La estrategia científica global para curar la hepatitis B (la estrategia ICE-HBV) de la Coalición Internacional para Eliminar el VHB (ICE-HBV), un grupo mundial de investigadores, representantes de pacientes y organizaciones de salud, se dio a conocer el día de la inauguración de The International Liver Congress en Viena.

Más de 257 millones de personas en el mundo viven con una infección crónica de hepatitis B y más de 887.000 mueren debido a la infección cada año. La hepatitis B crónica causa casi el 40% del carcinoma hepatocelular, que es la segunda causa de mortalidad relacionada con el cáncer en todo el mundo.

La infección por hepatitis B no se puede curar porque el ADN viral persiste en las células del hígado, incluso cuando la producción de virus se suprime con un tratamiento antiviral. El virus también causa cambios permanentes en las células hepáticas que aumentan el riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular incluso cuando el virus de la hepatitis B (VHB) está completamente suprimido.

Al igual que en el caso del VIH, los científicos siguen dos enfoques para curar la infección por hepatitis B. Un enfoque es apuntar a una cura de esterilización, definida como la eliminación completa del cccDNA de la hepatitis B (ADN circular covalentemente cerrado) y el ADN integrado de las células hepáticas y el antígeno de superficie de la hepatitis B no detectable (HBsAg) en la sangre. El otro enfoque es lograr una cura funcional, definida ampliamente como HBsAg o ADN de VHB no detectable en la sangre después de la interrupción del tratamiento antiviral.

Los investigadores dicen que una cura funcional parece más alcanzable y apunta a la experiencia de millones de personas que curan la infección aguda por hepatitis B a través de una fuerte respuesta inmune dentro de los meses de exposición. Alrededor del 90% de los adultos expuestos a la hepatitis B eliminan la infección aguda, pero pueden tener una pequeña reserva de células infectadas con hepatitis B en el hígado. Uno de los objetivos de la estrategia ICE-HBV es comprender cómo se puede promover el control del sistema inmunitario de la hepatitis B en personas con infección crónica sin la necesidad de un tratamiento de por vida.

A más largo plazo, los científicos deben entender cómo medir el cccDNA del VHB en las células, cómo el cccDNA del VHB interactúa con las células huésped en el hígado y cuáles son los objetivos más prometedores para interferir con el ciclo de vida del cccDNA para reducir los niveles en las células hepáticas. También desean comprender otros pasos críticos en el ciclo de vida del VHB, ya que probablemente se necesiten terapias combinadas como las que se usan para curar la hepatitis C y suprimir el VIH para controlar o eliminar el VHB.

“Curar la hepatitis B no es un sueño imposible”, dijo Sharon Lewin, Directora del Instituto Peter Doherty para la Infección e Inmunidad de la Universidad de Melbourne, Australia. “Si bien la industria farmacéutica desarrollará nuevos medicamentos y los evaluará en ensayos clínicos, tenemos el imperativo ético y científico de fomentar las colaboraciones con científicos clínicos fuera de la industria si queremos ver un desarrollo de medicamentos exitoso, la facilitación de estudios clínicos, la correlación característica de curación, refinando los puntos finales del tratamiento e identificando a los mejores pacientes para los ensayos clínicos según el modo de acción (MoA) de los fármacos probados. La Estrategia Científica Global ICE-HBV puede ayudar a hacer que eso suceda y llevarnos al camino hacia una cura para el VHB”.

ICE-HBV está formado por grupos de trabajo científicos internacionales que reúnen a líderes en virología, inmunología, tecnología e investigación clínica del VHB, que han trabajado para identificar las prioridades de investigación para lograr una cura segura, escalable y asequible para la infección por hepatitis B.

 

Fuente: infohep.org

Noticia traducida por ASSCAT

23/04/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post