Tenofovir alafenamida para la hepatitis B muestra una mejora en la seguridad de los riñones y los huesos después de un año

25/01/2019 | Artículos, Noticias de prensa

Tenofovir alafenamida (TAF; Vemlidy), la nueva formulación de tenofovir, sigue pareciendo al menos igual de eficaz para el tratamiento de la hepatitis B pero con un mejor perfil de seguridad que el anterior tenofovir disoproxil fumarato (TDF; Viread), según una presentación en The Liver Meeting 2018.

Los antivirales de nucleósidos/nucleótidos, como tenofovir y entecavir (Baraclude) pueden suprimir la replicación del virus de la hepatitis B (VHB) por tiempo indefinido, pero rara vez conducen a una cura, lo que requiere una terapia a largo plazo para muchas personas.

El TDF generalmente se considera seguro y bien tolerado para el tratamiento tanto del VHB como del VIH, pero puede causar pérdida ósea poco después de comenzar el tratamiento y puede provocar problemas renales en pacientes susceptibles. TAF es una formulación pro-fármaco que produce un alto nivel del fármaco activo (difosfato de tenofovir) en células hepáticas con una dosis más pequeña que el TDF, lo que significa menores concentraciones en la sangre y menos exposición al fármaco para los riñones, huesos y otros órganos y tejidos.

Wai-Kay Seto, del Hospital Queen Mary en Hong Kong, presentó los resultados de un análisis conjunto de la seguridad ósea y renal en un par de ensayos pivotales de fase III que compararon TAF y TDF para el tratamiento de la hepatitis B crónica.

El estudio 108 inscribió a 425 participantes negativos para el antígeno de hepatitis B ‘e’ (HBeAg) y el estudio 110 incluyó a 873 participantes positivos de HBeAg en 17 países. En ambos estudios combinados, aproximadamente dos tercios eran hombres, casi el 80% eran asiáticos y la edad promedio era de aproximadamente 40 años. Casi un cuarto había sido tratado previamente para la hepatitis B y aproximadamente el 10% tenía cirrosis hepática.

Los participantes en ambos estudios fueron asignados al azar para recibir 25 mg de TAF o 300 mg de TDF una vez al día.

Los investigadores presentaron los resultados primarios de seguridad y eficacia de 48 semanas en 2016, mostrando que el TAF funcionó tan bien como el TDF pero con una mejor seguridad de los riñones y los huesos. Un informe de seguimiento mostró efectividad continua a las 96 semanas. En ese momento, la mitad de los participantes fueron asignados a permanecer en tratamiento doble ciego, mientras que el resto pasó a TAF de etiqueta abierta.

En The Liver Meeting, Wai-Kay Seto del Queen Mary Hospital en Hong Kong presentó los resultados de un análisis conjunto de eficacia y seguridad desde la semana 96 hasta la semana 144 en 211 personas inicialmente asignadas al azar a TDF que continuaron con ese medicamento y 180 personas que cambiaron a TAF en la semana 96.

La demografía de este subgrupo fue similar a la población de estudio en su conjunto. Alrededor del 30% tenía más de 50 años. La edad avanzada es un factor de riesgo tanto para la disminución de la función renal como para la pérdida ósea, especialmente en mujeres posmenopáusicas. Al inicio del estudio, casi el 30% tenía una densidad mineral ósea por debajo de lo normal en la cadera y casi la mitad había reducido la densidad mineral ósea (DMO) en la columna vertebral.

A las 144 semanas, el 88% de los receptores de TDF en curso y el 84% de los que cambiaron a TAF tenían ADN de VHB no detectable (<29 UI/ml). Según los criterios de AASLD, el 65% y el 72%, respectivamente, tenían una normalización de enzimas hepáticas ALT. Sin embargo, las curaciones fueron poco frecuentes: sólo el 6% y el 10% en los dos grupos lograron la pérdida de HBeAg y nadie logró la pérdida del antígeno de superficie de la hepatitis B (HBsAg).

El tratamiento se mantuvo generalmente seguro y bien tolerado. Sólo el 4% en el grupo TDF en curso y el 6% en el grupo de cambio de TAF tuvieron eventos adversos graves y nadie suspendió el tratamiento debido a los efectos secundarios.

En cuanto a la función renal, la tasa de filtración glomerular (eGFR) mejorada en las personas que cambiaron a TAF pero se mantuvo estable en las personas que permanecieron en TDF. Sólo el 4% de las personas que cambiaron a TAF vieron empeorar su enfermedad renal crónica en una etapa o más, pero esto se elevó al 12% para las personas que todavía están en TDF. Los marcadores de la función del túbulo renal mejoraron en aquellos que cambiaron, pero no se observaron cambios significativos en los niveles de proteína en la orina, según Seto.

En cuanto a la seguridad ósea, la densidad mineral ósea en la cadera y la columna vertebral aumentó significativamente en el grupo de cambio de TAF (en un + 0,98% y + 2,04% desde el inicio, respectivamente), mientras que se mantuvo igual en el grupo TDF en curso. Más personas en el grupo de cambio de TAF vieron una mejora del 0-3% o más del 3%, especialmente en la columna vertebral, mientras que más personas en el grupo de TDF en curso vieron disminuciones. Los biomarcadores séricos de recambio óseo también mejoraron más en los participantes que cambiaron a TAF.

Sobre la base de estos hallazgos, los investigadores concluyeron que las personas que cambiaron de TDF a TAF tenían “altas tasas similares de supresión viral” con “mejoras significativas en la seguridad ósea y renal a 1 año”.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Seto W-K et al. Bone and renal safety are improved in chronic HBV patients 1 year after switching to tenofovir alafenamide (TAF) from tenofovir disoproxil fumarate (TDF). AASLD Liver Meeting, abstract 0404, 2018.

Noticia traducida por ASSCAT

25/01/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post