Los chinos con infección crónica de hepatitis B tenían un mayor riesgo de varios tipos de cáncer del sistema digestivo, especialmente cáncer de estómago, informan investigadores en JAMA Network Open.

Aproximadamente 250 millones de personas viven con la infección por el virus de la hepatitis B y la prevalencia de la infección por hepatitis B es alta en Asia y África subsahariana. Se estima que el virus de la hepatitis B causa alrededor del 80% de todos los cánceres de hígado (carcinoma hepatocelular) como resultado de una infección persistente del tejido hepático por el virus de la hepatitis B. Algunos estudios de cohortes han encontrado un mayor riesgo de varios otros tipos de cáncer en personas con infección crónica por hepatitis B, especialmente linfoma y cáncer pancreático.

Los hallazgos contradictorios sobre los riesgos de cáncer en personas con hepatitis B llevaron a los investigadores chinos a investigar el riesgo de cánceres no hepáticos en grandes cohortes de población y a buscar la presencia de hepatitis B en el tejido tumoral de personas con hepatitis B que habían sido diagnosticadas con cánceres de hígado en dos estudios de cohorte prospectivos.

El estudio analizó tres cohortes: una población de 512.891 personas reclutadas de diez regiones en China (la cohorte China Kadoorie Biobank (CKB)) entre 2004 y 2008, la cohorte Qidong de 37.927 adultos en la provincia de Jiangsu reclutados entre 2007 y 2011, y el estudio de casos y controles de Changzhou de 17.723 adultos reclutados en 2004 y 2005.

En cada cohorte, los participantes fueron evaluados al inicio del estudio para el antígeno de superficie de la hepatitis B (HBsAg), que indica infección crónica por hepatitis B. La incidencia de cáncer en cada cohorte se calculó utilizando registros provinciales de cáncer.

La prevalencia de infección por hepatitis B fue menor en la cohorte CKB (3,1%) que en la cohorte Qidong (9,5%). La cohorte Changzhou se usó como un estudio de casos y controles en el que los casos incidentes de cáncer de estómago se combinaron con controles sanos para examinar los factores de riesgo de cáncer.

En la cohorte CKB, se reportaron 20.891 casos nuevos de cáncer durante 4,4 millones de años-persona de seguimiento. Las personas con infecciones de hepatitis B tenían el doble de probabilidades de desarrollar cualquier forma de cáncer (razón de riesgo 2,18, IC 95% 2,05-2,32) y un riesgo especialmente elevado de desarrollar carcinoma hepatocelular (HR 15,77, IC 95% 14,15-17,57).

Las personas con hepatitis B en la cohorte CKB también tenían un mayor riesgo de varios tipos de cáncer del sistema digestivo, incluido el cáncer de estómago (HR 1,41, IC 95% 1,11-1,80), cáncer colorrectal (HR 1,42, IC 95% 1,12-1,81), cavidad oral cáncer (HR 1,58, IC 95% 1,01-2,49) y cáncer pancreático (HR 1,65, IC 95% 1,03-2,65).

Las personas con hepatitis B también tenían un mayor riesgo de desarrollar linfoma (HR 1,65, IC 95% 1,03-2,65).

En la cohorte Qidong, se diagnosticaron 1.386 casos de cáncer durante 255.752 personas-años de seguimiento. En esta cohorte, la infección por hepatitis B se asoció con un mayor riesgo de carcinoma hepatocelular (HR 17,51, IC 95% 13,86-22,11) y cáncer de estómago (HR 2,02, IC 95% 1,24-3,29). La incidencia de otros cánceres del sistema digestivo fue muy baja y no se asociaron con la infección por hepatitis B.

Un estudio de biopsias de todas las muestras de tumores disponibles en personas diagnosticadas con cáncer en la cohorte Jiangsu y el estudio de casos y controles de Changzhou descubrió que todas las muestras de cáncer de estómago mostraron expresión de proteína de hepatitis B en personas que dieron positivo para el antígeno de superficie de hepatitis B, y el 55% contenía ADN de hepatitis B. Sin embargo, las muestras no contenían ADNc de VHB, que se produce durante la replicación de la hepatitis B, por lo que no fue posible confirmar que estos tejidos fueran un sitio de replicación activa de la hepatitis B.

La proteína de la hepatitis B y el ADN también fueron detectables en muestras de tumores pancreáticos, pero no en muestras de tumores de cáncer de pulmón.

Los investigadores señalan que las proteínas virales de la hepatitis B sólo eran detectables en las muestras tumorales y no en los tejidos no cancerosos también incluidos en las muestras.

Según la evidencia de las muestras tumorales, especulan que la hepatitis B infecta y se replica activamente en los tejidos fuera del hígado. La inflamación crónica causada por la infección viral de estos tejidos puede alentar el desarrollo de cáncer. Sin embargo, la evidencia limitada de replicación viral en los tejidos muestreados en este estudio significa que se necesita más investigación para explicar por qué la infección por hepatitis B está vinculada a un mayor riesgo de algunos tipos de cáncer y por qué las proteínas de la hepatitis B están presentes en los tumores cuando la infección activa con hepatitis B está asociado con un mayor riesgo de ese cáncer.

Los investigadores dicen que las personas infectadas con hepatitis B deberían recibir pruebas de detección de cánceres del sistema digestivo. La detección de algunos cánceres del sistema digestivo ya es una práctica estándar en la mayoría de los países. Por ejemplo, la detección del cáncer colorrectal en personas de 50 años o más ahora se recomienda en muchos países de mayores ingresos. Sin embargo, las prácticas de detección del cáncer varían en los países de ingresos bajos y medios, y no se recomienda la detección de rutina para el cáncer de estómago, excepto en algunos países asiáticos.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Ci Song et al. Association between hepatitis B virus infection and risks of all cancer types. JAMA Network Open, 14 June 2019, 2 (6): e195718. Doi:10.1001/jamanetworkopen.2019.5718

Noticia traducida por ASSCAT

17/09/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post