Investigadores de EEUU advierten de que fumar amenaza la mejoría de la salud en el tratamiento de la hepatitis C

07/03/2018 | Noticias de prensa

Los investigadores norteamericanos dicen que no es coste-efectivo gastar grandes sumas de dinero en el tratamiento de la hepatitis C sin intentar ayudar a los pacientes a que dejen de fumar. En Estados Unidos estos pacientes tienen al menos tres veces más probabilidades de fumar que la población general, pero se está haciendo muy poco para ayudarles a dejar este nocivo hábito.

Los hallazgos de los investigadores se han publicado en The American Journal of Medicine.

Fumar contribuye a tres de las cinco principales causas de muerte en Estados Unidos: enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y cáncer. La hepatitis C aumenta de forma independiente el riesgo de enfermedad cardiovascular, cáncer de hígado y cáncer de cabeza, cuello, pulmón, páncreas, riñón y anorectum. “Hay alguna evidencia de que estos riesgos pueden ser aditivos”, explican los autores, señalando que fumar aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de hígado en personas con hepatitis C.

Los investigadores señalan que entre 2006 y 2010, las muertes debidas a enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias y cánceres no hepáticos, todas relacionadas con el consumo de tabaco, excedieron las de causas relacionadas con el hígado entre las personas con hepatitis C en Estados Unidos.

Para evaluar la carga potencial de las enfermedades relacionadas con el tabaco entre las personas con hepatitis C, los investigadores del Colegio de Medicina Albert Einstein de Nueva York, analizaron la prevalencia del tabaquismo en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición entre 1999 y 2014.

La cohorte estaba formada por 43.793 adultos, de los cuales el 1,3% tenía hepatitis C (524). De estos, 312 eran fumadores actuales. Las personas con hepatitis C tenían tres veces más probabilidades de fumar (62,4% frente a 22,9%, p <0,001). Los fumadores con hepatitis C tenían significativamente más probabilidades de ser de raza negra, con pocos recursos económicos, tener menos estudios y carecer de seguro médico en comparación con los fumadores sin hepatitis C.

Entre los fumadores, aquellos con hepatitis C tenían más probabilidades de ser fumadores diarios (p = 0,04) y habían fumado durante más tiempo (30,4 años vs. 23,9 años, p <0,001). No obstante, según una evaluación de la frecuencia de fumar, se consideró que los fumadores con hepatitis C tenían el mismo grado de dependencia a la nicotina que los que no tenían hepatitis C. La depresión era más frecuente entre los fumadores con hepatitis C y entre todas las personas con hepatitis C, y ambos grupos también tuvieron picos de depresión significativamente más altos en comparación con las personas sin hepatitis C.

Los fumadores con hepatitis C tenían más probabilidades de carecer de seguro médico, incluido Medicaid, en comparación con los no fumadores con hepatitis C.

Las personas con hepatitis C y los fumadores actuales tenían cada vez más riesgo de hipertensión y depresión.

“Existe una epidemia de tabaquismo incrustada en la epidemia de hepatitis C en Estados Unidos”, escriben los autores. “Las autoridades de salud pública, junto con los proveedores de atención de la hepatitis C, deberán hacer un esfuerzo concertado para combatir el consumo de tabaco en este grupo”.

“Estados Unidos está dispuesto a gastar 27.000 millones anuales en AADs (antivirales de acción directa) para mejorar la calidad y cantidad de vida de las personas con hepatitis C +; sin embargo, no existe una estrategia organizada para combatir el consumo de tabaco destinado a compensar esos beneficios”.

“No es coste-efectivo para la salud pública gastar decenas de miles de millones de dólares anuales en medicamentos antivirales contra la hepatitis C e ignorar la adicción letal al tabaco que afecta a más del 60% de ellos”, explican los investigadores.

Estos también señalan que la raza negra, el nivel socioeconómico más bajo, las enfermedades psiquiátricas y un menor nivel educativo se asocian con una mayor dificultad para dejar de fumar, lo que sugiere que los fumadores con hepatitis C necesitarán intervenciones más intensivas y prolongadas para ayudarles a dejar de fumar.

Fuente: infohep.org
Noticia traducida por ASSCAT

07/03/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!
Cargar más

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post