Es necesario ampliar la reducción de daños para disminuir la prevalencia del VHC entre las personas que se inyectan drogas

05/03/2018 | Noticias de prensa

La eliminación de la hepatitis C entre las personas que se inyectan drogas en Europa requerirá de una ampliación simultánea del tratamiento antiviral de acción directa, programas de agujas y jeringuillas y terapia de sustitución de opioides, y una reconsideración de las actitudes hacia la política de drogas y la reducción de daños en Europa Central, de acuerdo con un estudio de modelaje dirigido por investigadores de la Universidad de Bristol.

Los hallazgos del estudio, publicados online en el Journal of Hepatology, muestran que aunque aumentar el número de personas tratadas para la hepatitis C puede resultar en grandes reducciones en la prevalencia en países con baja prevalencia del virus de la hepatitis C (VHC), tendrá poco impacto en nuevas infecciones en la mayoría de los entornos.

En la Unión Europea, se estima que 3,6 millones de personas tenían infección crónica por el VHC en 2016. Las estimaciones del número de personas con hepatitis C que se inyectan drogas son difíciles de alcanzar, debido a la falta de sistemas de vigilancia, la falta de información sobre posibles fuentes de exposición e incertidumbre sobre el tamaño de la población actual que se inyecta en los países europeos.

El estudio de modelización encontró que en la mayoría de los entornos europeos, la prevalencia de la hepatitis C disminuiría en menos del cinco por ciento en las tasas actuales de consumo de tratamiento entre las personas que se inyectan drogas. El tratamiento del cinco por ciento de las personas que se inyectan drogas cada año lograría una reducción del 99% en la prevalencia en la República Checa y Eslovenia, pero una gran reducción en la prevalencia solo se produciría en otros países si la cobertura de la terapia de sustitución de opiáceos y agujas y jeringas alcanzara el 80%.

Para lograr una mayor cobertura de tratamiento entre las personas que se inyectan drogas, se necesitarán mejoras en la detección para identificar a las personas con hepatitis C. Una revisión sistemática también publicada este mes de febrero muestra que la prevalencia es alta en muchos países entre las personas que se inyectan drogas y entre los presos. La detección sistemática de los reclusos y la participación en la atención, y la provisión de detección y tratamiento de la hepatitis C en lugares accesibles para las personas que se inyectan drogas, son dos de las formas en que la detección podría mejorar, según los autores.

Varios métodos innovadores de reducción de daños podrían tener un impacto en la transmisión del VHC entre las personas que se inyectan drogas y en las cárceles.

1.- En Canadá, las autoridades penitenciarias federales están considerando la introducción de un programa de jeringas y agujas para las prisiones, y también la provisión de instalaciones seguras para tatuajes, para reducir la transmisión de la hepatitis C.

2.- Los programas de agujas y jeringas en las cárceles aún son escasos; Harm Reduction International descubrió que sólo ocho países, incluidos Alemania, España y Suiza, proporcionaron agujas y jeringas limpias a los reclusos en 2016.

3.- Varias ciudades en América del Norte son pioneras en la introducción de sitios de inyección segura, donde las personas que se inyectan drogas disponen de equipos de inyección estériles, también con tratamiento de sobredosis al alcance de la mano. Estas instalaciones ofrecen una buena manera de involucrar a las personas que se inyectan drogas en otros servicios de reducción de daños, como la terapia de sustitución de opioides, y también pueden ofrecer exámenes de detección de la hepatitis C.

Una de las intervenciones más importantes de reducción de daños, la terapia de sustitución de opioides, aún no está ampliamente disponible en muchos países y es rechazada como medida de reducción de daños por gobiernos y expertos en algunos de los países de Europa del Este con la mayor prevalencia de hepatitis C. Ucrania, sin embargo, está expandiendo su programa de terapia de sustitución de opioides y ahora ofrece tratamiento a más de 10.000 personas.

Una reciente revisión sistemática de la Colaboración Cochrane encontró que la terapia de sustitución con opioides redujo el riesgo de adquisición del VHC en un 50% entre las personas que se inyectan drogas, mientras que una alta cobertura de terapia de sustitución de opioides y programas de jeringas redujo el riesgo de adquisición del VHC en un 75%.

Fuente: infohep.org
Noticia traducida por ASSCAT

05/03/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post