Nueva hoja informativa sobre las hepatitis víricas publicada por la OMS

27/09/2017 | Noticias de prensa

La hepatitis viral constituye un desafío mundial para la salud pública, que tiene un elevado coste en vidas, en la salud de las comunidades y para los sistemas de salud. Sin embargo, la hepatitis ha sido ignorada como prioridad de salud y desarrollo hasta hace poco.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible pide acciones específicas para combatir la hepatitis viral, con enormes oportunidades para la acción. El fracaso en la lucha contra la hepatitis viral puede comprometer el logro del Programa de Desarrollo Sostenible (SDG, por sus siglas en inglés), que afecta a la seguridad sanitaria y a la reducción de las desigualdades. La acción es necesaria en todos los sectores para eliminar la hepatitis viral como una amenaza para la salud pública.

Visión de conjunto

La hepatitis viral es una enfermedad hepática responsable de unas 171.000 muertes anuales en la Región Europea. Hay cinco virus de la hepatitis (VHA, VHB, VHC, VHD y VHE) con diferentes modos de transmisión que pueden afectar a diferentes poblaciones y dar lugar a resultados sanitarios diferentes.

  • El VHA y el VHE se transmiten a través de los alimentos, por beber agua contaminada o de persona a persona y no se asocian a enfermedad a largo plazo.
  • El VHB, el VHC y el VHD son infecciones transmitidas por la sangre, a través de inyecciones inseguras (agujas no desechables) y otras prácticas médicas. Se transmite también por contacto sexual y por compartir los utensilios para el consumo de drogas intravenosas.
  • La transmisión del VHB, además, puede ocurrir de forma horizontal de madre a hijo o a través de contactos en la infancia temprana.
  • El VHB, el VHC y el VHD desembocan a menudo en una infección crónica, que puede permanecer sin ser detectada durante décadas y conducir progresivamente a cirrosis y cáncer de hígado.

Hepatitis viral y Programa de Desarrollo Sostenible (SDG): hechos y cifras

La lucha eficaz contra la hepatitis viral produce beneficios para la salud pública al mejorar la salud y el bienestar de las comunidades afectadas.

  • En la Región Europea, se estima que aproximadamente 15 millones de personas viven con VHB y alrededor de 14 millones de personas tienen infección crónica por VHC, siendo la segunda mayor prevalencia de VHC en todo el mundo.

Dos tercios de los infectados se encuentran en Europa oriental y Asia central.

  • Las infecciones por VHB y VHC causan más de 400 muertes en la Región cada día.

Poner fin a la epidemia del VIH como amenaza para la salud pública: la hepatitis viral es una causa creciente de mortalidad entre las personas que viven con VIH. La lucha contra la hepatitis viral mejorará la salud y el bienestar de las personas que viven con VIH y reducirá la mortalidad.

  • A nivel mundial, en 2015, se estimó que 2,75 millones de personas viviendo con VIH estaban coinfectadas con VHC y 2,6 millones con VHB.

Reducir la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles: la hepatitis crónica viral es la causa principal de cirrosis y cáncer primario de hígado. La prevención y el tratamiento de la hepatitis viral, reducirán el número de muertes por estas enfermedades.

  • En la Región Europea, se calcula que cada año mueren 171.000 personas por enfermedades relacionadas con la hepatitis viral causadas, en general, por los efectos tardíos de la infección crónica por VHB y VHC.

Fortalecer la prevención y el tratamiento de los trastornos por abuso de drogas: las estrategias de reducción del daño pueden prevenir y controlar las epidemias de VHB y VHC entre las personas que se inyectan drogas; estas personas tienen un mayor riesgo de tener VHB y se ven afectadas en una elevada proporción por el VHC.

  • El consumo de drogas inyectables representa el 80% de las nuevas infecciones por VHC en países de la Unión Europea/Espacio Económico Europeo.

Alcanzar la cobertura universal de salud: las acciones prioritarias necesarias para eliminar la hepatitis viral pueden contribuir a lograr la cobertura universal de salud. Del mismo modo, la obtención de la cobertura universal de salud es crucial y una meta global de salud para combatir la hepatitis viral.

  • La vacunación infantil universal y la vacunación del recién nacido, cuando se indique, reducirán drásticamente las nuevas infecciones por VHB y disminuirán las tasas de enfermedad crónica y muerte por cáncer de hígado y/o cirrosis.
  • Tras implantar el programa de vacunación contra el VHB, en muchos países de la Región Europea ya se ha observado una reducción de la carga de enfermedad debida al VHB: del 8 al 15% en los niños infectados crónicamente con VHB a menos del 1% entre los niños inmunizados.
  • Actualmente, un total de 49 Estados miembros de la Región Europea (92%) han implementado programas universales de vacunación contra el VHB infantil. Los cuatro Estados miembros restantes, con muy baja endemicidad del VHB, realizan una inmunización selectiva de las personas que tienen un alto riesgo de infección.
  • En todos los Estados miembros de la Región Europea, se evita la transmisión perinatal del VHB mediante la vacunación universal del recién nacido o el cribado universal de las embarazadas y la prevención dirigida de dicha transmisión de las madres que viven con infección crónica por el VHB. Sin embargo, algunos países aún no disponen de sistemas eficaces para controlar la cobertura de la detección del VHB en las embarazadas y la prontitud e integridad de la profilaxis posexposición para los recién nacidos.
  • En los últimos decenios, la prevención y el control de las infecciones en los centros de atención sanitaria, incluida la seguridad de las transfusiones de sangre y de las inyecciones, han mejorado significativamente en la Región Europea. No obstante, la transmisión nosocomial de la hepatitis viral puede seguir desempeñando un papel importante en algunos Estados miembros, en particular en Europa oriental y Asia central.

Proporcionar acceso a medicamentos y vacunas asequibles: una reducción sustancial de la morbilidad y la mortalidad relacionadas con la hepatitis viral es posible con los recientes desarrollos en los tratamientos para la infección crónica. La infección crónica por VHC puede curarse en más del 90% de los pacientes y la infección crónica por VHB puede ser controlada de manera efectiva.

  • Aunque un número cada vez mayor de países de la Región está proporcionando acceso a tratamiento para la infección por VHC, la asequibilidad y sostenibilidad del tratamiento, así como el acceso al tratamiento, siguen siendo obstáculos importantes en algunos países, particularmente debido al coste de las nuevas terapias antivirales de acción directa para curar la infección crónica por el VHC.

Las intervenciones para las infecciones por hepatitis son más eficaces cuando se producen en entornos sociales, legales, normativos e institucionales adecuados que fomentan y permiten a las personas acceder y utilizar los servicios. En algunos Estados miembros de la Región Europea se han logrado avances en la mejora del compromiso político para controlar la hepatitis viral, como lo demuestra el aumento del número de países que desarrollan estrategias nacionales de prevención y control de la hepatitis y planes de acción. Sin embargo, la variabilidad geográfica persiste y las poblaciones específicas pueden ser más afectadas o estar en mayor riesgo de hepatitis viral.

  • En la Región Europea, la epidemiología de la hepatitis viral es diversa, con una prevalencia muy baja de infección crónica por VHB y VHC entre la población general del norte de Europa y alta prevalencia en muchos países de Europa meridional y oriental y Asia central.
  • Dos tercios de los infectados crónicamente con hepatitis se encuentran en Europa oriental y Asia central.
  • En la mayoría de los países de Europa occidental y septentrional, la mayoría de los casos de infecciones crónicas por VHB se registran ahora como importados, y la carga es considerablemente mayor entre los migrantes procedentes de países con alta prevalencia.
  • Algunos grupos (por ejemplo, las personas con múltiples parejas sexuales, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, las personas que se inyectan drogas, las personas transgénero, las/los trabajadoras sexuales y los trabajadores sanitarios) son particularmente vulnerables a la infección por VHB y VHC. Asimismo, la coinfección por hepatitis viral y VIH es común.

Compromiso de actuar

Los Estados miembros de la Región Europea acordaron en la sesión del Comité Regional en septiembre de 2016 la eliminación de la hepatitis viral como una amenaza para la salud pública para 2030, de acuerdo con la estrategia del sector sanitario mundial sobre la hepatitis viral, 2016-2021. Los Estados miembros se comprometen a una Región Europea en la que la transmisión de nuevas infecciones por hepatitis se frena, se puede acceder a las pruebas diagnósticas y todas las personas que viven con hepatitis crónica tienen acceso a la atención y a un tratamiento asequible y eficaz.

Para eliminar la hepatitis viral, la equidad es crucial: las violaciones de los derechos humanos, junto con la estigmatización y la discriminación generalizadas, siguen obstaculizando el acceso a los servicios de salud para las poblaciones que pueden ser criminalizadas y marginadas y que corren mayor riesgo de contraer hepatitis, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, prisioneros, trabajadores del sexo, poblaciones móviles y personas afectadas por conflictos y disturbios civiles.

La eliminación de la hepatitis viral como una importante amenaza para la salud pública es factible con las herramientas y enfoques actualmente disponibles y en desarrollo. El Plan de acción para la respuesta del sector sanitario a la hepatitis viral en la Región Europea de la OMS se articula en torno a tres marcos organizativos: la cobertura universal de la salud, el continuo de los servicios de hepatitis viral y la promoción de un enfoque de salud pública. Se alienta a los países a fijar metas nacionales, de acuerdo con su contexto local, basadas en los siguientes objetivos esenciales regionales:

  • Cobertura del 95% con vacuna contra el VHB de tres dosis para lactantes en países que implementan la vacunación universal.
  • Cobertura del 90% con intervenciones para prevenir la transmisión del VHB de la madre al niño mediante la vacunación del niño en las 24 horas posteriores al nacimiento contra el VHB o por otros métodos.
  • 100% de las donaciones de sangre examinadas utilizando métodos de calidad garantizada.
  • 50% de las inyecciones administradas con dispositivos de inyección de ingeniería de seguridad, integrados con un control más amplio de la infección (material desechable).
  • Al menos 200 kits de equipos de inyección estériles distribuidos por persona y año para las personas que se inyectan drogas, como parte de un paquete integral de servicios de reducción de daños.
  • El 50% de las personas que viven con infecciones crónicas por VHB y VHC son diagnosticadas y son conscientes de su condición.
  • 75% de cobertura de tratamiento de las personas diagnosticadas con infecciones por VHB y VHC que son elegibles para el tratamiento.

Estos objetivos se lograrán mediante la aplicación de pruebas científicas y conocimientos técnicos. Debería garantizarse la plena participación de la sociedad civil, adoptando enfoques enteros de la sociedad y de todo el gobierno, respetando los derechos humanos, la igualdad y equidad de género y utilizando un modelo de asociación multisectorial. También es imprescindible aumentar la conciencia pública sobre estas infecciones, fomentar los avances en la medicación de la hepatitis, el diagnóstico y otras tecnologías y fortalecer el compromiso para lograr la equidad en salud.

Prisiones y salud: las tasas de infección por VIH, hepatitis y tuberculosis son mucho más altas entre los presos que en la población general debido a su propia vulnerabilidad, agravada por las características de su entorno. Por lo tanto, el entorno penitenciario presenta no sólo retos, sino también oportunidades para la prevención y el tratamiento de estas enfermedades.

Se recomienda que los sistemas de salud pública y penitenciaria trabajen juntos para garantizar que la reducción del daño se convierta en el principio rector de la política de prevención de la transmisión del VIH y la hepatitis en los sistemas penitenciarios, por ejemplo, las mismas intervenciones que en la comunidad.

Fig. 1. Política de inmunización contra la hepatitis B, Región Europea de la OMS 2017

Seguimiento del progreso

La Oficina Regional de la OMS para Europa está elaborando un marco de vigilancia conjunto para los indicadores SDG, Health 2020 y las enfermedades no transmisibles a fin de facilitar la presentación de informes en los Estados miembros y proporcionar una manera coherente y oportuna de medir los progresos. La hepatitis viral implica a todos los objetivos de Salud 2020. Como se propone en el marco de indicadores mundiales del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC), se apoyará el seguimiento del progreso de la hepatitis viral*.

*Indicador ECOSOC: incidencia de la hepatitis B por cada 100.000 habitantes.

Apoyo de la OMS a sus Estados miembros

Las actividades de la OMS para prevenir y controlar la hepatitis viral incluyen:

  • Sensibilizar, concienciar y promover colaboraciones.
  • Formulación de políticas y datos basados en pruebas para la acción.
  • Promover la prevención de la transmisión mediante la vacunación, prácticas de inyección segura y seguridad de la sangre.
  • Promover un mayor acceso a los servicios de vigilancia, detección, atención y tratamiento de la infección por el VHB.

La Oficina Regional de la OMS para Europa presta apoyo técnico a los Estados miembros en la planificación y el fortalecimiento de las respuestas nacionales a la hepatitis viral, incluida la sensibilización, la vigilancia, la prevención, la capacidad de los laboratorios y la orientación sobre pruebas y tratamiento.

La Oficina Regional de la OMS para Europa apoya a los Estados miembros que implementan y desarrollan planes nacionales alineados con el Plan de Acción para la respuesta del sector salud a la hepatitis viral en la Región Europea de la OMS.

Colaboradores

La OMS colabora con los siguientes asociados para lograr el objetivo de eliminar la hepatitis viral como amenaza para la salud pública en la Región Europea:

  • Comisión Europea.
  • Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades.
  • Observatorio Europeo de la Droga y las Toxicomanías.
  • Centros colaboradores de la OMS, instituciones de investigación, institutos nacionales de excelencia, sociedad civil (incluidas las organizaciones de pacientes) y otros asociados y expertos técnicos.

Fuentes

  • Estrategia mundial del sector de la salud sobre la hepatitis viral 2016-2021.
  • Plan de acción para la respuesta del sector de la salud a la hepatitis viral en la Región Europea de la OMS.
  • Manual para el desarrollo y evaluación de planes nacionales de hepatitis viral, provisional, septiembre de 2015.
  • Combatir la hepatitis B y C para alcanzar la eliminación en 2030.
  • Informe de la reunión de la Cumbre Mundial sobre la Hepatitis 2015: impulsar el impulso, presentar el caso (las mejores prácticas para el VHB y el VHC).

Definiciones clave

Eliminación de la hepatitis viral como una amenaza para la salud pública. La reducción del 90% en el número de nuevas infecciones crónicas por el VHB y el VHC y la reducción del 65% del número de muertes en 2030, con hitos definidos para 2020 como son reducciones del 30% y del 10%, respectivamente.

 

Fuente: europe.who.int
Noticia traducida por ASSCAT

27/09/2017

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post