Un estilo de vida saludable podría prevenir la mayoría del cáncer de hígado y las muertes relacionadas con el hígado

07/01/2020 | Noticias de prensa

Según un estudio presentado en The Liver Meeting 2019 de la AASLD sobre el hígado, un estilo de vida saludable, que incluye dejar de fumar, beber de manera moderada, una dieta equilibrada, ejercicio y pérdida de peso, podría reducir drásticamente la creciente carga del cáncer de hígado y las muertes por enfermedad hepática.

Durante años o décadas, la infección crónica por hepatitis B o C, el consumo excesivo de alcohol, la enfermedad del hígado graso y otras causas pueden provocar cirrosis hepática, carcinoma hepatocelular (CHC, el tipo más común de cáncer primario de hígado) y la necesidad de un trasplante de hígado. El CHC se encuentra entre las causas de muerte por cáncer más rápido en todo el mundo.

“En este momento, todavía no hay medicamentos efectivos para revertir la fibrosis hepática o prevenir el CHC. Es esencial que nos centremos en controlar los factores de riesgo a través de la prevención primaria”, explicó Tracey Simon, del Hospital General de Massachusetts en Boston, en un comunicado de prensa de la AASLD. “La modificación del estilo de vida representa un esfuerzo de prevención primaria que probablemente sea una forma más efectiva y factible de prevenir el HCC y la mortalidad relacionada con el hígado a nivel de la población”.

Junto con la vacuna contra la hepatitis B y el tratamiento de la hepatitis C, se ha demostrado que los cambios individuales en el estilo de vida reducen el riesgo de cáncer de hígado y sus complicaciones. La Dra. Tracey Simon del Hospital General de Massachusetts en Boston y sus colegas realizaron un estudio para determinar el impacto general del estilo de vida sobre la incidencia de CHC y la mortalidad relacionada con el hígado.

El estudio analizó los datos de dos cohortes prospectivas de adultos estadounidenses. El Estudio de Salud de Enfermeras (NHS, en sus siglas en inglés) inscribió a más de 121.000 mujeres en 1976. El Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud (HPFS, en sus siglas en inglés) inscribió a más de 51.000 hombres en 1986. Los miembros de ambas cohortes proporcionaron información clínica, de estilo de vida y dietética detallada cada dos o cuatro años.

Este análisis incluyó a 76.713 mujeres en el NHS y 48.748 hombres en el HPFS que tenían datos completos de estilo de vida disponibles en 1986; fueron seguidos hasta 2012. Se excluyeron las personas que ya tenían hepatitis viral, cirrosis o cáncer de hígado al ingresar al estudio.

Los investigadores observaron cinco factores de estilo de vida saludable:

  • Índice de Masa Corporal (IMC): Peso normal o un IMC de 24,9 o menos.
  • Actividad física: Al menos 150 minutos de ejercicio moderado a vigoroso cada semana.
  • Fumar: No fumadores actuales, incluidos los que nunca han fumado y los que habían dejado de fumar.
  • Dieta: Una puntuación en el 40% superior en el Índice de alimentación saludable alternativa 2010, que evalúa la calidad de la dieta.
  • Alcohol: Una o menos bebidas por día para mujeres o dos o menos bebidas para hombres.

Los investigadores calcularon el riesgo atribuible a la población, o la proporción de casos de cáncer de hígado y muertes relacionadas con el hígado que podrían haberse evitado si todos los participantes se adhirieran a un estilo de vida saludable.

Para evaluar si sus hallazgos eran generalizables a la población en su conjunto, lo que puede no ser tan saludable, hicieron un análisis similar basado en una muestra representativa a nivel nacional de adultos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición 2009-2010 (NHANES, en sus siglas en inglés).

En el grupo agrupado de NHS y HPFS, aproximadamente dos tercios eran mujeres, más del 90% eran blancas y la edad promedio era de aproximadamente 52 años. Como se esperaba, las personas con factores de estilo de vida más saludables tenían menos probabilidades de tener diabetes, presión arterial alta o niveles anormales de lípidos en la sangre.

Considerados individualmente, cada factor de estilo de vida predijo independientemente un mayor riesgo de desarrollar cáncer de hígado. Fumar 15 o más cigarrillos al día, menos de un paquete, se asoció con un aumento en el riesgo de CHC. Para el consumo de alcohol, el riesgo aumentó incluso entre aquellos que consumieron sólo 5-15 gramos por día (14 gramos generalmente se consideran una bebida estándar, por ejemplo, una botella de cerveza, una copa de vino o una bebida espirituosa destilada). Los casos de cáncer de hígado disminuyeron constantemente a medida que aumentaba la calidad de la dieta y la cantidad de ejercicio.

No fumar se asoció con una reducción del 27% en la incidencia de CHC, una dieta saludable redujo el riesgo en un 17%, la incidencia ligera o sin consumo de alcohol redujo en un 21%, un peso saludable redujo el riesgo en un 36% y un nivel saludable de ejercicio redujo la incidencia en un 35%. Al observar el riesgo atribuible a la población, estos factores podrían haber evitado el 8%, 10%, 14%, 25% y 22% de los casos de cáncer de hígado, respectivamente.

En cuanto a la mortalidad relacionada con el hígado, cumplir con la definición saludable para cada uno de los cinco factores del estilo de vida redujo la mortalidad relacionada con el hígado en un 31%, 19%, 37%, 48% y 54%, respectivamente. Estos factores podrían haber evitado el 16%, 8%, 20%, 37% y 35% de las muertes, calcularon los investigadores.

Tanto para el cáncer de hígado como para la muerte relacionada con el hígado, el índice de masa corporal y el ejercicio fueron los dos factores más importantes. Mantener un peso saludable o hacer ejercicio regularmente podría haber evitado del 22% al 25% de los nuevos casos de cáncer de hígado y del 35% al 37% de las muertes relacionadas con el hígado.

En comparación con las personas sin factores de estilo de vida saludables, el riesgo de CHC disminuyó en un 27% entre aquellos con un factor, en un 58% entre aquellos con dos factores, en un 81% entre aquellos con tres factores y en un 92% entre aquellos con cuatro o más factores.

Los hallazgos fueron similares para la muerte relacionada con el hígado. En comparación con aquellos sin factores de estilo de vida saludables, la mortalidad disminuyó en un 33% entre aquellos con un factor, en un 66% entre aquellos con dos factores, en un 74% entre aquellos con tres factores y en un 97% entre aquellos con cuatro o más factores.

Tanto para los casos de CHC como para las muertes relacionadas con el hígado, estos patrones se mantuvieron similares después de ajustar los casos de hepatitis viral o cirrosis que surgieron durante el seguimiento, informó Simon.

Un análisis exploratorio de 1.401 personas que ya tenían cirrosis al inicio del estudio mostró que ellos también podrían beneficiarse. Aquellos con un factor de estilo de vida saludable tenían un riesgo un 17% menor de muerte relacionada con el hígado, aquellos con dos factores tenían un riesgo un 33% menor y aquellos con tres o más factores tenían una reducción del 47% en el riesgo relativo.

Teniendo en cuenta los factores del estilo de vida en combinación, tener cuatro o más factores saludables predijo un riesgo un 88% menor de desarrollar cáncer de hígado y una reducción del 91% en la muerte relacionada con el hígado. Esta combinación podría haber evitado el 82% de los casos de CHC y el 90% de las muertes, calcularon los investigadores.

Tener tres factores saludables se asoció con un riesgo un 46% menor de CHC y un riesgo un 63% menor de muerte relacionada con el hígado. En otras palabras, la combinación triple podría haber evitado el 74% de los casos de CHC y el 80% de las muertes. Incluso tener sólo dos factores saludables redujo el riesgo de CHC en un 30% y la mortalidad en un 40%, evitando el 45% de los casos de cáncer de hígado y el 58% de las muertes relacionadas con el hígado.

Al observar la cohorte NHANES, los investigadores encontraron que el estilo de vida tenía un impacto aún mayor. En esta cohorte de población general, tener cuatro o más factores de estilo de vida saludable podría haber evitado el 89% de los casos de cáncer de hígado y el 94% de las muertes relacionadas con el hígado.

“Estos hallazgos subrayan el enorme potencial de la prevención primaria para reducir la creciente carga del CHC y la mortalidad relacionada con el hígado”, concluyeron los autores del estudio.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Simon TG et al. The impact of healthy lifestyle on the incidence of hepatocellular carcinoma and cirrhosis-related mortality among U.S. adults. AASLD Liver Meeting, abstract 16, 2019. Hepatology 70:11A, 2019.

https://plan.core-apps.com/tristar_aasld19/abstract/0b8716de6c519b8c26b6b46a118563fd

Noticia traducida por ASSCAT

07/01/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post