¿Es factible la eliminación de la hepatitis para 2030?

03/09/2020 | Noticias de prensa

Las principales lagunas en los esfuerzos de eliminación de la hepatitis en todo el mundo amenazan el logro de los objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para lograr reducciones sustanciales en nuevas infecciones y muertes debido a la hepatitis viral para 2030, escribieron los expertos en Nature Reviews Gastroenterology & Hepatology, en un artículo de Viewpoint publicado coincidiendo con el Día Mundial de la Hepatitis.

En 2016, los estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) acordaron trabajar hacia la eliminación de las hepatitis B y C para 2030. Específicamente, establecieron objetivos para reducir las muertes por hepatitis B y C en un 65%, diagnosticando el 90% de las infecciones y tratando el 65% de las personas elegibles, además de prevenir el 90% de las infecciones.

Pero incluso los países de ingresos altos pueden no lograr los objetivos de eliminación debido a la falta de planes nacionales y al lento progreso en el diagnóstico y tratamiento de la hepatitis viral. Un análisis publicado a principios de este año estimó que sólo nueve países de altos ingresos, incluidos el Reino Unido, Australia, Francia, Italia y España, estaban en camino de cumplir los objetivos de eliminación de 2030.

Los expertos en hepatitis viral identificaron lagunas y desafíos en la eliminación de la hepatitis, así como prioridades para la intensificación de los esfuerzos de eliminación.

La eliminación requiere inversión, coincidieron los expertos. La hepatitis viral podría eliminarse en 67 países de ingresos bajos y medios para 2030 con una inversión de 58,7 mil millones de dólares. Una inversión de 6 mil millones de dólares al año evitaría 4,5 millones de muertes prematuras para 2030 si se pudieran usar medicamentos genéricos. Las inversiones para combatir la COVID-19 pueden eventualmente beneficiar el control de la hepatitis si conducen a una mejor vigilancia y fortalecimiento de los sistemas de salud.

Los esfuerzos se ven obstaculizados por la falta de estrategias nacionales de eliminación para movilizar recursos y coordinar la actividad. Una encuesta de 2017 de la OMS encontró que sólo 84 de 135 países habían desarrollado un plan nacional y sólo 49 habían dedicado fondos a la eliminación de la hepatitis.

Otras deficiencias identificadas por los expertos en hepatitis incluyen:

  • Tasas de diagnóstico muy bajas (se estima que sólo el 9% de las infecciones por hepatitis B se han diagnosticado en todo el mundo).
  • Falta de implementación de intervenciones clave recomendadas por la OMS, especialmente vacunación con dosis de nacimiento contra la hepatitis B.
  • Falta de acceso a pruebas de diagnóstico o tratamiento asequible.
  • Falta de mecanismos de financiación apoyados por donantes para impulsar los esfuerzos de eliminación en países de ingresos bajos y medios.

¿Dónde se deberían invertir el dinero y los esfuerzos para lograr los objetivos de eliminación?

  • Aprovechar las sinergias con los programas de VIH y desarrollar pruebas de detección de hepatitis viral en el lugar de atención que puedan integrarse en la detección comunitaria del VIH.
  • Utilizar modelos de prestación de tratamiento comunitario ya implementados en el VIH para descentralizar el tratamiento de la hepatitis viral.
  • Priorizar el desarrollo de programas de reducción de daños para prevenir la transmisión de la hepatitis C entre las personas que se inyectan drogas. Los programas de reducción de daños pueden proporcionar una puerta de entrada a la detección y el tratamiento de la hepatitis para las personas que pueden no estar comprometidas con los servicios médicos.
  • Sensibilizar al público sobre la hepatitis viral mediante programas de detección masiva.
  • Mejorar el seguimiento y la evaluación para que todos los países y sistemas de salud puedan informar sobre el desempeño en el diagnóstico, el inicio del tratamiento y la respuesta virológica sostenida.
  • Desarrollar modelos de atención que apoyen la microeliminación en poblaciones definidas en lugar de utilizar un enfoque de “talla única” para ampliar el diagnóstico y el tratamiento. La detección intensificada de personas que se inyectan drogas es fundamental para lograr la eliminación en muchos entornos donde la gran mayoría de las nuevas infecciones ocurren en esta población.
  • Mantener el apoyo financiero para la vacunación contra la hepatitis B con dosis de nacimiento en los países de ingresos bajos y medios, especialmente en el África subsahariana.
  • Acelerar los esfuerzos de investigación para desarrollar un tratamiento curativo para la hepatitis B que se pueda administrar de manera asequible en países de ingresos bajos y medios, que representan la mayor parte de la carga mundial de infección por hepatitis B.
  • Acelerar los esfuerzos de investigación para desarrollar una vacuna preventiva contra la hepatitis C.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Cox A et al. Progress towards elimination goals for viral hepatitis. Nature Reviews Gastroenterology and Hepatology, 23 July 2020.

Noticia traducida por ASSCAT

03/09/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post