Vacunación

La infección por el virus de la hepatitis B (VHB) puede prevenirse con una vacuna muy eficaz y  segura que previene la infección por el virus B y, consiguientemente, la sobreinfección por virus delta que sólo ocurre en portadores del virus B.

La vacunación está teniendo un impacto innegable en la prevención de la infección y de las complicaciones asociadas a ella. La vacunación anti-VBH, en personas sin enfermedades crónicas y con defensas normales tiene una efectividad  del 95%. Ello significa que previene la infección por VHB , la infección por VHD y el desarrollo de hepatopatía y cáncer de hígado.

En España, su inclusión en el calendario vacunal de las comunidades autónomas se inició en 1991 y se completó en el año 2002. Actualmente se administra en 3 dosis, a las 12 horas del nacimiento, a los 1-2 meses y a los 6-18 meses de edad. También puede administrarse a niños mayores no vacunados y a adultos, especialmente aquellos expuestos a situaciones de riesgo, y puede administrarse alguna dosis adicional de refuerzo, aunque su utilidad es controvertida incluso en las personas con respuesta limitada.

La inmunización pasiva con la administración de inmunoglobulinas también es de gran utilidad en determinadas situaciones como en el trasplante hepático por VHB para evitar la reinfección del injerto o en los niños nacidos de mujeres infectadas. En los pacientes inmunodeprimidos o que van a sufrir inmunosupresión es fundamental la vacunación y si existe la posibilidad de reactivación viral, se recomienda incluso la administración de tratamientos antivirales preventivos.

Última actualización: 20/02/16