Los síntomas, el estigma y la lucha contra la hepatitis C: resultados de la Encuesta de Hepatitis C en América 2018

07/02/2019 | Artículos, Noticias de prensa

La hepatitis C afecta más que al hígado, puede afectar muchas partes del cuerpo y al bienestar mental. Si bien los tratamientos más nuevos pueden ser altamente efectivos, muchos pacientes enfrentan obstáculos para acceder al tratamiento y curarse, así como el estigma y el juicio de las personas en sus vidas.

Realizamos una encuesta para obtener más información sobre el manejo de la hepatitis C, incluidos los síntomas, la satisfacción con el tratamiento y la relación médico-paciente. Más de 500 personas compartieron sus experiencias de vida con hepatitis C.

Síntomas de la hepatitis C: no sólo el hígado

Si bien la hepatitis C suele causar inflamación y lesiones en el hígado, la hepatitis C también afecta a otras partes del cuerpo. Por ejemplo, muchos pacientes experimentan fatiga o dolores musculares. Cuando se les preguntó acerca de sus síntomas, los pacientes dijeron que la fatiga, las dificultades cognitivas y el dolor en las articulaciones tenían el mayor impacto en su vida diaria.

La relación médico-paciente: es complicada

Cuando se trata de una condición de salud crónica, es importante confiar y sentirse cómodo con su equipo de atención médica. Desafortunadamente, muchas personas con hepatitis C no están satisfechas con su médico de cabecera. De manera similar, cuando interactúan con profesionales de la salud, muchos pacientes se sienten avergonzados por su diagnóstico de hepatitis C.

Obstáculos para acceder al tratamiento

Para alguien que ha sido diagnosticado con hepatitis C, puede haber varios obstáculos para comenzar el tratamiento. Debido a una variedad de razones, más de un tercio de los pacientes esperaron más de 3 años para iniciar el tratamiento de la hepatitis C después de su diagnóstico inicial.

Los impactos del estigma y la vergüenza

La hepatitis C sigue siendo una condición de salud altamente estigmatizada, y muchos pacientes se sienten criticados por tener hepatitis C. En particular, muchos pacientes dijeron que las personas hacen suposiciones o juicios sobre cómo contrajeron la hepatitis C.

Debido al estigma que rodea a la hepatitis C, muchos pacientes se sienten avergonzados e incluso aislados. La sensación de vergüenza varía, pero algunos pacientes se sienten avergonzados por tener hepatitis C o por cómo la contrajeron. Otros se sienten avergonzados por el estigma asociado con la hepatitis C, su apariencia física o sentirse cansado o débil.

La hepatitis C puede afectar el bienestar y la autoestima

Para muchos, la hepatitis C afecta la salud física, así como el bienestar mental. De los pacientes que no se han curado, más de la mitad no están contentos con su calidad de vida. Sin embargo, después de curarse, muchos informaron que su salud mental mejoró. En general, muchos pacientes buscan apoyo emocional, así como técnicas de afrontamiento, para controlar mejor su hepatitis C.

La encuesta de Hepatitis C en América 2018 se realizó online de abril a julio de 2018. De las 539 personas que completaron la encuesta, 302 se clasificaron como “No curadas” (todavía infectadas con hepatitis C) y 237 se clasificaron como “Curadas” (ya no tienen la infección). Antes de la encuesta, todos los encuestados habían dado positivo por infección de hepatitis C y habían sido diagnosticados con infección crónica de hepatitis C.

 

Fuente: hepatitisc.net

Noticia traducida por ASSCAT

07/02/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post