Los especialistas en hígado ofrecen orientación sobre los riesgos de COVID-19 en pacientes hepáticos

01/04/2020 | Noticias de prensa

La Asociación Estadounidense para el Estudio de Enfermedades del Hígado (AASLD, en sus siglas en inglés) ha emitido una guía preliminar para especialistas en hígado sobre el manejo de COVID-19 en pacientes con enfermedad hepática, según los datos publicados hasta finales de marzo.

COVID-19 es la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, el nuevo coronavirus identificado en China en enero de 2020. El SARS-CoV-2 causa un espectro de enfermedades clínicas que van desde síntomas leves (tos, fiebre) hasta neumonía severa, daño pulmonar y muerte.

Las personas con afecciones de salud preexistentes que incluyen enfermedad renal crónica, enfermedad cardiovascular y enfermedad pulmonar obstructiva crónica tienen un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave que requiere hospitalización y ventilación.

Un metanálisis de los primeros 53.000 casos de COVID-19 reportados en China, publicado en 30 estudios desde finales de enero, encontró que la enfermedad hepática crónica no estaba asociada con un mayor riesgo de COVID-19 grave o muerte por la enfermedad, aunque elevada. Las enzimas hepáticas (AST o ALT) fueron más comunes en los casos graves en el momento del diagnóstico.

La AASLD convocó un panel de expertos para revisar la evidencia disponible y recopilar información clínica que pueda guiar a los trabajadores de la salud.

Elevación de las enzimas hepáticas y daño hepático

“Las personas con enfermedad hepática preexistente eran más vulnerables al daño hepático si se infectaban con el SARS, un virus relacionado. Aunque es plausible que lo mismo podría ser cierto para el nuevo coronavirus, hay poca evidencia sobre sus efectos en personas con enfermedad hepática”, concluye la AASLD.

El informe de la AASLD señala que la lesión hepática ocurre con mayor frecuencia en casos graves de COVID-19 y que las elevaciones de las enzimas hepáticas en casos leves de COVID-19 generalmente han sido transitorias. Las enzimas hepáticas elevadas en pacientes con COVID-19 deberían impulsar las pruebas de hepatitis B y C, sugiere la AASLD.

Los agentes experimentales que se están probando como tratamientos para COVID-19 pueden tener toxicidades hepáticas. Aunque las enzimas hepáticas elevadas no deberían ser un obstáculo para el uso experimental de estos medicamentos, el monitoreo regular de las enzimas hepáticas debería formar parte de cualquier protocolo experimental para el tratamiento con COVID-19.

Carcinoma hepatocelular (CHC)

En caso de sospecha de carcinoma hepatocelular o tratamiento en curso, los especialistas deben tratar de minimizar las visitas clínicas a los pacientes y realizar consultas virtuales. Sin embargo, las imágenes no deben retrasarse demasiado; dos meses pueden ser razonables, dependiendo del paciente y la instalación. El tratamiento para el CHC no debe retrasarse.

Personas en espera de trasplante

Limitar el número de pacientes que ingresan a las clínicas para la evaluación del trasplante y priorizar las visitas de aquellos con carcinoma hepatocelular o aquellos con puntuaciones MELD altos que probablemente se beneficien de la inclusión inmediata. Intentar mover en línea la mayor cantidad posible de pacientes con pretrasplante.

Considerar la prueba de ARN del receptor y el donante cuando los órganos estén disponibles. Intentar analizar muestras de múltiples sitios para superar la menor sensibilidad de las pruebas de muestras nasales y faríngeas. Las personas que dan positivo por SARS-CoV-2 no son médicamente elegibles para la donación de órganos.

Trasplante

El trasplante de hígado durante la COVID-19 será desafiado por la escasez de camas en la UCI. Sin embargo, los trasplantes de hígado deben seguir adelante, y los servicios pueden necesitar priorizar a los pacientes con mayor probabilidad de morir en la lista de espera. No está claro que los pacientes inmunodeprimidos tengan un mayor riesgo de presentar COVID-19 grave, pero se sabe que tienen más probabilidades de adquirir SARS-CoV-2 y son más infecciosos y tienen títulos virales más altos que las personas inmunocompetentes una vez infectadas con SARS-CoV-2. Es necesario tener en cuenta estos factores al tomar decisiones sobre el trasplante inmediato o diferido.

Postrasplante e inmunosupresión

No está claro que los pacientes inmunosuprimidos tengan un mayor riesgo de COVID-19 grave y la evidencia de los brotes de SARS y MERS muestra que la inmunosupresión posterior al trasplante no fue un factor de riesgo de muerte. La medicación inmunosupresora no debe suspenderse. Los pacientes posteriores al trasplante deben minimizar los contactos y continuar practicando todas las medidas de higiene recomendadas para los pacientes posteriores al trasplante.

Si los pacientes después del trasplante adquieren SARS-CoV-2, se debe considerar la reducción de la dosis de prednisona. La Organización Mundial de la Salud recomienda evitar el uso de corticosteroides para el tratamiento de COVID-19 a menos que se indique para otro propósito.

Considerar las interacciones farmacológicas con fármacos inmunosupresores si utiliza agentes experimentales para tratar COVID-19. Lopinavir / ritonavir no está probado como un tratamiento efectivo para COVID-19 hasta la fecha, pero se está probando en varios ensayos clínicos aleatorios de gran tamaño. Lopinavir / ritonavir es un potente inhibidor de CYP3A4, que participa en el metabolismo de los inhibidores de calcineurina, sirolimus y everolimus. Considerar una reducción de la dosis de tacrolimus al 2%-5% de la dosis inicial debido a esta interacción fármaco-fármaco.

 

Fuente: infohep.org

Referencias:

AASLD. Clinical insights for hepatology and liver transplant providers during the Covid-19 pandemic. 23 March 2020.

https://www.aasld.org/sites/default/files/2020-03/AASLD-COVID19-ClinicalInsights-3.23.2020-FINAL-v2.pdf

Ma C et al. Incidence, clinical characteristics and prognostic factor of patients with COVID-19: a systematic review and meta-analysis. Med RXiv (medical pre-prints not peer-reviewed), 20 March 2020 https://doi.org/10.1101/2020.03.17.20037572

Noticia traducida por ASSCAT

01/04/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post