Libro Blanco: Superar las barreras para el diagnóstico de la hepatitis viral: el papel de la sociedad civil y la comunidad afectada en la búsqueda de los “millones perdidos”

Libro Blanco: Superar las barreras para el diagnóstico de la hepatitis viral: el papel de la sociedad civil y la comunidad afectada en la búsqueda de los “millones perdidos”

Este Libro Blanco, elaborado por la World Hepatitis Alliance (WHA), presenta recomendaciones para superar las barreras existentes para diagnosticar las hepatitis B y C. Reconoce el progreso realizado desde la adopción de la Estrategia del Sector de la Salud Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la hepatitis viral, 2016-2021, incluida la nueva guía de prueba de la OMS que muchos países están comenzando a implementar, pero también que nueve de cada diez personas con hepatitis viral en el mundo permanecen sin diagnosticar. Las recomendaciones se basan en una encuesta multinacional encargada por la WHA sobre las barreras al diagnóstico de hepatitis viral y una reunión mundial de partes interesadas celebrada en Londres en mayo de 2018 para discutir los hallazgos de la encuesta y el papel de la sociedad civil y la comunidad afectada en abordar estas barreras.

Las cinco principales barreras para el diagnóstico de las hepatitis B y C, según la encuesta mundial, son:

1) Falta de conocimiento público de las enfermedades.

2) Falta de conocimiento de la hepatitis viral entre los profesionales sanitarios.

3) Falta de pruebas de fácil acceso.

4) Estigma y discriminación.

5) Gastos para la población.

Superar estas barreras será fundamental si queremos llegar a la eliminación. Las recomendaciones contenidas en este Libro Blanco resaltan que los marcos existentes deberían usarse para educar mejor, aumentar la conciencia y combatir el estigma y la discriminación; se requieren estrategias de prueba específicas con integración en los servicios existentes; la prueba debe ser ordenable y accesible; la vinculación con la atención debe ocurrir en todos los servicios de detección; y es esencial que la sociedad civil y la comunidad afectada participen en todas estas acciones.

La sociedad civil y la comunidad afectada tienen un papel único e importante que desempeñar para abordar las barreras al diagnóstico de la hepatitis viral; sin embargo, para facilitar una respuesta más efectiva, se requiere un enfoque de múltiples partes interesadas y los gobiernos deberán crear un entorno propicio que fomente la colaboración. Además, todos los países deben garantizar que las personas diagnosticadas con hepatitis B o hepatitis C estén relacionadas con la atención lo más rápido posible.

Introducción

Se estima que 290 millones (89%) de los 325 millones de personas que viven con hepatitis B y C desconocen que están infectados (OMS, 2017), independientemente del género, la edad, el origen étnico o la geografía. Esto los pone en riesgo de transmitir, sin saberlo, el virus a otras personas y desarrollar manifestaciones extrahepáticas (por ejemplo, enfermedades autoinmunes, diabetes), complicaciones hepáticas, incluida la enfermedad hepática terminal en etapa final y el cáncer de hígado. Sin una ampliación masiva de la concienciación junto con los servicios de diagnóstico, para garantizar que todos los infectados se hagan la prueba, las tasas de tratamiento no aumentarán y las tasas de infección pueden aumentar (European Union HCV Collaborators, 2017).

Hoy en día, existe un marco de políticas para combatir y eliminar la hepatitis viral. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, adoptados por todos los países en 2015, convocan a combatir la hepatitis viral (Naciones Unidas, 2015) y en 2016 la Organización Mundial de la Salud (OMS) adoptó la Estrategia Mundial del Sector de la Salud sobre la Hepatitis Viral, 2016-2021 (GHSS, en sus siglas en inglés), que estableció el objetivo de eliminar la hepatitis viral como una amenaza para la salud pública en 2030 y, específicamente, para que el 30% de las personas infectadas conozcan su estado en 2020 y el 90% para 2030 (OMS, 2016). Por lo tanto, sin encontrar estos “millones perdidos” y vincularlos a la atención, los esfuerzos para eliminar la hepatitis viral fallarán.

El programa “Find the Missing Millions”, iniciado por la World Hepatitis Alliance (WHA) en 2018, es un esfuerzo de tres años destinado a ayudar a los países a alcanzar los objetivos de diagnóstico con los que se comprometieron cuando adoptaron la estrategia de la OMS para la hepatitis viral. El programa se basa en la misión de la WHA de “aprovechar el poder de las personas que viven con hepatitis virales para lograr su eliminación” y este Libro Blanco destaca cómo la participación de la sociedad civil y la comunidad afectada puede fortalecer la respuesta. Si bien reconoció la gran cantidad de trabajo hasta la fecha, incluida la guía de pruebas de hepatitis viral de asociaciones clínicas y agencias técnicas (AASLD, 2018; Chávez, 2013; EASL, 2018; Omata, 2016; OMS, 2017b), la WHA, trabajando con expertos y socios clave de todo el mundo desarrolló una serie de recomendaciones complementarias, que se detallan a continuación, y se centran en el papel que la sociedad civil y la comunidad afectada tienen en la ampliación de los servicios de diagnóstico equitativos para encontrar a los millones que faltan.

Puedes descargar el Libro Blanco completo clicando aquí.

 

Fuente: World Hepatitis Alliance (WHA)

Traducido por ASSCAT

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Informe del proyecto HEPAHEALTH: Factores de riesgo y la carga de la enfermedad hepática en Europa y algunos países de Asia Central

Informe del proyecto HEPAHEALTH: Factores de riesgo y la carga de la enfermedad hepática en Europa y algunos países de Asia Central

HEPAHEALTH es el segundo resumen encargado por EASL sobre la carga de la enfermedad hepática en Europa. Esta nueva iniciativa abarca la región de la UE, así como la situación en Islandia, Kazajstán, Noruega, Rusia, Serbia, Suiza y Uzbekistán, un total de 35 países.

Los objetivos de este último informe fueron:

  • Informar sobre la última epidemia de hepatopatía en la región europea más amplia.
  • Presentar los datos sobre los principales factores de riesgo de enfermedad hepática.
  • Llevar a cabo una revisión sobre intervenciones de salud pública.

Desde que publicamos nuestro primer resumen en 2013, la carga de la enfermedad hepática no ha mejorado. Por el contrario, la prevalencia aumenta o se estanca en la mayoría de los países encuestados. En particular, la mortalidad por cáncer de hígado ha aumentado y sólo unos pocos países han visto una disminución o incluso una estabilización en las tasas desde 1980.

¿Por qué sucede esto?

La región europea es el mayor consumidor de bebidas alcohólicas en el mundo y los esfuerzos para reducir el consumo de alcohol se estancan en muchos países. Del mismo modo, las tasas de obesidad han aumentado en casi todos los países que encuestamos desde 2013, y las tasas de enfermedad hepática no alcohólica (NAFLD, en sus siglas en inglés) están aumentando en consecuencia. En el sur y este de Europa, la hepatitis viral sigue siendo la principal causa de mortalidad por enfermedad hepática. En general, dos puntos se destacan:

La enfermedad hepática mata temprano: dos tercios de todos los años potenciales de vida perdidos debido a una enfermedad hepática fueron años de vida útil. Esto contrasta con otras enfermedades, como el accidente cerebrovascular, donde la mayoría de las muertes ocurren después de los 65 años.

Existe una división geográfica y de ingresos: la mortalidad por enfermedad hepática ha disminuido en Europa occidental y central desde 1970. La mayoría de los países con tasas altas o estables de hepatopatía se encuentran en las partes más pobres de la Unión Europea y en los países de la antigua Unión Soviética. Pero el Reino Unido y Finlandia van en contra de las tendencias de Europa occidental y de los países nórdicos: ambos países han visto un aumento pronunciado en la mortalidad por enfermedad hepática desde 1970.

¿Qué es lo que hay que hacer?

Las vacunas para el virus de la hepatitis B (VHB) y la detección de productos sanguíneos en la UE desde principios de la década de 1990 han ayudado a reducir drásticamente el número de infecciones por el VHB. Pero se deben implementar mejores políticas de reducción de daños y estrategias de microeliminación en toda la región si queremos tener un impacto en las tasas de infección por el virus de la hepatitis C (VHC). La nueva generación de antivirales de acción directa eliminará en gran medida los casos de VHC, siempre que los gobiernos se aseguren de que todos los pacientes que los necesiten tengan acceso al tratamiento.

Está claro que la prevención es la clave para reducir otras enfermedades del hígado, particularmente para la enfermedad hepática relacionada con el alcohol y la obesidad donde no existen tratamientos efectivos o no son muy efectivos. Los países europeos deben hacer más para promover una reducción en el consumo de alcohol y para reducir los niveles de obesidad. La Unión Europea y sus Estados miembros solían ser un líder mundial en políticas progresivas de salud pública: es hora de que vuelvan a ponerse de pie y salven a otra generación de enfermedades hepáticas.

Para descargar el informe completo en inglés, clicad en la imagen:

 

Fuente: easl.eu

Noticia traducida por ASSCAT

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Informe World Hepatitis Alliance: “Barreras para la investigación del diagnóstico de las hepatitis víricas”

Informe World Hepatitis Alliance: “Barreras para la investigación del diagnóstico de las hepatitis víricas”

Independientemente del sexo, grupo de edad, etnia o geografía, de los 325 millones de personas que viven con hepatitis viral, 290 millones no saben que están viviendo con la enfermedad.

Esto los pone en riesgo de transmitir el virus a otras personas y desarrollar una enfermedad hepática fatal en etapa terminal. La Estrategia del Sector de la Salud Mundial de la OMS sobre Hepatitis Viral, 2016-2021 llama a un aumento importante en el diagnóstico de infección viral crónica por hepatitis B y C, con un 30% de personas infectadas que conocerán su estado para 2020 y un 90% para 2030. A menos que encontremos a los “Millones perdidos”, que aún deben ser diagnosticados y vincularlos a la atención, todos los demás esfuerzos sólo tendrán un éxito marginal.

La World Hepatitis Alliance (WHA) está trabajando con expertos y socios clave de todo el mundo para destacar los desafíos del diagnóstico, el contexto en el que tienen experiencia y el rol que las personas que viven con la hepatitis viral pueden tener para superar las barreras.

Como parte del programa “Find the Missing Millions”, la WHA encargó a DJS Research, una agencia de investigación independiente, llevar a cabo una consulta global, en forma de una encuesta online. La encuesta se realizó entre el 22 de febrero y el 21 de marzo de 2018.

DJS envió aproximadamente 3.000 correos electrónicos en inglés, francés o español a miembros de la WHA, entre ellos ASSCAT, y contactos generales en todo el mundo. También se proporcionó un enlace abierto a la encuesta en sitios web de todo el mundo a los que podría acceder la comunidad de hepatitis más amplia.

La información reunida ayudará a informar futuros programas diseñados para encontrar a aquellos que no conocen su diagnóstico.

A continuación, destacamos algunas claves fundamentales puestas de manifiesto después de la realización de la investigación por parte de la World Hepatitis Alliance.

Barreras para diagnosticar las hepatitis B y C

  1. Los actores clave creen que hay problemas sustanciales para diagnosticar tanto la hepatitis B como la hepatitis C en los países donde operan.
  2. Estos problemas se experimentan a nivel mundial, pero son mucho más importantes en los países africanos y de bajos ingresos.
  3. Más de la mitad de los participantes de la encuesta sienten que estas barreras requieren atención urgente.
  4. Existen cuatro barreras principales que dificultan el diagnóstico de las hepatitis B y C:
  • Falta de conocimiento público de las enfermedades.
  • Falta de conocimiento entre los profesionales de la salud.
  • Falta de pruebas de fácil acceso.
  • Estigma y discriminación.

Barrera 1: falta de conocimiento público de la enfermedad

  • La falta de conocimiento público constituye la principal barrera para diagnosticar tanto la hepatitis B como la hepatitis C.
  • Este es un problema mundial, sin embargo, tiene una mayor importancia en los países africanos y de bajos ingresos.
  • Esta es la barrera clave que impide el diagnóstico de la hepatitis B en todos los países, aparte de los de la región del Pacífico Occidental.
  • Para la hepatitis C, ésta es la principal barrera para el diagnóstico en todos los países, aparte de los de la región del Mediterráneo Oriental.
  • Los participantes de la encuesta consideran que la barrera podría abordarse mediante la sensibilización y la promoción de la salud pública.

Barrera 2: falta de conocimiento entre los profesionales de la salud

  • Esta barrera tiene mayor importancia en los países africanos y de bajos ingresos.
  • Los participantes de la encuesta consideran que la barrera podría abordarse mediante la sensibilización sobre la enfermedad, el aumento de los niveles de capacitación y la provisión de más fondos para evaluar los virus.

Barrera 3: falta de pruebas de fácil acceso

  • Esta barrera tiene mayor importancia en los países africanos y de bajos ingresos.
  • La falta de pruebas de fácil acceso afecta negativamente a las personas que viven en comunidades rurales.
  • Los participantes de la encuesta sugieren que aumentar las pruebas y los fondos móviles y basados en la comunidad ayudaría a abordar la barrera.

Barrera 4: estigma y discriminación

  • Esta barrera tiene mayor importancia en países del Pacífico Occidental.
  • Es más probable que actúe como una barrera para el diagnóstico de la hepatitis B en los países de bajos ingresos. Sin embargo, en relación con la hepatitis C, es más probable que actúe como una barrera en los países de altos ingresos.
  • En relación con la hepatitis C, el estigma y la discriminación son más intensamente experimentados por las personas que se inyectan drogas.
  • Los participantes de la encuesta consideran que se podrían emprender campañas de sensibilización, promoción de la salud pública y lucha contra el estigma para superar esta barrera.

Para descargar el informe completo en inglés, clicad en la imagen:

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

OMS: Nuevas recomendaciones actualizadas para la hepatitis C

OMS: Nuevas recomendaciones actualizadas para la hepatitis C

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de publicar (julio de 2018) nuevas recomendaciones actualizadas para la hepatitis C de acuerdo a las evidencias científicas obtenidas de la vida real. En esta nueva guía la OMS ofrece instrumentos para poder cumplir con objetivo de eliminación de la hepatitis C en 2030.

En esta publicación la OMS recomienda simplificar el tratamiento anti-VHC, reducir al mínimo la cantidad de pruebas abriendo la puerta a que médicos no especialistas puedan también tratar a los pacientes con hepatitis C.

La OMS recomienda exclusivamente el uso de AADs pangenotípicos para tratar a personas con hepatitis C mayores de 18 años.

Para descargar el informe completo en inglés, clicad en la imagen:

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Guía AEEH de tratamiento de la infección por virus de la hepatitis C

Guía AEEH de tratamiento de la infección por virus de la hepatitis C

La Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) ha actualizado la «Guía de tratamiento de la infección por el virus de la Hepatitis C». El documento es de acceso libre y puede descargarse la versión completa. Este documento incorpora la evidencia científica procedente de estudios comunicados y/o publicados durante los años 2017 y 2018, y contempla las opciones de tratamiento disponibles en España en el marco del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C (PEAHC).

El documento incluye dos prácticas tablas de resumen de las opciones de tratamiento y duración recomendada de los mismos, en función del genotipo y la experiencia o no a un tratamiento antiviral previo basado en interferón, diferenciando entre pacientes sin cirrosis de aquellos con cirrosis hepática.

Podéis descargar la Guía en pdf clicando en la siguiente imagen:

Recomendaciones para el tratamiento de la hepatitis C 2018 (EASL)

Recomendaciones para el tratamiento de la hepatitis C 2018 (EASL)

La infección por el virus de la Hepatitis C (VHC) es una de las causas principales de enfermedad hepática crónica. Actualmente unos 71 millones de personas están infectadas en todo el mundo. La atención clínica para los pacientes con enfermedad hepática relacionada con el VHC ha avanzado considerablemente gracias a una mejor comprensión de la fisiopatología de la enfermedad y a la evolución de los procedimientos de diagnóstico y las mejoras en la terapia y la prevención. Estas recomendaciones de la European Association for the Study of the Liver (EASL) para el Tratamiento de la Hepatitis C describen el óptimo manejo de los pacientes con infecciones agudas y crónicas por VHC en 2018 y los próximos años.

Para descargar el informe completo, clicad en la imagen:

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR