Es necesario realizar el cribado de la hepatitis C en los centros de asistencia primaria

31/12/2018 | Activismo

ASSCAT desea que la visión de un mundo sin hepatitis C sea una realidad, y para que el tratamiento curativo llegue a todas las personas es muy necesario informar a la ciudadanía de la necesidad de realizar una analítica diagnóstica para recibir el tratamiento en caso de precisarlo.

El tratamiento actual para curar la hepatitis C (VHC) es oral, bien tolerado y altamente eficaz (más del 95%) y está indicado en todas las personas diagnosticadas. El diagnóstico se ha simplificado, no es necesario realizar biopsia del hígado como hace unos años. Por lo tanto, ahora que se puede tratar y curar de forma definitiva la hepatitis C en la gran mayoría de personas, los países se plantean diferentes políticas sanitarias para la eliminación de la hepatitis C. Actualmente, el reto se centra en informar y diagnosticar a todas las personas que tengan infección por el VHC y tratarlas. El compromiso de los servicios sanitarios es alcanzar la eliminación de una enfermedad transmisible, para la que no existe vacuna.

Hasta diciembre de 2018, se han tratado en España más de 117.000 personas; el diagnóstico y el tratamiento han llegado a colectivos que se controlan en centros específicos (prisiones, centros de adicciones, etc.) o bien en hospitales (dializados, trasplantados, hemofílicos, embarazadas, coinfectados con VIH, usuarios de drogas, etc.). No obstante, se estima que en España quedan por aflorar unos 90.000 casos ocultos; serían personas que son portadoras del VHC, que se hallan asintomáticas y que no se han hecho las pruebas o si se han hecho análisis no ha sido suficiente para llegar a un diagnóstico confirmatorio.

ASSCAT desea que la visión de un mundo sin hepatitis C sea una realidad, y para que el tratamiento curativo llegue a todas las personas es muy necesario informar a la ciudadanía de la necesidad de realizar una analítica diagnóstica para recibir el tratamiento en caso de precisarlo.

¿Cómo se podría ampliar el número de personas detectadas y que disminuyan los denominados “casos de hepatitis C ocultos”? Se recomienda que las personas que tengan alguno de los antecedentes que se mencionan a continuación soliciten a su médico la analítica específica para el VHC.

Los factores de riesgo son conocidos y se aconseja hacer el cribado en estos casos. Al solicitar la prueba del VHC no es obligatorio que las personas expliquen sus motivos (protección de datos y privacidad). Así, se recomienda screening/cribado:

  • Si en el país de origen existe una prevalencia de anti-VHC mayor de 2,9%. Según los datos del Observatorio Polaris 2016 son los siguientes: Egipto, Rumania, Georgia, Rusia, Mongolia, Gabón, Uzbekistán, Pakistán y Siria.
  • Haber recibido transfusión de sangre antes de 1990 o inyecciones intramusculares con material no desechable.
  • Operación quirúrgica antes de 1990 o si los procedimientos quirúrgicos se han realizado en países no occidentales. Asimismo, tratamientos de odontología sin una esterilización adecuada.
  • Uso de drogas: personas que alguna vez usaron drogas o las usan actualmente.
  • Trabajadores de la salud: trabajos en atención médica y/o en contacto con muestras de sangre.
  • Antecedentes de infección por el VHB o por el VIH.
  • Encarcelamiento: pacientes con antecedentes de haber estado en prisión alguna vez.
  • Convivencia con una persona infectada con el VHC (en el pasado o actualmente). También en madres portadoras de la hepatitis C.
  • Contactos sexuales sin protección.
  • Hombres que tienen sexo con hombres (HSH).
  • Realización de tatuajes o piercings en circunstancias no higiénicas (de fabricación propia, en prisión, en países no occidentales). También tratamientos de estética sin una esterilización adecuada.

 

Fuente: ASSCAT

31/12/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post