Un estudio reciente halla que la encarcelación aumentará la transmisión del VIH y el VHC entre las personas que se inyectan drogas

08/11/2018 | Artículos, Noticias de prensa

El uso de drogas inyectables, mediante el uso compartido de agujas, jeringuillas y otros equipos de inyección, es una vía de transmisión primaria tanto para el VIH como para el virus de la hepatitis C (VHC), infecciones transmitidas por la sangre que causan una considerable morbilidad y mortalidad en todo el mundo.

Una nueva investigación dirigida por la Universidad de Bristol ha encontrado entre las personas que se inyectan drogas, que el encarcelamiento reciente se asoció con un aumento del 81% y 62% en el riesgo de adquisición de VIH y VHC, respectivamente.

El estudio, publicado en The Lancet Infectious Diseases, es la primera revisión sistemática y metanálisis para evaluar si el historial de encarcelamiento, ya sea reciente o anterior, aumenta el riesgo de infección por VIH o VHC entre las personas que se inyectan drogas (PQID).

Mediante una búsqueda sistemática de las bases de datos MEDLINE, Embase y PsycINFO y el contacto con los autores de los estudios de incidencia que no presentan resultados de interés, el equipo de investigación identificó 41 estudios (21 de los cuales no estaban publicados) con datos disponibles sobre estos resultados para incluirlos en los metanálisis.

Los investigadores encontraron pruebas sólidas de que el encarcelamiento reciente está asociado con un aumento del 81% y del 62% en el riesgo de contraer VIH y VHC, respectivamente. Estos hallazgos fueron sólidos para los análisis de sensibilidad, incluida la exclusión de estudios con alto riesgo de sesgo.

Jack Stone, investigador principal asociado en enfermedades infecciosas, modelo matemático en la Escuela de Medicina de Bristol: Population Health Sciences, afirmó: “Ésta es la primera revisión sistemática mundial de estudios cuantitativos sobre el efecto del historial de encarcelamiento en el VIH y la transmisión del VHC entre las personas que se inyectan drogas. Nuestros hallazgos proporcionan evidencia sólida de que el encarcelamiento reciente aumenta el riesgo de transmisión del VIH y del VHC”.

“Encontramos evidencia de este efecto en entornos donde se sabe que la transmisión del VHC es muy baja durante los períodos de encarcelamiento, lo que sugiere que se producen aumentos en el riesgo de transmisión después de salir de la prisión. Este trabajo es esencial para comprender cómo el encarcelamiento de PQID y, en consecuencia, la política internacional de medicamentos puede contribuir a aumentar la carga del VIH y el VHC entre las PQID. Esperamos que este trabajo ayude a orientar futuras políticas de drogas basadas en evidencia e intervenciones para reducir este riesgo”, añadió.

Es bien sabido que las PQID experimentan altas tasas de encarcelamiento (se estima que el 58% alguna vez ha sido encarcelado en todo el mundo), con un historial de encarcelamiento frecuentemente asociado con una mayor infección por VIH y VHC. El período inmediatamente posterior a la liberación de la prisión representa un alto riesgo de recaída al uso de drogas ilícitas y plantea un mayor riesgo de múltiples resultados adversos, incluidas las muertes relacionadas con las drogas, pero también un aumento de las conductas de riesgo de inyección, falta de vivienda y menor acceso a las intervenciones.

Es probable que el encarcelamiento sea un importante impulsor de la transmisión del VIH y el VHC entre PQID en muchos entornos debido a las altas tasas de encarcelamiento que experimentan las PQID, como lo demuestran los estudios de modelos matemáticos anteriores realizados por este equipo de investigación.

El estudio tiene implicaciones importantes para la política y la salud pública, que incluyen:

  • La política internacional sobre drogas, cuyo abrumador enfoque en la criminalización de las personas que consumen drogas ha llevado a altas tasas de encarcelamiento entre personas con discapacidades.
  • La necesidad de mejorar la reducción de daños en las cárceles, que está ausente en la mayoría de los países y, a menudo, es inadecuada en aquellos en los que se proporciona.
  • La necesidad de mejorar la vinculación tras la liberación a la reducción de daños, así como otros servicios para abordar muchas de las múltiples vulnerabilidades sociales experimentadas por las PQID que se amplifican después del encarcelamiento (incluida, por ejemplo, la falta de vivienda).

Los hallazgos del equipo de investigación también se suman al creciente cuerpo de evidencia de los daños asociados con la política internacional de drogas y los llamamientos de apoyo para la despenalización del uso de drogas ilícitas.

El equipo sugiere que se necesitan más investigaciones para explicar mejor los factores asociados con el encarcelamiento que aumentan el riesgo de adquisición del VIH y el VHC, para ayudar al desarrollo de intervenciones para reducir estos riesgos. También se desconoce si los efectos del encarcelamiento difieren según el tipo de detención (cárcel o prisión, etc.) o la duración del encarcelamiento.

La investigación fue financiada por el Consejo de Investigación de Ingeniería y Ciencias Físicas (EPSRC, en sus siglas en inglés), el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR, en sus siglas en inglés) y los Institutos Nacionales de Salud.

 

Fuente: bristol.ac.uk

Referencia: Jack Stone et al. ‘Incarceration history and risk of HIV and hepatitis C virus acquisition among people who inject drugs: A systematic review and meta-analysis’, The Lancet Infectious Diseases.

Noticia traducida por ASSCAT

08/11/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post