La obesidad ahora reconocida como enfermedad crónica en Italia

13/01/2020 | Noticias de prensa

Este esfuerzo colaborativo de múltiples partes interesadas se realizó durante mucho tiempo e incluye una Carta de Derechos Humanos para las personas que viven con obesidad. El documento enumera las acciones necesarias para la protección de la salud para la prevención y el tratamiento de la obesidad de las personas que la padecen.

Luca Busetto, copresidente del Grupo de Trabajo de Gestión de la Obesidad de EASO (OMTF) escribió:

“El 13 de noviembre, la Camera dei Deputati del Parlamento italiano votó por unanimidad para aprobar una moción que reconoce la obesidad como una enfermedad crónica y le pide al Gobierno que implemente acciones específicas para promover y mejorar la prevención y el manejo de la obesidad.

En primer lugar, permítanme agradecer a los miembros del grupo de trabajo multipartidista parlamentario ‘Obesidad y diabetes’, y en particular a su coordinador adjunto Roberto Pella, por demostrar compromiso, tenacidad y compromiso. Un agradecimiento adicional a los colegas y pacientes involucrados en OPEN (OBESITY POLICY ENGAGEMENT NETWORK) ITALY que desarrollaron y apoyaron la iniciativa. Esta moción representa un paso muy importante en el reconocimiento de la obesidad como enfermedad en Italia, y esperamos con interés las acciones que nuestro Gobierno Nacional y las Regiones italianas emprenderán en el futuro hacia la implementación práctica de la moción y su traducción en el día a día de nuestro Servicio Nacional de Salud. Como presidente electo de la Sociedad Italiana de Obesidad (SIO), les aseguro que nuestra sociedad continuará apoyando de todo corazón esta iniciativa”.

El siguiente documento está inspirado en la Declaración Universal de Derechos Humanos; por la Constitución italiana; por la Carta Europea de los Derechos del Paciente; por el estudio Action-Io; por la hoja de ruta desarrollada por Open Italia (que incluye Amici Obesi Onlus); y por las recomendaciones de la Federación Mundial de Obesidad para la lucha contra el estigma y la discriminación de la persona con obesidad.

Carta de Derechos Humanos para las personas que viven con obesidad

Nuestros colegas de ECPO de Amici Obesi Onlus en Italia escribieron: “Porque los derechos de las personas con obesidad son los mismos que los derechos humanos y sociales de las personas sin obesidad”. Luego, como les informamos el 11 de noviembre, hubo una discusión sobre la moción presentada en el Parlamento por el Honorable Pella y firmado por todas las fuerzas políticas del arco parlamentario, luego el miércoles 13 de noviembre se votó esta discusión donde la Cámara de Diputados aprueba una moción bipartidista que compromete al Gobierno en materia de prevención y reconocimiento como enfermedad crónica.

¡El resultado fue 458/458 a favor, es decir, el texto fue adoptado por unanimidad por los diputados presentes!

Entre los diversos compromisos también hay un plan nacional que armoniza las actividades en el campo de la prevención y la lucha contra la obesidad; pleno acceso a los procedimientos de diagnóstico de comorbilidades, a tratamientos y tratamientos de alimentos dietéticos y, en los casos más graves, acceso a centros de segundo nivel para evaluar enfoques psicológicos, farmacológicos y quirúrgicos, directrices relativas a los “primeros 1.000 días de vida” del niño y programas para la prevención de la obesidad infantil.

La Asamblea de la Cámara aprobó una moción bipartidista que compromete al Gobierno en diversas acciones para la prevención y el tratamiento de la obesidad. En total, 12 puntos en los que el texto, la primera firma del Excmo. Roberto Pella (FI), llama la atención del Ejecutivo: desde el reconocimiento de la obesidad como enfermedad crónica hasta un plan nacional que armoniza las actividades en el campo de la prevención y la lucha contra la obesidad; desde el acceso completo a los procedimientos de diagnóstico de comorbilidades, a los tratamientos y tratamientos de alimentos dietéticos y, en los casos más graves, el acceso a centros de segundo nivel para evaluar los enfoques psicológicos, farmacológicos y quirúrgicos, hasta las pautas relativas a los “primeros 1.000 días de vida” del niño y programas para la prevención de la obesidad infantil.

A continuación se presentan los 12 puntos en los que interviene la moción aprobada.

La moción compromete al Gobierno:

  • Proporcionar un monitoreo de la correcta implementación de las LEA con referencia específica a las enfermedades asociadas con la obesidad.
  • Para implementar un plan nacional sobre obesidad que armonice a nivel nacional, las actividades en el campo de la prevención y la lucha contra la obesidad, un documento, compartido con las regiones, que, de manera compatible con la disponibilidad de recursos económicos, humanos y estructurales, identificando un plan estratégico común destinado a promover intervenciones basadas en un enfoque multidisciplinario integrado y personalizado, centrado en la persona con obesidad y orientado hacia una mejor organización de los servicios y una responsabilidad total de todos los actores del cuidado.
  • Tomar iniciativas para garantizar a la persona con obesidad el pleno acceso a los procedimientos de diagnóstico de comorbilidades, a los tratamientos y tratamientos de alimentos dietéticos y, en los casos más graves, a acceder a centros de segundo nivel para evaluar enfoques psicológicos, farmacológicos y quirúrgicos.
  • Para prever una implementación más estricta de las disposiciones del Pacto Nacional de Prevención 2014-2018 en relación con las políticas para combatir la obesidad mediante la adopción de iniciativas vinculantes en el nuevo Pacto Nacional para la Prevención 2020-2025, proporcionando pautas para los “primeros 1.000 días de vida” del niño.
  • Promover la mejora de la capacitación de los trabajadores de la salud en materia de nutrición y promover una mayor cultura para los operadores escolares y para los nuevos padres sobre este tema.
  • Promover más estudios sobre las causas de la obesidad y tomar iniciativas para mejorar los estándares nutricionales de las madres embarazadas y los niños para actuar en particular, incluso en los primeros “1.000 días”, dejando en claro que no hay obligación de proporcionar proteínas diarias en animales, comedores públicos y favorecer un enfoque cultural basado en la suposición de la cantidad correcta de proteínas y en la posibilidad de tomar aminoácidos esenciales incluso con proteínas vegetales.
  • Promover programas para la prevención de la obesidad infantil y combatir la vida sedentaria a través de iniciativas coordinadas para promover la salud, entendida en su dimensión biopsicosocial, que implementan actividad física y deportiva, alimentación saludable y educación a nivel escolar, información sobre la promoción de estilos de vida correctos, incluyendo calidad relacional.
  • Emprender iniciativas conjuntas y sinérgicas de información para la población en apoyo de lo que promueve la campaña nacional e internacional llamada Día de la Obesidad.
  • Promover vías e intervenciones educativas e informativas para proteger a la persona con obesidad en el entorno laboral y escolar, con el objetivo de combatir la discriminación y el acoso incluso contra las personas con obesidad.
  • Emprender todas las iniciativas para la protección de la lactancia materna durante seis meses, exclusivas y hasta dos años complementarios.
  • Tomar iniciativas para regular la publicidad de productos alimenticios y bebidas para niños, a fin de:
  • Arsi se esfuerza por garantizar que los lugares donde se reúnen los niños (jardines de infancia, escuelas, patios y centros preescolares, parques infantiles, clínicas para niños y familias y servicios pediátricos y durante todas las actividades deportivas y culturales) estén libres de publicidad directa e indirecta de alimentos con un alto contenido de grasas saturadas, ácidos grasos, azúcares y sales libres.
  • Se desarrollan políticas para contener la comercialización de alimentos en niños, con la preparación de medidas que protejan el interés público.
  • Identificar la información y la naturaleza de los efectos de la comercialización de alimentos destinados a los niños a desarrollar más investigaciones en este campo para reducir el impacto en los niños de la publicidad de alimentos con un contenido excesivo de grasas saturadas, ácidos grasos, azúcares y sales libres.
  • Tomar iniciativas para estimular a la industria alimentaria a estudiar una porción adecuada de productos para niños y adolescentes, teniendo en cuenta todos los nutrientes que pueden afectar el desarrollo de la obesidad.

Este gran progreso fue posible gracias al trabajo colaborativo de OPEN ITALIA (del cual forma parte Amici Obesi Onlus) y el Intergrupo Parlamentario “Obesità e Diabete” que incluye a SIO Italia.

 

Fuente: easo.org

Noticia traducida por ASSCAT

13/01/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post