Coronavirus (COVID-19, SARS-CoV-2) y hepatitis viral: fuentes de información

01/04/2020 | Noticias de prensa

COVID-19 es una nueva enfermedad que puede afectar a tus pulmones y vías respiratorias. Es causado por un virus llamado coronavirus.

Los síntomas más comunes del coronavirus son fiebre (temperatura alta) y/o tos seca, falta de aliento. No necesita tener todos estos síntomas para sufrir una infección por coronavirus.

Las personas con algunas afecciones de salud preexistentes son más vulnerables a enfermedades graves (neumonía, dificultades respiratorias que requieren hospitalización, daño pulmonar).

En esta etapa no hay evidencia que sugiera que las personas que viven con hepatitis B o hepatitis C, que están bien, corren un mayor riesgo de infección con COVID-19. Sin embargo, la información actual sugiere que algunas personas que viven con hepatitis B y hepatitis C que también tienen otras afecciones, como hipertensión, enfermedad cardiovascular y diabetes, probablemente tengan un mayor riesgo de enfermedad grave si contraen COVID-19.

Las personas que han desarrollado enfermedades hepáticas avanzadas (incluida la cirrosis) y un deterioro de la salud como resultado de la hepatitis B o C deben estar atentos para protegerse de contraer COVID-19, ya que corren el riesgo de contraer una enfermedad más grave. Esto incluye a personas que tienen problemas de salud continuos como resultado de una infección previa de hepatitis C que se ha curado.

Las personas que viven con hepatitis B o C deben usar las mismas medidas de protección recomendadas para la población general.

Esta guía de preguntas frecuentes de la Universidad Nacional de Australia proporciona información actualizada y accesible sobre cómo se transmite el virus, los síntomas de infección y los riesgos de enfermedades graves.

Orientación para personas con hepatitis viral u otras enfermedades hepáticas

Hepatitis Australia publicó una guía para personas con hepatitis viral en consulta con el Instituto Doherty, Universidad de Nueva Gales del Sur el 20 de marzo de 2020, sugiriendo que las personas con hepatitis viral no tienen un mayor riesgo de enfermedad a menos que tengan una enfermedad hepática avanzada o condiciones de salud subyacentes.

NHS England aconseja a las personas con enfermedad hepática crónica que sean particularmente estrictas en el seguimiento de las medidas de distanciamiento social. NHS England publicó una lista de grupos de personas con mayor riesgo de enfermedad debido a afecciones de salud subyacentes el 23 de marzo de 2020. La lista de afecciones de NHS England es más detallada que las publicadas por otros países (por ejemplo, los Centros para el Control de Enfermedades de EEUU).

  • De 70 años o más (independientemente de las condiciones médicas).
  • Menores de 70 años con una afección de salud subyacente que se detalla a continuación (es decir, cualquier persona que reciba la vacuna contra la gripe como adulto cada año por razones médicas).
  • Enfermedades respiratorias crónicas (a largo plazo), como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfisema o bronquitis.
  • Enfermedad cardíaca crónica, como insuficiencia cardíaca.
  • Enfermedad renal crónica.
  • Enfermedad hepática crónica, como hepatitis.
  • Afecciones neurológicas crónicas, como la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de las neuronas motoras, la esclerosis múltiple (EM), una discapacidad del aprendizaje o una parálisis cerebral.
  • Problemas con el bazo, por ejemplo, enfermedad de células falciformes o si le han extirpado el bazo.
  • Un sistema inmunitario debilitado como resultado de afecciones como el VIH y el sida, o medicamentos como pastillas de esteroides o quimioterapia.
  • Tener sobrepeso grave (un índice de masa corporal -IMC- de 40 o más).
  • Las embarazadas.

Orientación para receptores de trasplante de hígado y/o personas que reciben tratamiento inmunosupresor

NHS England ha identificado varios grupos (24 de marzo) que reciben tratamientos inmunosupresores como de alto riesgo de enfermedad grave por infección por coronavirus. Estos grupos incluyen los siguientes pacientes potenciales con enfermedad hepática:

  • Receptores de trasplante de órganos sólidos.
  • Personas que reciben inmunoterapia u otros tratamientos de anticuerpos continuos para el cáncer.
  • Personas que reciben otros tratamientos contra el cáncer dirigidos que pueden afectar el sistema inmunitario, como los inhibidores de la proteína quinasa o los inhibidores de PARP.
  • Personas en terapias de inmunosupresión suficientes para aumentar significativamente el riesgo de infección.

NHS England está contactando a todos los pacientes con mayor riesgo para aconsejarles un aislamiento social estricto durante al menos 12 semanas.

El confinamiento es una medida para proteger a las personas extremadamente vulnerables al minimizar la interacción entre aquellos que son extremadamente vulnerables y otros. Esto significa que aquellos que son extremadamente vulnerables no deben abandonar sus hogares, y dentro de sus hogares deben minimizar todo contacto no esencial con otros miembros de su hogar.

 

Fuente: infohep.org

Noticia traducida por ASSCAT

01/04/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post