La terapia con AADs para pacientes con VHC sin enfermedad hepática grave tiene importantes beneficios de supervivencia

08/08/2018 | Noticias de prensa

El éxito del tratamiento del VHC con antivirales de acción directa (AAD) reduce significativamente el riesgo de muerte para las personas que no tienen enfermedad hepática avanzada, según informan investigadores en Hepatología. Una respuesta virológica sostenida (RVS) redujo el riesgo de mortalidad en hasta dos tercios. El estudio de observación involucró a más de 40.000 veteranos militares de EEUU.

“Este estudio proporciona la evidencia más fuerte y directa hasta el momento de que el tratamiento de la infección por VHC en pacientes sin enfermedad hepática avanzada da como resultado beneficios clínicos significativos”, comentan los autores. “Queremos levantar las restricciones existentes impuestas por pagadores privados y otros públicos que restringen el tratamiento a aquellos con una enfermedad hepática más avanzada”.

El desarrollo de AAD ha revolucionado el tratamiento del VHC. Sin embargo, su alto coste ha resultado en que muchos proveedores de atención médica limitan el acceso de acuerdo con las necesidades clínicas, priorizando a las personas con fibrosis avanzada o cirrosis.

Investigadores del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) de EEUU, el proveedor más grande de atención de VHC en EEUU, quisieron ver si proporcionar terapia con AAD a personas sin daño hepático significativo tenía beneficios en términos de una reducción en el riesgo de mortalidad por todas las causas.

El VA trata a todas las personas con VHC, independientemente de la etapa de la enfermedad hepática, y los proveedores de atención médica y los pacientes de VA han asimilado rápidamente los AAD.

La población de estudio consistió en aproximadamente 40.000 personas con VHC sin enfermedad hepática significativa que fueron tratadas con AAD entre principios de 2014 y marzo de 2017. Un grupo de comparación no tratado comprendía aproximadamente 63.000 personas con VHC que tampoco tenían evidencia de enfermedad hepática grave.

Todos los participantes tenían mononucleosis infecciosa y eran portadores de genotipos de VHC 1, 2 o 3. La ausencia de enfermedad hepática severa se definió como FIB-4 <3,25, sin cirrosis, sin antecedentes de enfermedad hepática descompensada y sin trasplante de hígado.

De las personas tratadas con AAD, un poco menos del 97% obtuvo una RVS; el otro 3% no logró RVS.

Las tasas de mortalidad durante el seguimiento fueron del 1,6% para pacientes con RVS, del 3,6% para pacientes sin RVS y del 5% para los controles no tratados.

La tasa de mortalidad (por 100 personas-años de seguimiento) para pacientes con RVS de 1,18 fue significativamente menor que los 2,84 observados en pacientes sin RVS y los 3,84 observados en el grupo de comparación no tratado (ambas comparaciones, p <0.001).

El beneficio de supervivencia de la RVS también fue evidente cuando se comparó el riesgo de mortalidad según la cirrosis basal. Los pacientes con RVS con FIB-4 <1,45 y 1,45-3,25 tuvieron reducciones del 46% (p = 0.036) y del 63% (p <0.001) en las tasas de mortalidad, respectivamente, en comparación con los pacientes sin RVS. Los beneficios fueron aún más pronunciados en comparación con los pacientes que no recibieron AAD, el riesgo de mortalidad reducido en un 67% para FIB-4> 1,45 (p <0.001) y 71% para FIB-4 <1,45 (p <0.001), respectivamente.

Un análisis final tuvo en cuenta la demografía inicial, las características clínicas y la presencia de comorbilidades. Esto mostró que la RVS redujo el riesgo de mortalidad en un 66% (HR = 0,44, IC 95%, 0,32-0,59, p <0.001) en comparación con la no RVS y en un 68% (HR = 0,32, IC 95%, 0,29-0,36, p <0.001) en comparación con ningún tratamiento. Los pacientes sin RVS también tuvieron un riesgo de mortalidad significativamente menor que los pacientes que no recibieron tratamiento (HR = 0,74; IC del 95%, 0,55-0,99, p = 0,049).

“El tratamiento del VHC con éxito antes del desarrollo de enfermedad hepática avanzada clínicamente aparente se traduce en un beneficio de mortalidad significativo”, concluyen los autores. “Aumentar el acceso a los AAD para todas las personas infectadas por el VHC debería provocar menos muertes”.

El autor de un editorial acompañante señala que el estudio no incluyó información sobre las causas de muerte. También destaca los beneficios inexplicables de supervivencia asociada a RVS en las mujeres en comparación con los hombres y en las personas de raza negra en comparación con las personas de raza blanca. Sin embargo, este concluye que el estudio tiene importantes beneficios para la salud pública, lo que justifica la provisión de terapia con AAD para personas con VHC que no tienen una enfermedad hepática significativa.

 

Fuente: infohep.org

Referencias:

Backus LI et al. Direct-acting antiviral sustained virologic response: impact on mortality in patients without advanced liver disease. Hepatology, online edition, 10.1002/hep.29811, 2018.

Serper, M. Direct acting antivirals for patients without advanced liver disease: all for treatment and treatment for all. Hepatology, online edition, 10.1002/hep.29873, 2018.

Noticia traducida por ASSCAT

08/08/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post