Las personas VIH positivas con enfermedad del hígado graso tienen un alto riesgo de fibrosis

21/04/2020 | Noticias de prensa

Las personas que viven con VIH que tienen enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, en sus siglas en inglés) a menudo tienen fibrosis hepática y corren el riesgo de empeorar la fibrosis, informaron investigadores en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI 2020).

La investigación se presentó prácticamente después de que se cancelara la reunión en persona en Boston debido a la crisis del coronavirus.

La NAFLD y su forma más grave, la esteatohepatitis no alcohólica (NASH), son responsables de una proporción creciente de enfermedad hepática avanzada a medida que aumentan las tasas de obesidad en todo el mundo. La investigación presentada en el Congreso Internacional del Hígado del año pasado mostró que la prevalencia de NAFLD aumentó más del doble entre 2006 y 2016 entre las personas con VIH que reciben seguro de Medicare en los Estados Unidos. Otro estudio mostró que casi un tercio de las personas VIH positivas en Italia y Canadá tenían NAFLD.

La acumulación de grasa en el hígado desencadena inflamación, que con el tiempo puede provocar fibrosis (acumulación de tejido cicatricial), cirrosis y cáncer de hígado. Actualmente no hay terapias aprobadas para NAFLD o NASH, y el manejo se basa en cambios en el estilo de vida, como la pérdida de peso y el ejercicio.

La Dra. Lindsay Fourman del Hospital General de Massachusetts en Boston presentó los hallazgos de un estudio de fibrosis hepática en personas VIH positivas con NAFLD en un ensayo clínico de tesamorelin (Egrifta). La gravedad de la fibrosis es el predictor más fuerte de mortalidad en personas con NAFLD asociado al VIH, anotaron los investigadores como antecedentes.

Tesamorelin es una hormona liberadora de la hormona del crecimiento sintética. Estimula la producción de la hormona del crecimiento, que promueve la descomposición de la grasa. Está aprobado en los EEUU como tratamiento para la acumulación de grasa abdominal (lipodistrofia) en personas que viven con el VIH. No está aprobado en Europa.

El estudio incluyó a 61 participantes. Alrededor del 80% eran hombres y dos tercios eran blancos. Habían tenido VIH durante una media de 16 años y los recuentos actuales de CD4 eran altos, con una media superior a 700 células/mm3. Se excluyeron las personas con hepatitis B o C crónica, consumo excesivo de alcohol, diabetes mal controlada o cirrosis. NAFLD se definió como tener un contenido de grasa hepática del 5% o mayor.

Los participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir tesamorelina o un placebo, administrados mediante inyecciones diarias autoadministradas durante 12 meses. Se sometieron a biopsias hepáticas al inicio del estudio y nuevamente a los 12 meses. La grasa visceral (grasa interna que rodea los órganos abdominales) y la grasa subcutánea (grasa que se encuentra debajo de la piel) se midieron mediante resonancias magnéticas, mientras que el contenido de grasa hepática se evaluó mediante espectroscopia de resonancia magnética.

Como se informó recientemente en The Lancet HIV, el estudio mostró que la tesamorelina redujo el contenido de grasa hepática y desaceleró la progresión de la fibrosis hepática en personas con VIH y NAFLD.

El estudio CROI de Fourman analizó las muestras de biopsia recolectadas en el ensayo para identificar predictores de presencia y progresión de fibrosis. Las muestras estaban disponibles para 58 personas asignadas a tesamorelina y 24 receptores de placebo.

Al ingresar al estudio, un tercio de los participantes tenía EHGNA y el 43% ya tenía algún grado de fibrosis hepática. De éstos, el 36% tenía fibrosis leve (etapa F1), el 40% tenía fibrosis moderada (etapa F2) y el 24% tenía fibrosis avanzada (etapa F3).

La presencia de fibrosis se asoció con más grasa visceral, pero no con grasa subcutánea o índice de masa corporal (IMC). Las personas con fibrosis tenían puntuaciones más altas de actividad de NAFLD, una medida compuesta por esteatosis (acumulación de grasa), inflamación y “hinchazón” de células hepáticas, así como niveles más altos de enzimas hepáticas ALT y AST (biomarcadores de inflamación hepática). Sin embargo, la cantidad de grasa hepática no difirió significativamente entre aquellos con y sin fibrosis.

Al observar el grupo placebo, que refleja el curso natural de la progresión de la enfermedad hepática cuando no se trató con tesamorelina, el 38% experimentó progresión de la fibrosis durante 12 meses, el 13% mostró regresión y el 50% permaneció estable. Más de la mitad de las personas con progresión de la fibrosis no tenían evidencia de fibrosis al inicio del estudio. Las personas con peor fibrosis al inicio del estudio tenían más probabilidades de ver una mejoría.

El mayor contenido de grasa visceral al inicio del estudio fue el único predictor significativo de la progresión de la fibrosis. El contenido de grasa hepática, la puntuación de actividad de NAFLD y el IMC al inicio del estudio no se vincularon significativamente con la progresión. La edad, el sexo, la duración del recuento de VIH y CD4 no se asociaron con la presencia de fibrosis al inicio o la progresión de la fibrosis.

“Demostramos una alta prevalencia y tasa de progresión de la fibrosis hepática demostrada por biopsia en personas con VIH y NAFLD”, concluyeron los investigadores.

Anotaron que esta tasa de progresión de la fibrosis era más de seis veces mayor que las tasas observadas anteriormente en la población general VIH negativa.

“Se descubrió que la adiposidad visceral es un nuevo predictor clínico de enfermedad hepática acelerada, lo que sugiere que las terapias para reducir la grasa visceral pueden ser particularmente efectivas en la NAFLD asociada al VIH”, explicó el investigador principal, el Dr. Steve Grinspoon, de la Facultad de Medicina de Harvard y el Hospital General de Massachusetts en un comunicado de prensa de Theratechnologies, la compañía que fabrica tesamorelina.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Fourman L et al.Clinical predictors of liver fibrosis presence & progression in HIV-associated NAFLD. Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections, abstract 128, March 2020.

Noticia traducida por ASSCAT

21/04/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post