Pasos preliminares para el desarrollo de nuevas recomendaciones sobre la enfermedad hepática alcohólica

08/02/2019 | Artículos, Artículos científicos

Hepatólogos y especialistas en adicciones se han unido para presentar y alimentar la reflexión.

La primera pregunta formulada en la reunión se refería a la definición y terminología de la enfermedad hepática alcohólica que se convertiría en enfermedad hepática asociada al alcohol. Parece que todavía hay mucho camino por recorrer para ponerse de acuerdo con los especialistas en adicciones y los hepatólogos. Sin embargo, este es uno de los requisitos previos básicos, como lo es el seguimiento del consumo excesivo de alcohol en la práctica general y/o en consultas especializadas.

Para detectar el consumo regular de alcohol, todos están de acuerdo en que todavía no hay marcadores biológicos completamente satisfactorios. Sólo el uso de un cuestionario tipo AUDIT permite la identificación.

Con respecto al consumo excesivo de alcohol, existe una gran heterogeneidad en las definiciones, pero se están examinando las redes de evaluación. Por otro lado, hoy sabemos que la existencia de consumo excesivo de alcohol está anunciando futuras hospitalizaciones para la enfermedad hepática asociada al alcohol. Por lo tanto, existe una política de reducción del riesgo de alcohol por establecer y desarrollar.

La cuestión del manejo de medicamentos ha sido ampliamente debatida y, en caso de enfermedad hepática grave, Baclofen® ha demostrado su eficacia.

Con respecto al diagnóstico de fibrosis para enfermedad hepática alcohólica, es evaluación recomendada por FibroScan®, Fibrotest® o Fibrometer® en todos los pacientes con consumo crónico.

Se recordó que en el caso de enfermedad hepática alcohólica, el paciente debe ser atendido globalmente. La enfermedad hepática alcohólica suele ser mixta (alcohol y síndrome metabólico) y el tabaquismo y la esteatosis a menudo están asociados. No debemos olvidar los trastornos cognitivos que son insuficientemente investigados y evaluados.

En medicina general, se recomienda realizar una prueba de detección de enfermedad hepática alcohólica para personas mayores de 40 años (hombres o mujeres) con una prueba AUDIT positiva o que consuman más de 14 bebidas estándar por semana. Una observación: sólo el 20% de los médicos cuestionan a sus pacientes sobre su consumo de alcohol.

Se carece de puntuaciones para identificar las formas más graves de hepatitis alcohólica aguda, en particular en la medicina general, que a veces tiene dificultades para identificarlas como tales.

El debate fue rico entre hepatólogos y especialistas en adicciones.

Pero recordaremos una frase de un médico general belga presente en la reunión: “El médico general no debe hacerlo todo, sino asegurarse de que todo se hará”.

A finales de enero de 2019, estas recomendaciones de expertos deberían hacerse públicas. SOS Hepatitis pudo recordar la importancia de las diferentes vacunas en caso de enfermedad hepática alcohólica, que deberían incluirse en las recomendaciones finales.

 

Fuente: Viceversa nº14 (diciembre 2018)

Artículo traducido y adaptado por ASSCAT

08/02/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post