Pakistán prueba la terapia contra la hepatitis C en un intento por acabar con esta epidemia silenciosa

26/03/2019 | Artículos, Noticias de prensa

Una drástica caída en el coste de los nuevos medicamentos revolucionarios contra la hepatitis podría hacer que Pakistán liderara el camino para erradicar una de las enfermedades infecciosas más prevalentes del mundo.

La hepatitis C infecta a unos siete millones de personas en Pakistán, por lo que es uno de los países más afectados del planeta.

El virus es responsable de una epidemia silenciosa en la que la mayoría de los pacientes desconocen que están infectados hasta que sus hígados hayan sufrido años de daños irreversibles o hayan tenido cáncer.

Una fuerte caída en el coste de nuevos y potentes medicamentos y kits de detección ahora ofrece la posibilidad de transformar la manera en que se trata la infección de acuerdo con el grupo de ayuda de Médicos sin Fronteras (MSF).

La organización benéfica está ejecutando un proyecto piloto en un barrio pobre de Karachi que apunta a usar los nuevos medicamentos de bajo coste para curar a las personas en clínicas de base pequeñas en lugar de hospitales centrales.

“Esto podría ser un cambio de juego, no sólo para la salud pública, sino que es un milagro a la espera de que suceda. El día que el Gobierno comience a poner su peso detrás, será algo que será una revolución”, afirmó el Dr. Hassan Zahid de MSF.

El tratamiento de la hepatitis C hasta hace poco dependía de un ciclo de inyecciones de un año de duración que sólo curaban a la mitad de los pacientes y provocaban efectos secundarios agotadores, como depresión y sentimientos suicidas. Diferentes cepas del virus también tuvieron que ser tratadas con diferentes fármacos.

Una nueva generación de medicamentos llamados antivirales de acción directa (AADs) salió al mercado a principios de esta década, transformando las posibilidades de tratamiento. Los AAD podrían tomarse como tabletas, la mayoría de las combinaciones funcionaron en todas las cepas y curaron más del 95% de los pacientes en unos pocos meses.

Pero los nuevos AAD eran enormemente caros. Cuando Sofosbuvir, producido por el gigante farmacéutico Gilead, estuvo disponible a finales de 2013, costó 1.000 dólares por pastilla o 84.000 dólares por un tratamiento completo.

Sigue siendo muy caro en Occidente, donde los políticos y las organizaciones, incluida MSF, han hecho campaña para que Gilead baje los precios o permita que otros fabricantes hagan versiones genéricas. El precio público que el NHS paga actualmente es de casi 12.000 libras por una caja de 24 tabletas, aunque se entiende que se está negociando un nuevo acuerdo.

Sin embargo, en el mundo en desarrollo, donde los activistas dicen que los gigantes de los medicamentos ganan menos dinero y defienden sus márgenes de ganancias con menos fuerza, los precios se han desplomado. Al utilizar tácticas aprendidas en la larga batalla para hacer asequibles los medicamentos contra el VIH, los activistas se han opuesto a las patentes, han desafiado los acuerdos de licencia y han comprado en grandes cantidades.

Gilead y otras compañías farmacéuticas han reducido los precios y han permitido a los fabricantes locales hacer versiones genéricas. MSF ahora puede comprar un tratamiento hecho en India por 120 dólares por tratamiento en Pakistán y espera que el precio baje aún más.

El proyecto de MSF se encuentra en Machar Colony, uno de los barrios marginales más grandes de Karachi, donde alrededor de 150.000 residentes, principalmente bengalíes y pastunes, trabajan principalmente en la industria pesquera. Si la hepatitis C se puede tratar de manera efectiva en una clínica pequeña aquí, entonces muestra que puede tratarse de manera similar en casi cualquier lugar, según MSF.

Aquellos que creen que tienen la enfermedad, conocida localmente como “ictericia negra”, que tiene síntomas que incluyen cansancio, dolor en las articulaciones y náuseas, son examinados. Las nuevas máquinas portátiles de pruebas genéticas permiten detectar rápidamente los virus en la clínica.

A los pacientes también se les pregunta qué riesgos podrían haber corrido para terminar con la infección. El virus transmitido por la sangre a menudo se transmite de paciente a paciente por médicos o dentistas no calificados que usan instrumentos sucios o jeringuillas.

Asif Ali, un jardinero de 26 años de edad, descubrió que tenía hepatitis C cuando se sometió a un chequeo médico de rutina cuando solicitaba trabajo en Dubai. Había sufrido dolor en las articulaciones durante varios años, pero no tenía idea de por qué.

Curar a las personas de la enfermedad, antes de que necesiten costosos cuidados hospitalarios y trasplantes, podría ahorrar a los países enormes cantidades de dinero. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que quiere eliminar tanto la hepatitis B como la C para 2030.

Pero sin una vacuna en el horizonte, la hepatitis C sólo puede eliminarse tratando a quienes la tienen. Con la transmisión tan extendida entre los médicos y dentistas no calificados y de acceso directo, los médicos también temen que las personas se infecten al igual que se curan. Por lo tanto, limpiar la atención médica es vital para las posibilidades de erradicar la enfermedad.

La clínica de MSF en Machor Colony ha curado a aproximadamente 2.000 personas desde que comenzó el trabajo y ha alcanzado el 95% de éxito en hospitales más grandes. Sin embargo, “la enfermedad atrae muchos menos fondos que el VIH o la tuberculosis”, explicó Jessica Burry, quien trabaja en la Campaña de Acceso de MSF. “Tenemos la opción de curar a las personas y no tenemos la voluntad política ni los fondos para hacerlo”, añadió.

 

Fuente: telegraph.co.uk

Noticia traducida por ASSCAT

26/03/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post