AASLD: Información clínica para miembros de equipos de salud que atienden pacientes con enfermedades del hígado y receptores de trasplante hepático durante la pandemia de COVID-19

AASLD: Información clínica para miembros de equipos de salud que atienden pacientes con enfermedades del hígado y receptores de trasplante hepático durante la pandemia de COVID-19

Este documento representa la opinión colectiva de sus autores y ha sido aprobado por la Junta Directiva de la AASLD a partir de la fecha de publicación. Su uso es voluntario y su fin es proporcionar información a los proveedores de cuidados médicos de hepatología y trasplante hepático. Este documento no es una guía de práctica sujeta a rigor metódico según la definición de Health and Medicine Division of the National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine (anteriormente Institute of Medicine), ni tampoco se ha utilizado el sistema de calificación GRADE (Grading of Recommendations, Assessment, Development, and Evaluation). El documento no define un estándar de práctica o un estándar de atención. No debe considerarse como incluyente de todos los tratamientos o métodos de atención médica adecuados, ni pretende sustituir el juicio profesional independiente del proveedor. Hospitales, clínicas y consultorios privados debe tener en cuenta las normas, prácticas y circunstancias locales.

Perspectiva general y razón fundamental

La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), causada por el virus SARS-CoV-2, se está extendiendo rápidamente en todo el mundo. Los hospitales y proveedores de atención médica en los Estados Unidos se están preparando para un previsible aumento de los pacientes críticos, pero pocos están totalmente equipados para manejar esta nueva enfermedad. Sin embargo, todos debemos hacer nuestra parte para instruir y aconsejar a nuestros pacientes así como preparar nuestras clínicas y hospitales para enfrentar los drásticos cambios necesarios para mitigar la propagación del SARS-CoV-2 o corremos el riesgo de ver superada la capacidad de nuestro sistema sanitario. Además, debemos seguir gestionando la atención de nuestros pacientes con enfermedad hepática y nuestros receptores de trasplante de hígado, donde surgirán problemas logísticos y farmacológicos únicos. De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), los siguientes grupos de pacientes tienen riesgo de una presentación de COVID-19 más grave: pacientes >65 años, pacientes con problemas cardiovasculares, diabetes mellitus, obesidad mórbida, con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), o con enfermedad crónica hepática. Sin embargo, si bien el CDC considera que las personas con enfermedad crónica del hígado tienen un mayor riesgo, no está claro si los pacientes con cirrosis, aquellos con hepatitis autoinmune en tratamiento con inmunosupresores, y pacientes pre y post trasplante en tratamiento con inmunosupresores un mayor riesgo de COVID-19 grave.

Debido a la cantidad extraordinaria de datos que emergen rápidamente sobre COVID-19, es difícil para cualquier clínico mantenerse al tanto de toda la información pertinente. La intención de este documento es informar sobre los datos disponibles respecto del COVID-19, y cómo esta enfermedad puede afectar a los hepatólogos y a otros miembros de equipos de salud responsables de pacientes con enfermedades del hígado y a sus pacientes. Nuestro objetivo es proporcionar una guía para el desarrollo de recomendaciones clínicas y políticas, para mitigar el impacto de la pandemia de COVID-19 en pacientes con enfermedades hepáticas y el equipo de salud a su cargo. Teniendo en cuenta que el SARS-CoV-2 puede transmitirse desde individuos asintomáticos, incluidos los niños, así como, puede detectarse en las heces después de la eliminación viral del tracto respiratorio, estas recomendaciones han sido generadas para proteger a nuestros pacientes, comunidades y trabajadores de la salud. Datos de China, Italia y España, con informes asombrosos de Italia, indican que hasta el 20% de los trabajadores de la salud que atienden a pacientes con COVID-19 pueden infectarse. Debemos trabajar rápidamente para contener la propagación del SARS-CoV-2 y para garantizar que se preservará la capacidad de nuestro sistema de atención médica, incluida la capacidad de detectar el virus y mantener la disponibilidad de camas de unidades de cuidados intensivos (UCI), ventiladores y trabajadores de la salud.

Para descargar el documento completo, clicar aquí.

 

Fuente: aasld.org

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Acceso al tratamiento de hepatitis C y cuidados de personas que se inyectan drogas: desatendiendo a las personas más desproporcionadamente afectadas

Acceso al tratamiento de hepatitis C y cuidados de personas que se inyectan drogas: desatendiendo a las personas más desproporcionadamente afectadas

La obtención de datos precisos y de alta calidad sobre la hepatitis C siguen siendo una lucha para los países que están ampliando el acceso al tratamiento, expandiendo los servicios de diagnóstico y desarrollando sus planes nacionales de hepatitis. Hay poca información sobre cómo las personas que se inyectan drogas se tienen en cuenta en los planes nacionales de hepatitis y en qué medida están siendo testadas, tratadas y derivadas a servicios de reducción de daños y otros cuidados sanitarios. Los datos provenientes de la base de datos colaborativa, pública y gratuita, mapCrowd, se recopilaron entre el 9 de abril y el 30 de octubre de 2019 de más de 44 países, proporcionados por 60 contribuyentes de mapCrowd.

Para complementar sus aportaciones, llevamos a cabo una revisión de la literatura e intercambio de información con la Organización Mundial de la Salud y la Reducción de Daños Internacional. Conseguimos recopilar información actualizada sobre los siguientes puntos:

  • Número estimado de personas que se inyectan drogas.
  • Prevalencia nacional estimada de anticuerpos de VHC y viremia entre las personas que se inyectan drogas.
  • Existencia de varias restricciones de tratamiento, incluida la abstinencia de sustancias.
  • Estimación del uso de tratamiento en la población general y entre las personas que se inyectan drogas.
  • Si los servicios de reducción de daños están incluidos en las políticas nacionales.

Basándonos en estos datos, resumimos los resultados clave, señalando que los contribuyentes en cada país facilitaron datos específicos de proyectos y pueden no aportar una visión integral de todas las realidades que enfrentan las personas que se inyectan drogas y sus necesidades de salud, incluido el VHC.

Este resumen ejecutivo tiene como objetivo proporcionar evidencia complementaria para los activistas relacionada con el acceso al tratamiento de la hepatitis C y las personas que se inyectan drogas, lo que podría ayudar a informar las campañas nacionales y regionales.

Para leer el resumen ejecutivo completo, clicar aquí.

 

Fuente: hepcoalition.org

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Eliminación de la hepatitis C. Documento
de posicionamiento de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH)

Eliminación de la hepatitis C. Documento
de posicionamiento de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH)

La Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) está convencida de que la eliminación de la hepatitis C en España es posible siempre y cuando seamos capaces de emplear los recursos y las herramientas necesarias para la misma.

Este documento refleja la posición de la AEEH respecto a la eliminación del virus de la hepatitis C (VHC), estableciendo una amplia serie de recomendaciones que se pueden agrupar en cinco categorías:

1) Cribado del VHC en función de la edad, de la existencia de factores de riesgo clásicos de adquisición de la infección, búsqueda activa de pacientes diagnosticados con anterioridad y desarrollo de estrategias de microeliminación en poblaciones vulnerables.

2) Simplificación del diagnóstico del VHC (diagnóstico en un solo paso y diagnóstico en el punto de atención del paciente).

3) Simplificación del tratamiento de los pacientes y mejora de los circuitos asistenciales.

4) Medidas de política sanitaria.

5) Establecimiento de indicadores de eliminación del VHC.

Puedes descargar el documento completo en PDF, clicando aquí.

 

Fuente: Gastroenterología y Hepatología

Referencia: Crespo J, et al. Eliminación de la hepatitis C. Documento de posiciona- miento de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH). Gastroenterol Hepatol. 2019. https://doi.org/10.1016/j.gastrohep.2019.09.002

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Revista digital asscatinform@ número 22

Revista digital asscatinform@ número 22

Con motivo del Día Mundial de la Hepatitis 2019, ASSCAT ha publicado el 28 de julio la revista digital asscatinform@ nº22.

En este ejemplar puedes encontrar varios artículos de tu interés si quieres aprender sobre las hepatitis víricas y las enfermedades hepáticas.

Haz click en la imagen para descargar el PDF.

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Desde aquí puedes compartir esta publicación. ¡Gracias!

Libro Blanco: Superar las barreras para el diagnóstico de la hepatitis viral: el papel de la sociedad civil y la comunidad afectada en la búsqueda de los “millones perdidos”

Libro Blanco: Superar las barreras para el diagnóstico de la hepatitis viral: el papel de la sociedad civil y la comunidad afectada en la búsqueda de los “millones perdidos”

Este Libro Blanco, elaborado por la World Hepatitis Alliance (WHA), presenta recomendaciones para superar las barreras existentes para diagnosticar las hepatitis B y C. Reconoce el progreso realizado desde la adopción de la Estrategia del Sector de la Salud Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la hepatitis viral, 2016-2021, incluida la nueva guía de prueba de la OMS que muchos países están comenzando a implementar, pero también que nueve de cada diez personas con hepatitis viral en el mundo permanecen sin diagnosticar. Las recomendaciones se basan en una encuesta multinacional encargada por la WHA sobre las barreras al diagnóstico de hepatitis viral y una reunión mundial de partes interesadas celebrada en Londres en mayo de 2018 para discutir los hallazgos de la encuesta y el papel de la sociedad civil y la comunidad afectada en abordar estas barreras.

Las cinco principales barreras para el diagnóstico de las hepatitis B y C, según la encuesta mundial, son:

1) Falta de conocimiento público de las enfermedades.

2) Falta de conocimiento de la hepatitis viral entre los profesionales sanitarios.

3) Falta de pruebas de fácil acceso.

4) Estigma y discriminación.

5) Gastos para la población.

Superar estas barreras será fundamental si queremos llegar a la eliminación. Las recomendaciones contenidas en este Libro Blanco resaltan que los marcos existentes deberían usarse para educar mejor, aumentar la conciencia y combatir el estigma y la discriminación; se requieren estrategias de prueba específicas con integración en los servicios existentes; la prueba debe ser ordenable y accesible; la vinculación con la atención debe ocurrir en todos los servicios de detección; y es esencial que la sociedad civil y la comunidad afectada participen en todas estas acciones.

La sociedad civil y la comunidad afectada tienen un papel único e importante que desempeñar para abordar las barreras al diagnóstico de la hepatitis viral; sin embargo, para facilitar una respuesta más efectiva, se requiere un enfoque de múltiples partes interesadas y los gobiernos deberán crear un entorno propicio que fomente la colaboración. Además, todos los países deben garantizar que las personas diagnosticadas con hepatitis B o hepatitis C estén relacionadas con la atención lo más rápido posible.

Introducción

Se estima que 290 millones (89%) de los 325 millones de personas que viven con hepatitis B y C desconocen que están infectados (OMS, 2017), independientemente del género, la edad, el origen étnico o la geografía. Esto los pone en riesgo de transmitir, sin saberlo, el virus a otras personas y desarrollar manifestaciones extrahepáticas (por ejemplo, enfermedades autoinmunes, diabetes), complicaciones hepáticas, incluida la enfermedad hepática terminal en etapa final y el cáncer de hígado. Sin una ampliación masiva de la concienciación junto con los servicios de diagnóstico, para garantizar que todos los infectados se hagan la prueba, las tasas de tratamiento no aumentarán y las tasas de infección pueden aumentar (European Union HCV Collaborators, 2017).

Hoy en día, existe un marco de políticas para combatir y eliminar la hepatitis viral. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, adoptados por todos los países en 2015, convocan a combatir la hepatitis viral (Naciones Unidas, 2015) y en 2016 la Organización Mundial de la Salud (OMS) adoptó la Estrategia Mundial del Sector de la Salud sobre la Hepatitis Viral, 2016-2021 (GHSS, en sus siglas en inglés), que estableció el objetivo de eliminar la hepatitis viral como una amenaza para la salud pública en 2030 y, específicamente, para que el 30% de las personas infectadas conozcan su estado en 2020 y el 90% para 2030 (OMS, 2016). Por lo tanto, sin encontrar estos “millones perdidos” y vincularlos a la atención, los esfuerzos para eliminar la hepatitis viral fallarán.

El programa “Find the Missing Millions”, iniciado por la World Hepatitis Alliance (WHA) en 2018, es un esfuerzo de tres años destinado a ayudar a los países a alcanzar los objetivos de diagnóstico con los que se comprometieron cuando adoptaron la estrategia de la OMS para la hepatitis viral. El programa se basa en la misión de la WHA de “aprovechar el poder de las personas que viven con hepatitis virales para lograr su eliminación” y este Libro Blanco destaca cómo la participación de la sociedad civil y la comunidad afectada puede fortalecer la respuesta. Si bien reconoció la gran cantidad de trabajo hasta la fecha, incluida la guía de pruebas de hepatitis viral de asociaciones clínicas y agencias técnicas (AASLD, 2018; Chávez, 2013; EASL, 2018; Omata, 2016; OMS, 2017b), la WHA, trabajando con expertos y socios clave de todo el mundo desarrolló una serie de recomendaciones complementarias, que se detallan a continuación, y se centran en el papel que la sociedad civil y la comunidad afectada tienen en la ampliación de los servicios de diagnóstico equitativos para encontrar a los millones que faltan.

Puedes descargar el Libro Blanco completo clicando aquí.

 

Fuente: World Hepatitis Alliance (WHA)

Traducido por ASSCAT

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Unas 80.000 personas tendrían infección activa por hepatitis C en España

Unas 80.000 personas tendrían infección activa por hepatitis C en España

Casi una cuarta parte de estas personas desconocerían que están infectadas.

Un equipo de investigadores españoles ha llevado a cabo un estudio (impulsado desde el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social) con el objeto de establecer la prevalencia de anticuerpos frente a la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) en la población general española, así como la prevalencia de infección activa por VHC y los factores asociados a dichas prevalencias.

Un estudio similar al presente ya había sido llevado a cabo en el año 1996, pero los datos habían quedado manifiestamente desactualizados tanto por el paso del tiempo como por los cambios epidemiológicos y terapéuticos acaecidos en los últimos 20 años. El nuevo estudio se realizó entre mayo de 2017 y mayo de 2018.

La población seleccionada fueron personas con edades comprendidas entre los 2 y los 80 años. Estas personas fueron seleccionadas aleatoriamente en centros de salud (principalmente centros de atención primaria) y en algunos casos se realizó una criba por número de tarjeta sanitaria para completar determinados subgrupos poblacionales de edad. El objetivo era que la muestra fuera representativa de la sociedad española, tanto en lo relativo a la edad como al país de origen. Ello, en general, se consiguió, aunque hubo una ligera sobrerrepresentación de las mujeres en el estudio producto de que rechazaron en menor medida la participación que los hombres.

La población final del estudio estuvo formada por 9.103 personas, de las que 66 obtuvieron resultados positivos a las pruebas de detección de anticuerpos frente al VHC. Ello conllevó una prevalencia ponderada de anticuerpos frente al VHC del 0,69% (intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 0,50%-0,87%). En 17 de las personas con anticuerpos se detectó ARN del VHC correspondiendo con una prevalencia ponderada de infección activa por VHC del 0,17% (IC 95%: 0,08%-0,28%). Teniendo en cuenta que la población española en 2018 era de 46,720.000 personas, ello permitiría concluir que en España habría un total de 79.424 personas con infección activa por el VHC. Ello supone una importante reducción en los últimos años, ya que más de 110.000 personas lograron curarse entre los años 2015 y 2018 gracias a los antivirales de acción directa.

De los 17 casos detectados en el presente estudio, 13 eran conocedores de que vivían con el VHC, de lo que podría concluirse que el 24% de las personas con el VHC en España desconocerían que están infectadas.

Dado que no se halló ningún caso de infección por VHC por debajo de los 20 años, la mayor parte de los análisis fueron llevados a cabo teniendo en cuenta únicamente a las 7.565 personas con edades comprendidas entre los 20 y los 80 años.

En este grupo poblacional la prevalencia ponderada de anticuerpos frente al VHC fue del 0,85% (IC 95%: 0,64%-1,08%) y la prevalencia ponderada de infección activa fue de 0,22% (IC 95%: 0,12%-0,32%). En los casos con infección activa el genotipo más frecuente fue el 1b (41,18%), seguido por el 1a (23,53%), el 3a (11,76%), el 2c (5,88%) y el 4a (5,88%).

La prevalencia de anticuerpos frente al VHC fue significativamente superior en hombres (1,24%) que en mujeres (0,46%). Dicha prevalencia aumentó con la edad, aunque se hallaron dos importantes picos: las personas de entre 50 y 59 años (donde la prevalencia era del 1,56%) y aquellas de entre 70 y 80 años (donde la prevalencia era del 1,63%). Estos dos picos se corresponden con dos contextos muy diferentes: el uso extensivo de drogas intravenosas durante la década de 1980 (en el pico de 50-59 años) y el uso extensivo de intervenciones de salud o salud pública en condiciones inadecuadas para prevenir la transmisión del VHC tales como transfusiones antes de 1990 y/o uso jeringuillas no estériles antes de 1975 (en el pico de personas de entre 70 y 80 años).

En el grupo de personas con edades entre los 50 y los 59 años, el incremento de la prevalencia de anticuerpos vino claramente guiado por el aumento en hombres (llegando a alcanzar el 3% frente al 0,14% en mujeres). De hecho, las tasas de prevalencia en mujeres fueron mucho más estables e inferiores a las observadas en hombres a lo largo de todos los grupos de edad a excepción del grupo de entre 70 y 80 años, donde la tasa de prevalencia de anticuerpos frente al VHC fue ligeramente superior en mujeres (1,65% frente a 1,61% en hombres).

Aunque la prevalencia de anticuerpos fue superior en personas nacidas fuera de España, la diferencia no alcanzó valores estadísticamente significativos.

El porcentaje de personas con edades entre los 20 y los 80 años nacidas fuera de España en el estudio fue del 6,4%, claramente inferior al 16% observado en la población general. Ello podría ser debido a las dificultades en el acceso al sistema sanitario de personas inmigrantes que han sido interpuestas en los últimos años, especialmente tras la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 16/2012. Como la captación de participantes se dio en el ámbito sanitario, no se pudo contar con datos de quienes no pueden acceder al sistema sanitario.

Respecto al nivel de estudios, tener estudios primarios o inferiores se asoció muy notablemente a una mayor prevalencia de tener anticuerpos frente al VHC en hombres (en ese grupo poblacional la prevalencia superó el 2,5%).

Los resultados del presente estudio pueden ser una herramienta muy importante de cara a cuantificar el coste de tratar a todas las personas con el VHC ya diagnosticadas y el de diagnosticar y tratar a la cuarta parte que aún lo desconocen. También puede ser una herramienta de negociación con las compañías farmacéuticas para que reduzcan el precio de los antivirales de acción directa a cambio de diagnosticar y tratar a un mayor número de personas.

Por otro lado, entre las oportunidades perdidas por el estudio destacan el hecho de no haber registrado orientaciones sexuales ni aportar información detallada sobre el uso de drogas, dos factores muy importantes en los nuevos casos de infección por VHC vinculados, por ejemplo, al ChemSex.

 

Fuente: Elaboración propia (gTt-VIH).

Referencia: Grupo de trabajo del estudio de prevalencia de la infección por hepatitis C en población general en España; 2017-2018. Resultados del 2º Estudio de Seroprevalencia en España (2017-2018). Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social; 2019.

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR