Expertos advierten sobre una ‘epidemia’ de enfermedad del hígado graso en jóvenes del Reino Unido

Expertos advierten sobre una ‘epidemia’ de enfermedad del hígado graso en jóvenes del Reino Unido

Un estudio encuentra un número considerable de jóvenes en riesgo de cáncer de hígado, diabetes y ataques cardíacos.

Los expertos advierten que los altos niveles de enfermedad del hígado graso entre los jóvenes, causados por el sobrepeso, podrían indicar una posible crisis de salud pública.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es bastante común entre los adultos mayores, detectable en aproximadamente una cuarta parte de la población. Sin embargo, un estudio ha encontrado que un número considerable de personas de 24 años también se ven afectados, lo que los pone en riesgo de sufrir problemas de salud más tarde, como el cáncer de hígado, la diabetes tipo 2 y los ataques cardíacos.

Investigadores de la Universidad de Bristol evaluaron a más de 4.000 jóvenes inscritos en un estudio longitudinal llamado ‘Los niños de los años 90’, establecido para seguir las vidas y la salud de los niños nacidos en 1991 y 1992 en Avon, Inglaterra.

A todos ellos se les realizó un ultrasonido a la edad de 18 años, que reveló que el 2,5% tenía una enfermedad de hígado graso no alcohólico. Cinco años más tarde, un nuevo tipo de exploración llamada elastografía transitoria o FibroScan detectó que más del 20% tenía depósitos de grasa en el hígado, o esteatosis, lo que indica una enfermedad del hígado graso no alcohólico. La mitad de ellos fueron clasificados como severos. Las exploraciones también encontraron que el 2,4% tenía fibrosis, cicatrización en el hígado. La cicatrización severa puede causar cirrosis.

Al presentar los resultados del estudio en el Congreso Internacional del Hígado en Viena, el Dr. Kushala Abeysekera, de la Universidad de Bristol, dijo: “Nos preocupaba descubrir que, con sólo 24 años de edad, uno de cada cinco tenía esteatosis y uno de cada 40 tenían evidencia de fibrosis, basada en los resultados de la elastografía, en un grupo de jóvenes en su mayoría asintomáticos, predominantemente caucásicos”.

“Los resultados de nuestro estudio sugieren que se necesita una mayor conciencia de salud pública sobre la enfermedad del hígado graso no alcohólico en adultos jóvenes en el Reino Unido”.

Le dijo a The Guardian que no esperaban ver estos niveles de enfermedad en los jóvenes. “Nadie los ha mirado antes con FibroScan. Este es un punto ciego en la práctica clínica”, explicó. “No miramos porque es poco probable que tengan alguna complicación”.

Necesitaban más datos y estarían siguiendo a los jóvenes en el estudio, dijo, pero “esto es potencialmente un presagio de lo que vendrá. Podemos ver un aumento en la enfermedad hepática avanzada grave. Puede pasar de los años 50 y 60 a los 40 y 50 debido a la epidemia”.

La gran mayoría de los jóvenes con enfermedad del hígado graso no alcohólico tenían sobrepeso, con un IMC superior a 25. Entre las personas con la mayor cantidad de depósitos de hígado graso, el 60% eran obesos.

El estudio excluyó a cualquier persona que bebiera mucho, pero habrá personas con enfermedad del hígado graso debido al sobrepeso y al consumo de alcohol.

Según los investigadores, la enfermedad es reversible si las personas consumen una buena dieta, vuelven a su peso normal, hacen ejercicio y beben solo con moderación, por lo que es necesario promover el mensaje de salud pública. Existe el peligro de que los jóvenes sean ajenos al riesgo a largo plazo que corren, según Abeysekera.

El profesor Philip Newsome, vicesecretario de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL), afirmó: “Estos datos resaltan el impacto del entorno obesogénico y, en particular, su papel en el desarrollo de la enfermedad del hígado graso no alcohólico en gran parte el sector más joven de la población. Esto requiere cambios rápidos en la política pública si queremos desactivar la bomba de tiempo de la obesidad y la enfermedad del hígado graso no alcohólico”.

 

Fuente: theguardian.com

Noticia traducida por ASSCAT

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Precio de 51 mil millones de dólares para eliminar la hepatitis C en 2030

Precio de 51 mil millones de dólares para eliminar la hepatitis C en 2030

Para lograr la eliminación de la hepatitis C en todo el mundo para el 2030, los gobiernos, los donantes y el sector privado deberán gastar 51 mil millones de dólares, pero la eliminación de la hepatitis C generará un beneficio económico de 19 mil millones de dólares para el 2030, según un modelo publicado en el Congreso Internacional del Hígado celebrado en Viena entre el 10 y el 14 de abril.

La hepatitis C causa alrededor de 400.000 muertes cada año en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció objetivos para la eliminación de la hepatitis C en 2015, y pidió a los países que diagnostiquen el 90% de los casos y traten al 80% de las personas diagnosticadas con hepatitis C para 2030.

La inversión en la eliminación de la hepatitis C todavía es limitada y, sin un gran aumento en la financiación, es poco probable que se cumplan los objetivos de eliminación. Sólo 12 países están en vías de cumplir los objetivos para 2030.

Para investigar qué combinación de intervenciones serán necesarias para lograr la eliminación de la hepatitis C y cuánto podrían costar, la profesora Margaret Hellard, del Burnet Institute, Melbourne, e investigadores de Barcelona, Boston, Glasgow y Lisboa modelaron los costes y los beneficios económicos y de salud de ampliación del diagnóstico y tratamiento entre 2018 y 2030.

Descubrieron que ampliar los servicios de reducción de daños, capacitar a los trabajadores de la salud, maximizar la detección y el tratamiento universal de la hepatitis C costaría 51 mil millones de dólares entre 2018 y 2030. Si la expansión comenzara de inmediato, el gasto alcanzaría un máximo de 5,7 mil millones de dólares en 2021.

El gasto a este nivel evitaría 12 millones de nuevas infecciones por hepatitis C y evitaría 2,1 millones de muertes para 2030.

Este nivel de gasto se compara con los 343 mil millones de dólares que se prevé gastar durante el mismo período en el tratamiento del VIH, la tuberculosis y la malaria. Mientras que gran parte de la carga de estas tres enfermedades recae en los países más pobres del mundo, la carga de la hepatitis C se extiende más ampliamente. Doce millones de los 71 millones de personas con hepatitis C viven en el Medio Oriente y el norte de África y otros 12 millones en el sudeste asiático, lo que sugiere que las finanzas internas para la eliminación de la hepatitis C pueden ser más viables si los costes de los medicamentos son asequibles.

Los investigadores también observaron el beneficio económico neto de prevenir infecciones y muertes, tanto en forma de costes de salud evitados como de productividad adicional como resultado de evitar una infección o la muerte. Encontraron que la máxima inversión en la eliminación comenzaría a ahorrar costes alrededor de 2027, de modo que para 2030, los países habrían ahorrado 19 mil millones de dólares. La cantidad de dinero ahorrado se aceleraría considerablemente después de 2030, de modo que para 2042 los países habrían ganado 150 mil millones de dólares en productividad y otros beneficios económicos, más que compensando el coste total de la eliminación.

Un progreso más lento hacia la eliminación (diagnosticar el 45% de las personas con hepatitis C para 2030) disminuiría los beneficios económicos, pero incluso si no se alcanzan los objetivos de eliminación en 2030, el modelo proyecta que los países comenzarán a experimentar ganancias en la productividad como resultado de inversiones posteriores a 2030.

Entre los beneficios económicos se encontraría una reducción en los costes de salud catastróficos, donde los hogares se desestabilizan por facturas médicas que no se pueden pagar, lo que lleva a la ruptura, la migración y la indigencia de los hogares.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Hellard M et al.The global investment case for hepatitis C elimination. The International Liver Congress, Vienna, abstract PS-065, 2019.

Noticia traducida por ASSCAT

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Impulso mundial para la curación de la hepatitis B lanzado en el Congreso Internacional de Hígado

Impulso mundial para la curación de la hepatitis B lanzado en el Congreso Internacional de Hígado

La estrategia científica global para curar la hepatitis B (la estrategia ICE-HBV) de la Coalición Internacional para Eliminar el VHB (ICE-HBV), un grupo mundial de investigadores, representantes de pacientes y organizaciones de salud, se dio a conocer el día de la inauguración de The International Liver Congress en Viena.

Más de 257 millones de personas en el mundo viven con una infección crónica de hepatitis B y más de 887.000 mueren debido a la infección cada año. La hepatitis B crónica causa casi el 40% del carcinoma hepatocelular, que es la segunda causa de mortalidad relacionada con el cáncer en todo el mundo.

La infección por hepatitis B no se puede curar porque el ADN viral persiste en las células del hígado, incluso cuando la producción de virus se suprime con un tratamiento antiviral. El virus también causa cambios permanentes en las células hepáticas que aumentan el riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular incluso cuando el virus de la hepatitis B (VHB) está completamente suprimido.

Al igual que en el caso del VIH, los científicos siguen dos enfoques para curar la infección por hepatitis B. Un enfoque es apuntar a una cura de esterilización, definida como la eliminación completa del cccDNA de la hepatitis B (ADN circular covalentemente cerrado) y el ADN integrado de las células hepáticas y el antígeno de superficie de la hepatitis B no detectable (HBsAg) en la sangre. El otro enfoque es lograr una cura funcional, definida ampliamente como HBsAg o ADN de VHB no detectable en la sangre después de la interrupción del tratamiento antiviral.

Los investigadores dicen que una cura funcional parece más alcanzable y apunta a la experiencia de millones de personas que curan la infección aguda por hepatitis B a través de una fuerte respuesta inmune dentro de los meses de exposición. Alrededor del 90% de los adultos expuestos a la hepatitis B eliminan la infección aguda, pero pueden tener una pequeña reserva de células infectadas con hepatitis B en el hígado. Uno de los objetivos de la estrategia ICE-HBV es comprender cómo se puede promover el control del sistema inmunitario de la hepatitis B en personas con infección crónica sin la necesidad de un tratamiento de por vida.

A más largo plazo, los científicos deben entender cómo medir el cccDNA del VHB en las células, cómo el cccDNA del VHB interactúa con las células huésped en el hígado y cuáles son los objetivos más prometedores para interferir con el ciclo de vida del cccDNA para reducir los niveles en las células hepáticas. También desean comprender otros pasos críticos en el ciclo de vida del VHB, ya que probablemente se necesiten terapias combinadas como las que se usan para curar la hepatitis C y suprimir el VIH para controlar o eliminar el VHB.

“Curar la hepatitis B no es un sueño imposible”, dijo Sharon Lewin, Directora del Instituto Peter Doherty para la Infección e Inmunidad de la Universidad de Melbourne, Australia. “Si bien la industria farmacéutica desarrollará nuevos medicamentos y los evaluará en ensayos clínicos, tenemos el imperativo ético y científico de fomentar las colaboraciones con científicos clínicos fuera de la industria si queremos ver un desarrollo de medicamentos exitoso, la facilitación de estudios clínicos, la correlación característica de curación, refinando los puntos finales del tratamiento e identificando a los mejores pacientes para los ensayos clínicos según el modo de acción (MoA) de los fármacos probados. La Estrategia Científica Global ICE-HBV puede ayudar a hacer que eso suceda y llevarnos al camino hacia una cura para el VHB”.

ICE-HBV está formado por grupos de trabajo científicos internacionales que reúnen a líderes en virología, inmunología, tecnología e investigación clínica del VHB, que han trabajado para identificar las prioridades de investigación para lograr una cura segura, escalable y asequible para la infección por hepatitis B.

 

Fuente: infohep.org

Noticia traducida por ASSCAT

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

El ácido obeticólico mejora la fibrosis hepática en personas con NASH

El ácido obeticólico mejora la fibrosis hepática en personas con NASH

El ácido obeticólico (Ocaliva) condujo a una mejora significativa en la fibrosis hepática relacionada con la esteatohepatitis no alcohólica (NASH, en sus siglas en inglés), que ofrece una posible opción futura para una enfermedad hepática cada vez más común sin buenas terapias actuales, informaron investigadores en el Congreso Internacional del Hígado en Viena.

El Dr. Zobair Younossi de Inova Fairfax Medical Campus en Falls Church, Virginia, quien presentó los hallazgos en una conferencia de prensa y en la sesión de apertura de la reunión, dijo que los resultados del estudio representan un “momento decisivo” para el campo, ya que este es el primer gran evento. Un ensayo clínico aleatorizado para mostrar un beneficio para una terapia NASH.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, en sus siglas en inglés) y su forma más grave, NASH, son responsables de una proporción creciente de la enfermedad hepática avanzada. La acumulación de grasa en el hígado provoca inflamación, que con el tiempo puede conducir al desarrollo de tejido cicatricial (fibrosis), cirrosis (cicatrización grave) y cáncer de hígado. La enfermedad del hígado graso está asociada con la obesidad y el síndrome metabólico, un problema creciente en todo el mundo. Al carecer de un tratamiento efectivo, la administración actual se basa en cambios en el estilo de vida, como la pérdida de peso y el ejercicio.

“Hay una necesidad urgente de regímenes de tratamiento eficaces para la NASH, una enfermedad hepática común que puede conducir a cirrosis, insuficiencia hepática y necesidad de trasplante”, dijo Younossi en un comunicado de prensa publicado por la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL). “Estos primeros resultados del estudio REGENERATE nos dan la esperanza de que pronto estará disponible un nuevo enfoque específico para el tratamiento de la NASH y potencialmente revertir parte del daño hepático asociado con esta importante enfermedad hepática”.

Younossi y sus colegas realizaron un estudio de fase 3 para evaluar el ácido obeticólico, u OCA, como tratamiento para la NASH. Los puntos finales primarios del estudio fueron la mejora de la fibrosis en al menos una etapa sin empeoramiento de la NASH, o la resolución de la NASH sin empeoramiento de la fibrosis.

OCA, de Intercept Pharmaceuticals, es un agonista del receptor farnesoide X (FXR) que activa los receptores que juegan un papel en el metabolismo de los lípidos y la regeneración hepática después de la lesión. Los estudios preclínicos mostraron que la activación de FXR protege contra el daño de la acumulación de grasa hepática, disminuye los niveles de lípidos en la sangre y mejora la sensibilidad a la insulina; un estudio previo de fase 2 mostró una mejoría en la fibrosis hepática y la histología. La OCA se está desarrollando como un tratamiento para la EHGNA y la colangitis biliar primaria, una enfermedad del conducto biliar.

El ensayo REGENERATE incluyó a personas con fibrosis de moderada a avanzada debido a NASH. El 44% tenía estadio F2 y el 56% tenía fibrosis en estadio F3. Alrededor del 60% eran mujeres, alrededor del 90% eran blancas y la edad promedio era de 55 años. Se excluyeron las personas con otras enfermedades crónicas del hígado, incluidas las hepatitis B o C, y las que tenían un consumo de alcohol “significativo”. Más de la mitad tenía diabetes y estaba tomando estatinas u otros medicamentos hipolipemiantes.

Los participantes fueron asignados al azar para recibir 10 mg o 25 mg de OCA o un placebo una vez al día. Las biopsias de hígado se realizaron al inicio del estudio y 18 meses después de comenzar el tratamiento. Un total de 931 personas se incluyeron en la población con intención de tratar.

Según un informe de Younossi, en un análisis interino de intención de tratar de 18 meses, el 23,1% de los participantes en el brazo de OCA de 25 mg y el 17,6% en el brazo de 10 mg experimentaron una mejoría de la fibrosis sin empeoramiento de la NASH, en comparación con el 11,9% en el grupo de placebo. Las diferencias entre ambos brazos OCA y el brazo placebo fueron estadísticamente significativas.

Aquellos que recibieron 25 mg de OCA también tuvieron más probabilidades de mostrar mejoría en la infiltración hepatocelular (35,1% versus 23,2% en el brazo de placebo) y la inflamación lobular (44,2% versus 35,7%, respectivamente). Los niveles de enzimas hepáticas ALT, AST y GGT, un indicador de la inflamación, disminuyeron de manera dependiente de la dosis, y más de la mitad lograron la normalización de ALT y AST.

En un análisis por protocolo de 668 personas que completaron al menos 15 meses de tratamiento y se sometieron a biopsias posteriores al tratamiento, el 38,0% de los del grupo de OCA de 25 mg experimentó al menos una mejoría en la etapa de fibrosis y el 13,3% tuvo al menos dos. Mejora de la etapa, mientras que el 13,1% tuvo empeoramiento de la fibrosis. En el grupo placebo, las proporciones casi iguales mejoraron y empeoraron.

El segundo criterio de valoración principal, la mejoría de la NASH sin empeoramiento de la fibrosis, no alcanzó el umbral de significación en la población con intención de tratar: 11,7% y 11,2%, respectivamente, en los brazos de OCA de 25 mg y 10 mg versus el 8,0% en el brazo de placebo. Sin embargo, en un análisis preespecificado que también incluyó un grupo exploratorio de personas con fibrosis leve (etapa F1), aquellos que recibieron 25 mg de OCA tuvieron una probabilidad significativamente mayor de experimentar la resolución NASH (14,9% versus 7,9% en el brazo de placebo).

La OCA fue generalmente segura y bien tolerada. Se produjeron eventos adversos graves en el 14% de las personas en el brazo de OCA 25 mg y en el 11% en los otros dos brazos. El efecto secundario más común fue el prurito o picazón, reportado por el 51% en el brazo de OCA 25 mg, el 28% en el brazo de 10 mg y el 19% en el brazo de placebo. Por lo general, esto fue de leve a moderado, pero el 9% en el grupo de OCA de dosis alta interrumpió el tratamiento debido al prurito. El colesterol LDL aumentó en la semana 4, pero retrocedió hacia el nivel de referencia al final del seguimiento.

El seguimiento está en curso para evaluar los resultados clínicos a largo plazo.

“El tratamiento con OCA 25 mg mejoró la fibrosis hepática, características histológicas clave de la esteatohepatitis y la bioquímica hepática, demostrando una eficacia constante con un perfil de eventos adversos general similar al de estudios anteriores”, concluyeron los investigadores.

Al comentar sobre el estudio, el subsecretario de la EASL, Philip Newsome, explicó: “Estos datos son muy interesantes, ya que demuestran por primera vez en un ensayo de fase 3 que la terapia médica, en este caso el ácido obeticólico, puede mejorar la fibrosis hepática en comparación con placebo: un objetivo clave del tratamiento en la NASH”.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Younossi Z et al. Results from REGENERATE: a phase 3 international, randomized, placebo-controlled study evaluating obeticholic acid treatment for NASH. The International Liver Congress, Vienna, abstract GS-07, 2019. Journal of Hepatology 70:e5, 2019

Noticia traducida por ASSCAT

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Un estudio piloto egipcio muestra que el inicio del tratamiento de la hepatitis C se puede lograr a gran escala en el mismo día

Un estudio piloto egipcio muestra que el inicio del tratamiento de la hepatitis C se puede lograr a gran escala en el mismo día

Investigaciones egipcias informaron en el Congreso Internacional del Hígado celebrado en Viena que la investigación de la hepatitis C, la confirmación de la infección crónica mediante pruebas de carga viral en el punto de atención y el inicio del tratamiento pueden lograrse en el mismo día.

Egipto tiene la mayor prevalencia de hepatitis C en el mundo y el gobierno egipcio está comprometido con un programa de eliminación masiva que apunta a detectar a 61 millones de adultos y 15 millones de adolescentes para 2020.

Para cualquier país, la cantidad de pasos que debe seguir una persona para ser diagnosticada y tratada para la hepatitis C plantea uno de los mayores desafíos para lograr la eliminación. Las personas que obtienen un resultado positivo del anticuerpo en una prueba de detección deben someterse nuevamente a una prueba para detectar una infección crónica mediante una prueba que puede detectar el virus de la hepatitis C, una prueba de ARN que requiere una prueba de laboratorio capaz de amplificar el material viral. Luego, las personas diagnosticadas con una infección crónica deben ser derivadas a una clínica donde puedan comenzar el tratamiento.

En cada una de estas etapas, existe el riesgo de que las personas se pierdan durante el seguimiento, ya que no reciben los resultados de las pruebas o no pueden asistir a una clínica. Reducir el riesgo de pérdida de seguimiento al tratar de realizar la mayor cantidad de intervenciones posible en una visita clínica, cerca del paciente, podría mejorar las tasas de diagnóstico y detección.

Egipto enfrenta desafíos para retener a las personas bajo cuidado porque muchas de las personas con hepatitis C viven en áreas rurales sin un fácil acceso a los hospitales. Para comprobar si era factible llevar a cabo pruebas de detección, diagnóstico y tratamiento a nivel de aldea, Gamal Shiha y sus colegas de la Universidad de Mansoura desarrollaron un programa de alcance comunitario diseñado para educar a las personas sobre la hepatitis C y comenzar el tratamiento rápidamente.

En la primera fase, el programa ‘Educar, diagnosticar y tratar’ se implementó en 73 aldeas y logró una cura en el 84% de las personas diagnosticadas con hepatitis C. El tratamiento se inició una media de 2 semanas después del diagnóstico.

Para probar si podrían acelerar el inicio del tratamiento, el grupo de Mansoura University utilizó la plataforma de pruebas Gene Xpert para realizar pruebas en el punto de atención para el ARN de la hepatitis C. Una máquina Gene Xpert puede realizar una prueba de carga viral en dos horas en cualquier lugar donde haya electricidad disponible, lo que la hace muy adecuada para las pruebas en el punto de atención. Las máquinas Gene Xpert ya se están utilizando ampliamente para llevar a cabo pruebas de punto de atención para la tuberculosis y el VIH en África subsahariana.

Los investigadores también llevaron equipos de imagen y ultrasonidos de FibroScan a aldeas para realizar pruebas de fibrosis en personas diagnosticadas con hepatitis C e hicieron pruebas en el punto de atención de enzimas hepáticas.

El ejercicio de selección empleó a dos médicos, dos radiólogos, dos operadores de FibroScan, un farmacéutico, cuatro especialistas de laboratorio, siete enfermeras y dos personal de entrada de datos.

La proyección comenzó a las 9 am. A las 10 am se realizaron 100 pruebas de anticuerpos, de las cuales 16 fueron positivas. Se confirmó que once de los 16 eran ARN positivos al mediodía y el tratamiento se ofreció a estos pacientes a las 12.30 pm. Durante el intervalo entre el resultado de la prueba de anticuerpos y el resultado de la prueba de ARN, las once personas se sometieron a una exploración con FibroScan y ultrasonido y pruebas de sangre para la función hepática y renal.

475 personas fueron examinadas en un día, 43 fueron positivas a ARN y 40 comenzaron el tratamiento el mismo día. Tres personas no comenzaron el tratamiento: una mujer embarazada y dos con lesiones hepáticas.

“El estudio piloto fue realizado por la fundación caritativa egipcia ELRIAH, y ofrece un modelo claro para países de bajos ingresos, y países con bajos índices de vinculación a la atención como Estados Unidos”, explicó el Dr. Gamal Shiha, jefe de la caridad y líder del estudio piloto.

 

Fuente: infohep.org

Referencia:

Shiha GS et al. Towards HCV elimination: Feasibility of complete linkage to care by testing and treatment on the same day as screening: a pilot study. The International Liver Congress, Vienna, abstract PS-069, 2019.

Noticia traducida por ASSCAT

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Combinaciones de fármacos pangenotípicos contra la hepatitis C curan a casi todas las personas que completan el tratamiento, según estudios de la vida real

Combinaciones de fármacos pangenotípicos contra la hepatitis C curan a casi todas las personas que completan el tratamiento, según estudios de la vida real

Las píldoras combinadas de una vez al día que pueden tratar todos los genotipos de la infección por hepatitis C están curando a casi todas las personas que completan un ciclo de tratamiento, y las tasas de abandono durante el tratamiento son bajas, según informaron los grandes estudios de cohorte de la “vida real” presentados en The International Liver Congress (ILC2019), celebrado en Viena del 10 al 14 de abril.

Los hallazgos muestran que los tratamientos disponibles en la actualidad a gran escala tienen el potencial de eliminar la hepatitis C en la población, si son asequibles y si las personas pueden ser diagnosticadas y atendidas.

Sofosbuvir / velpatasvir (Epclusa) es un tratamiento pangenotípico de una sola pastilla para la hepatitis C. Combina un inhibidor de NS5A (sofosbuvir) y un inhibidor de NS5B (velpatasvir). Se dosifica sin ribavirina, durante 12 semanas. Epclusa es comercializada por Gilead Sciences. Versiones genéricas de la combinación también se están fabricando en la India.

Sofosbuvir / velpatasvir es una de las opciones de tratamiento simplificadas que se pueden prescribir sin genotipificación para el tratamiento de corta duración de la hepatitis C con un bajo riesgo de eventos adversos. La principal alternativa a Epclusa es el glecaprevir / pibrentasvir (Maviret), comercializado por AbbVie, que también es un tratamiento pangenotípico que puede administrarse una vez al día sin ribavirina.

La Dra. Alessandria Mangia presentó datos sobre los resultados del tratamiento en el mundo real en 5.340 personas en 12 cohortes clínicas en Europa y América del Norte que comenzaron el tratamiento antes de noviembre de 2018. El estudio excluyó los datos sobre los resultados en personas con cirrosis descompensada o una historia previa de tratamiento con sofosbuvir o daclatasvir, y los resultados de las personas tratadas durante más de 12 semanas.

Los participantes de la cohorte tenían una edad media de 54 años, el 52% eran hombres, el 3,7% tenía coinfección por el VIH, el 13,2% eran usuarios actuales o anteriores de drogas inyectables y el 20,7% tenía cirrosis compensada. El 30% tenía infección por genotipo 1 y el 33% tenía infección por genotipo 3.

Mediante el análisis de intención de tratar (todos los que comenzaron el tratamiento), el 92,7% logró una respuesta virológica sostenida 12 semanas después de completar el tratamiento (RVS12). De los que no alcanzaron la RVS12, más de dos tercios se perdieron durante el seguimiento y el 26% suspendió el tratamiento temprano por razones no especificadas. En general, el 1,4% de los que iniciaron el tratamiento experimentaron una falla virológica.

En general, menos de una de cada 20 personas se perdió durante el seguimiento o no pudo completar el curso de tratamiento y es probable que estos pacientes respondan a un curso futuro de tratamiento si vuelven a participar en la atención.

Por análisis por protocolo (todos los que completaron un curso de tratamiento de 12 semanas), el 98,5% logró una RVS. No hubo diferencias en la respuesta al tratamiento por genotipo o estadio de fibrosis, ni por las características del paciente.

Investigadores alemanes presentaron un análisis de los resultados del tratamiento en 1.698 adultos tratados con glecaprevir / pibrentasvir (Maviret) que se incluyeron en el Registro Alemán de Hepatitis C (DHC-R). La población de estudio fue predominantemente masculina (69%) con una edad media de 43 años. El 53% tenía infección por genotipo 1 y el 35% tenía infección por genotipo 3. La mayoría de las personas (84%) no tenían experiencia previa con el tratamiento y estaban libres de cirrosis, por lo que fueron tratadas durante 8 semanas.

Un poco más de una cuarta parte de la cohorte estaba recibiendo terapia de sustitución de opioides, el 3% eran usuarios activos de drogas y el 15% tenía un trastorno de salud mental.

“Éstas son todas las comorbilidades importantes encontradas en la práctica clínica que a menudo han llevado a que el tratamiento se aplazara en el pasado”, explicó el profesor Markus Cornberg de la Escuela de Medicina de Hannover en Alemania, quien presentó los hallazgos del estudio.

En la población con intención de tratar, la tasa de RVS a las 12 semanas después del final del tratamiento con glecaprevir / pibrentasvir fue del 97% (964/998). No hubo diferencia en la tasa de respuesta por genotipo o subgrupo. El glecaprevir / pibrentasvir fue generalmente bien tolerado con tres personas que interrumpieron el tratamiento debido a eventos adversos. Seis individuos tuvieron reinfección del virus de la hepatitis C (VHC) después del tratamiento y cinco individuos tuvieron una recaída virológica.

“Encontramos que el tratamiento con G / P (glecaprevir / pibrentasvir) es seguro y altamente efectivo, y conduce a mejoras significativas en el bienestar físico y mental informado, a través de esta gran cohorte, principalmente sin tratamiento, de individuos infectados por el VHC con pacientes con comorbilidades”, dijo el profesor Cornberg.

 

Fuente: infohep.org

Referencias:

Cornberg M et al. Real-world safety, effectiveness, and patient-reported outcomes in patients with chronic hepatitis C virus infection treated with glecaprevir/pibrentasvir: Data from the German Hepatitis C-Registry. The International Liver Congress, Vienna, abstract GS-07, 2019.

Mangia A et al. Global real-world evidence of sofosbuvir/velpatasvir as a simple-effective regimen for the treatment of chronic hepatitis C: integrated analysis of 12 clinical practice cohorts. The International Liver Congress, Vienna, abstract GS-01, 2019.

Noticia traducida por ASSCAT

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR