La terapia dirigida con ramucirumab aumenta la supervivencia del cáncer de hígado

07/08/2018 | Noticias de prensa

Ramucirumab (Cyramza), un tipo de terapia dirigida que retrasa el crecimiento tumoral al bloquear la formación de vasos sanguíneos, mejoró la supervivencia general y retrasó la progresión de la enfermedad en personas con carcinoma hepatocelular (CHC), según los resultados del estudio presentado en la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO, en sus siglas en inglés) en la reunión anual el mes pasado en Chicago.

El estudio REACH-2 mostró que el tratamiento de segunda línea con ramucirumab extendió la supervivencia media en solo un mes en comparación con el placebo. Sin embargo, la proporción de personas que seguían con vida a los 18 meses después de comenzar el tratamiento aumentó más del doble, del 11,3% al 24,5%.

Durante años o décadas, la infección crónica por hepatitis B o C, el consumo excesivo de alcohol y otras causas de daño hepático pueden provocar cirrosis y HCC, un tipo de cáncer primario de hígado. Con frecuencia, el HCC se diagnostica tarde, cuando es difícil de tratar, lo que lo convierte en la principal causa de muerte por cáncer en todo el mundo. La terapia antiviral para la hepatitis B reduce pero no elimina el riesgo de desarrollar cáncer de hígado, y las personas con hepatitis C que han progresado a cirrosis siguen teniendo riesgo de HCC incluso después de haberse curado del virus.

La quimioterapia tradicional no funciona muy bien contra el cáncer de hígado, pero las terapias dirigidas conocidas como inhibidores de quinasas múltiples, que se dirigen a las vías implicadas en el crecimiento celular y la formación de vasos sanguíneos, se han mostrado prometedoras.

Sorafenib (Nexavar) es la terapia sistémica de primera línea estándar para el HCC avanzado, de acuerdo con las directrices HCC actualizadas recientemente de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL, en sus siglas en inglés). Las pautas también recomiendan lenvatinib (Lenvima). Regorafenib (Stivarga) se recomienda para el tratamiento de segunda línea, y cabozantinib (Cabometyx) ha mostrado buenos resultados en ensayos clínicos. Aunque EASL todavía no recomienda la inmunoterapia para el cáncer de hígado, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA, en sus siglas en inglés) ha aprobado el inhibidor del punto de control nivolumab (Opdivo) para el HCC.

Ramucirumab (Cyramza) es un anticuerpo monoclonal que interfiere con la angiogénesis o la formación de vasos sanguíneos. Al bloquear la activación del receptor 2 del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) (VEGFR2), el medicamento previene el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos necesarios para suministrar tumores en crecimiento.

Un ensayo previo encontró que aunque el ramucirumab no mejoró la supervivencia general entre las personas con HCC avanzado como un todo, condujo a un beneficio de supervivencia significativo para aquellos con alfa-fetoproteína (AFP) altamente elevada, un biomarcador utilizado para la detección del cáncer de hígado que es asociado con peores resultados.

En la reunión de ASCO, Andrew Zhu del Hospital General de Massachusetts en Boston presentó los hallazgos de REACH-2, un estudio de seguimiento que se enfoca en personas con HCC avanzado y AFP elevada (> 400 ng/ml) que fueron tratadas previamente con sorafenib de primera línea.

El estudio incluyó a 292 personas con HCC en 20 países de Europa, América del Norte, América Latina y Asia. Alrededor del 80% eran hombres y la edad media fue de 64 años. Más de un tercio tenía cáncer de hígado relacionado con la hepatitis B, el 26% tenía hepatitis C, el 24% tenía antecedentes de consumo excesivo de alcohol y el 8% tenía enfermedad del hígado graso.

Los participantes tenían cáncer de hígado que no se consideraba tratable con terapias locales o que había recurrido después de dicho tratamiento. Se clasificaron como Child-Pugh Clase A, lo que significa que tenían una función hepática bien conservada. Casi tres cuartos tenían cáncer diseminado más allá del hígado. Habían dejado de tomar sorafenib debido a la progresión de la enfermedad o los efectos secundarios.

Los participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir infusiones intravenosas de ramucirumab (8 mg/kg) o placebo cada dos semanas, junto con la mejor atención de apoyo.

La media de supervivencia global fue de 8,5 meses en el grupo de ramucirumab frente a 7,3 meses en el grupo de placebo. Aunque la diferencia fue pequeña, fue estadísticamente significativa (p = 0.0199). A los 12 meses, el 36,8% de los receptores de ramucirumab y el 30,3% de los receptores de placebo seguían vivos (no una diferencia significativa). Sin embargo, la diferencia fue mayor, y se volvió significativa, en 18 meses: 24,5% vs 11,3%, respectivamente (p = 0.0187).

La media de supervivencia libre de progresión, es decir, las personas seguían con vida sin empeoramiento de la enfermedad, fue de 2,8 meses en el brazo de ramucirumab frente a 1,6 meses en el brazo de placebo (P <0,0001).

Las tasas de respuesta global, es decir, la reducción total o parcial del tumor, fueron del 4,6% y 1,1% (no significativamente diferentes); nadie tuvo una respuesta completa. Sin embargo, al observar la tasa de control de la enfermedad, es decir, la reducción del tumor o la enfermedad estable, el ramucirumab se comportó significativamente mejor que el placebo: 59,9% frente a 38,9% (p = 0,0006).

El tratamiento con ramucirumab generalmente fue seguro, pero los efectos secundarios fueron comunes. Las tasas de interrupción debido a eventos adversos relacionados con el tratamiento fueron del 10,7% en el brazo con ramucirumab frente al 3,2% en el grupo con placebo; aproximadamente un tercio de los receptores de ramucirumab ajustaron sus dosis para reducir los efectos secundarios. El evento adverso más importante y emergente relacionado con el tratamiento en el brazo de ramucirumab fue la presión arterial alta (12% frente a 5% en el brazo de placebo). Alrededor del 18% experimentaron disfunción hepática grave o insuficiencia hepática, pero esto fue similar en el brazo de placebo (16%) y probablemente refleja la progresión de la enfermedad subyacente.

“REACH-2 es el primer estudio positivo en una población de pacientes seleccionados por biomarcadores, demostrando un beneficio de supervivencia global significativo y un perfil de seguridad favorable en pacientes con HCC con AFP basal> 400 ng/ml, una población asociada con mal pronóstico”, concluyeron los investigadores.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Zhu AX et al. REACH-2: A randomized, double-blind, placebo-controlled phase 3 study of ramucirumab versus placebo as second-line treatment in patients with advanced hepatocellular carcinoma (HCC) and elevated baseline alpha-fetoprotein (AFP) following first-line sorafenib. American Society of Clinical Oncology Annual Meeting, Chicago, abstract 4003, 2018.

Noticia traducida por ASSCAT

07/08/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

No hay eventos!

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post