“Dramático ascenso” de las enfermedades asociadas al alcoholismo durante la pandemia en los Estados Unidos

28/02/2021 | Noticias de prensa

Otro efecto del confinamiento por la pandemia: hospitales de los Estados Unidos registran una explosión de hospitalizaciones por enfermedades vinculadas al alcoholismo.

Cuanto más dura la pandemia, más alcohólicos recaen. Los hospitales de los Estados Unidos han informado de un incremento de las admisiones por enfermedades críticas como hepatitis alcohólica e insuficiencia hepática.

Un informe de Los Angeles Times recuerda que antes de la pandemia había más de 15 millones de personas en todo el país diagnosticadas con problemas de alcoholismo. Las hospitalizaciones se duplicaron en la última década. La pandemia agravó aún más el panorama.

Aunque no hay cifras nacionales disponibles, en el Hospital Keck de la Universidad del Sur de California, por ejemplo, las admisiones por enfermedad hepática alcohólica aumentaron en un 30% en 2020 en comparación con 2019, según el doctor Brian Lee, un hepatólogo que trata las enfermedades alcohólicas.

Esa tasa sube al 50% en los hospitales afiliados a las universidades de Michigan, Northestern, Harvard y el sistema de salud Mount Sinai en Nueva York.

Casos y aislamiento

La explosión de casos está siento asociada por los principales especialistas en enfermedades y psiquiatría al aislamiento, el desempleo y la desesperanza relacionados con la COVID-19.

“Ha habido una afluencia tremenda”, indicó el doctor Haripriya Maddur, hepatólogo de Northwestern Medicine, que refiere que muchos de sus pacientes se encontraban bien antes de la pandemia y habían evitado recaídas por años, pero el estrés de la pandemia los ha devuelto a los hospitales.

Aumentan, pues, las admisiones por enfermedad hepática alcohólica y disminuye, a la vez, la edad promedio de los pacientes hospitalizados. La tendencia al alza de la enfermedad en menores de 40 años ha sido, según el doctor Raymond Chun, hepatólogo de la Universidad de Harvard, “alarmante” durante años pero lo que estamos viendo ahora es “realmente dramático”.

Maddur, de Northwestern Medicine, también ha tratado a adultos jóvenes hospitalizados con la ictericia y la distensión abdominal, emblemáticas de la enfermedad, un patrón que atribuye a la intensificación de los problemas económicos a los que se enfrenta este grupo demográfico durante la pandemia.

Y las mujeres también

Además, no es sólo un problema de los hombros como, en principio, pudiera pensarse. La doctora Jessica Mellinger, de la Universidad de Michigan, dice que las mujeres que por lo general tienen salarios más bajos, menor estabilidad laboral y la carga de la crianza de los hijos tienden a recaer más que los hombres en los problemas alcohólicos.

“Si tienes estos factores de estrés adicionales, con todas tus formas de apoyo desaparecidas –y lo único que te queda es la botella-, eso es a lo que recurrirás”, dijo Mellinger. “Pero una mujer que bebe como un hombre enferma más rápido”.

Un estudio que refiere Los Angeles Times señala que las tasas de consumo de alcohol en la primavera de 2020 aumentaron un 14% en comparación con igual período de 2019.

“La pandemia ha sacado a relucir nuestra incómoda relación con el alcohol”, afirma el doctor Timothy Fong, psiquiatra especializado en adicciones de la Universidad de California (UCLA). “Lo hemos acogido en los hogares como nuestra muleta y nuestro mejor amigo”, añade.

Más de uno de cada 20 pacientes con insuficiencia hepática relacionada con el alcohol muere antes de salir del hospital. También la enfermedad hepática es la principal causa de trasplante.

Más susceptible a la COVID-19

Esta enfermedad hace a las personas más susceptibles a la COVID-19.

Los pacientes con enfermedades hepáticas mueren de COVID-19 en tasas tres veces más altas que los que no las padecen.

“Creo que sólo estamos en la cúspide de esto”, enfatizó Maddur. “La cuarentena es una cosa, pero la caída de la economía, eso no va a desaparecer pronto”.

El doctor Brian Lee, aunque cauteloso, es más optimista.

“La vacuna está llegando con rapidez, la COVID-19 terminará y las cosas volverán a la normalidad”, señaló. “Pero la verdadera cuestión es si las autoridades de salud pública decidirán actuar de forma que se combata la enfermedad hepática alcohólica”.

 

Fuente: elobservador.com.uy

28/02/2021

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post