Los investigadores concluyen que las dietas altas en fructosa dañan el sistema inmune

29/03/2021 | Noticias de prensa

Científicos galeses de la Universidad Swansea, en colaboración con otros grupos de la Universidad de Bristol y del Instituto Francis Crick en Londres, concluyen en Nature Communications que consumir una dieta alta en azúcar y fructosa afecta al sistema inmunológico.

Como se sabe, la fructosa se encuentra en bebidas azucaradas, dulces y alimentos procesados y se usa ampliamente en la industria alimentaria. Está asociada con la obesidad, la diabetes tipo 2 y la enfermedad del hígado graso no alcohólico y, en los últimos años, su consumo ha aumentado sustancialmente en los países desarrollados. Sin embargo, el conocimiento de cómo altos niveles de fructosa impacta en el sistema inmune ha sido limitada hasta ahora.

En este estudio, coordinado por el doctor Nick Jones, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Swansea, se demuestra que la fructosa hace que el sistema inmunológico se avive y ese proceso produce moléculas más reactivas asociadas con la inflamación.

La inflamación de este tipo puede dañar células y tejidos y contribuir a que los órganos y sistemas del cuerpo no funcionen como deberían, con lo que puede favorecer la aparición de diversas enfermedades.

Esta investigación también aporta una comprensión más profunda sobre cómo la fructosa podría relacionarse con la diabetes y la obesidad, ya que la inflamación de bajo nivel a menudo se asocia con la obesidad. También se basa en el creciente cuerpo de evidencia disponible para los formuladores de políticas de salud pública sobre los efectos dañinos del consumo de altos niveles de fructosa.

El doctor Jones detalla que “el estudio de diferentes componentes de nuestra dieta puede ayudar a comprender los factores que contribuyen a la inflamación y la aparición de enfermedad y qué podría aprovecharse mejor para mejorar la salud y el bienestar”.

Fructosa y carbohidratos de mala calidad

Por otro lado, científicos canadienses de la Universidad de McMaster, en Ontario, encontraron que una dieta alta en carbohidratos de mala calidad conduce a un mayor riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y muerte.

También conocida como dieta de alto índice glucémico, sus mayores riesgos fueron similares, independientemente de que las personas tuvieran una enfermedad cardiovascular previa o no.

El estudio, publicado en New England Journal of Medicine, es el más grande de una población diversa geográfica y dietética sobre este tema, ya que trabajos anteriores se han centrado principalmente en países occidentales de altos ingresos.

Se siguieron a un total de 137.851 personas de 35 a 70 años durante una media de 9,5 años a través del estudio PURE, realizado por el Instituto de Investigación de Salud de la Población (PHRI) de la Universidad McMaster y Ciencias de la Salud de Hamilton.

Los investigadores utilizaron cuestionarios de alimentos para medir la ingesta dietética a largo plazo de los participantes y estimar el índice glucémico (clasificación de los alimentos en función de su efecto sobre los niveles de azúcar en sangre) así como la carga glucémica (cantidad de carbohidratos en un alimento multiplicado por su índice glucémico) de las dietas.

Se contabilizaron un total de 8.780 muertes y 8.252 eventos cardiovasculares importantes entre los participantes durante el período de seguimiento.

Los investigadores categorizaron la ingesta dietética de carbohidratos dependiendo de si los tipos específicos de carbohidratos aumentaron los niveles de azúcar en sangre más que otros (índice glucémico alto) y compararon este índice con la aparición de enfermedad cardiovascular o la muerte.

Alto índice glucémico

Así, comprobaron que aquellos que consumían una dieta con el 20% más alto de índice glucémico tenían un 50% más de probabilidades de sufrir un ataque cardiovascular, un derrame cerebral o la muerte si tenían una afección cardíaca preexistente, o un 20% más de probabilidades de tener un evento si no carecían de ella.

El profesor David Jenkins, primer autor de este estudio, detalla que durante décadas ha estudiado el impacto de las dietas de alto índice glucémico. Ratifica que el consumo de grandes cantidades de carbohidratos de mala calidad es un problema en todo el mundo.

El estudio PURE ya indica que no todos los alimentos con carbohidratos son iguales. Las dietas ricas en carbohidratos de mala calidad se asocian con una menor longevidad, mientras que las dietas ricas en carbohidratos de alta calidad como frutas, verduras y legumbres tienen efectos beneficiosos.

Este estudio también deja claro que entre una población diversa, una dieta baja tanto en su índice glucémico como en su carga tiene un menor riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte.

La mayoría de las frutas, verduras y cereales integrales de grano entero tienen un índice glucémico bajo, mientras que el pan blanco, el arroz y las patatas tienen un índice glucémico alto.

Por su parte, el profesor Salim Yusuf, de la Universidad McMaster y miembro de este equipo, dice que los datos actuales, junto con publicaciones previas del PURE y otros estudios, “enfatizan que el consumo de carbohidratos de mala calidad probablemente sea más adverso que la ingesta de la mayoría de las grasas en la dieta”.

 

Fuente: elimparcial.es

29/03/2021

SÍGUENOS EN NUESTRAS RRSS

TE PODRÍA INTERESAR

Related Post