Un examen universal revela una prevalencia de anticuerpos contra el VHC “sorprendente” en personas nacidas después de 1965

Un examen universal revela una prevalencia de anticuerpos contra el VHC “sorprendente” en personas nacidas después de 1965

Según los hallazgos publicados en MMWR, el cribado universal del virus de la hepatitis C en los servicios de urgencias con la posibilidad de optar por no participar mostró que casi la mitad de las infecciones se identificaron en personas nacidas después de 1965.

Estos hallazgos son consistentes con otros dos estudios recientes en DE, los cuales demostraron que “una estrategia de cohorte de nacimiento basada en DE 1945-1965 por sí sola no podría identificar a la mitad de las personas con VHC”.

“Se ha demostrado anteriormente que los DE de los Estados Unidos son lugares de alto rendimiento para el diagnóstico de infección por hepatitis C no reconocida previamente, especialmente entre las personas nacidas entre 1945 y 1965, o los baby boomers”, afirmó James W. Galbraith, MD, profesor asociado en el departamento de medicina de emergencia en el Centro Médico de la Universidad de Mississippi.

Según Galbraith, identificar el creciente número de infecciones de hepatitis C entre una población más joven en los Estados Unidos ha sido difícil, en parte debido a la necesidad de identificar los factores de riesgo en este grupo, incluido el uso de drogas inyectables.

“Identificar estos factores de riesgo es difícil en el entorno de la DE debido al estigma, las preocupaciones de privacidad del paciente y los desafíos en la operacionalización del cuestionamiento sistemático de los factores de riesgo”, explicó. “Estas razones llevaron a nuestros cuatro sitios de estudio de DE a eliminar la barrera para la identificación del factor de riesgo de hepatitis C mediante la implementación de la prueba de hepatitis C universal de exclusión voluntaria para todos los pacientes adultos que desconocen su estado de hepatitis C”.

Galbraith y sus colegas evaluaron un enfoque de prueba universal de exclusión voluntaria del VHC en un estudio retrospectivo de cuatro DE académicos urbanos en Birmingham, Alabama; Oakland, California; Boston, Massachusetts; y Baltimore, Maryland. Las pruebas se realizaron en cada uno de los DE en diferentes momentos, con metodologías únicas, entre los pacientes que no informaron antecedentes de infección por VHC. De acuerdo con los resultados en MMWR, el período de observación duró 4 meses, comenzando 1 mes después de la implementación de la detección universal, aunque los “cambios programáticos” en Johns Hopkins ED que ocurrieron durante el período de observación resultaron en sólo 3 meses de observación en ese lugar.

Según Galbraith, el estudio mostró que uno de cada 11 pacientes adultos (9,2%) en los cuatro DE urbanos que previamente no informaron antecedentes de infección por VHC dio positivo por anticuerpos contra el VHC. La prevalencia de anticuerpos contra el VHC entre los ‘baby boomers’ fue del 14%, lo que es consistente con estudios anteriores en el servicio de urgencias.

El hallazgo “más sorprendente”, según Galbraith, fue una prevalencia de anticuerpos contra el VHC de casi el 7% entre las personas nacidas después de 1965, que según él fue impulsada por una prevalencia de anticuerpos contra el VHC del 15% entre las personas blancas más jóvenes. Casi la mitad (47,5%) de las infecciones detectadas ocurrieron entre personas nacidas después de 1965.

“Esto es consistente con lo que se sabe sobre los aumentos nacionales en las infecciones de hepatitis C a la sombra de la epidemia de opioides, así como el informe de 2020 de MMWR que revela que la mayor proporción de casos de hepatitis C crónica ocurrió en personas de 20 a 39 años y de 50 a 69 años”, añadió.

Los hallazgos del estudio también respaldan las nuevas recomendaciones de prueba del VHC de los CDC que incluyen la detección del VHC una vez en la vida para todos los adultos mayores de 18 años, excepto en entornos donde la prevalencia de infección por VHC es inferior al 0,1%.

“Los DE de los Estados Unidos son un lugar de alto rendimiento para la identificación de infecciones de hepatitis C no reconocidas previamente. La implementación de una estrategia de prueba universal casi duplicó el número de infecciones de hepatitis C identificadas en comparación con las pruebas de cohorte de nacimiento de ‘baby boomers’ por sí solas”, indicó Galbraith. “Una estrategia universal de prueba de hepatitis C en los DE de los EEUU puede proporcionar una valiosa vigilancia de infecciones, así como la derivación al tratamiento curativo necesario para cumplir con el objetivo de la Academia Nacional de Ciencias (anteriormente el Instituto de Medicina) de eliminar la hepatitis C en los EEUU para 2030”.

 

Fuente: healio.com

Noticia traducida por ASSCAT

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

La UA investiga moléculas contra la COVID-19 con menos efectos secundarios

La UA investiga moléculas contra la COVID-19 con menos efectos secundarios

La Universidad de Alicante (UA) se suma a la carrera científica contra la COVID-19 con un proyecto de investigación para desarrollar moléculas que actúen de agentes inhibidores de este virus en personas infectadas a un bajo coste económico y con leves efectos secundarios.

“En la actualidad, existen múltiples agentes inhibidores que deben superar cribas muy severas para conocer sus pros y contras antes de llegar al mercado farmacéutico”, ha informado la UA en un comunicado.

De hecho, según el catedrático de Química Orgánica y miembro del Grupo de Investigación de Síntesis Asimétrica (Sintas) de la UA, José Miguel Sansano, “algunas publicaciones científicas oficiales señalan que algunas sustancias para la inhibición del desarrollo del SARS-CoV-2 muestran una elevada citotoxicidad y efectos secundarios adversos”.

En el caso de los compuestos generados en la UA, “presentarían la ventaja de tener un bajo coste económico y con unos leves efectos secundarios para los pacientes”, ha añadido Sansano.

“El ensayo de productos farmacéuticos antivirales, genéricos o específicos se está realizando en distintos laboratorios alrededor de todo el mundo con el objetivo de inhibir el desarrollo del SARS-CoV-2, lo cual permitiría actuar más eficazmente al sistema inmunológico humano”, ha expuesto este científico.

Esta estrategia, ha indicado, es “una de las más rápidas para abordar y controlar la infección antes de la comercialización de vacunas seguras”.

“Hasta el momento, por su similitud con el virus responsable de la hepatitis C, se ha comprobado que los análogos de nucleótidos, nucleósidos y otros inhibidores de las polimerasas del virus de este tipo de hepatitis podrían ser también activos contra la replicación del genoma viral del COVID-19”, según la nota de prensa de la UA.

En este marco, el Grupo de Investigación Sintas de la UA trabaja desde hace más de diez años en moléculas que puedan ser inhibidoras de estos virus, administradas en menor concentración y con menos efectos secundarios para los pacientes tratados.

El proyecto liderado por Sansano se encuentra en sus primeras fases de análisis farmacológico en colaboración con otros centros y expertos, como el catedrático de Química Física de la Universitat Jaume I de Castelló (UJI) Vicent Moliner.

En concreto, el grupo de investigación de Moliner está llevando a cabo una simulación computacional de cómo actúan las moléculas diseñadas en la UA con una proteína viral, la MPro, que se encarga de desarrollar toda la maquinaria de reproducción viral en el organismo vivo.

Para acelerar y facilitar esta parte del proyecto, el Instituto Universitario de Investigación Informática de la UA ha puesto a disposición del equipo de la UJI un clúster computacional para las simulaciones.

“Si la interacción entre la molécula desarrollada en los laboratorios de la UA y la proteína viral MPro es lo suficientemente intensa como para inhibir su acción biológica, vamos a proceder a la síntesis de este compuesto”, ha avanzado Sansano.

Superada esta etapa, “queremos contar en un futuro con la experiencia de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio) para realizar ensayos y probar su actividad in vitro”, ha revelado.

 

Fuente: lavanguardia.com

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Investigadores trabajan en una máscara facial para diagnosticar el coronavirus

Investigadores trabajan en una máscara facial para diagnosticar el coronavirus

El dispositivo, que está siendo estudiado por científicos de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, produciría una señal fluorescente cuando una persona infectada respira, tose o estornuda.

Investigadores de la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) están trabajando para crear una máscara facial que pueda detectar si la persona que la usa tiene el coronavirus. En estos momentos, están ajustando los sensores que comenzaron a desarrollar en el 2014 para detectar el virus del ébola con el objetivo de que contribuya ahora a abordar la pandemia de la COVID-19”, explicó el investigador del MIT Jim Collinsa a Business Insider en declaraciones recogidas por el medio estadounidense The Hill. Los científicos del MIT y de Harvard publicaron su investigación sobre el dispositivo en el 2016, después de adaptar la tecnología para abordar el virus del zika.

La máscara que los investigadores están desarrollando produce una señal fluorescente cuando una persona con el coronavirus respira, tose o estornuda, según publica Business Insider. El proyecto, que se encuentra en “fase inicial”, ha arrojado ya resultados prometedores, señaló Collins al citado medio, que indica que los investigadores esperan demostrar que el concepto funciona en las próximas semanas. Una vez que afiancen esta primera etapa, “sería una cuestión de establecer ensayos con individuos que se espera que estén infectados para ver si funcionaría en un entorno del mundo real”, manifestó Collins.

El equipo de investigación está probando la capacidad del sensor para detectar el virus con una pequeña muestra de saliva, y también está experimentando para introducir sensores dentro de la máscara, desarrollando a su vez un módulo que se pueda conectar a otras máscaras de venta libre. Además, esta tecnología de identificación de virus ya ha demostrado que funciona en otros virus, incluidos el SARS, el sarampión, la influenza, la hepatitis C y el del Nilo Occidental, indica Business Insider. Collins señaló que, “además del papel, se ha probado que la tecnología funciona en plástico, cuarzo y tela”.

Podría usarse en hospitales o aeropuertos

Los sensores se basan en material genético que se une a un virus. Para que los sensores se activen, necesitan humedad y detectar la secuencia genética de dicho virus. En este sentido, la máscara podría usarse potencialmente para diagnosticar pacientes con coronavirus, así como para el cribado en áreas de tránsito masivo a medida que se levantan las restricciones de coronavirus.

“A medida que abramos nuestro sistema de tránsito, podría imaginarse que se utilizará en los aeropuertos según vayamos avanzando en la seguridad, mientras esperamos para subir a un avión”, indicó Collins, que añadió: Usted o yo podríamos usarlo en el camino hacia y desde el trabajo. Los hospitales podrían usarlo para los pacientes, al entrar o esperar en la sala de espera como una prueba previa de quién está infectado. El objetivo del laboratorio es comenzar a fabricar la máscara para su distribución pública a finales de verano, reveló el investigador.

 

Fuente: lavozdegalicia.es

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

La OMS dice ahora que no se puede concluir que el coronavirus se transmita por contacto con objetos

La OMS dice ahora que no se puede concluir que el coronavirus se transmita por contacto con objetos

La agencia de la ONU mantiene la recomendación de desinfectar las superficies para tranquilidad de la población. Además, la OCU señala que no hay coronavirus en los envases de alimentos en supermercados.

El virus que provoca la COVID-19 sigue siendo un gran desconocido. No se sabe cómo vencerlo y sigue habiendo dudas sobre las formas de propagación. De hecho, la Organización Mundial de la Salud sostiene ahora que todavía no han encontrado pruebas concluyentes de que el coronavirus pueda contagiarse a través de un contacto con una superficie artificial como pomos de puerta o teclados.

El estudio enmienda, en buena medida, el discurso que mantenía la agencia de la ONU al respecto. De hecho, en su web, sigue apuntando que las gotículas de saliva expelidas por las personas enfermas “pueden caer sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, como mesas, pomos y barandillas, de modo que otras personas pueden infectarse si tocan esos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca”.

Y es que la OMS mantiene su recomendación a favor de la desinfección de superficies y objetos, siempre que sea posible, para tranquilidad de la población. De hecho, estudios previos precisaban que el virus podría sobrevivir hasta siete días sobre una superficie, si bien estarían basados en pruebas realizadas en un laboratorio, lejos de las condiciones del mundo real.

“La enfermedad COVID-19 se transmite principalmente a través de un contacto físico cercano y por residuos respiratorios”, insiste este nuevo documento de la OMS, que incide también en que “en el momento de la publicación no se ha relacionado de manera concluyente el contagio con una superficie medioambiental contaminada, según los estudios disponibles”.

A pesar de la falta de evidencias, la OMS no descarta que estas superficies puedan alojar otro tipo de virus, de ahí que se insista en su desinfección habitual.

No hay coronavirus en los envases de alimentos en supermercados, según la OCU

Las medidas de higiene promovidas por los propios supermercados, como la limpieza periódica de las superficies y el uso de guantes y mascarillas han podido ayudar a reducir el riesgo.

“En OCU hemos hecho un estudio: hemos comprado en varios supermercados de diferentes ciudades una larga lista de productos de alimentación y los hemos llevado al laboratorio para verificar si hay coronavirus en su superficie. Tras la realización del test PCR, respiramos tranquilos: el negativo es rotundo”, anuncia la Organización de Consumidores y Usuarios en su página web. Puedes consultar aquí el estudio.

No ha detectado rastros de coronavirus en los envases de alimentos de diez supermercados analizados, si bien recomienda mantener las medidas de precaución al hacer la compra.

¿Cómo han hecho el estudio?

Durante la última semana del mes de abril, visitaron 10 supermercados de 8 cadenas de distribución (Alcampo, Carrefour, Condis, Dia, Eroski, Lidl, Mercadona, y Supercor) en 4 ciudades (Madrid, Barcelona, Vitoria y A Coruña).

Compraron 66 productos de diferentes marcas de harina, chocolate en tableta, bolsa de patatas fritas, barra de pan, cerveza en lata, manzanas a granel, paquete de yogures, ensalada envasada, tortilla de patatas, carne en barqueta, salmón ahumado, e incluimos papel higiénico.

Un laboratorio independiente realizó el análisis empleando la técnica PCR. Se hizo pasar un hisopo (bastoncillo para recoger muestras) por toda la superficie del envase. “Esta técnica se basa en buscar material genético (ARN) específico de este virus (en concreto se buscó una secuencia del genoma que codifica para una proteína de la cubierta del virus); al analizar el ARN, aunque el virus se encuentre inactivo porque haya pasado mucho tiempo, la PCR siempre lo va a detectar”, explican.

Ninguno de los 66 alimentos y productos de droguería de gran consumo adquiridos por la organización contenía coronavirus en su superficie.

Según la organización, las medidas de higiene promovidas por los propios supermercados, como la limpieza periódica de las superficies y el uso de guantes y mascarillas han podido ayudar a reducir el riesgo.

A pesar de no haber detectado restos de coronavirus, la OCU recomienda seguir manteniendo las medidas de precaución en los supermercados, como guardar la distancia con otros usuarios, usar guantes y mascarilla, y evitar tocarse la cara.

También sugiere hacer la compra sólo cuando sea necesario, preferiblemente sin acompañantes, pagar con tarjeta y, al salir del establecimiento, quitarse los guantes y dejarlos en los contenedores que haya al efecto.

Cuando se vuelva a casa, conviene eliminar el embalaje exterior de los productos, apuntando la fecha de consumo o el lote, y lavarse las manos con agua y jabón, mientras que si hay personas de riesgo en el hogar propone limpiar los envases de cristal, plástico o latas con agua y jabón.

Recomendaciones para mantener el virus lejos de casa:

  • Intentar no ir a comprar de manera frecuente, mejor sólo cuando sea necesario.
  • Planificar las compras y llevar siempre una lista cerrada.
  • No ir acompañado.
  • Lavarnos las manos al salir de casa.
  • Respetar las normas que el propio establecimiento tenga.
  • Usar guantes. Los supermercados los ponen a disposición de los clientes a la entrada.
  • Se recomienda el uso de mascarillas en supermercados.
  • Respetar las distancias de seguridad con el personal y el resto de los compradores.
  • Evitar tocarse la nariz, la boca o frotarse los ojos.
  • Procurar no toquetear los productos: una vez escogido uno, deposítalo en el carro.
  • En la medida de lo posible, mejor pagar con tarjeta que en efectivo.
  • Tocar lo menos posible los puntos negros, es decir, aquellas superficies de elevado contacto como puertas de neveras, mangos de los carros, botones de ascensores, etc.
  • Una vez salgamos del supermercado, retiramos los guantes y los depositamos en los contenedores adecuados.
  • En casa, nos lavaremos las manos al entrar.
  • Se recomienda eliminar el embalaje de cartón exterior que traen algunos alimentos. Atención que la fecha de consumo o el lote puede venir en este embalaje. No está de más apuntarlo.
  • Si se quiere extremar la higiene porque haya personas de riesgo en el hogar, se pueden limpiar los envases de cristal, plástico o latas con agua y jabón. Es preferible no utilizar desinfectantes en aquellos envases que pudieran ser porosos, para evitar riesgos para la salud.

 

Fuente: lavozdegalicia.es

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

¿Qué son los test ELISA?

¿Qué son los test ELISA?

Este método de laboratorio se utiliza para detectar anticuerpos en la sangre cuando ya se ha producido una reacción inmune a la enfermedad en el organismo del paciente.

La pandemia del coronavirus ha habituado a todos los ciudadanos a leer y escuchar el nombre de dos pruebas de detección para contagios de la COVID-19, los PCR y los test rápidos. Pero no son los únicos que utilizan los profesionales sanitarios para comprobar si una persona es portadora de la enfermedad que se ha extendido por todo el planeta.

Existe una tercera prueba serológica que ha estado siendo empleada, especialmente en algunos territorios del país. Se trata de los test ELISA, nombre que hace referencia a las siglas en inglés de ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas. Este método es una técnica de laboratorio que permite detectar anticuerpos en la sangre cuando ya se ha producido una reacción inmune al virus en el organismo del paciente.

También se usa para otras dolencias

Esta prueba se efectúa extrayendo sangre de una vena del interior del codo o del dorso de la mano. Posteriormente se envía a un laboratorio para su análisis. Antes de la aparición de la COVID-19, ya era habitualmente empleado para detectar VIH, cáncer en fases tempranas y hepatitis B, entre otras dolencias.

El Colegio de Médicos de Madrid recomendó recientemente que los test de ELISA y los PCR fueron los dos métodos fundamentales para localizar y controlar los positivos de coronavirus. Estos últimos para la detección de la enfermedad en sus fases iniciales en los casos activos y las pruebas ELISA cuando el paciente ya no presenta síntomas, con el objetivo de detectar o descartar la presencia de anticuerpos de la COVID-19.

 

Fuente: as.com

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Un estudio de la UMH detalla que 11 tratamientos de hepatitis C o cáncer de piel podrían funcionar contra la COVID-19

Un estudio de la UMH detalla que 11 tratamientos de hepatitis C o cáncer de piel podrían funcionar contra la COVID-19

Los investigadores han cribado entre 9.000 tratamientos algunos candidatos que posiblemente actuarían sobre el ciclo de vida viral y activarían el sistema inmune frente a la enfermedad.

Un estudio de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche identifica fármacos ya existentes que podrían ser efectivos contra la COVID-19. Mediante técnicas computacionales de biología estructural se han encontrado 20 medicamentos, ya en fase experimental o en investigación, cuyas características los hacen buenos candidatos para inhibir una enzima del virus SARS-CoV-2 durante los primeros estadios de la infección, según explican fuentes universitarias en un comunicado. Los resultados del estudio, fruto de una colaboración entre el profesor José Antonio Encinar de la UMH de Elche y el investigador Javier A. Menéndez, del Institut Català d’Oncologia, han sido publicados en la revista Viruses y podrían acortar el camino a un tratamiento efectivo de la enfermedad.

El estudio ha sido realizado entre marzo y abril, coincidiendo con el primer mes y medio de confinamiento. Los investigadores analizaron una base de datos de casi 9.000 fármacos aprobados por la Agencia de Medicamentos y Alimentación de los Estados Unidos (FDA, en sus siglas en inglés). Para predecir los compuestos con mayor afinidad frente a la enzima nsp16 del SARS-CoV-2, utilizaron técnicas de acoplamiento y dinámica moleculares de la proteína del virus y los distintos fármacos. Después de un primer cribado, seleccionaron los fármacos que podrían actuar sobre el ciclo de vida viral, teniendo en cuenta las características clínicas de la COVID-19. Finalmente, identificaron 11 medicamentos candidatos para su posterior validación experimental.

Algunos de los fármacos que muestran mejores resultados, que se diseñaron en principio para tratar la hepatitis C, el cáncer de piel trastornos de ansiedad, podrían ser reutilizados para activar el sistema inmune frente a la infección por SARS-CoV-2 y para atacar directamente al ácido ribonucleico viral.

Según la Universidad, en situaciones de pandemia y emergencia sanitaria como la actual resulta especialmente beneficioso encontrar tratamientos basados en principios activos ya aprobados para su uso. Este método acorta el tiempo de desarrollo de los fármacos y reduce su coste, en comparación con su diseño, estudio y fabricación partiendo de cero.

La publicación de este trabajo ha sido financiada por el proyecto “Una innovadora aproximación metabolómica inductiva para la identificación de metabolitos derivados de polifenoles de la dieta y sus dianas moleculares”, dotado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y concedido al grupo de “Compuestos bioactivos naturales”, cuyo investigador principal es el profesor de la UMH Vicente Micol y del que el profesor Encinar es miembro.

 

Fuente: diarioinformacion.com

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR