Los sitios supervisados de consumo de drogas ofrecen oportunidades para las pruebas y el tratamiento del VHC

16/08/2018 | Artículos, Noticias de prensa

Los sitios de inyección segura podrían ayudar a controlar las epidemias de VIH y hepatitis entre las personas que usan drogas.

La mayoría de las instalaciones supervisadas de consumo de drogas ofrecen pruebas y referencias del virus de la hepatitis C (VHC), pero muy pocas ofrecen tratamiento, lo que indica que podrían desempeñar un papel más importante en la reducción de la transmisión y los resultados negativos de la hepatitis C, según una investigación presentada el 2 de agosto en la 22ª Conferencia Internacional sobre el SIDA (AIDS 2018) en Ámsterdam.

El VHC, el virus de la hepatitis B (VHB) y el VIH se propagan fácilmente a través del equipo compartido de inyección de drogas, y las personas que usan drogas tienen altas tasas de estas infecciones. La sobredosis de drogas también es una preocupación creciente, empeorada por la introducción de fentanilo y otros opioides que son mucho más fuertes que la heroína.

La aparición de antivirales de acción directa altamente efectivos y bien tolerados ofrece la oportunidad de expandir el tratamiento contra la hepatitis C más allá de los especialistas en enfermedades hepáticas. Los modelos matemáticos, y las primeras evidencias del mundo real, sugieren que proporcionar tratamiento a suficientes personas podría eliminar la hepatitis C como una amenaza para la salud pública. Como uno de los grupos de mayor riesgo, las personas que se inyectan drogas son clave para este esfuerzo.

Las salas de consumo de drogas, conocidas en algunos países como instalaciones de inyección supervisadas, permiten a las personas usar drogas bajo la supervisión de personal capacitado, que puede administrar naloxona (Narcan) si es necesario para revertir las sobredosis de opiáceos. Proporcionan jeringas estériles y otros equipos para prevenir la transmisión del VIH, el VHB y el VHC. Reducen el uso de drogas callejeras y la eliminación inadecuada de jeringas, además de ofrecer a las personas un punto de entrada para buscar tratamiento de adicciones y atención médica.

Los sitios de consumo supervisado tienden a servir a las personas más vulnerables que se inyectan drogas, incluidas las personas que enfrentan problemas de salud mental y la falta de vivienda. La investigación ha demostrado que reducen los comportamientos de riesgo y los daños asociados con el consumo de drogas, incluida la sobredosis y la transmisión de enfermedades infecciosas.

Actualmente hay alrededor de 100 salas de consumo de drogas en todo el mundo, la mayoría de ellas en Europa. Ámsterdam fue una de las ciudades pioneras en el concepto en los años ochenta. Australia tiene un centro de inyección supervisado en Sídney e intenta abrir otro en Melbourne. El Insite de Vancouver, la primera instalación de América del Norte, atendió a más de 7.300 personas en 2017. Varias ciudades están actualmente compitiendo para abrir el primer sitio de consumo supervisado en los Estados Unidos, incluyendo San Francisco, Nueva York, Filadelfia y Seattle. A pesar del gran número de personas que se inyectan drogas en Londres y en otros lugares, el Reino Unido actualmente no tiene salas de consumo de drogas.

Eberhard Schatz de De Regenboog Groep en Amsterdam presentó los hallazgos de un estudio que analiza qué tipos de pruebas de hepatitis C, tratamiento y otros servicios de salud y apoyo brindan las instalaciones de consumo de drogas. Esta información se recopiló mediante una encuesta online.

El estudio, realizado en 2016, incluyó 49 sitios de consumo supervisado. La mayoría estuvo en los Países Bajos (20 sitios operativos, de los cuales 8 participaron en el estudio), Alemania (26 sitios operativos y 17 participantes), Suiza (18 sitios operativos y 7 participantes), España (15 sitios operativos y 9 sitios participantes). Dos de los seis sitios en Dinamarca, ambos sitios en Francia, y el único sitio en ese momento en Australia, Canadá, Luxemburgo y Noruega también participaron (Canadá ha abierto más sitios).

Entre los sitios participantes, el 67% fueron administrados por organizaciones sin fines de lucro, el 40% por gobiernos, el 7% por particulares y uno por una iglesia. La financiación proviene principalmente de fuentes locales o municipales (71%), seguida de fuentes estatales o regionales (36%) y gobiernos nacionales (13%). La mayoría de las salas de consumo (57%) estaban ubicadas junto con otros servicios utilizados por personas que se inyectaban drogas, el 30% eran instalaciones independientes y el 20% eran operaciones móviles.

El número promedio de visitas por día fue de 80 y, en promedio, los sitios tenían 12 estaciones o espacios para el consumo de drogas. La mayoría las personas los usaron para inyectarse drogas, pero algunos también fumaron o inhalaron drogas.

Las salas de consumo tenían un promedio de siete empleados remunerados y uno no remunerado o voluntario en el sitio durante un día típico. El 80% empleó enfermeras, el 78% incluyó a trabajadores sociales, el 44% tenía médicos en el sitio, el 28% tenía educadores de salud y el 22% incluía consejeros pagados.

Casi todos los sitios de consumo ofrecen distribución de jeringas, condones y referencias para servicios de salud, tratamiento de adicción a las drogas u otros cuidados. Una cuarta parte ofreció terapia de sustitución de opiáceos en el sitio (OST, por lo general, metadona o buprenorfina), mientras que el 70% remitió personas a OST en otro lugar. La mayoría (89%) proporcionó manejo de sobredosis en el sitio, aunque el 26% hizo referencias externas para esto; el 37% proporcionó naloxona para llevar.

Dos tercios de los sitios ofrecieron pruebas de detección del VHC in situ y asesoramiento previo y posterior a la prueba. La mayoría proporcionó folletos, asesoramiento u otros recursos educativos sobre la hepatitis. Se estima que el 80% de las personas recibió pruebas y el 60% resultó ser positivo para el VHC (mediana en todos los sitios). Poco más de la mitad (54%) ofreció pruebas de VIH.

Una cuarta parte de los sitios ofrecían monitoreo de la salud hepática, como pruebas de fibrosis en sangre o FibroScan, y un 11% adicional tenía previsto hacerlo. Sin embargo, sólo dos sitios (4%) proporcionaron tratamiento contra la hepatitis C en el sitio y sólo uno planeó hacerlo. Diez programas actualmente ofrecidos o planeados para ofrecer tratamiento fuera del sitio. Los sitios que empleaban enfermeras o médicos y aquellos que ofrecían OST tenían más probabilidades de proporcionar manejo médico de hepatitis C en el sitio.

En cuanto a otros servicios, la mitad de los sitios ofrecieron apoyo para la autogestión de la salud (en torno a una dieta saludable, la obesidad, etc.) y el 44% ofreció atención de salud mental. La mayoría de los sitios ofrecían café o té y un lugar para que las personas cargaran sus teléfonos, mientras que el 78% proporcionaba instalaciones de cuidado personal como duchas y lavandería.

Cuando se les preguntó cómo aumentarían la capacidad con financiamiento adicional para servicios relacionados con VHC, más de la mitad dijeron que contratarían más personal, el 46% ofrecerían más capacitación del personal, el 41% financiarían materiales educativos, el 26% emplearían trabajadores de apoyo y el 24% desarrollaría vías de referencia. Un programa indicó que comprarían una máquina FibroScan.

Las salas de consumo de drogas o las instalaciones de inyección supervisada “proporcionan una amplia gama de servicios sociales y de salud en un entorno seguro para las personas que se inyectan drogas”, y algunos ya ofrecen servicios relacionados con el VHC, concluyeron los investigadores.

“Los recursos financieros adicionales para el personal calificado y el desarrollo de capacidades son esenciales para mejorar la capacidad de los servicios de VHC”, añadieron. Estas instalaciones “deben considerarse como un proveedor de tratamiento de VHC de umbral bajo para las personas que se inyectan drogas a nivel de la comunidad; se deben buscar arreglos innovadores”.

 

Fuente: infohep.org

Referencia: Schatz E et al. Study on drug consumption rooms on current practice and future capacity to address communicable diseases like HCV. 22nd International AIDS Conference, Amsterdam, abstract TUAD0101, 2018.

Noticia traducida por ASSCAT

16/08/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

PRÓXIMOS EVENTOS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post