Se estima que casi 100.000 británicos están en riesgo de muerte por hepatitis C

07/10/2019 | Noticias de prensa

El organismo de salud pública calcula a los pacientes no diagnosticados después de monitorear a los usuarios de drogas.

Casi 100.000 británicos corren el riesgo de morir porque no saben que tienen la enfermedad hepática mortal hepatitis C, advierten las autoridades sanitarias.

Se estima que 95.600 personas en el Reino Unido, principalmente consumidores de drogas, padecen la enfermedad, pero desconocen la afección porque no han sido diagnosticadas, según Public Health England (PHE).

Steve Mowle, del Royal College of GPs, dijo: “Es extremadamente preocupante escuchar que tantas personas tienen hepatitis C sin diagnosticar. Es una enfermedad peligrosa para pacientes individuales y un riesgo significativo para la salud pública”.

Nueve de cada 10 personas infectadas con el virus de la hepatitis C (VHC) se inyectan drogas recreativas como la heroína o lo han hecho, según un nuevo informe de PHE sobre la condición. El virus se transmite entre los usuarios de drogas al compartir agujas contaminadas.

Aunque el consumo de heroína por inyección está disminuyendo, los consumidores de drogas en algunas partes de Inglaterra se están inyectando otras sustancias, como estimulantes, cocaína y crack, ha encontrado PHE. “Éstos están asociados con una inyección más frecuente, más daño en el lugar de inyección y con la propagación de infecciones virales y bacterianas”, añade su informe.

Ésta es la primera vez que PHE calcula el número de pacientes con hepatitis C no diagnosticados. Su estimación se basó en el monitoreo anónimo de la salud de las personas que se inyectan drogas. Instó a cualquier persona que pudiera estar en riesgo a hacerse la prueba antes de que su salud se viera afectada.

Las 95.600 personas no diagnosticadas con la enfermedad hepática tienen un mayor riesgo de morir porque la hepatitis C puede matar si no se trata. Los 95.600 representan aproximadamente dos tercios de las 143.000 personas a las que PHE estima que tienen la enfermedad, lo que significa que el número sin diagnosticar supera en número a los que se sabe que la tienen por dos a uno. Sin embargo, las cifras generales están en declive. Esos 143.000 están por debajo de las 182.400 que se pensaba que la tenían en 2015.

El número de muertes por enfermedad hepática relacionada con el VHC ha disminuido en los últimos años, pero aún se cobró 380 vidas el año pasado. Sin embargo, eso fue un 19% menos que los 468 registrados en 2015. En 2017, 63 personas con enfermedad hepática avanzada debido al VHC se sometieron a un trasplante de hígado para salvar sus vidas.

Helen Harris, científica sénior de PHE, explicó: “El VHC es un virus transmitido por la sangre que puede causar enfermedades hepáticas potencialmente mortales, incluido el cáncer. Sin embargo, las personas infectadas a menudo no tienen síntomas hasta décadas después, cuando su hígado se ha dañado gravemente”.

Harris añadió: “La hepatitis C puede tener consecuencias devastadoras, pero la mayoría de los casos se pueden curar si se detectan a tiempo, por eso es tan importante encontrar y tratar a las personas que pueden estar infectadas”.

El desarrollo reciente de nuevas terapias farmacológicas significa que el 95% de los pacientes que toman esos tratamientos están curados.

Pamela Healy, directora ejecutiva del British Liver Trust, afirmó: “Ahora existe una cura efectiva para todos los que viven con hepatitis C y el número de personas que viven con VHC está disminuyendo. El desafío ahora es para nosotros encontrar las decenas de miles, una cantidad alarmante, que actualmente no están diagnosticadas”.

 

Fuente: theguardian.com

Noticia traducida por ASSCAT

07/10/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post