Hepatocarcinoma

Diagnóstico

Diagnóstico del HCC: cómo se establece  

El diagnóstico precoz del HCC es la clave para poder optar a un tratamiento que pueda ser curativo. En los pacientes con cirrosis hepática se recomiendan estudios con eco y análisis cada 6 meses para detectar precozmente un posible HCC. Las causas más frecuentes de cirrosis-hepatitis crónica son: el daño hepático por alcohol y las hepatitis víricas, por VHC y VHB. Los hígados con cirrosis presentan nódulos que inicialmente son regenerativos (benignos), y que resultan de la proliferación aumentada de hepatocitos. Los nódulos de regeneración pueden sufrir una transformación a HCC. La diferenciación entre los nódulos regenerativos y el HCC varía en función del tamaño de los nódulos y de su apariencia en las pruebas de radiología (ecografía, TAC y/o RMN). Los nódulos sospechosos menores de 1 cm (figura 1) detectados por ecografía y que no se pueden definir deben ser seguidos repitiendo la ECO en 3-4 meses. Los nódulos sospechosos de más de 1 cm detectados por ECO deberían ser estudiados con TAC con contraste vascular.

El diagnóstico de HCC se basa en el aumento del contraste en la fase arterial seguido por la desaparición del contraste en la fase venosa (lavado) (figura 2).

Figura 2: Imagen de TAC trifásico. Muestra una lesión hepática compatible con un carcinoma hepatocelular (HCC). La primera fase es la arterial  y muestra una lesión hipervascular. En la segunda se observa la fase de equilibrio (el tumor tiene un aspecto similar al tejido adyacente), y en la fase venosa se aprecia el lavado del contraste de la lesión. Nota: Se puede ver en la periferia de la lesión una pseudocápsula con contraste.

Un análisis reciente de los resultados diagnósticos obtenidos con TAC y RM para evaluar el HCC ha demostrado que la RM tiene una mayor sensibilidad para detectar la lesión que el TAC y debe ser la modalidad de imagen preferida para el diagnóstico de HCC en pacientes con enfermedad hepática crónica. Pero esto también dependerá de la disponibilidad y experiencia de cada centro. Si la primera prueba radiológica es equívoca, se recomienda una técnica diferente, evaluando cuál sería mejor, si TAC o RM, depende del centro y de la experiencia del equipo. Si el diagnóstico sigue siendo incierto, un nivel sérico de alfa-fetoproteína (AFP) mayor de 400 ng/ml tiene valor diagnóstico de HCC. Valores inferiores se pueden observar en caso de hepatitis crónica con elevación de transaminasas (no es específico). La biopsia percutánea se recomienda en los nódulos sospechosos, que no se pueden tipificar radiológicamente de HCC por TAC o RM.

16/09/2019

Info de contacto

Pere Vergés 1, piso 8, desp 11, Hotel d’Entitats La Pau,    08020 - Barcelona

}

L-J de 09:00-13:30h.

933 145 209 - 615 052 266

Envíanos un mensaje