¿Cuáles son las principales enfermedades del hígado?

01/08/2018 | Noticias de prensa

My Liver Exam ha publicado un interesante artículo sobre las principales enfermedades del hígado.

Hepatitis viral

La hepatitis se usa para describir la inflamación del hígado y puede ser causada por uno o varios factores, por ejemplo, infección viral, consumo de alcohol, depósitos de grasa en el hígado1. La hepatitis viral comúnmente se conoce como hepatitis A, B, C, D o E. La letra que sigue a ‘hepatitis’ depende del tipo de virus presente. Estos cinco tipos son de gran preocupación debido a la carga de enfermedad y muerte que causan y al potencial de brotes y propagación de epidemias.

Hepatitis A

La hepatitis A es un virus transmitido por el agua, y generalmente aparece en las heces, que se introduce en la boca1, 2. Esto generalmente se produce a través de alimentos o agua contaminados. Está más extendido en algunas partes del mundo con condiciones sanitarias e higiénicas deficientes, como partes de África, el subcontinente indio, el Lejano Oriente, Medio Oriente y América Central y del Sur1,2. Para la mayoría de las personas, la hepatitis A pase dentro de dos meses y no habrá efectos a largo plazo1. Una vez que pasa, normalmente desarrolla una inmunidad de por vida contra el virus. Para alrededor de 1 de cada 7 personas con la infección, los síntomas pueden aparecer y desaparecer durante hasta 6 meses antes de que eventualmente se detengan2. Aunque la hepatitis A generalmente no es grave, es importante obtener un diagnóstico adecuado para descartar condiciones más graves con síntomas similares, como hepatitis C o cirrosis (cicatrización del hígado)2.

Se recomienda vacunarse contra la hepatitis A si tiene un alto riesgo de infección, enfrenta graves consecuencias de una infección o si viaja a un área donde el virus es común, como los países y lugares mencionados anteriormente1.

Virus transmitidos por la sangre: Hepatitis B y C

Los virus de la hepatitis B y C se consideran virus transmitidos por la sangre y se transportan en el torrente sanguíneo al hígado, donde potencialmente pueden causar daño. Colectivamente, se estima que la hepatitis B y C causan 1,3 millones de muertes por año, más que VIH/sida, tuberculosis o malaria3 y son responsables de 2 de cada 3 muertes por cáncer de hígado3.

También se estima que más de 300 millones de personas están infectadas con el virus de la hepatitis B o el virus de la hepatitis C3.

Hepatitis B

Este es un virus de ADN cuya infección ocurre principalmente a través de la sangre (abuso de sustancias, drogas intravenosas, tatuajes, piercings), contacto sexual y a través de la “transmisión vertical” (de madre a hijo) durante el nacimiento. La transmisión a través de transfusiones de sangre y equipos no estériles sigue siendo relativamente rara en los países industrializados.

La hepatitis B es altamente infecciosa y se estima que es 50-100 veces más infecciosa que el VIH5. La infección del virus puede ser aguda (a corto plazo) o crónica (persistente).

Para prevenir la transmisión del virus a otra persona, es vital que se tomen precauciones para garantizar que nadie corra el riesgo de contacto con la sangre infectada. El virus de la hepatitis B puede permanecer “vivo” en la sangre seca durante varios días, posiblemente semanas5, 6. La hepatitis B no se transmite por comida o agua contaminada, ni a través del contacto social, de la mano.

Los síntomas de la hepatitis B pueden desarrollarse dentro de 1-6 meses (período de incubación) y pueden incluir: náuseas, vómitos, fiebre, fatiga, coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos, orina oscura, heces pálidas, sensación general de “malestar”4. Aproximadamente el 90% de todos los adultos sanos eliminarán el VHB dentro de los 3 a 6 meses y el sistema inmunitario evitará una infección posterior4.

Para la minoría que no puede eliminar el VHB, se considera una infección crónica. El tratamiento puede ser necesario y el individuo continuará siendo infeccioso.

Los bebés y niños con hepatitis B tienen más probabilidades de desarrollar una infección crónica. El virus permanece a largo plazo en más del 90% de los bebés infectados por sus madres, a menos que reciban una inyección de anticuerpos y una inmunización estándar al nacer4.

Sólo el 5% de las personas infectadas con hepatitis B desarrollarán una infección crónica.

Una persona puede acudir a la clínica de su médico local, al servicio de medicamentos, a la clínica de medicina genitourinaria (GUM) o a la clínica de salud sexual para obtener ayuda y asesoramiento. Se puede realizar un análisis de sangre para verificar si se tiene hepatitis B o lo ha tenido en el pasado. La vacuna contra la hepatitis B también se puede recomendar para reducir su riesgo de infección si no tiene el virus pero sigue teniendo un alto riesgo de exposición.

No existe un tratamiento específico para eliminar el VHB agudo del cuerpo, ni existe un tratamiento que evite su persistencia, pero mantenerse hidratado y aliviar el dolor aliviará algunos de los síntomas. Nota: el alcohol y el tabaquismo deben evitarse7. El tratamiento del VHB crónico tiene como objetivo detener o reducir la actividad y la replicación del virus, limitando así el daño al hígado. Un hepatólogo (especialista en hígado) o un gastroenterólogo aconsejarán sobre el tratamiento, que generalmente es a largo plazo7.

Si el VHB causa daño severo al hígado y la cicatrización está avanzada (cirrosis), un trasplante puede ser una opción.

El pronóstico puede ser muy bueno, pero debe recordarse que el hígado nuevo también puede resultar dañado por el VHB persistente. Los cambios en el estilo de vida deben ser realizados por cualquier persona que sufra de VHB crónica, por lo que se debe cumplir una dieta sana y equilibrada. El consumo de alcohol y el tabaquismo deben evitarse por completo ya que estos factores aumentarán el riesgo y la velocidad de desarrollo de la cirrosis. El hígado ya estará inflamado debido a la presencia del virus de la hepatitis B7.

Hepatitis C

El VHC es un virus ARN que se transmite a través del contacto sangre a sangre. Históricamente, la mayoría de los pacientes con este virus se infectaron a través de transfusiones de sangre. Ahora que los suministros de sangre se evalúan para detectar el VHC, la causa más común de nuevos casos es el uso de drogas intravenosas. Si bien la transmisión sexual del virus puede ocurrir, es muy raro ya que el virus no se transmite en el semen o la saliva. Dado que el virus puede existir en el cuerpo por un largo tiempo, muchas personas infectadas con el VHC desconocen cómo lo contrajeron.

Sólo un pequeño rastro de sangre puede causar una infección. A temperatura ambiente, se cree que el virus puede sobrevivir fuera del cuerpo en parches de sangre seca en las superficies durante varias semanas9. Se ha informado que la hepatitis C se ha encontrado en otros fluidos corporales, por ejemplo, fluido vaginal y semen. Sin embargo, el riesgo es mayor si los fluidos están contaminados con sangre, por ejemplo como en el sexo duro donde la sangre podría estar presente10.

Para evitar transmitir el virus a otra persona, es vital que se tomen precauciones para garantizar que nadie esté en riesgo por contacto con sangre infectada. 1 de cada 5 personas infectadas con hepatitis C naturalmente eliminarán el virus. Para el 80% restante, es posible que puedan eliminarlo mediante el tratamiento11. De cualquier forma, es posible liberarse del virus, pero los anticuerpos no proporcionarán inmunidad a futuras transmisiones.

Los síntomas de la hepatitis C pueden aparecer dentro de 1-6 meses (conocido como el período de incubación) y pueden incluir: náuseas, cansancio extremo, problemas para concentrarse (niebla cerebral), coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos, orina oscura, heces pálidas, sensación general de “malestar”, malestar en el área del hígado. En la mayoría de los casos, no causa síntomas visibles hasta que el hígado se ha dañado significativamente. Cuando los síntomas ocurren, a menudo son vagos y pueden confundirse fácilmente con otra afección12.

El virus de la hepatitis C se diagnostica a partir de un análisis de sangre específico, generalmente después de un resultado anormal de la prueba de función hepática (LFT), y/o del paciente que presenta síntomas y factores de riesgo. No hay vacuna para el VHC.

Si el virus persiste después de seis meses, se realizarán más análisis de sangre para establecer la carga viral y el genotipo. No existe un tratamiento específico para eliminar el VHC agudo del cuerpo, ni existe un tratamiento que evite su persistencia, pero mantenerse hidratado y aliviar el dolor aliviará algunos de los síntomas. El alcohol y el fumar deben evitarse.

El tratamiento para el VHC crónico tiene como objetivo lograr una respuesta virológica sostenida (RVS), lo que significa que el virus es indetectable después de seis meses desde la finalización del tratamiento. Un hepatólogo (especialista en hígado) o un gastroenterólogo aconsejará sobre el tratamiento actual. Si el tratamiento no es efectivo o si el tratamiento no ha sido una opción, se puede requerir un trasplante. El pronóstico puede ser muy bueno, pero debe recordarse que el hígado nuevo también puede resultar dañado por el VHC persistente13.

Los cambios en el estilo de vida deben ser realizados por cualquier persona que padezca VHC crónica, por lo que se debe seguir una dieta sana y equilibrada. El consumo de alcohol y el tabaquismo deben evitarse por completo ya que estos factores aumentarán el riesgo y la velocidad de desarrollo de la cirrosis. El hígado ya estará inflamado debido al VHC14.

Hepatitis D

La hepatitis D es causada por el virus de la hepatitis D. Sólo afecta a personas que ya están infectadas con hepatitis B, ya que necesita el virus de la hepatitis B para poder sobrevivir en el cuerpo. Al igual que con la hepatitis B, la hepatitis D generalmente se transmite por contacto de sangre a sangre o por contacto sexual. Está más extendido en otras partes de Europa, la región del Mediterráneo oriental y América del Sur1.

No existe una vacuna específica para la hepatitis D, pero la vacuna contra la hepatitis B puede ayudarlo a protegerse de ella1.

Hepatitis E

Al igual que la Hepatitis A, la Hepatitis E se transmite a través de las heces y prevalece debido a la falta de higiene y saneamiento. Cuando se viaja a partes del mundo con un saneamiento deficiente, donde la hepatitis E epidémica puede ser común, puede reducir su riesgo practicando buenas medidas de higiene de alimentos y agua1.

Vale la pena señalar que el número de casos en Europa ha aumentado en los últimos años y que ahora es una causa común de hepatitis1 a corto plazo (aguda) causada en gran medida por lo que se conoce como “zoonosis”. Esto significa que el virus se puede encontrar en animales como cerdos, jabalíes, ciervos, conejos y ratas15. No causa enfermedades a los animales, sin embargo, el virus a veces puede pasar del animal a los humanos15, 16. De esta forma, puede suceder que se coma carne cruda o poco cocida16. En la mayoría de los casos, se desconoce la fuente y la vía de infección17.

La hepatitis E generalmente presenta una infección leve y de corta duración que no requiere ningún tratamiento, pero puede ser grave en algunas personas, como aquellas que tienen un sistema inmune debilitado o una afección hepática preexistente1.

No hay vacuna para la hepatitis E.

NASH (esteatosis no relacionada con el alcohol)

El hígado graso, o hígado graso no alcohólico (NAFLD), es un término utilizado para describir una acumulación de grasa en el hígado. NAFLD cubre un espectro de afecciones hepáticas que van desde la esteatosis simple hasta la esteatohepatitis (EHNA) y la cirrosis.

NAFLD generalmente se observa en personas con sobrepeso u obesidad, sin embargo, se ha encontrado en personas de un peso normal cuyas dietas son muy altas en contenido de grasa y/o azúcar. Un hígado sano debe contener poca o ninguna grasa y para la mayoría de las personas, llevar una pequeña cantidad de grasa en el hígado no causa problemas mayores. Tener altos niveles de grasa en el hígado también se asocia con un mayor riesgo de problemas como diabetes, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

El hígado graso es una condición reversible que puede resolverse estableciendo un estilo de vida saludable. No causa daño permanente a menos que se le permita progresar. Si la grasa ha estado en el hígado por un tiempo prolongado, las células del hígado pueden inflamarse y luego se usa el término NASH (esteatosis no relacionada con el alcohol). NASH puede progresar, al igual que muchas enfermedades hepáticas, a cirrosis y cáncer de hígado. Ver el diagrama a continuación:

Se tiene un mayor riesgo de NAFLD si:

  • Son obesos o tienen sobrepeso, especialmente si tiene mucha grasa alrededor de su cintura (una forma de cuerpo “similar a la manzana”)20.
  • Tiene diabetes tipo 220.
  • Tiene presión arterial alta20.
  • Tiene colesterol alto20.
  • Tiene más de la edad de 5020.
  • Fuma20.

Síntomas

Al principio NAFLD por lo general no muestra ningún síntoma y los pacientes a menudo no saben que lo tienen a menos que se diagnostique durante las pruebas llevadas a cabo por otra razón. En las primeras etapas, el hígado puede funcionar normalmente a pesar de estar dañado. Ocasionalmente, las personas con EHNA o fibrosis (etapas más avanzadas de la enfermedad) pueden experimentar:

  • Un dolor sordo o dolorido en la parte superior derecha de la barriga (sobre el lado inferior derecho de las costillas).
  • Cansancio extremo (fatiga).
  • Pérdida de peso y pérdida de apetito inexplicables.

Los pacientes tienden a tener síntomas notorios ya que su hígado se daña más gravemente. A medida que la condición progresa, también puede experimentar:

  • Coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos, también conocida como ictericia.
  • Fiebre y temblores.
  • Vómitos.
  • Picazón en la piel.
  • Dolor de estómago o hinchazón.
  • Heces oscuras, de aspecto alquitranado.
  • Una tendencia a sangrar o magullarse con facilidad.
  • Diminutas líneas rojas (capilares sanguíneos) en la piel por encima del nivel de la cintura.
  • Hinchazón en las piernas, los tobillos y los pies causada por una acumulación de líquido (edema), que puede causar problemas respiratorios.
  • Dificultad para mantener el peso.
  • Cambios de personalidad, confusión, dificultad para concentrarse, pérdida de memoria o alucinaciones.
  • En mujeres, períodos anormales.
  • En hombres, senos agrandados, escroto hinchado o testículos encogidos.

¿Cómo se diagnostica NAFLD?

Si te preocupa la salud de tu hígado, es una buena idea visitar a tu médico de cabecera y solicitar una prueba de función hepática. Él/ella es el único que puede determinar si se requiere más investigación.

Mientras que NAFLD a menudo se diagnostica después de una prueba de función hepática anormal, no siempre detecta NAFLD. Por lo tanto, la condición también se puede diagnosticar durante una ecografía. Este es un tipo de exploración donde las ondas de sonido se utilizan para crear una imagen del interior de su cuerpo.

Si se le diagnostica NAFLD, es posible que se necesiten más exámenes para determinar el daño al hígado. Esto puede implicar un análisis de sangre especial u otro tipo de ecografía, como un Fibroscan. Algunas personas también pueden necesitar una pequeña muestra de tejido hepático (biopsia) tomada con una aguja para analizarla en un laboratorio.

Tratamiento para NAFLD

La mayoría de las personas con NAFLD no desarrollarán ningún problema grave, pero si se le diagnostica la afección, es una buena idea tomar medidas para evitar que empeore. Actualmente no existe un medicamento específico para NAFLD, pero tomar decisiones saludables sobre el estilo de vida puede ayudar, y se puede recomendar un tratamiento para afecciones asociadas (presión arterial alta, diabetes y colesterol) o complicaciones.

Adoptar un estilo de vida saludable es la principal forma de gestionar NAFLD. Lo siguiente puede ayudar:

  • Pierde peso: trata de buscar un Índice de Masa Corporal (IMC) de 18,5 a 24,9; perder más del 10% de tu peso puede eliminar un poco de grasa del hígado y mejorar el NASH si lo tiene20.
  • Come una dieta saludable: trata de tener una dieta equilibrada alta en frutas, verduras, proteínas y carbohidratos, pero baja en grasas, azúcar y sal; comer porciones más pequeñas de comida también puede ayudar20.
  • Haz ejercicio regularmente: intenta hacer al menos 150 minutos de actividad de intensidad moderada, como caminar o andar en bicicleta, por semana; todos los tipos de ejercicio pueden ayudar a mejorar NAFLD, incluso si no pierdes peso20.
  • Deja de fumar: si fumas, dejarlo puede ayudar a reducir el riesgo de problemas como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares20.
  • Alcohol: NAFLD no es causado por el alcohol, pero beber puede empeorar la condición. Por lo tanto, es aconsejable reducir o dejar de beber alcohol. Obtén consejos para reducir el alcohol20.

Monitoreo continuo

Es posible que se recomiende programar citas regulares con tu médico para controlar tu función hepática y detectar signos de problemas nuevos.

Enfermedades autoinmunes

Hay tres enfermedades autoinmunes relacionadas con el hígado:

  • La CBP (cirrosis biliar primaria) es una enfermedad inflamatoria de las vías biliares intrahepáticas que puede convertirse en cirrosis en los casos más graves. PBC se diagnostica principalmente entre mujeres mayores de 40 años.
  • La hepatitis autoinmune es una enfermedad inflamatoria del hígado caracterizada por la elevación de marcadores sanguíneos específicos y la presencia de autoanticuerpos. Puede suceder a todas las edades, pero principalmente entre las mujeres.
  • La colangitis esclerosante primaria (CEP) se caracteriza por una afectación inflamatoria y fibrótica de los conductos biliares, dentro y/o fuera del hígado. Cuando se identifica la causa de la lesión biliar, se denomina colangitis esclerosante secundaria. De lo contrario, se llama primitivo. Esta enfermedad afecta principalmente a los hombres (2/3 de los casos), bastante jóvenes (<40 años en el momento del diagnóstico). Puede llegar a los niños. (1)

Enfermedades de “almacenamiento” del hígado

Hay dos enfermedades de “almacenamiento”:

  • La hemocromatosis genética es un trastorno genético causado por un defecto en la regulación de la absorción intestinal de hierro. El hierro se acumula en los tejidos, incluso en el hígado, causando/generando fibrosis y luego cirrosis. La enfermedad es mucho más común en hombres que en mujeres y ocurre alrededor de 40-60 años. El tratamiento de esta enfermedad tiene la intención de reducir los depósitos de hierro en los tejidos del cuerpo.
  • La enfermedad de Wilson, aún escasa, es un trastorno genético causado por la acumulación de cobre en el hígado. La córnea y el sistema central nervioso también pueden verse afectados.

¿Cuáles pueden ser los síntomas de las enfermedades hepáticas?

Varios síntomas pueden aparecer:

  • Náuseas, mareos pueden causar vómitos.
  • Dolores en la parte superior del abdomen.
  • Una coloración de la piel amarillenta, comúnmente llamada ictericia. Esta es la consecuencia de un exceso de bilirrubina (bilis) en la sangre y en el cuerpo.
  • Fatiga y debilidad: considera consultar a un médico si estas recaídas de fatiga persisten.
  • Fiebre: se puede combinar con dolor en el abdomen. Por lo tanto, es importante tomar la temperatura, ya que puede ser una inflamación o una infección.
  • Heces de color claro: generalmente están asociadas con un problema hepático (que puede afectar el colon).
  • Prurito, debido a la acumulación de bilis debajo de la piel.
  • Sangrado y blues. El sangrado (en las fosas nasales) puede ser la causa de una deficiencia proteica causada por una disfunción en el órgano hepático. (18)
  • Tener estos síntomas no está necesariamente relacionado con un problema hepático. Depende de tu médico diagnosticar una infección hepática. (19)

 

Fuente: myliverexam.com

Noticia traducida por ASSCAT

Referencias:

  1. NHS Choices. Hepatitis. https://www.nhs.uk/conditions/hepatitis/ [Consultado en febrero de 2018]
  2. NHS Choices. Hepatitis A. https://www.nhs.uk/conditions/hepatitis-a/ [Consultado en febrero de 2018]
  3. World Hepatitis Alliance. ¿Qué es la hepatitis viral? http://www.worldhepatitisalliance.org/what-viral-hepatitis-0 [Consultado en febrero de 2018]
  4. NHS Choices. Hepatitis B. https://www.nhs.uk/conditions/hepatitis-b/ [Consultado en febrero de 2018].
  5. Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Hepatitis B Preguntas frecuentes para el público. https://www.cdc.gov/hepatitis/hbv/bfaq.htm
  6. Thompson, S.C. 2003. Virus transmitidos por la sangre y su supervivencia en el medio ambiente: ¿está justificada la preocupación del público sobre la exposición a las agujas de la comunidad? Revista de Salud Pública de Australia y Nueva Zelanda. [Consultado en febrero de 2018].
  7. NHS Choices. Hepatitis B – Tratamiento. https://www.nhs.uk/conditions/hepatitis-b/treatment/ [Consultado en febrero de 2018].
  8. NHS Choices. Hepatitis B – complicaciones. https://www.nhs.uk/conditions/hepatitis-b/complications/ [Consultado en febrero de 2018].
  9. NHS Choices. Hepatitis C. Causas. https://www.nhs.uk/conditions/hepatitis-c/causes/ [Consultado en febrero de 2018].
  10. Departamento de Salud Pública. Estado de Connecticut. Hoja informativa sobre hepatitis C: http://www.ct.gov/dph/cwp/view.asp?a=3135&q=387044 [Consultado en febrero de 2018].
  11. 2015. Declaración de prensa: NICE consulta sobre un borrador adicional de orientación sobre el medicamento sofosbuvir (Solvaldi) para tratar la hepatitis C: https://www.nice.org.uk/news/press-and-media/nice-consults-on-draft-guidance-on-the-drug-sofosbuvir-para-tratar-hepatitis-c
  12. NHS Choices. Hepatitis C. Síntomas. https://www.nhs.uk/conditions/hepatitis-c/symptoms/ [Consultado en febrero de 2018].
  13. NHS Choices. Hepatitis C. Tratamiento. https://www.nhs.uk/conditions/hepatitis-c/treatment/ [Consultado en febrero de 2018].
  14. NHS Choices. Hepatitis C. Preguntas frecuentes sobre el estilo de vida. https://www.nhs.uk/conditions/hepatitis-c/living-with/ [Consultado en febrero de 2018].
  15. Organización Mundial de la Salud. http://www.who.int/csr/disease/hepatitis/whocdscsredc200112/en/WHO/CDSCSR/ED/2001 12 [Consultado en enero de 2018].
  1. Organización Mundial de la Salud. Infecciones zoonóticas, Hepatitis E. http://www.who.int/vaccine_research/diseases/zoonotic/en/index2.html [Consultado en enero de 2018].
  2. Lockwood GL, Fernández-Barredo S, Bendall R, Banks M, Ijaz S, Dalton HR. 2008. Infección autóctona de hepatitis E en hepatopatía crónica. Eur J Gastroenterol Hepatol. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18617787 [Consultado en febrero de 2018].
  3. Lee YM, Kaplan MM. Colangitis esclerosante primaria. N Engl J Med 1995; 332: 924-933.
  4. http://amelioretasante.com/les-8-symptomes-dun-probleme-de-foie/
  5. NHS Choices. Enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD). http://www.nhs.uk/conditions/fatty-liver-disease/Pages/Introduction.aspx [Consultado el 23 de febrero de 2017].

01/08/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post