Pandemia de coronavirus y pacientes hepáticos inmunodeprimidos

09/04/2020 | Artículos científicos

Tras el brote en China, la región italiana de Lombardía se ha convertido en una de las áreas de mayor incidencia de nuevos casos de síndrome de coronavirus agudo grave (SARS-CoV-2).

En Lombardía, se informan aproximadamente mil nuevos sujetos infectados todos los días. Después de que el brote se convirtió en una pandemia, muchos centros hepáticos en todo el mundo plantearon la preocupación de que los pacientes inmunocomprometidos puedan tener un alto riesgo de desarrollar una enfermedad respiratoria grave llamada COVID-19.

El Hospital Papa Giovanni XXIII en Bérgamo se encuentra en la “zona roja” del brote italiano y alberga el mayor centro de hepatología pediátrica y trasplante de hígado en Italia. Por lo tanto, consideramos importante revisar los datos disponibles e informar sobre nuestra experiencia preliminar con estos pacientes, para compartir sugerencias sobre posibles desafíos presentados por los pacientes inmunodeprimidos durante este brote.

Como punto preliminar, es importante destacar que, a diferencia de los agentes virales comunes (como adenovirus, rinovirus, norovirus, influenza, virus sincitial respiratorio), los coronavirus no han demostrado causar una enfermedad más grave en pacientes inmunodeprimidos. Para esta familia de virus, la respuesta inmune innata del huésped parece ser el principal impulsor del daño del tejido pulmonar durante la infección. Estos hallazgos sugieren que, en este contexto, un huésped inmunocomprometido podría estar protegido por una respuesta inmune más débil contra el virus.

En segundo lugar, al revisar los informes de mortalidad y morbilidad publicados sobre brotes de Coronavirus como el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) surgió en 2002, el Síndrome Respiratorio de Medio Oriente (MERS, aún en curso) y más recientemente COVID-19, no se menciona la inmunosupresión como factor de riesgo de enfermedad grave o mortalidad. No se informaron muertes en pacientes sometidos a trasplante, quimioterapia u otros tratamientos inmunosupresores, a ninguna edad. Los factores de riesgo comunes para un mal resultado incluyen la edad avanzada, el sexo masculino y la presencia de comorbilidades (obesidad, diabetes, enfermedad cardíaca, enfermedad pulmonar, enfermedad renal).

Nuestra experiencia preliminar, de acuerdo con datos recientes de China, muestra que, entre los pacientes en el seguimiento de cirrosis, trasplante, enfermedad hepática autoinmune, quimioterapia para hepatoblastoma, ninguno desarrolló una enfermedad pulmonar clínica, a pesar de que algunos dieron positivo por SARS-CoV-2.

En conclusión, la experiencia realizada en los brotes de coronavirus sugiere que los pacientes inmunodeprimidos no tienen un mayor riesgo de enfermedad pulmonar grave en comparación con la población general, tanto niños como adultos. Aunque los niños no desarrollan neumonía por coronavirus, pueden portar el virus y propagar la infección. Con las precauciones apropiadas, especialmente para evitar la propagación del virus, se deben hacer todos los esfuerzos para continuar con la actividad normal de trasplante en los servicios de hígado pediátrico y para adultos. A pesar del consumo de recursos de la epidemia de SARS-CoV-19, es importante evitar el riesgo de que esta pandemia aumente indirectamente la mortalidad y la morbilidad de enfermedades comúnmente tratables.

Autor: Doctor Lorenzo D’Antiga. Hepatología pediátrica, Gastroenterología y Trasplante. Hospital Papa Giovanni XXIII, Bérgamo (Italia)

Artículo traducido por ASSCAT

09/04/2020

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post