El tratamiento de hepatitis C debe respetar las necesidades del paciente, según un informe de UNSW

29/08/2018 | Artículos, Noticias de prensa

Un informe del Centro de Investigación Social en Salud de UNSW afirma que el estigma y el lenguaje siguen siendo barreras para el tratamiento.

Un nuevo informe de UNSW Sydney afirma que los sistemas de atención de la salud deben seguir siendo relevantes y respetuosos con las personas que viven con hepatitis C si Australia quiere cumplir los objetivos de eliminación.

El Centro de Investigación Social en Salud (CSRH, en sus siglas en inglés) en el “Informe Anual de Tendencias en Comportamiento 2018: Hepatitis Virales en Australia”, encontró que a pesar de que decenas de miles de personas se beneficiaron de tratamientos altamente efectivos en los últimos años, los modelos de prevención y tratamiento deben hacer más para cumplir con necesidades y experiencias de personas que viven con hepatitis C.

El informe, que fue lanzado en la 11ª Conferencia Australiana de Hepatitis Viral en Adelaida, encontró que el estigma en la atención médica sigue siendo una barrera importante para el tratamiento.

La profesora Carla Treloar, directora de CSRH, dijo: “La atención a los modelos de atención médica centrados en el paciente sigue siendo de vital importancia para garantizar que el tratamiento sea relevante para las personas que viven con hepatitis C”.

El informe encontró que el estigma afecta directamente la capacidad de las personas afectadas de tener acceso a los sistemas de tratamiento. En una encuesta online de 123 personas que habían vivido con hepatitis C, más de la mitad de los receptores (56%) informaron haber experimentado estigma relacionado con su hepatitis C en los últimos 12 meses.

Esa estadística se refleja en muestras representativas de la población general que encontraron que la mitad de los encuestados dijeron que, en cierta medida, se comportarían negativamente con una persona que vive con hepatitis C.

“Las perspectivas y experiencias específicas de las comunidades marginadas son fundamentales para garantizar que los modelos de tratamiento sean relevantes y que se mantenga un alto nivel de tratamiento”, dijo el profesor Treloar. “Uno de los factores más importantes relacionados con la aceptación del tratamiento es el estigma y la discriminación experimentados por las personas con hepatitis C, tanto en relación con el público en general como con los entornos de atención médica”, añadió.

La autora principal, la Dra. Joanne Bryant, Investigadora Principal de CSRH, dijo que el informe también destaca la importancia de la prevención de la infección, y esto sigue siendo de vital importancia para eliminar la hepatitis C en Australia.

El Informe Anual de Tendencias en Comportamiento presenta datos de una selección de la investigación conductual y social realizada por el CSRH. Está diseñado para informar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento criticando y cuestionando las suposiciones que a veces subyacen a la investigación, las políticas y la práctica en torno a la hepatitis viral.

Otros asuntos clave del informe de 2018 incluyen:

  • Asegurar que los modelos de atención respondan mejor a las necesidades de las comunidades afectadas.
  • Programas innovadores de reducción de daños que reflejan cómo la transmisión ocurre en el día a día.
  • Comprender y prevenir la transmisión de la hepatitis C en parejas heterosexuales.
  • La intersección de la salud pública y el derecho penal, considerando las formas en que las leyes en el campo de las drogas tienen efectos en la salud pública.

El Dr. Bryant también dijo que el informe resalta particularmente la importancia de construir modelos de cuidado culturalmente relevantes.

El programa Deadly Liver (DLM) está dirigido a las personas indígenas que se inyectan drogas y es un programa compuesto que abarca la promoción de la salud, la referencia entre pares y los incentivos para mejorar el compromiso con los servicios de pruebas y tratamiento.

“El proyecto muestra que involucrar a las personas en las actividades de educación de la salud puede dar como resultado niveles mucho más altos de tratamiento y pruebas”, dijo el Dr. Bryant.

“El DLM informó que el 79% de los que participaron en actividades educativas asistieron a los exámenes, el 50% volvió a recibir los resultados de las pruebas y el 20% recibió tratamiento adicional”.

Además, CSRH descubrió que aunque el estigma sigue siendo un factor crítico que influye en las decisiones sobre la búsqueda de tratamiento para las personas que viven con hepatitis C, para quienes viven con hepatitis B de ascendencia china, el idioma inglés a menudo crea barreras.

CSRH ahora está desarrollando un indicador de estigma para el virus de la hepatitis B, realizando un estudio cualitativo que explora cómo los chino-australianos que viven en Sydney comprenden la infección y el estigma.

Consulta aquí el “Informe anual completo de tendencias en el comportamiento 2018: Hepatitis viral en Australia”.

 

Fuente: newsroom.unsw.edu.au

Noticia traducida por ASSCAT

29/08/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post