Impacto del ejercicio sobre la fragilidad física en pacientes con enfermedad hepática crónica

02/01/2020 | Artículos, Artículos científicos

Contexto

La fragilidad física es común en la enfermedad hepática crónica y en el contexto del trasplante de hígado. Se asocia con mala calidad de vida, mayor hospitalización y mortalidad. A pesar de esto, el impacto del ejercicio en estos pacientes sigue siendo poco conocido.

Objetivo

Resumir el impacto del ejercicio físico sobre la fragilidad física en pacientes con enfermedad hepática crónica hasta después del trasplante de hígado.

Métodos

Se realizó una búsqueda en MEDLINE y PubMed utilizando los términos: “actividad física”, “capacidad funcional”, “ejercicio”, “prehabilitación”, “fragilidad”, “cirrosis hepática”, “insuficiencia hepática”, “trasplante de hígado”, “enfermedad hepática crónica” y “enfermedad hepática terminal” de enero de 1990 a junio de 2019.

Resultados

Once estudios (cinco controlados aleatorios, cinco observacionales, un estudio de caso) demostraron que el ejercicio mejora el pico de VO2, el umbral anaeróbico, la distancia de caminata de 6 minutos, la masa / función muscular y la calidad de vida en pacientes con cirrosis compensada y descompensada. Las mejoras fueron más significativas con una combinación de ejercicios aeróbicos y de resistencia a intensidad moderada-alta. Los estudios fueron pequeños (n = 1-50) y se centraron principalmente en ejercicios supervisados, basados ​​en el hospital, excluyendo pacientes con insuficiencia hepática significativa (MELD >12).

Siete estudios (cuatro controlados aleatorios y tres de observación) demostraron que el ejercicio aeróbico predominantemente supervisado (sólo uno en el hogar) después del trasplante de hígado mejora la capacidad aeróbica, la masa / fuerza muscular y la calidad de vida. Hubo una marcada heterogeneidad en el tiempo, la intensidad y el tipo de ejercicios.

Conclusión

El ejercicio mejora los componentes clave de la fragilidad física (capacidad funcional / aeróbica, sarcopenia) y la calidad de vida en la enfermedad hepática crónica y después del trasplante de hígado. La comprensión del tipo, el cumplimiento, la intensidad y la duración del ejercicio y su impacto en los resultados clínicos duros debería ser el foco de futuros ensayos clínicos controlados de gran tamaño.

Resumen final

La fragilidad física es común en pacientes con enfermedad hepática crónica y se asocia con malos resultados clínicos, especialmente la mortalidad. El ejercicio de intensidad moderada a alta, en forma de resistencia combinada y/o entrenamiento aeróbico, puede mejorar los componentes físicos de la fragilidad y la calidad de vida en pacientes con enfermedad hepática crónica y en aquellos que se someten a un trasplante de hígado. Sin embargo, la heterogeneidad en el pequeño número de estudios realizados limita su comparabilidad y aplicabilidad a la práctica clínica.

Se necesita investigación futura para determinar la frecuencia, intensidad, duración y tipo de ejercicio necesario para minimizar (y posiblemente revertir) la fragilidad física y mejorar los resultados clínicos difíciles (es decir, supervivencia, hospitalización) en pacientes con enfermedad hepática crónica. Además, el ejercicio realizado tiende a favorecer al paciente más estable con enfermedad hepática crónica (es decir, cirrosis compensada) y aún no sabemos si el ejercicio realmente puede desempeñar un papel en las personas más frágiles que tienen cirrosis descompensada con Child-Pugh BC (independientemente de su idoneidad para el trasplante).

 

Fuente: medscape.com

Referencia: Aliment Pharmacol Ther. 2019;50(9):988-1000.

Artículo traducido por ASSCAT

02/01/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post