Hepatocarcinoma

Panorama del futuro. Nuevas investigaciones

Panorama de futuro. Nuevas investigaciones

Como pacientes nos planteamos una serie de consideraciones frente al problema de diagnóstico y manejo del HCC:

  • Son muy necesarios más avances en el tratamiento del cáncer hepático. Además de aplicar las estrategias preventivas conocidas es necesario progresar en el área de la detección precoz y en mejorar la eficacia terapéutica. Es decisiva la máxima actividad de investigación en el área de detección, diagnóstico y estadificación del HCC para conseguir mejorar los resultados.
  • Es imprescindible que el HCC deje de verse, en los diferentes ámbitos asistenciales, como una neoplasia que es imposible de detectar en sus fases iniciales y para la que no existe tratamiento. Con ello se incrementaría el número de pacientes susceptibles de recibir un tratamiento radical y, además, podrían acceder a tratamiento pacientes que actualmente se diagnostican en fases avanzadas.
  • Dado que la población en riesgo se encuentra plenamente identificada, es crítico que las recomendaciones de cribado se apliquen de manera correcta y por personal formado adecuadamente. La investigación en mejorar las técnicas de imagen (radiólogos) y en avanzar en el conocimiento de los marcadores tumorales y en la medicina personalizada será de importancia capital para aumentar la eficacia de los planes de seguimiento de los pacientes con hepatopatía crónica.
  • Las investigaciones deben permitir integrar los hallazgos de laboratorio a los criterios clínicos para afinar en la evaluación pronóstica de los pacientes. Además, el mejor conocimiento de las alteraciones biológicas implicadas en la oncogénesis hepática conducirá a identificar nuevas dianas para el tratamiento del HCC.
  • El análisis molecular del tumor será un avance ya que permitiría seleccionar en un paciente determinado la opción terapéutica más apropiada teniendo en cuenta el perfil molecular del tumor (tratamiento personalizado). Aunque esta aproximación es muy atractiva, en el momento actual no se dispone de biomarcadores con aplicabilidad clínica directa, la cual está limitada por la heterogeneidad tumoral, tanto en el mismo nódulo, como en los diferentes nódulos y también a lo largo de la evolución. Se están llevando a cabo grandes esfuerzos para identificar productos tumorales en sangre periférica (la denominada biopsia líquida) que superen estas limitaciones.

Los avances en la comprensión de la patogénesis molecular del HCC han conducido a la identificación de mutaciones genéticas. Sin embargo, todavía no se ha establecido una clasificación molecular del HCC, y a día de hoy, la clasificación de estadificación según el BCLC (Barcelona Clinic Liver Cancer) sigue siendo el principal algoritmo clínico para la estratificación de pacientes según su pronóstico y su asignación al tratamiento más adecuado.

Los programas de vigilancia permiten la detección de tumores en etapa temprana que son susceptibles de tratamientos curativos – resección, trasplante de hígado o ablación local. En las etapas más avanzadas, sólo se dispone de la quimioembolización, tratamiento locorregional (para el HCC intermedio) y de sorafenib, tratamiento sistémico (para el HCC avanzado) las cuales han demostrado beneficios de supervivencia.

Los avances en el estudio del perfil del genoma y la secuenciación genética han llevado a la clasificación de los HCC basados ​​en sus características. Los análisis de las alteraciones genéticas han identificado aquellas que podrían ser dianas terapéuticas. Pero se necesitan aún más estudios de dichas alteraciones antes de que puedan utilizarse como biomarcadores en la toma de decisiones clínicas.

Actualmente se halla en curso un ensayo clínico de fase II para HCC con el fármaco Palbociclib como tratamiento de segunda línea si se deja de responder a sorafenib. Este medicamento es un tratamiento contra el cáncer que interfiere con el crecimiento y la propagación de las células cancerosas en el cuerpo. Es un fármaco inhibidor selectivo de CDK4 / 6 que ha demostrado resultados muy buenos en ensayos clínicos de fase II en algunos tipos de cáncer de mama y se está estudiando su potencial en el tratamiento del HCC. El control del ciclo celular se halla alterado en el cáncer y como consecuencia, los inhibidores del ciclo celular como palbociclib constituyen una opción terapéutica atractiva. En la última década se han desarrollado varios inhibidores selectivos. El palbociclib presenta una toxicidad tolerable (principalmente neutropenia y trombocitopenia) y se prevé que pueda ser eficaz en tumores como el HCC. A pesar de los datos prometedores, del potencial de palbociclib para el tratamiento del HCC éste no había sido analizado en modelos preclínicos de HCC hasta la actualidad. No existe un estudio exhaustivo en modelos preclínicos que prueben el potencial de palbociclib para el tratamiento de HCC, en monoterapia o combinado.

¿Cuáles son las nuevas conclusiones?

Se ha publicado recientemente una evaluación preclínica exhaustiva de la actividad de palbociclib en el HCC. El tratamiento con este fármaco indujo una detención reversible del ciclo celular. Se observaron casos de no respondedores en aproximadamente el 30% de los pacientes con HCC, se sabe que el HCC es un tumor de elevada heterogenicidad genética. Además, el palbociclib se comportó tan eficientemente como el sorafenib in vivo y su combinación fue bien tolerada ofreciendo mejores resultados. Otros estudios en el futuro, optimizarán la selección de los pacientes más idóneos, así como las mejores combinaciones de tratamiento.

En conjunto, este estudio proporcionó evidencia preclínica, apoyando la realización de ensayos clínicos para evaluar el potencial de palbociclib, solo o en combinación con sorafenib, para el tratamiento de HCC.

18/03/2018

Info de contacto

Pere Vergés 1, piso 8, desp 11, Hotel d’Entitats La Pau,    08020 - Barcelona

}

L-J de 09:00-13:30h.

933 145 209 - 615 052 266

Envíanos un mensaje