Menos australianos están muriendo de hepatitis C, pero miles aún no están en tratamiento

28/08/2018 | Artículos, Noticias de prensa

El número de australianos que mueren por insuficiencia hepática y cáncer de hígado relacionado con la hepatitis C ha disminuido en un 20% en sólo dos años, según datos preliminares publicados por The Kirby Institute.

Sigue a la introducción de medicamentos curativos altamente efectivos y de bajo coste para el Esquema de Beneficios Farmacéuticos (PBS, en sus siglas en inglés) en 2016.

“Este declive refleja la gran aceptación de las terapias antivirales de acción directa entre las personas con hepatitis C, particularmente aquellas con enfermedad hepática más avanzada”, explica Greg Dore, del Instituto Kirby.

“Desde 2016, alrededor de 60.000 australianos han sido tratados con terapias altamente curativas, y ahora, por primera vez, estamos viendo menos personas muriendo por causas relacionadas con la hepatitis C”.

Los datos también mostraron que la prevalencia de infección por hepatitis C entre personas que actualmente se inyectan drogas ha disminuido del 43% en 2015 al 25% en 2017.

“En términos de tratar de controlar la epidemia, es un enorme avance”, dijo el profesor Dore.

Se estima, sin embargo, que 170.000 personas en Australia todavía viven con hepatitis C crónica.

Y, según muestran los datos recientes, si bien la adopción de terapias antivirales que salvan vidas fue en principio sólida, ahora hay menos de la mitad de personas que acceden a los medicamentos que en 2016.

La directora ejecutiva de Hepatitis Australia, Helen Tyrrell, dijo que la reciente caída en el consumo de tratamiento era “una preocupación real” y sugirió que muchas personas seguían ignorando los beneficios o la disponibilidad de nuevos tratamientos.

“Es una tragedia que cientos de miles de australianos se estén perdiendo terapias para salvar vidas que pueden curar la hepatitis C en cuestión de semanas… cuando estas curas están disponibles con una receta de su médico de cabecera”, dijo la Sra. Tyrrell.

Nuevos tratamientos 95pc efectivos

Si bien los tratamientos para la hepatitis C han estado disponibles por algún tiempo, las terapias anteriores fueron “muy largas”, “muy extenuantes” y “no tan efectivas”, dijo la Sra. Tyrrell.

“Lo que cambió en marzo de 2016 fue la aparición de algunas nuevas curas fantásticas. Fue una verdadera revolución cuando el Gobierno acordó ponerlas en el Esquema de Beneficios Farmacéuticos para todos en Australia”, dijo.

Los nuevos tratamientos, que consisten en pastillas diarias tomadas durante aproximadamente de 8 a 12 semanas, generalmente son bien tolerados y curan la hepatitis C en el 95% de las personas.

Antes de aparecer en el PBS, los medicamentos costaban más de 20.000 dólares. Ahora cuestan menos de 40 dólares y pueden recetarlos los médicos generales, lo que elimina la necesidad de atención especializada.

“Poder acceder a estos tratamientos a través de un médico de cabecera es fantástico porque abre la posibilidad de que las personas se presenten si son un poco reticentes debido al estigma”, dijo la Sra. Tyrrell.

Australia es uno de los pocos países del mundo que ofrece tratamientos contra la hepatitis C a bajo coste y sin restricciones en función del estado de la enfermedad hepática o el consumo de drogas inyectables por parte de la persona, dijo el profesor Dore.

“Australia ha realizado un trabajo increíble durante los primeros dos años… pero sólo el 30% de las personas que viven con hepatitis C en Australia han recibido tratamiento, por lo que debemos continuar creando conciencia sobre estos tratamientos que salvan vidas”, dijo.

Llegar a las comunidades marginadas

El profesor Dore dijo que para muchas personas, el diagnóstico de hepatitis C a menudo se complicaba por un conjunto complejo de problemas sociales y de salud.

La hepatitis C afecta desproporcionadamente a las personas aborígenes e isleños del Estrecho de Torres, las personas que se inyectan drogas y las personas que están encarceladas.

“Es por eso que necesitamos estrategias más innovadoras para llegar a las poblaciones que podrían estar más marginadas”.

La falta de conocimiento por parte de los pacientes y los profesionales de la salud también ha llevado a bajos niveles de aceptación del tratamiento en algunas partes de la comunidad, dijo la Sra. Tyrrell.

“Mucha gente puede no estar al tanto de los nuevos tratamientos. A las personas a las que se les diagnosticó hace 20 o 30 años, cuando realmente no había ningún tratamiento disponible, se les puede haber dicho que se vayan a casa y no se preocupen”, dijo.

“Entonces hay personas que simplemente no están priorizando su tratamiento en este momento porque no tienen síntomas, y eso es realmente peligroso… porque a menudo los síntomas no se desarrollan hasta que ocurren complicaciones bastante graves”.

Además de sensibilizar a la comunidad, la Sra. Tyrrell dijo que era importante para los médicos de cabecera priorizar las pruebas y el tratamiento de la hepatitis C e “iniciar conversaciones con personas que saben que podrían estar en riesgo”.

El estigma persiste

El hombre de Sydney, Grenville Rose, contrajo hepatitis C a fines de la década de 1970 y vivió con el virus durante casi 40 años, antes de ser tratado exitosamente con las nuevas terapias orales altamente curativas en 2015.

“Tuve la suerte de contar con el apoyo de amigos y familiares, pero ciertamente no es una experiencia universal para las personas con hepatitis C”, dijo.

Grenville dijo que muchas personas enfrentan el estigma y la discriminación cuando divulgan o discuten sobre su enfermedad con familiares, amigos o profesionales de la salud.

“He escuchado algunas historias realmente horribles”, dijo.

La Sra. Tyrrell dijo que ese estigma sigue siendo una barrera importante para las personas que buscan tratamiento en la actualidad.

“A veces es realmente decepcionante que obtengas esas actitudes”, dijo. “La hepatitis C es una condición de salud como cualquier otra. No importa cómo la obtuvo, lo importante es que las personas se curan”.

Australia en camino de alcanzar los objetivos de la OMS

A pesar del reciente descenso en la aceptación del tratamiento, el Profesor Dore dijo que Australia estaba en una buena posición para cumplir los objetivos de eliminación de la Organización Mundial de la Salud: reducir las muertes por hepatitis C en un 65% y nuevas infecciones en un 80% antes de 2030.

“Estamos algo preocupados de que las cosas hayan disminuido en 2018… pero estamos en camino de tratar a entre 15.000 y 17.000 personas este año”, dijo.

“No hay duda de que mientras más personas tratemos, cuanto más rápida sea la aceptación, particularmente en aquellas poblaciones de alto riesgo, más rápido llegaremos a esos objetivos de eliminación”.

En julio, el gobierno federal anunció 1 millón de dólares en fondos para “continuar las actividades de educación y concienciación” para mejorar las pruebas de detección de la hepatitis C y el consumo de tratamiento.

 

Fuente: abc.net.au

Noticia traducida por ASSCAT

28/08/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!
Cargar más

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post