Global Liver Institute: Actualización de la política de salud del hígado

02/01/2020 | Noticias de prensa

Seis personas mueren por esperar un trasplante de hígado todos los días. Actualmente, hay 13.192 pacientes en EEUU que esperan un trasplante de hígado que les salve la vida, lo que clasifica al país en el quinto lugar del mundo con una tasa de donación más del 50% más baja que otros países como España.

Cuando se observan enfermedades hepáticas como la esteatohepatitis no alcohólica (NASH, en sus siglas en inglés), actualmente no hay tratamientos aprobados disponibles. El trasplante de hígado es el único recurso para las personas con enfermedad hepática en etapa terminal y/o carcinoma hepatocelular (CHC) relacionado con NASH. Es por eso que NASH fue la razón de más rápido crecimiento para el trasplante de hígado entre 2002 y 2011.

La necesidad de hígados saludables está aumentando. Los pacientes merecen responsabilidad en la primera línea de la donación de órganos, por lo que aplaudimos la Orden Ejecutiva del Presidente titulada ‘Avanzando en la salud del riñón estadounidense’, que exige el “establecimiento de métricas objetivas más transparentes, confiables y exigibles para evaluar el desempeño de un OPO”.

El acceso a un nuevo hígado es una situación de vida o muerte. Nos alienta que la Administración, HHS, CMS y Capitol Hill acuerden y reconozcan el papel que pueden desempeñar en la protección de la vida de los pacientes y en el impacto de un cambio positivo en el sistema de recuperación de órganos.

Sin embargo, incluso con este impulso significativo, los pacientes aún enfrentan desafíos significativos que muchas veces no reciben atención.

Las minorías étnicas comprenden aproximadamente el 30% de todos los trasplantes de hígado en adultos realizados anualmente. La alta prevalencia de comorbilidades como diabetes, hipertensión, obesidad, hepatitis B y C en grupos minoritarios, da como resultado que las minorías raciales estén representadas desproporcionadamente en las listas de espera de trasplantes.

Existen muchas barreras para la derivación de pacientes a un centro de trasplante para su evaluación. Por ejemplo, el proceso de activación del trasplante es inadecuado. Además, la tasa de referencia para los afroamericanos fue desproporcionadamente menor que su representación en la población hospitalaria, en parte, debido a la falta de seguro de salud. Según el Informe Nacional de Disparidades en la Atención Médica, el seguro médico afecta negativamente a pacientes negros e hispanos.

A medida que avanzamos hacia 2020 y continuamos los esfuerzos positivos en torno a la reforma de nuestro sistema de recuperación de órganos, es importante recordar que no hay una ‘bala de plata’ para solucionar este inmenso problema. Modernizar y responsabilizar a las organizaciones de obtención de órganos es un paso inicial crítico para abordar nuestra lista de espera de trasplantes y salvar vidas.

 

Autora: Donna R. Cryer, presidente & CEO de Global Liver Institute (GLI)

Fuente: globalliver.org

02/01/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post