Las características de COVID-19 difieren entre niños y adultos

02/04/2020 | Artículos científicos

Los casos pediátricos de infección por COVID-19 suelen ser leves, pero la coinfección subyacente puede ser más común en niños que en adultos, según un análisis de las características clínicas, de laboratorio y de TC de tórax de pacientes pediátricos hospitalizados en Wuhan, China.

Los hallazgos apuntan a la necesidad de una TC de tórax temprana con la detección de patógenos correspondiente en niños con sospecha de infección por COVID-19, Wei Xia, MD, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong, Wuhan, China, y sus colegas informaron en Pediatric Pulmonology.

Los síntomas más comunes en 20 pacientes pediátricos hospitalizados entre el 23 de enero y el 8 de febrero de 2020, con la infección por COVID-19 confirmada por la prueba de ácido nucleico con hisopo faríngeo COVID-19 fueron fiebre y tos, que ocurrieron en 60% y 65% de pacientes, respectivamente. La coinfección se detectó en ocho pacientes (40%), anotaron.

Las manifestaciones clínicas fueron similares a las observadas en adultos, pero los síntomas generales fueron relativamente leves y el pronóstico general fue bueno. De particular interés, 7 de los 20 (35%) pacientes tenían enfermedades congénitas o adquiridas previamente diagnosticadas, lo que sugiere que los niños con afecciones subyacentes pueden ser más susceptibles, escribieron el Dr. Xia y sus colegas.

Los hallazgos de laboratorio también fueron notables porque el 80% de los niños tenían elevaciones de procalcitonina (PCT) que no se ven típicamente en adultos con COVID-19. PCT es un marcador de infección bacteriana y “este hallazgo puede sugerir que el tratamiento antibacteriano de rutina debe considerarse en pacientes pediátricos”, escribieron los investigadores.

En cuanto a los resultados de las imágenes, los hallazgos de la TC de tórax en niños fueron similares a los de los adultos. “Las manifestaciones típicas fueron opacidades subpleurales unilaterales o bilaterales de vidrio esmerilado y consolidaciones con signos de halo circundantes”, escribieron el Dr. Xia y sus colaboradores, agregando que las consolidaciones con el signo del halo circundante representaba aproximadamente la mitad de los casos pediátricos y debería considerarse como “signos típicos en pacientes pediátricos”.

Los casos pediátricos fueron “bastante raros” en los primeros días del brote de COVID-19 en Wuhan, donde se informaron los primeros casos de infección.

“Como un grupo pediátrico es generalmente susceptible a la infección del tracto respiratorio superior, debido a su sistema inmune en desarrollo, la presencia tardía de pacientes pediátricos es confusa”, escribieron los investigadores, señalando que una baja tasa de detección de la prueba de ácido nucleico con hisopo faríngeo COVID-19, distinguir el virus de otros patógenos infecciosos comunes del tracto respiratorio en pacientes pediátricos, “sigue siendo un problema”.

Para caracterizar mejor las características clínicas y de imagen en niños versus adultos con COVID-19, el Dr. Xia y sus colaboradores revisaron estos 20 casos pediátricos, incluidos 13 niños y 7 niñas con edades que van desde menos de 1 mes a 14 años, 7 meses (media 2 años, 1,5 meses). Trece tuvieron un contacto cercano identificado con un familiar diagnosticado con COVID-19, y todos fueron tratados en una sala de aislamiento. Un total de 18 niños fueron curados y dados de alta después de una estancia promedio de 13 días, y 2 neonatos permanecieron bajo observación debido a los resultados positivos de la muestra con resultados negativos de la TC. Los investigadores especularon que los diferentes hallazgos en los recién nacidos quizás fueron causados ​​por la influencia del parto en el muestreo o las manifestaciones específicas de la TC para los recién nacidos, y añadieron que se necesitan más muestras para una mayor aclaración.

Con base en estos hallazgos, “las imágenes de CT de la infección por COVID-19 deben diferenciarse con otras neumonías virales como el virus de la influenza, el virus de la parainfluenza, el virus sincitial respiratorio y el adenovirus”, concluyeron. También debe “diferenciarse de la neumonía bacteriana, la neumonía por micoplasma y la neumonía por clamidia… la densidad de las lesiones de neumonía causadas por estos últimos agentes patógenos es relativamente mayor”.

Sin embargo, el Dr. Xia y sus colegas señalaron que las manifestaciones de la neumonía por CT en el tórax causadas por diferentes agentes patógenos se superponen, y la neumonía por COVID-19 “puede superponerse con manifestaciones de imagen graves y complejas, por lo que se deben combinar los exámenes epidemiológicos y etiológicos”.

Los investigadores concluyeron que la neumonía por el virus COVID-19 en niños es generalmente leve, y que los cambios característicos de las opacidades subpleurales del vidrio esmerilado y las consolidaciones con halo circundante en la TC de tórax proporcionan un “medio eficaz para el seguimiento y la evaluación de los cambios de las lesiones pulmonares”.

“En el caso de que la tasa positiva de la prueba de ácido nucleico COVID-19 de las muestras de torunda faríngea no sea alta, la detección temprana de lesiones por TC es propicio para un manejo razonable y un tratamiento temprano para pacientes pediátricos. Sin embargo, el diagnóstico de COVID-19 la neumonía por imágenes de CT por sí sola no es suficiente, especialmente en el caso de la coinfección con otros patógenos”, escribieron el Dr. Xia y sus asociados. “Por lo tanto, la detección temprana de TC de tórax y el seguimiento oportuno, combinados con la detección del patógeno correspondiente, es un protocolo clínico factible en niños”.

Un estudio anterior

En un análisis retrospectivo separado descrito en una carta al editor del New England Journal of Medicine, Weiyong Liu, PhD, del Hospital Tongji de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong y sus colegas encontraron que los patógenos detectados con mayor frecuencia en 366 niños menores de edad. De los 16 años hospitalizados con infecciones respiratorias en Wuhan del 7 al 15 de enero de 2020, fueron virus de la influenza A (6,3% de los casos) y virus de la influenza B (5,5% de los casos), mientras que COVID-19 se detectó en el 1,6% de los casos.

La media de edad de los pacientes con COVID-19 en esa serie fue de 3 años (rango 1-7 años), y en contraste con los hallazgos de Xia et al. Todos antes habían sido “completamente sanos”. Las características comunes fueron fiebre alta y tos en los seis pacientes, y vómitos en cuatro pacientes. Cinco tenían neumonía según la evaluación de rayos X, y las TC mostraron patrones típicos de neumonía viral.

Un paciente fue ingresado en una UCI pediátrica. Todos los pacientes recibieron agentes antivirales, antibióticos y terapias de apoyo; todos se recuperaron después de una media de hospitalización de 7,5 días (rango medio, 5-13 días).

En contraste con los hallazgos de Xia et al., los de Liu et al. mostraron que el COVID-19 causó enfermedad respiratoria moderada a severa en niños, y que las infecciones en niños ocurrían temprano en la epidemia.

Alguna perspectiva

En una entrevista sobre los hallazgos de Xia et al., Stephen I. Pelton, MD, profesor de pediatría y epidemiología en la Universidad de Boston y director de enfermedades infecciosas pediátricas en el Centro Médico de Boston, señaló la ausencia de fiebre en el 40% de los casos.

“Esto es importante, ya que los criterios para las pruebas realizadas por los departamentos de salud pública han sido fiebre alta, tos y falta de aliento”, dijo. “La ausencia de fiebre no es inconsistente con la enfermedad COVID-19”.

Otro punto importante con respecto a los hallazgos de Xia et al., es que las tasas de ataque más altas parecen estar en niños menores de 1 año de edad, dijo, y señaló además que el hallazgo de influenza concurrente A, influenza B o virus sincitial respiratorio subraya que “puede ocurrir una infección concurrente y la presencia de otro virus en pruebas de diagnóstico no significa que COVID-19 no sea causal”.

En cuanto a si el hallazgo de niveles elevados de procalcitonina en el 80% de los casos refleja la enfermedad COVID-19 o la coinfección con bacterias, la respuesta no está clara. Pero ninguno de los niños en el estudio demostró tener enfermedad bacteriana, dijo, y añadió que “este marcador deberá interpretarse con precaución en el contexto de la enfermedad COVID-19”.

El Dr. Xia y sus colegas informaron que no tenían revelaciones. El Dr. Liu y sus asociados también informaron que no tenían revelaciones. El estudio de Liu et al., fue apoyado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología de China, el Mega Proyecto Nacional sobre Prevención de Enfermedades Infecciosas Mayores y el Programa Nacional de Investigación y Desarrollo Clave de China.

 

Fuente: medscape.com

Referencia: Xia W et al. Ped Pulmonol. 2020 Mar 5. doi: 10.1002/ppul.24718; Liu W et al. N Engl J Med. 2020 Mar 12. doi: 10.1056/NEJMc2003717.

Artículo traducido por ASSCAT

02/04/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post