Entrevista a Wahid Doss y Manal H. El-Sayed: “El camino hacia la eliminación del VHC en Egipto”

28/01/2019 | Artículos, Noticias de prensa

Egipto ha establecido un modelo prototípico para los estados, las organizaciones y los responsables de la formulación de políticas de programas de atención, control y tratamiento de las personas que viven con hepatitis C.

¿Puede hablarnos de lo que representa el VHC en Egipto?

Durante más de dos décadas, se ha reconocido que Egipto tenía uno de los índices de prevalencia más alto de infección por el virus de la hepatitis C (VHC) en todo el mundo. La Encuesta de Salud Demográfica de Egipto (EDHS), en 2008 identificó anticuerpos contra el VHC entre el 15% de la población de 15 a 59 años, el 10% de la población estudiada era virémica y el genotipo 4 fue el principal genotipo infectante. Se sabe que la campaña nacional con terapia anti-esquistosomal parenteral, que tuvo lugar entre finales de los años cincuenta y ochenta, ha sido la responsable del reservorio de la infección crónica por VHC en Egipto. Otros factores de riesgo que han sostenido la transmisión e infección han sido: transfusión de sangre, reutilización de agujas o prácticas de inyección inseguras, infección nosocomial por procedimientos médicos y transmisión en el hogar.

Los numerosos estudios epidemiológicos publicados han dado lugar a una mayor sensibilización y defensa sobre la enfermedad entre las principales partes interesadas, incluidos los médicos y sus asociaciones, los medios de comunicación, los ciudadanos y los políticos. Todas las familias en Egipto han tenido personas de la familia afectadas por el VHC crónico y con sus graves complicaciones.

¿Cuándo y cómo se inició la acción contra la hepatitis C?

La magnitud del problema fue reconocida por el Ministerio de Salud (MS) en 2006, lo que llevó a la fundación de un Comité Nacional para el Control de la Hepatitis Viral (NCCVH). El comité se encargó de planificar e implementar una estrategia para la prevención y el control de la hepatitis viral transmitida por la sangre, a través de un modelo novedoso de atención que garantice el acceso nacional al tratamiento contra el VHC y la prestación continua de atención al paciente. El programa estableció una infraestructura sólida con una red nacional de centros de tratamiento especializados en hepatitis virales conectados digitalmente, dentro de las instalaciones de atención médica existentes, en todas las regiones del país, para mejorar el acceso al tratamiento.

Entre 2006 y 2014, el único tratamiento disponible fue interferón pegilado y ribavirina. Todos los pacientes elegibles pudieron acceder al tratamiento y recibieron sus inyecciones semanalmente en los centros de tratamiento del NCCVH totalmente subsidiados por el gobierno. Durante este período, el NCCVH publicó la primera estrategia para el control de la hepatitis viral en 2008. Paralelamente a una estrategia de comunicación que promovía la sensibilización y la prevención. Para el 2014, más de 350.000 pacientes con VHC crónico habían recibido terapia con interferón con no más del 50% de tasas de respuesta virológica sostenida y con 165.000 nuevas infecciones estimadas por año.

¿Está el programa egipcio de eliminación de la hepatitis C alineado con la estrategia de la OMS?

Sí. Para complementar el programa con una mejor planificación estratégica y operativa y para mejorar las actividades preventivas, el comité solicitó la asistencia técnica de la OMS y de los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, en 2011. El grupo asesor técnico (TAG) se puso en contacto con expertos de todas las disciplinas e instalaciones de atención de la salud para diferentes componentes: cobertura de infecciones, control, seguridad de la sangre, vacunación, así como información, educación y comunicación; además del componente de cribado, cuidado y tratamiento. La estrategia y el plan de acción se publicaron en 2014, en el mismo período en que fueron aprobados los antivirales de acción directa (AADs) a nivel mundial y los precios fueron negociados para Egipto por la NCCVH y el Ministerio de Salud. La introducción de los AAD, para el programa del VHC al 1% de su precio global, llevó a una adopción y ampliación masivas, y el programa nacional de tratamiento del VHC de Egipto se convirtió en el más grande del mundo.

¿Cuántas personas han sido evaluadas y vinculadas a la atención hasta la fecha?

Se estableció un sistema de registro basado en la web desde la introducción de los AAD en 2014. Durante la primera semana, se registraron más de 300.000 personas para recibir tratamiento, todos estaban al tanto de su enfermedad y tenían contraindicado el interferón o habían sido no-respondedores. Los pacientes con fibrosis avanzada fueron priorizados inicialmente, en los primeros 6 meses después de la introducción de los nuevos AADs, posteriormente las pautas se actualizaron sin priorización y todos los pacientes recibían regímenes sin interferón. Directrices pragmáticas adaptadas a los entornos locales se actualizaron, distribuyeron e implementaron regularmente en todos los centros afiliados.

Los profesionales sanitarios, capacitados en 65 centros bien equipados pudieron hacerse cargo del creciente número de pacientes, acortando el tiempo de espera entre el diagnóstico y la recepción del tratamiento y mejorando la accesibilidad para los pacientes a menos de 50 km de su residencia. Mientras tanto, la declaración del gobierno de que la enfermedad es endémica junto con la defensa presidencial llevó a la producción local de AADs genéricos de alta calidad. Los medicamentos se introdujeron en el programa nacional durante el tercer trimestre de 2015, a precios aún más asequibles, lo que provocó una ampliación sustancial del tratamiento. Se estima que 2 millones de personas recibieron terapia antiviral contra el VHC hasta 2018, principalmente a través de los presupuestos de gastos gubernamentales o seguros de salud, pero se estima que 3 millones permanecen sin diagnosticar y desconocen su enfermedad.

La iniciativa presidencial y la voluntad política para eliminar el VHC en Egipto para 2020 motivaron al gobierno y la comunidad a emprender un ambicioso programa modelo de eliminación para cumplir los objetivos de eliminación de la OMS. Recientemente se lanzó un programa de detección en masa en un programa de prueba y tratamiento dirigido a toda la población adulta “curación como prevención” durante el primer año y a todos los menores de 18 años desde 2019 hasta los dos primeros trimestres de 2020. En los primeros 50 días de la campaña, se examinó a más de 10 millones de personas de 9 demarcaciones, para detectar anticuerpos contra el VHC, además de diagnosticar enfermedades no transmisibles, como diabetes, hipertensión y obesidad, en la primera y más grande encuesta mundial de su tipo. Un programa de monitoreo y evaluación establecido y una vigilancia estricta determinarán el camino a seguir y el impacto en la morbilidad y la mortalidad por enfermedad hepática y la incidencia de cáncer de hígado.

¿Qué desafíos quedan?

Sin embargo, uno de los desafíos importantes con la infección por VHC es el hecho de que no induce inmunidad, y los que se han curado con AADs continúan en riesgo de reinfección. Por lo tanto, es muy poco probable que la erradicación global y la eliminación de la infección por VHC se puedan lograr sin una vacuna. Además, el pequeño porcentaje de pacientes que no responden o desarrollan resistencia a la combinación de los AAD actuales necesitan un mecanismo para el diagnóstico y el retratamiento. La conciencia sobre la enfermedad y otras infecciones transmitidas por la sangre que comparten el mismo modo de transmisión debe mantenerse y es difícil de alcanzar, por lo que las poblaciones de mayor alto riesgo deberán controlarse.

El compromiso presidencial de eliminar la hepatitis C, el apoyo de la sociedad civil y el compromiso de la comunidad y también la producción local de AADs genéricos diferencia a Egipto de otros países, y hace posible que la ampliación masiva del tratamiento y la eliminación sean objetivos alcanzables. Egipto ha establecido un modelo prototípico para los estados, las organizaciones y los responsables de la formulación de políticas de programas de atención, control y tratamiento de las personas que viven con hepatitis C.

Wahid Doss, Departamento de Medicina y Gastroenterología Hepatológica, Universidad de El Cairo y presidente del Comité Nacional Egipcio para el Control de la Hepatitis Viral.

Manal H El-Sayed, Departamento de Pediatría y Centro de Investigación Clínica, Universidad de Ain Shams y miembro del Comité Nacional Egipcio para el Control de la Hepatitis Viral.

 

Fuente: Boletín informativo de la Fundación Internacional del Hígado (EASL)

Noticia traducida por ASSCAT

28/01/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post