Los nuevos medicamentos contra la hepatitis C permiten utilizar los órganos afectados por el VHC para trasplantes

31/08/2018 | Artículos, Noticias de prensa

Inconcebible hasta hace unos años, el mundo de los trasplantes abrazó la práctica de trasplantar órganos infectados con hepatitis C en pacientes no infectados, como una forma de reducir largas listas de espera para salvar riñones, hígados, corazones y pulmones.

La razón principal de este cambio de rumbo es simple: nuevos medicamentos antivirales fáciles de tolerar con una eficacia superior al 95% han transformado el tratamiento de la hepatitis C, un virus que puede destruir lentamente el hígado. Un pequeño pero creciente cuerpo de investigación de la Universidad de Pensilvania y otros pioneros muestra que estos medicamentos pueden curar la infección de la hepatitis C en pacientes trasplantados que aceptan órganos infectados, por lo general con sólo de 4 a 12 semanas de tratamiento. Al mismo tiempo, la crisis de opiáceos ha significado que hay más órganos disponibles de personas con hepatitis C, que pueden propagarse mediante el uso de drogas inyectables.

Ahora, la pregunta es si este enfoque debería continuar estudiándose en ensayos clínicos o abrirse de inmediato a los 114.000 estadounidenses que esperan trasplantes. A los pacientes se les informa sobre los riesgos potenciales de aceptar órganos con el virus y no pierden su lugar en las listas de trasplantes si declinan.

Al menos un centro de trasplantes, en la Universidad de Washington, no se está deteniendo. Anunció en junio que a todos los pacientes con trasplante de corazón se les ofrecerán corazones adecuados de donantes infectados con hepatitis C. Los corazones infectados pueden llegar a representar hasta ocho de los 48 trasplantes de corazón que UW Medicine realiza anualmente, dijo en un comunicado de prensa.

“Una mayor disponibilidad de órganos de donantes significa trasplantes más rápidos para las personas en la lista de espera, y las esperas más cortas se asocian con mejores resultados para los pacientes”, dijo Shin Lin, cardiólogo de UW y especialista en trasplante de corazón.

Paul E. Sax, un especialista en enfermedades infecciosas de la Harvard Medical School y Brigham and Women’s Hospital, está a favor de una adopción tan rápida. “Hay avances en la medicina que son tan dramáticos que son obvios”, dijo. “Esto tiene que pasar rápidamente al estándar de atención”.

Pero un comité convocado por la Sociedad Estadounidense de Trasplantes insta a un enfoque más lento. El panel de 15 miembros, incluido el especialista en trasplante de hígado Penn, David S. Goldberg, publicó el año pasado una revisión que concluyó que se necesitan más estudios para comprender completamente los riesgos y beneficios a largo plazo.

“Sé que hay algunos centros que piensan que es lo correcto. Ofrecer órganos infectados con hepatitis C”, dijo el autor principal, Josh Levitsky, especialista en trasplante de hígado de la Universidad Northwestern. “Sólo recomendaría que se haga bajo protocolos de investigación para que puedan informar los datos”.

Niraj Desai, director del programa de trasplante de riñón de la Universidad Johns Hopkins, se hizo eco de esa preocupación. “En este punto”, dijo en un correo electrónico, “sigue siendo importante que los resultados de los pacientes sean seguidos e informados para que todos en el campo del trasplante de órganos puedan conocer cuáles son los resultados en un mayor número de pacientes de lo que se ha informado hasta ahora”.

Hasta ahora, los estudios pequeños (cerca de 100 casos publicados en total) han tenido éxito con todos los principales trasplantes de órganos torácicos, incluso pulmones. Entre los centros que investigan el enfoque además de Penn se encuentran Hopkins, Vanderbilt University, Brigham and Women’s Hospital y Massachusetts General Hospital.

Penn, el primero en saltar al territorio ético inexplorado que comenzó hace dos años, ha erradicado la hepatitis C en 20 pacientes con trasplante renal que usan el medicamento Zepatier, donado por Merck. Penn ha hecho lo mismo en 10 pacientes con trasplante de corazón y está por expandirse a los trasplantes de pulmón. Hasta el momento, ningún paciente con trasplante de hepatitis C ha sido incurable.

Normalmente, los órganos infectados con hepatitis C sólo se ofrecen a pacientes que ya tienen el virus, o bien las preciosas donaciones se tiran.

El uso de tales órganos pondría una abolladura pequeña pero significativa en la lista de espera nacional, lo que permite unos miles de trasplantes de órganos adicionales cada año, estiman los expertos.

Sin embargo, tanto el número como la calidad de los órganos infectados con hepatitis C han aumentado mucho debido a que muchos jóvenes mueren por sobredosis de opiáceos. Entre 2000 y 2016, el número de donantes infectados se triplicó con creces, de 181 a 661, encontró un estudio.

En una publicación de blog para el New England Journal of Medicine, Sax de Harvard escribió que usar órganos infectados para salvar a las personas en la lista de espera es “un trágico rayo de luz para la horrible nube epidémica de opiáceos”.

Aún así, quedan preguntas por responder sobre el mejor régimen de tratamiento, cuándo debe comenzar la terapia y cuánto debe durar. Las inquietudes de seguridad a largo plazo también están sin resolver.

“No tenemos el tipo de datos que necesitamos para decir si los pacientes (que reciben los riñones infectados) tienen más rechazo”, dijo el especialista en trasplante de riñón de Penn, Peter P. Reese. “No podemos descartarlo. Es posible que haya más daño inmunológico con la infección de hepatitis C”.

Una posible barrera para la adopción generalizada puede estar disminuyendo. El coste de las principales terapias antivirales ha disminuido debido a la competencia. Merck, por ejemplo, redujo recientemente el precio de lista de un curso de Zepatier en un 60%, a 21.840 dólares. Eso socava el precio de 24.600 dólares del nuevo participante, Mavyret de Abbvie.

Medicare cubriría el tratamiento antiviral para la infección hepática inducida por trasplante, informaron los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid en un correo electrónico. Las aseguradoras privadas también pueden ser receptivas al enfoque, que es más coste-efectivo a largo plazo que las terapias de apoyo como la diálisis renal.

“Éstos son medicamentos caros, y es un factor, pero la experiencia de otros centros que han seguido este camino ha sido que el 100% de los pacientes están cubiertos”, dijo en el comunicado de prensa el cirujano cardiotorácico de UW Jason Smith. “No hemos escuchado que un centro haya obtenido una denegación [de una aseguradora] que se haya mantenido”.

Los expertos coinciden en que los pacientes, dentro o fuera de los estudios, deben ser informados del pequeño riesgo de transmitir una infección que no responde al tratamiento con medicamentos antivirales y continúa causando inflamación hepática dañina.

Pero Robert S. Brown Jr., director del centro de trasplante de hígado en Weill Cornell Medical College, puso ese riesgo en perspectiva. “La tasa de fracaso de estos medicamentos es del 3%”, dijo en un artículo en el sitio web de salud Healio. “El riesgo de morir en la lista de espera es mayor que eso. Ciertamente no es un problema ético en términos de riesgo-beneficio”.

Kiran Shelat, de 65 años, de Yardley, está de acuerdo. El riñón infectado que recibió hace dos años en Penn lo liberó de la diálisis debilitante y le restauró la capacidad de disfrutar de la vida: hacer ejercicio, caminar y viajar con su esposa.

“Por supuesto, la gente debe tomar una decisión informada”, dijo el ingeniero civil. “Pero al mismo tiempo, la gente no debería tener miedo. Ese es mi mensaje”.

 

Fuente: 2.philly.com

Noticia traducida por ASSCAT

31/08/2018

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post