El uso de aspirina se asocia con un menor riesgo de cáncer de hígado

30/11/2018 | Artículos, Noticias de prensa

Tomar aspirina aproximadamente dos veces por semana durante cinco años o más puede reducir el riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular (CHC) en aproximadamente la mitad de los casos, según una investigación presentada en The Liver Meeting 2018 en San Francisco.

Durante años o décadas, la infección crónica por el virus de la hepatitis B o C (VHB o VHC), el consumo excesivo de alcohol, la enfermedad del hígado graso u otras causas de daño hepático pueden conducir al desarrollo de cirrosis y CHC, el tipo más común de cáncer que se origina en el hígado. El CHC a menudo se diagnostica en una etapa tardía, es difícil de tratar y es una de las principales causas de muerte por cáncer en todo el mundo.

Un creciente cuerpo de investigación sugiere que la aspirina puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer. También se ha demostrado que la aspirina diaria en dosis bajas, recomendada para prevenir la enfermedad cardiovascular en las personas con alto riesgo, reduce el riesgo de cáncer colorrectal. También parece reducir la probabilidad de desarrollar otros tipos de cáncer. Pero el uso regular de aspirina también conlleva riesgos, incluido el sangrado gastrointestinal.

La Dra. Tracey Simon, del Hospital General de Massachusetts en Boston y sus colegas, evaluaron el efecto del uso de la aspirina sobre el riesgo de desarrollar cáncer de hígado en dos grandes estudios de cohorte. El estudio de salud de enfermeras inscribió a 121.706 mujeres en 1976 y el estudio de seguimiento de profesionales de la salud inscribió a 51.529 hombres en 1986. El análisis agrupado incluyó a 133.371 individuos que respondieron preguntas de salud iniciales.

El uso regular de aspirina se definió como tomar al menos 325 mg de aspirina al menos dos veces por semana. Un total de 58.855 personas dijeron que usaban regularmente aspirina, mientras que 74.516 no lo hacían.

En ambos grupos, aproximadamente dos tercios eran mujeres, casi todas eran blancas, la edad media era a principios de los años sesenta y poco más del 10% eran fumadores actuales. Los usuarios regulares de aspirina eran más propensos que los no usuarios a tener presión arterial alta (37% frente a 26%, respectivamente) y a usar estatinas (12% frente a 6%). Alrededor del 20% también informó haber usado medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs).

Durante el seguimiento, se diagnosticaron 37 casos nuevos de CHC entre los usuarios habituales de aspirina (1,738.231 personas/año de seguimiento) y se detectaron 71 casos entre no usuarios (2,493.957 personas/año).

El riesgo de desarrollar CHC se redujo en un 49% entre los usuarios de aspirina en comparación con los no usuarios en un análisis multivariado que incluyó datos demográficos, índice de masa corporal, consumo de alcohol, tabaquismo, actividad física y factores de riesgo cardiovascular. Se observó un grado similar de reducción de riesgo tanto para mujeres como para hombres (51% y 46%, respectivamente).

Al observar las dosis acumuladas a lo largo del tiempo, se observó una reducción significativa en el riesgo de CHC entre las personas que usaron al menos 1,5 tabletas de aspirina (487,5 mg) por semana, o el equivalente de aproximadamente 70 mg por día.

En cuanto a la duración del uso, entre los usuarios actuales de aspirina hubo una mayor reducción del riesgo de CHC con un uso más prolongado. El uso regular por hasta cinco años se asoció con una reducción del 13%, de cinco a 10 años con una reducción del 41% y de 10 o más años con una reducción del riesgo del 49%. Entre los que utilizaron anteriormente la aspirina, el riesgo de CHC volvió al nivel de los no usuarios ocho años después de dejar de tomarlos.

En conjunto, un beneficio significativo de la aspirina fue evidente después de cinco o más años de uso con una dosis promedio de al menos 1,5 tabletas por semana, según Simon. En contraste, no hubo una reducción aparente del riesgo de CHC asociada con el uso de acetaminofén o AINEs sin aspirina.

“Nuestros hallazgos sugieren que los efectos quimiopreventivos potenciales de la aspirina pueden extenderse más allá del cáncer colorrectal”, concluyeron los investigadores. “Comprender la base mecánica de estas asociaciones puede ayudar a informar el desarrollo de nuevas estrategias de prevención primaria antiinflamatorias de CHC”.

Con respecto a los mecanismos biológicos subyacentes al efecto, Simon sugirió que el efecto antiinflamatorio de la aspirina podría retrasar la progresión de la fibrosis o reducir directamente el riesgo de CHC. Dijo que también hay datos que muestran que la aspirina reduce la acumulación de lípidos en el hígado, lo que podría desempeñar un papel en la prevención del CHC en personas con enfermedad del hígado graso.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Simon T et al. The association between aspirin use and risk of hepatocellular carcinoma: results from two prospective U.S. cohort studies. AASLD Liver Meeting, San Francisco, abstract 0091, 2018.

Noticia traducida por ASSCAT

30/11/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post