Un metanálisis muestra que el tratamiento de la hepatitis C es altamente efectivo para los usuarios de drogas

08/10/2018 | Artículos, Noticias de prensa

El tratamiento antiviral de acción directa es altamente efectivo para curar la hepatitis C en personas que se inyectan drogas y en personas que reciben terapia de sustitución de opioides (OST, en sus siglas en inglés), muestra una revisión sistemática y metanálisis de 38 estudios publicados en The Lancet Gastroenterology and Hepatology.

Expertos del principal centro de investigación de la hepatitis C de Australia dicen que los hallazgos de la revisión demuestran que las políticas que niegan el tratamiento de la hepatitis C para las personas que consumen drogas son inaceptables.

Los hallazgos se publicaron coincidiendo con el Séptimo Simposio Internacional sobre el Cuidado de la Hepatitis en Usuarios de Sustancias, que tuvo lugar del 19 al 21 de septiembre en Portugal.

A pesar de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que las personas que usan drogas reciban tratamiento antiviral de acción directa para la hepatitis C, algunos países no brindan tratamiento a usuarios activos de drogas y los médicos a menudo citan la preocupación por la adherencia como motivo para negar el tratamiento a los usuarios activos de drogas.

Pero es poco probable que se logre la eliminación de la hepatitis C en personas que se inyectan drogas a menos que se pueda reducir el número de personas con hepatitis C que comparten el equipo de inyección. Esto sólo puede lograrse mediante una combinación de suministro de agujas estériles y equipo de inyección para reducir el uso compartido, terapia de sustitución de opioides para reducir el tratamiento antirretroviral de inyección y de acción directa para reducir el número de personas que pueden transmitir la hepatitis C.

Para investigar si las personas que se inyectan drogas tienen respuestas más pobres al tratamiento antiviral de acción directa, los investigadores del Instituto Kirby buscaron todos los estudios que informaron los resultados del tratamiento antiviral de acción directa en cohortes que incluían usuarios de drogas actuales o recientes (dentro de los 12 meses), o personas que reciben terapia de sustitución de opioides. La revisión incluyó ensayos clínicos y estudios observacionales.

La revisión identificó 38 estudios con 3.634 participantes, incluidos cinco ensayos clínicos aleatorizados (634 participantes) y cinco análisis de ensayos clínicos realizados después de completar el ensayo para investigar las respuestas en personas que consumieron drogas (517 participantes).

Las definiciones de uso de drogas o uso reciente de drogas en los estudios variaron; 19 estudios informaron sobre consumidores de drogas actuales (clasificados como actuales si usaban drogas al comienzo del estudio o durante el estudio) y 19 sobre consumidores de drogas recientes (desde el mes anterior hasta los 12 meses previos al inicio del tratamiento). Más de la mitad de los estudios (25) se llevaron a cabo en personas que recibieron terapia de sustitución de opioides. Los participantes pueden estar usando drogas al mismo tiempo que reciben terapia de sustitución de opioides.

Combinando los hallazgos de los estudios, el metanálisis mostró una tasa de respuesta virológica sostenida del 87,7% en usuarios de drogas recientes (1.408 participantes, IC 95% 84,2-91,3%) y una tasa de respuesta virológica sostenida del 90,7% en receptores de terapia de sustitución de opioides (2.987 participantes , IC del 95% 88,5-93%). Las tasas de finalización del tratamiento fueron altas (97,5% tanto en usuarios de drogas recientes como en receptores de terapia de sustitución de opioides).

Cuando el análisis se limitó a personas con consumo reciente de drogas intravenosas, en lugar de utilizarlo todo, la tasa de RVS fue del 87,4% (la tasa de finalización del tratamiento fue del 96,9%).

Las tasas de curación fueron más altas en los ensayos clínicos que en los estudios de observación (93,9% frente a 88,8%) y los participantes en ensayos clínicos tuvieron menos probabilidades de perderse durante el seguimiento. Los investigadores dicen que la menor tasa de pérdida durante el seguimiento en los ensayos clínicos es probablemente una consecuencia de visitas clínicas más frecuentes y un seguimiento más activo de los participantes del estudio.

“No deben negarse a la gente los tratamientos que salvan vidas, simplemente debido a su uso reciente de drogas”, explicó el Profesor Asociado Jason Grebely del Instituto Kirby de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

“Las políticas que niegan el tratamiento de la hepatitis C para las personas que usan o inyectan drogas son inaceptables; se basan en la discriminación y no en la evidencia. Espero que nuestra investigación aliente a los países a cambiar estas políticas y permitir el tratamiento a todas las personas con hepatitis C, independientemente del consumo de drogas actual o anterior. De hecho, dadas las altas tasas de prevalencia, las personas que se inyectan drogas realmente deberían tener prioridad para el tratamiento”, añadió. El Profesor Asociado Grebely también es Presidente de la Red Internacional de Hepatitis en Usuarios de Sustancias (INHSU).

“La Organización Mundial de la Salud se ha fijado el objetivo de eliminar la hepatitis C para 2030”, dijo el Profesor Asociado Grebely. “Nuestros datos proporcionan evidencia sólida para informar las pautas clínicas mundiales, y esperamos que mejore la política de salud pública para el tratamiento de la hepatitis C para las personas que usan drogas a nivel internacional. Esto nos acercará al ambicioso objetivo de la eliminación mundial”, afirmó.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Hajarizadeh B et al. Direct-acting antiviral treatment for hepatitis C among people who use of inject drugs: a systematic review and meta-analysis. Lancet Gastroenterology and Hepatology,advance online publication, 20 September 2018.

Noticia traducida por ASSCAT

08/10/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post