La carga de enfermedad hepática grave debida al hígado graso se duplicará con creces para 2030

27/12/2018 | Artículos, Noticias de prensa

Si continúan las tendencias actuales de obesidad y diabetes, al menos 520 millones de personas vivirán con una enfermedad del hígado graso no alcohólico en Europa occidental, China, Japón y Estados Unidos para el año 2030, según el modelo del Centro de Análisis de Enfermedades publicado en el Journal of Hepatology.

El número de personas con cirrosis descompensada como resultado de la forma más avanzada de NAFLD será más del doble en cada país.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, en sus siglas en inglés) ocurre cuando la grasa se acumula en el hígado debido a trastornos metabólicos que incluyen la diabetes tipo 2. NAFLD ocurre con mayor frecuencia en personas obesas.

La acumulación de grasa hepática no causa síntomas en la mayoría de las personas, pero con el tiempo puede llegar a ser lo suficientemente grave como para causar inflamación y daño hepático (esteatohepatitis no alcohólica o NASH). En una minoría de personas con NASH, el daño hepático progresará a una enfermedad hepática en etapa terminal (cirrosis descompensada) o cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular). El riesgo de enfermedad hepática progresiva es mayor en personas mayores, personas obesas o personas con diabetes tipo 2.

Un metanálisis publicado en 2016 estimó la prevalencia de NAFLD en alrededor del 24% en los países occidentales, pero el impacto a largo plazo de esta alta prevalencia en el desarrollo de NASH y la mortalidad futura por enfermedad hepática, así como la demanda de trasplantes de hígado, es desconocido.

El Centro de Análisis de Enfermedades y Expertos en Hígado en Estados Unidos, China, Japón, el Reino Unido y los cuatro países más grandes de Europa occidental (Francia, Alemania, Italia y España) compilaron estimaciones nacionales de la prevalencia de obesidad y diabetes tipo 2 en 2016 para servir como base para modelar las tendencias futuras.

El modelo también incorporó estimaciones previas de la prevalencia de NAFLD, si están disponibles. En Estados Unidos, la prevalencia de 2016 entre los mayores de 15 años se estimó en 30%; en el Reino Unido, Francia y Alemania, la prevalencia se estimó en 25% de los mayores de 15 años; y en China y Japón, la prevalencia se estimó en 20%.

Después de ajustar la prevalencia de la obesidad y la diabetes tipo 2, los investigadores estimaron que entre el 2% y el 5% de las personas con NAFLD tenían EHNA en 2016, con la prevalencia más alta en Estados Unidos y la prevalencia más baja en China.

Para 2030, el modelo estima que la prevalencia de NAFLD habrá aumentado en todos los países, con el mayor crecimiento numérico en China debido al crecimiento de la población (61 millones de casos nuevos). La prevalencia de NASH también aumentará en casi la mitad en todos los países, y los casos de NASH avanzada constituirán una proporción creciente de todos los casos de NAFLD y NASH, a medida que la población envejece y la prevalencia de diabetes tipo 2 aumenta.

Para 2030, se prevé que los países con la mayor proporción de casos avanzados de NASH (fibrosis en el estadio F3 o cirrosis del hígado o rigidez y cicatrización del hígado) sean España (29% de todos los casos de NASH), con Italia, Alemania y el Reino Unido no se queda atrás.

NASH aumentará considerablemente la cantidad de personas con cirrosis descompensada, que pueden estar en necesidad inminente de un trasplante de hígado y correrán un alto riesgo de muerte por insuficiencia hepática en todos los países. El número de personas con cirrosis descompensada debida a NASH aumentará de aproximadamente 11.580 casos en Francia en 2016 a 33.180 casos en 2030 (un aumento del 187%).

En Estados Unidos, el número de personas con NASH y cirrosis descompensada aumentará en un 161% a 376.140 casos. Sólo en 2030, los modelos sugieren que se producirán 105.430 casos de cirrosis descompensada a causa de NASH. Este enorme aumento en los casos de enfermedad hepática avanzada tendrá serias implicaciones para los costes de atención médica y la demanda de trasplantes de hígado, según los autores.

Las muertes debidas a NASH (incluidas las muertes por enfermedades cardiovasculares) aumentarán de forma más acusada en Italia, Francia y China, según el modelo. Aproximadamente 163.000 personas morirán como resultado de NASH en China en 2030, y 83.000 en Estados Unidos.

Estas proyecciones de enfermedades y muertes podrían cambiar si la carga global de la obesidad se ve alterada por cambios en la dieta, impuestos sobre el azúcar o un tratamiento efectivo, o si los medicamentos para reducir la grasa hepática y detener la progresión del daño hepático debido a NASH están ampliamente disponibles. Sin embargo, en un editorial acompañante, Suzanne Mahady del Royal Melbourne Hospital y Jacob George del Westmead Hospital en Australia señalan que un estudio de la carga de la enfermedad que calcula los costes económicos de salud de NAFLD y NASH será el próximo paso en el desarrollo de políticas de salud para afrontar estas condiciones.

 

Fuente: infohep.org

Referencias: Mahady S, George J. Predicting the future burden of NAFLD and NASH. J Hepatology, 69: 774-5, 2018.

Estes C et al. Modeling NAFLD disease burden in China, France, Germany, Italy, Japan, Spain, United Kingdom and United States for the period 2016-2030. J Hepatology, 69: 896-904, 2018.

Noticia traducida por ASSCAT

27/12/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post