El futuro del hígado graso: de la educación a las aprobaciones anticipadas

10/01/2019 | Artículos, Noticias de prensa

La creciente prevalencia de la enfermedad del hígado graso no alcohólico y su forma progresiva, la esteatohepatitis no alcohólica, presenta una importante necesidad de opciones terapéuticas.

Si bien ninguna terapia o medicación específica ha recibido la aprobación para el tratamiento de NAFLD y NASH, varias terapias están bajo evaluación clínica, algunas de las cuales ya han alcanzado las pruebas de la fase 3. Estos regímenes terapéuticos, una vez aprobados, junto con mejores diagnósticos y exámenes de detección, y una mayor educación y conocimiento de estas enfermedades, abrirán el camino hacia mejores resultados para los pacientes.

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que el futuro del tratamiento con NAFLD y NASH con nuevas terapias requerirá una terapia de combinación y una aplicación a largo plazo, debido al aspecto metabólico de la enfermedad del hígado graso.

“Dada la complejidad de esta enfermedad, en última instancia, necesitará más de un medicamento para tratar a los pacientes, y la combinación de lo que necesitaría para tratar a estos pacientes probablemente dependerá del fenotipo del paciente”, afirmó Zobair M. Younossi, MD, el presidente del departamento de medicina del Inova Fairfax Hospital. “Esto es similar a la diabetes, cómo utilizamos diferentes regímenes y combinamos diferentes medicamentos para un solo paciente”.

En su ejemplo comparativo de pacientes con diabetes, Younossi explicó que NAFLD y NASH no son enfermedades que pueden tratarse por un período corto y curarse; más bien, requerirán un tratamiento continuo o, si no, el proceso comenzará de nuevo y no se ganará mucho al final.

“En el tratamiento inicial, al que llamo tratamiento de inducción, puede tratar a los pacientes con fibrosis significativa para reducir la fibrosis, reducir la esteatohepatitis o resolverla”, explicó. “Después de esto, utilizará una serie de regímenes diferentes que podrían llevar al paciente a una etapa que sea manejable, a una etapa más baja de fibrosis y menos esteatohepatitis, y luego la mantendrá de por vida. Ese tipo de cambio de paradigma de un escenario de hepatitis C viral a NASH es a lo que necesitamos acostumbrarnos”.

Proyectos prometedores

Según Younossi, así como gran parte de los datos recientes presentados en las reuniones de 2018, actualmente hay cuatro terapias en fases avanzadas de prueba. Estos cuatro muestran algunas de las promesas más importantes para la seguridad y la eficacia, proporcionando un camino hacia la posible aprobación.

El primero de ellos es Ocaliva (ácido obeticólico, intercepción), un agonista del receptor farnesoide X (FXR) aprobado por la FDA para el tratamiento de la colangitis biliar primaria en combinación con ácido ursodeoxicólico (UDCA) en adultos con una respuesta inadecuada al UDCA, o como monoterapia en adultos incapaces de tolerar UDCA.

 

Fuente: healio.com

Noticia traducida por ASSCAT

10/01/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post