La eliminación de la hepatitis C, clave en el 14º Congreso SEMERGEN Cantabria

01/02/2019 | Artículos, Noticias de prensa

El 14º Congreso Autonómico de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) en Cantabria tendrá lugar desde el 31 de enero al 2 de febrero en Santander. Durante estos tres días, será punto de encuentro de los médicos de Atención Primaria en esta comunidad con el objetivo de contribuir a la formación continuada de los médicos de familia.

A través de varias mesas redondas y talleres, los expertos darán a conocer la situación actual de estos profesionales sanitarios, los retos de la práctica médica y el futuro del Sistema Nacional de Salud (SNS). El sábado 2 de febrero tendrá lugar la mesa de clausura ‘Hepatitis C. Programa de cribado en Cantabria’, que contará con las ponencias de los doctores Javier Crespo y Guillermo Pombo y con el patrocinio de Gilead.

Hoy en día, la hepatitis C puede curarse con los antivirales de acción directa (AADs). De hecho, nuestro país se sitúa a la cabeza de Europa en número de personas tratadas; 117.452 según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Cantabria fue una de las primeras comunidades autónomas en ofrecer acceso al tratamiento a todos los afectados por hepatitis C según un criterio estrictamente médico, sin ninguna limitación, incluidos los F1, en los que hay fibrosis leve, y los F0, en los que no hay fibrosis hepática. Gracias a ello, han recibido tratamiento unos 1.800 pacientes y se estima que la prevalencia de infección activa es tan sólo del 0,3% en la actualidad.

Aún así, la hepatitis C es una “enfermedad silenciosa”, que puede desarrollarse durante más de veinte años sin ninguna sintomatología. Para ello, es fundamental realizar pruebas diagnósticas de detección y es el médico de Atención Primaria en su consulta el primero que puede solicitarla.

El médico de familia debe estar atento a los síntomas extrahepáticos como la depresión, diabetes, la ansiedad y la fatiga, algunas de las comorbilidades más comunes en las personas infectadas por el virus que aparecen con independencia del nivel de transaminasas y del grado de fibrosis del paciente. La edad del paciente también debe ser un criterio a tener en cuenta. Se ha observado que la prevalencia de hepatitis C es mayor en pacientes con edad mayor a los 50 años.

Además, es fundamental vigilar a las poblaciones clave como los consumidores de drogas inyectadas o inhaladas, los nacidos de madres infectadas por el VHC, tener antecedentes de internamiento en centros penitenciarios, personas con infección por el VIH y el VHB, los trabajadores expuestos accidentalmente con material biológico infectado, antecedentes de cirugía, procedimientos invasivos y odontología anteriores a la utilización de material de un solo uso (1980), transfusiones de sangre anteriores a 1992, cuando no se hacían análisis sistemáticos de la sangre, personas con tatuajes o piercings realizados sin las debidas precauciones de seguridad, hemodiálisis crónica y los hombres que tienen sexo de riesgo con hombres y los trabajadores sexuales.

Saber si tiene hepatitis es el primer paso para no tenerla, así que si cree que alguno de sus pacientes puede haber estado expuesto al virus o presenta algún síntoma, pida la prueba y derive a todos los pacientes diagnosticados de infección por el VHC al especialista en hepatitis C para su valoración.

Realizar la prueba es el primer paso para la curación y por ello, la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE) y Gilead se han unido para desarrollar la campaña ‘¿Eres Cris?’, con la que se anima a los ciudadanos a realizarse la prueba de diagnóstico.

 

Fuente: consalud.es

01/02/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post