismo ha disminuido. Hay un porcentaje de pacientes que nosotros debíamos tener en el circuito y que aún no tenemos, por lo que sea. Aun así, tenemos muchos más de los que teníamos en 2020, pues esta pérdida de pacientes del sistema fue mucho más elevada durante 2020, sobre todo durante la primera y la segunda oleada. Pero aún nos queda trabajo.

¿Qué enfermedades infradiagnosticadas le preocupan más a Salut? 

El plan de recuperación lo hacemos bajo los estándares de calidad asistencial, los cuales detectan precisamente al paciente crónico. En este momento debemos ir a buscar nuevamente pacientes hipertensos, con pluripatologías… Somos conscientes de que aquí ha habido una caída en estos estándares de calidad asistencial. El control de la diabetes, la presión arterial, la insuficiencia renal… No hemos perdido la atención en las cirugías cardiacas, en el ictus, en las enfermedades más agudas. En las que comentaba antes sí. Pero, además de en la accesibilidad, debemos incidir en la recuperación de la longitudinalidad: esto es, que siempre sea un mismo equipo de médicos y enfermeras el que te atienda. En esto estamos haciendo ahora más énfasis. Y también queremos poner el foco en el diagnóstico precoz de las neoplasias.

De hecho, en octubre del año pasado, El Periódico publicaba que había aumentado el tiempo de espera para operar las neoplasias malignas por la COVID-19. ¿Ya está habiendo más casos de cáncer? 

Aún no, pero es probable que aparezcan. El tiempo medio de espera de los procedimientos en garantías -las neoplasias, las cirugías cardiacas por ejemplo- ya están todos en el nivel de 2019. Es decir, cuando tú diagnosticas un cáncer lo has de operar en 90 días. Esto ya está pasando. Pero la cabeza la tenemos en que deberíamos estar detectando más de los que detectamos. Debemos ir a buscar. Esto ya lo dije en junio, en mi primera rueda de prensa. Pero en julio hubo la quinta ola y una vez más tuvimos que dedicarnos a la COVID-19 por delante de otras patologías y ello nos ha situado en un escenario con la primaria llena, los hospitales llenos y las ucis llenas otra vez de una enfermedad que todos queremos que deje de ser protagonista. Ojalá deje de serlo pronto: la gente que no está vacunada, que se vacune. El virus no ha desaparecido, pero nosotros tenemos que hacer cada vez menos esfuerzo frente al virus. Aún no podemos decir que la pandemia haya acabado.

¿Hay un plan específico para paliar las listas de espera? 

Tenemos uno previsto en los presupuestos de 2021 -y que estará también en los de 2022-, que es un recurso extraordinario, para primaria y hospitalaria, de 150 millones de euros destinado a la recuperación de toda la actividad. Debemos hacer más actividad, encontrar más rápido. Hemos perdido pacientes por las oleadas. Afortunadamente, con la vacunación, el impacto de esta ola ha sido mucho menor; sin ella, hubiera sido devastador. Debemos conseguir que la COVID-19 deje de interferir de esta manera en el sistema y pase a ser una enfermedad más. Aquí ponemos todos los esfuerzos.

En todo caso, la problemática de las listas de espera hace años que existe en Cataluña. ¿Qué hace falta? 

Las listas de espera tienen una doble mirada siempre: una son los pacientes en lista de espera y otra la actividad que haces. En Cataluña se hace mucha más actividad quirúrgica y mucha más actividad diagnóstica ahora, en 2019, 2020 o 2021, que la que se hacía en 2010. Ahora mismo operamos ya a niveles de 2019 y aquellos niveles ya eran claramente superiores a los de 2010.

¿Incrementarán la plantilla de médicos y enfermeras? 

Nosotros lo que tenemos previsto son unos programas de recuperación de la actividad y de fortalecimiento de la primaria, que ya contemplaban estos recursos. Aquí hubo un incremento muy importante de profesionales [diferentes perfiles, como psicólogos o nutricionistas] en los últimos dos años, tanto en la primaria como en la especializada. El problema que tenemos nosotros es que no tenemos médicos ni enfermeras. No hay una bolsa en estos momentos para ir a contratarlos.

 

Fuente: elperiodico.com