20.000 españoles mueren al año por consumir en exceso bebidas con alcohol

17/11/2020 | Noticias de prensa

Superar el umbral de una caña al día para ellas y una jarra ellos aumenta el riesgo de enfermedad.

El alcohol es el responsable de tres millones de muertes al año en todo el mundo, una cifra que supone más del doble que las de la COVID-19, y en España el consumo excesivo de esta sustancia provoca alrededor de 20.000 fallecimientos anuales.

Son cifras que aporta, con motivo de la conmemoración el 15 de noviembre del Día Sin Alcohol, la sociedad científica Socidrogalcohol, que señala que esta jornada persigue concienciar sobre un “problema de salud” que afecta a millones de personas en todo el mundo.

LÍMITES

El Ministerio de Sanidad restringió los límites de consumo de bajo riesgo de alcohol a 10 miligramos diarios para las mujeres y a 20 para los hombres, o una caña de cerveza y una jarra de medio litro, respectivamente, pero recuerda: “Únicamente no bebiendo se evitan sus efectos perjudiciales”.

Por ello, ningún profesional de la salud o institución debería recomendar el consumo de bebidas alcohólicas, atribuyéndoles beneficios diferenciados o asociándolas a falsas propiedades protectoras frente al coronavirus, según subraya Sanidad en un documento en el que actualiza los límites de riesgo bajo.

En este sentido, destaca que la evidencia epidemiológica no muestra que el consumo de vino y de cerveza, como defienden algunas creencias, a pesar de contener sustancias que podrían ser potencialmente beneficiosas para la salud, tenga un efecto protector diferenciado en la reducción del riesgo cardiometabólico o de otro tipo.

Cualquier consumo, por mínimo que sea, implica riesgo, y hacerlo por encima de determinados límites apareja una mayor mortalidad.

En el caso de las mujeres, no deberían sobrepasar los 10 miligramos al día o, lo que es lo mismo, beber más de un chupito, una caña o media copa de vino; esas cantidades se duplican en los hombres a los dos chupitos, la copa entera de vino o una jarra de medio litro de cerveza.

¿Y por qué? Según recuerda el Ministerio, ellas alcanzan mayores concentraciones en sangre y los efectos inmediatos ocurren más rápidamente y duran más tiempo que en ellos después de beber cantidades equivalentes, debido a factores como la diferencia en la composición corporal, el metabolismo y la absorción de alcohol.

Unas diferencias que también condicionan problemas de salud a largo plazo, de forma que las mujeres tienen más probabilidad de desarrollar enfermedades hepáticas (con un período comparativamente más corto y nivel de consumo diario más bajo que los hombres) o una mayor sensibilidad a la toxicidad neuronal y en el músculo cardiaco, entre otros.

El 17% de los adolescentes en España se suele emborrachar

El 9% de los adolescentes españoles fuma a diario y el 17% se suele emborrachar, según la Encuesta Europea sobre Alcohol y otras Drogas (Espad 2019), publicada por el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías.

En esta edición se encuestaron un total de 99.647 estudiantes de 15 y 16 años durante el mes de marzo de 2019, 3.557 en España. A nivel general, el informe apunta que el consumo de alcohol y otras drogas y adicciones entre los adolescentes españoles de 15 y 16 años se sitúa en la media europea.

Espad 2019 muestra que la prevalencia de consumo de tabaco entre los adolescentes europeos tiene una tendencia decreciente. En 2019, el 41% de los estudiantes europeos fumó alguna vez en la vida y el 10% fumó cigarrillos diariamente en los últimos 30 días. En España, la prevalencia de consumo de tabaco fue del 41% alguna vez en la vida y del 21% en los últimos 30 días. La prevalencia de consumo diario en los últimos 30 días se situó por debajo de la media europea, con el 9%.

La prevalencia de consumo de cigarrillos electrónicos muestra una tendencia ascendente, con prevalencias de consumo alguna vez en la vida del 40% en 2019. De media, 1 de cada 7 estudiantes (14%) declaró haber usado cigarrillos electrónicos en los últimos 30 días. En España fue del 42% alguna vez en la vida, aunque las cifras de consumo en los últimos 30 días se sitúan bastante por debajo de la media europea, en el 9,4%. En 2019, el 79% de los estudiantes declararon haber consumido alcohol alguna vez en la vida y el 13 % haberse emborrachado en los últimos 30 días. En España, el consumo alguna vez en la vida es algo inferior, del 78%. Sin embargo, la prevalencia de borracheras se situó por encima de la media europea, con un 17% (14% en hombres y 19% en mujeres).

Respecto al ‘binge drinking’ o episodios de consumo intensivo de alcohol (consumo de 5 o más bebidas alcohólicas en una ocasión), uno de cada tres estudiantes europeos (34%) informó haber realizado un consumo intensivo de alcohol durante los últimos 30 días. En España, la prevalencia es también del 34%, aunque con mayor consumo entre las mujeres a esta edad.

 

Fuente: elcorreogallego.es

17/11/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post