Un estudio piloto encuentra que el tratamiento contra el VHC es seguro en el embarazo

15/03/2019 | Artículos, Noticias de prensa

Un pequeño estudio piloto sobre el tratamiento de la hepatitis C en mujeres embarazadas encontró que el tratamiento fue efectivo para lograr la curación de la hepatitis C y no identificó problemas de seguridad asociados con el tratamiento, de acuerdo con los hallazgos presentados en CROI 2019.

Si bien las pautas de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América y la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas recomiendan que todas las mujeres se realicen pruebas de detección del VHC al inicio de la atención prenatal, no se recomienda el tratamiento durante el embarazo. Sin embargo, la tasa de infección por VHC entre las mujeres embarazadas está aumentando en Estados Unidos, lo que aumenta el riesgo de transmisión perinatal, según Catherine A. Chappell, MD, MSc, profesora asistente de obstetricia, ginecología y ciencias reproductivas de la Universidad de Pittsburgh y sus colegas.

“Durante la última década, ha habido un aumento de alrededor del doble en la hepatitis C entre las mujeres embarazadas que dan a luz en mi hospital”, explicó Chappell en una conferencia de prensa. “Eso es particularmente importante debido a los bebés que nacen de esas mujeres, aproximadamente una de cada 20 de ellas tendrá la infección por hepatitis C perinatal”.

Chappell y sus colegas señalaron que actualmente no hay datos publicados sobre la seguridad o eficacia de los antivirales de acción directa (AADs) contra el VHC en mujeres embarazadas.

“A diferencia del VIH y la hepatitis B, no hay nada que pueda hacer como obstetra para prevenir la transmisión perinatal de la hepatitis C o para afectar a la hepatitis C de cualquier manera durante el embarazo”, afirmó Chappell.

El objetivo de este estudio de fase 1, el primero en su clase, abierto, fue identificar la seguridad y la respuesta virológica al tratamiento con ledipasvir 90 mg y sofosbuvir 400 mg (LDV / SOF) en el embarazo.

Los investigadores inscribieron a mujeres VIH negativas con infección crónica por VHC genotipo 1 que tenían entre 23 y 24 semanas de gestación, y comenzaron un curso de 12 semanas de VDB / FPE. Las cargas virales del VHC se evaluaron durante el tratamiento, en el parto y después del parto para evaluar la eficacia del tratamiento.

Según Chappell, nueve mujeres fueron incluidas en el estudio y todas eran blancas.

Chappell y sus colegas informaron que todas las pacientes tuvieron una respuesta rápida al tratamiento y lograron una respuesta virológica sostenida 12 semanas después del tratamiento. Además, todos los eventos adversos informados relacionados con el LDV / SOF fueron menores o iguales al grado 2. Además, ocho pacientes tuvieron un parto a término con cargas virales de VHC indetectables medidas en el momento del parto, y la novena paciente se encuentra entre el parto y la evaluación de la RVS.

“Hasta ahora, tenemos una tasa de curación del 100% entre las mujeres embarazadas”, dijo Chappell. “El tratamiento fue bien tolerado y todos los efectos secundarios fueron de leves a moderados”.

Chappell y sus colegas seguirán a los bebés durante un año de vida. Actualmente, ninguno de los bebés tiene VHC y no se han reportado problemas de seguridad, según Chappell.

“Este fue un estudio de sólo nueve mujeres, por lo que debemos realizar un estudio más amplio antes de poder recomendar el uso generalizado de antivirales de acción directa durante el embarazo”, dijo Chappell. “Con suerte, eso llegará pronto”, añadió.

 

Fuente: healio.com

Referencia: Chappell CA, et al. Abstract 87. Presented at: Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections; March 4-7, 2019; Seattle

Noticia traducida por ASSCAT

15/03/2019

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post