La persistencia de una infección por hepatitis C de muy bajo nivel después de una respuesta virológica sostenida al tratamiento de la hepatitis C es un evento extremadamente raro y no está asociado con ningún daño hepático, informan investigadores españoles en Nature Scientific Reports.

La infección por hepatitis C se cura si el virus es indetectable 12 semanas después de completar un ciclo de tratamiento antiviral de acción directa. Esto se conoce como una respuesta virológica sostenida (RVS). Las tasas de curación son muy altas; alrededor del 97% de las personas que comienzan un curso de tratamiento se curan y el rebote viral después de completar el tratamiento es muy raro.

Una respuesta virológica sostenida se asocia con una reducción de la fibrosis (cicatrización hepática). La detención de la replicación viral detiene la inflamación en el hígado y permite la renovación de las células hepáticas.

Aunque los expertos en hígado acuerdan que la respuesta virológica sostenida significa que la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) se ha curado, varios grupos de investigación han informado de la persistencia del ARN del VHC (material genético viral medido por pruebas de carga viral) durante hasta nueve años sin rebote, y posterior desaparición del VHC. Otros estudios, siguiendo cohortes de personas curadas de hepatitis C, han informado casos aislados de rebote viral tardío hasta 18 meses después de lograr una respuesta virológica sostenida.

El rebote viral después de una respuesta virológica sostenida es raro, pero no está claro qué tan raro es y si la persistencia de infección de bajo nivel está asociada con daño hepático continuo.

Además, no está claro si un sistema inmune comprometido, como en la enfermedad avanzada por VIH, podría alentar la persistencia viral de bajo nivel.

Científicos españoles investigaron la frecuencia de persistencia viral en personas con VIH que recibieron tratamiento para la hepatitis C entre 2015 y 2018 en hospitales de Andalucía.

Las personas eran elegibles para su inclusión en el estudio si habían tenido una respuesta virológica sostenida confirmada 24 semanas después de completar el tratamiento y había transcurrido más de un año desde la RVS.

El estudio fue un estudio prospectivo longitudinal. Todos los participantes fueron evaluados para detectar la carga viral de VHC al menos una vez al año después de la confirmación de una respuesta virológica sostenida y tuvieron una carga viral de VHC indetectable (<15-20 UI / ml) en cada medición.

Los investigadores utilizaron PCR digital de gotas ultrasensibles para detectar niveles extremadamente bajos de virus de la hepatitis C. La técnica de PCR digital de gotas se utiliza en la investigación del VIH para detectar niveles muy bajos de células infectadas por el VIH.

Los investigadores tomaron muestras de suero y células mononucleares de sangre periférica (PBMC) en cada visita de seguimiento anual para extraer ARN viral mediante el método de gota digital. Si alguna muestra dio positivo, se analizó la hebra antigenómica del VHC para confirmar la presencia del virus de la hepatitis C competente para la replicación. (El virus de la hepatitis C necesita la cadena antigenómica negativa para replicarse).

Ciento veintitrés personas con VIH que se habían curado de hepatitis C y que tenían VHC indetectable durante al menos 12 meses después de que se confirmó la respuesta virológica sostenida, eran elegibles para participar en el estudio. Los participantes habían sido confirmados como curados (RVS 24) una media de 51 meses antes de unirse al estudio y el 43% de los participantes habían sido curados más de cinco años antes de unirse al estudio. Los participantes eran predominantemente hombres (82%), todos menos uno estaban tomando tratamiento antirretroviral, y la mayoría había recibido tratamiento contra la hepatitis C que consiste en interferón pegilado y ribavirina (83%). Sólo el 17% había recibido tratamiento antiviral de acción directa.

Se detectó ARN viral en un participante, que dio positivo para ARN de VHC en PBMCs pero no en suero al inicio del estudio. Este participante era un hilo antigenómico negativo al inicio del estudio.

En tres visitas de seguimiento anuales posteriores, el participante, que había logrado una respuesta virológica sostenida 69 meses antes de unirse al estudio, mostró evidencia de niveles menguantes de ARN del VHC en las PBMC. Los niveles de VHC disminuyeron de 12.034 gotas positivas al inicio del estudio a 10.404 gotas positivas en la siguiente visita, cuatro gotas en la tercera visita y ninguna gota positiva en la cuarta visita.

El virus de la hepatitis C no se detectó en las muestras de suero en ninguna visita, pero el participante dio positivo en la prueba de la cadena antigenómica del VHC en la segunda visita. En visitas posteriores no se detectó la cadena antigenómica del VHC.

Durante el período de observación, el participante experimentó un aumento en el recuento de células CD4 de 291 células/mm3 a 558 células/mm3. No se detectaron aumentos en la rigidez hepática y no se detectaron elevaciones de las enzimas hepáticas durante el estudio, lo que indica que la persistencia viral no causó daño hepático.

Los investigadores concluyen que la persistencia viral después de lograr una respuesta virológica sostenida es un evento raro, pero la evaluación de las personas que han logrado una respuesta virológica sostenida mediante pruebas ultrasensibles puede estar justificada antes de la donación de órganos y sangre, y para las mujeres que desean tener hijos después de curarse de hepatitis C.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Frias M et al. Evaluation of hepatitis C viral persistence in HIV-infected patients with long-term sustained virologic response by droplet digital PCR. Nature Scientific Reports, 9: 12507, 2019. https://doi.org/10.1038/s41598-019-48966-9

Noticia traducida por ASSCAT

18/09/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post