¿Qué es la hepatitis?

06/05/2020 | Noticias de prensa

La hepatitis significa inflamación del hígado. El hígado es un órgano vital que procesa nutrientes, filtra la sangre y contrae infecciones. Cuando el hígado está dañado, su función puede verse afectada. El consumo excesivo de alcohol, toxinas, algunos medicamentos y ciertas afecciones médicas pueden causar hepatitis.

La hepatitis es causada con mayor frecuencia por un virus. En los Estados Unidos, los tipos más comunes de hepatitis viral son hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C. Aunque todos los tipos de hepatitis viral pueden causar síntomas similares, se transmiten de diferentes maneras, tienen diferentes tratamientos y algunos son más serios que otros.

La hepatitis C es una enfermedad hepática causada por el virus de la hepatitis C. Cuando alguien se infecta por primera vez con el virus de la hepatitis C, puede tener una enfermedad muy leve con pocos o ningún síntoma o una afección grave que requiera hospitalización. Por razones que no se conocen, menos de la mitad de las personas que contraen hepatitis C pueden eliminar o deshacerse del virus sin tratamiento en los primeros 6 meses después de la infección.

La mayoría de las personas que se infectan desarrollarán una infección crónica o de por vida. Si no se trata, la hepatitis C crónica puede causar problemas de salud graves, como enfermedad hepática, insuficiencia hepática, cáncer de hígado e incluso la muerte.

Todos los adultos, mujeres embarazadas y personas con factores de riesgo deben hacerse la prueba de hepatitis C.

¿Cómo se transmite la hepatitis C?

El virus de la hepatitis C generalmente se transmite cuando alguien entra en contacto con la sangre de una persona infectada. Esto puede suceder a través de:

  • Compartir equipo de inyección de drogas. Hoy, la mayoría de las personas se infectan con hepatitis C al compartir agujas, jeringuillas o cualquier otro equipo utilizado para preparar e inyectarse drogas.
  • Aproximadamente el 6% de los bebés nacidos de madres infectadas contraerán hepatitis C.
  • Exposiciones sanitarias. Aunque es poco común, las personas pueden infectarse cuando los profesionales de la salud no siguen los pasos adecuados necesarios para prevenir la propagación de infecciones transmitidas por la sangre.
  • Sexo con una persona infectada. Si bien es poco frecuente, la hepatitis C puede propagarse durante las relaciones sexuales, aunque se ha informado con mayor frecuencia entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.
  • Tatuajes o piercings corporales no regulados. La hepatitis C puede propagarse al hacerse tatuajes o perforaciones corporales en instalaciones sin licencia, entornos informales o con instrumentos no estériles.
  • Compartir artículos personales. Las personas pueden infectarse por compartir monitores de glucosa, maquinillas de afeitar, cortaúñas, cepillos de dientes y otros artículos que pueden haber estado en contacto con sangre infectada, incluso en cantidades demasiado pequeñas para ver.
  • Transfusiones de sangre y trasplantes de órganos. Antes de la detección generalizada del suministro de sangre en 1992, la hepatitis C también se propagó a través de transfusiones de sangre y trasplantes de órganos.

Síntomas

Muchas personas con hepatitis C no tienen síntomas y no saben que están infectadas. Si se presentan síntomas, ellos pueden incluir: piel u ojos amarillos, no querer comer, malestar estomacal, vómitos, dolor de estómago, fiebre, orina oscura, heces de color claro, dolor en las articulaciones y sentirse cansado. Si los síntomas ocurren con una nueva infección, generalmente aparecen dentro de 2 a 12 semanas, pero pueden tardar hasta 6 meses en desarrollarse.

Las personas con hepatitis C crónica pueden vivir durante años sin síntomas o sintiéndose enfermos. Cuando los síntomas aparecen con hepatitis C crónica, a menudo son un signo de enfermedad hepática avanzada.

Hacerse la prueba es la única forma de saber si tiene hepatitis C

Una prueba de sangre llamada prueba de anticuerpos contra la hepatitis C puede determinar si has sido infectado con el virus de la hepatitis C, ya sea recientemente o en el pasado. Si tienes una prueba de anticuerpos positiva, se necesita otra prueba de sangre para saber si todavía estás infectado o si estuviste infectado en el pasado y eliminaste el virus de forma espontánea.

Hazte la prueba de hepatitis C si:

  • Tienes 18 años de edad o más.
  • Estás embarazada (hazte la prueba durante cada embarazo).
  • Actualmente te inyectas drogas (hazte pruebas regularmente).
  • Alguna vez te has inyectado drogas, incluso si fue sólo una vez o hace muchos años.
  • Tienes VIH.
  • Tienes pruebas de hígado anormales o enfermedad del hígado.
  • Estás en hemodiálisis.
  • Has recibido sangre u órganos donados antes de julio de 1992.
  • Has recibido concentrados de factor de coagulación antes de 1987.
  • Has estado expuesto a la sangre de una persona que tiene hepatitis C.
  • Naciste de una madre con hepatitis C.

La hepatitis C se puede curar

Hacerse una prueba de hepatitis C es importante para saber si está infectado y recibe un tratamiento que le salve la vida. Hay tratamientos disponibles que pueden curar a la mayoría de las personas con hepatitis C en 8 a 12 semanas.

La hepatitis C se puede prevenir

Aunque no existe una vacuna para prevenir la hepatitis C, existen formas de reducir el riesgo de infectarse.

  • Evita compartir o reutilizar agujas, jeringuillas o cualquier otro equipo utilizado para preparar e inyectar drogas, esteroides, hormonas u otras sustancias.
  • No usar artículos personales que puedan haber entrado en contacto con la sangre de una persona infectada, incluso en cantidades demasiado pequeñas para ver, como monitores de glucosa, rasuradoras, cortaúñas o cepillos de dientes.
  • No te hagas tatuajes o piercings en el cuerpo en una instalación sin licencia o en un entorno informal.

 

Fuente: cdc.gov

06/05/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post